Publicaciones etiquetadas ‘ingresos’

Pobreza y rezago educativo

.

México ocupa el segundo lugar con un coeficiente de Gini de 0.48, solamente detrás de Chile quien tiene el coeficiente Gini más alto entre los países de la Organización para la Cultura y el Desarrollo Económico (OCDE), lo que significa la desigualdad de la distribución de ingresos más alta.

La desigualdad creció en México desde mediados de los 80 hasta finales del 2000. La República Checa, Suecia y Finlandia son los países de la organización en que más aumentó la desigualdad durante los últimos años, sin embargo todavía pertenecen a los países con más igualdad en cuanto a la distribución del ingreso.

En cuanto a la pobreza relativa, Israel y México encabezan la lista de los países con mayor desigualdad. Aproximadamente una de cada 5 personas es pobre en México y Chile, mientras el promedio de la OCDE es una de cada 10.

Las desigualdades al interior del país también son marcadas, las entidades de altos ingresos son el Distrito Federal, Nuevo León, Coahuila, en tanto que las más pobres Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

No es una coincidencia que estas desigualdades en la distribución de los ingresos coincidan con el avance del rezago educativo, referido este último a la población adulta que no cuenta con educación básica:

Datos derivados del censo 2010 muestran que el 19.4% de la población mexicana se encuentra en rezago educativo, lo que se traduce a números absolutos a 21 millones de personas que no consiguieron terminar su educación básica.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) en el periodo comprendido entre 1990 y 2010, el rezago educativo a nivel nacional se redujo en un 27%.

Las entidades que avanzaron más lentamente en la reducción del rezago educativo fueron:

El mayor progreso lo consiguen las entidades con mejor punto de inicio, por esta razón la desigualdad se sigue agudizando.

¿Cuál es el destino de la educación privada laica?

.

La Asociación Nacional de Escuelas Particulares en la República Mexicana (ANEP), señala que el actual sistema tributario –que se tiene desde el gobierno de Vicente Fox– beneficia únicamente a las instituciones religiosas.

La puesta en marcha del impuesto empresarial de tasa única (IETU), sólo favorece a las escuelas religiosas ya que ellas pudieron convertirse en donatarias, así que prefirieron cambiar a esta categoría para que los ingresos que obtienen de la escuela pueda ser conservado en la organización religiosa, de esta manera la organización religiosa sigue sin pagar impuestos.

Según la Ley del Impuesto Empresarial a Tasa Única, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público las personas exentas de este impuesto son:

Se eximen del pago del impuesto empresarial a tasa única los ingresos percibidos por personas que no realizan actividades tendientes a obtener utilidades sino actividades con fines distintos a los lucrativos, como son, entre otros: Las asociaciones o sociedades civiles organizadas con fines científicos, políticos, religiosos y culturales, a excepción de aquellas que proporcionen servicios con instalaciones deportivas cuando el valor de éstas represente más de 25% del valor total de las instalaciones.

Las escuelas privadas laicas no pueden apelar a estos criterios de excepción y por ello no se pueden volver donatarias.

La misma asociación agrega algunos datos interesantes: señala que estamos viviendo la “peor crisis del sistema educativo privado” en dos décadas.

De continuar con esta tendencia se está anunciando la desaparición de las escuelas privadas laicas (comunicado ANEP “Crónica de una muerte anunciada. La extinción de la educación laica en México”).

Como efecto de la crisis económica, las escuelas privadas perderán (en el ciclo escolar 2009-2010) alrededor de 450 mil alumnos de educación básica.

Entre 400 y 500 planteles cerrarán o suspenderán temporalmente sus servicios y esto traerá como consecuencia que alrededor de mil 500 maestros y empleados se quedarán sin trabajo.

Ya existe una cartera vencida con cerca de 400 mil padres de familia en los planteles de enseñanza básica. Los adeudos por cada familia oscilan entre 10 mil y 15 mil pesos.

La baja de alumnos en los planteles privados será sobre todo a las escuelas primarias. Únicamente en el Distrito Federal, se calcula que 300 planteles no iniciarán clases en agosto, ya que son las que han solicitado una suspensión temporal para no perder el Registro de Validez Oficial (REVOE).

Un fenómeno que se ha visto incrementado a partir del año anterior es la atomización, es decir que no ha crecido el número de alumnos que asisten a escuelas privadas pero si ha aumentado la cantidad de escuelas. Para tener una visión de lo que ello significa basta señalar que en el país se ha duplicado en el número de planteles en los últimos tres años.

Según los datos de la asociación las zonas en donde el cierre de escuelas y el traslado de alumnos de escuelas privadas a públicas será más grave en el Distrito Federal, Guadalajara, Mérida, Monterrey y el estado de México.

México es el país con ingresos de los hogares más desigual, según la OCDE

.

La desigualdad en la distribución de los ingresos disponibles de los hogares es México es dos veces más grande que en el país con la mayor igualdad de los ingresos de sus hogares: Dinamarca, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En la publicación ¿Crecimiento Desigual? Distribución del ingreso y pobreza en los países de la OCDE, se analizan los efectos de la globalización en las poblaciones de los países pertenecientes a la organización.

El país con mayores diferencias (inequidades), según el coeficiente de Gini en el año 2000, es México, como se puede apreciar en la gráfica:

ingresos desiguales en México

El problema de la desigualdad es de por sí alarmante en varios de estos países, y a ello hay que agregar que la pobreza infantil ha aumentado; y ya está por encima del promedio para la población en su totalidad.

Este fenómeno se observa aún cuando se ha demostrado que el bienestar infantil es un factor determinante sobre la manera en que una persona vivirá como adulto: cuánto ganará, que tan sanos será, cuántos años estudiará, entre otros.

El aumento de la pobreza infantil requiere que México la atienda más de lo que ahora ha sido tratada. Se debe prestar más atención a los problemas del desarrollo infantil para garantizar que ningún niño se rezague.

Una de las primeras observaciones que se hacen en este análisis de la OCDE es que el ingreso de los hogares, y sobre todo, los servicios públicos como la educación y la salud pueden ser instrumentos eficaces para reducir la desigualdad.

Se parte de la premisa de que los servicios públicos como la educación y la salud se distribuyen de manera más equitativa que el ingreso; así que al incluirlos en un concepto más amplio de recursos económicos se reduce la desigualdad, aunque con pocos cambios en la clasificación de los países.

El informe muestra que algunos países han tenido aumentos más pequeños —o incluso disminuciones— en la desigualdad que otros. Demuestra que la razón de las diferencias en todos los países se debe, al menos en parte, a distintas políticas gubernamentales, ya sea mediante una redistribución más eficaz o mediante una mejor inversión en las aptitudes de la población para mantenerse ellas mismas.

El mensaje fundamental que deja el informe es que —independientemente de si es la globalización o alguna otra razón por la que la desigualdad ha estado aumentando— una buena política gubernamental puede lograr el cambio.