Publicaciones etiquetadas ‘gobierno federal’

Los contrastes del SNI en Puebla

.

Primera parte

En México sólo 16 de cada 100 académicos (de tiempo completo) pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI). La presión por ser miembros de este sistema tiene que ver no solamente con el reconocimiento y prestigio que da pertenecer al grupo privilegiado de investigadores sino que además los estímulos económicos constituyen una poderosa razón para querer formar parte de él, ya que ellos representan hasta 57 % del ingreso promedio mensual de un científico.

Con la creación del SNI por el Gobierno Federal (Diario Oficial de la Federación el 26 de julio de 1984), se estimuló y diversificó la producción científica en el país, sin embargo también ha generado grandes contrastes y vicios que cada vez son más evidentes.

Ubicación: alta concentración
Desde su creación la mayoría de los investigadores desarrollan sus actividades en instituciones del Distrito Federal (D. F.), tan sólo en ese año representaron el 80.0 % del total. Aunque cada vez más miembros del SNI se encuentran trabajando en instituciones ubicadas en las entidades federativas.

En 2010 el D. F. tiene registrados al 38.40 % y las entidades federativas el 61.60 %.

 

La gran mayoría de los investigadores se concentran en seis estados del país y cinco instituciones públicas de educación superior, tan sólo en 2008, el 40 % se encontraba en el Distrito Federal, seis por ciento en el estado de México, 5.2 en Jalisco y Morelos, 3.7 en Puebla y 3.5 por ciento en Nuevo León.

La educación a tres años del gobierno de Felipe Calderón

.

El trienio del gobierno del Presidente Calderón ha tenido desempeño general deficiente y la educación no ha sido la excepción.

En el desayuno conmemorativo “Tres Años de Gobierno”, realizado el 29 de noviembre, Calderón al hacer referencia a la educación, menciona los avances que se han tenido en el país, para alcanzar una educación de calidad. Según Calderón la calidad educativa tiene una herramienta fundamental: la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE).

Hace mención de dos de los 5 puntos de acuerdo de la ACE: centros escolares, con las mejores escuelas y espacios educativos y el de maestros con el concurso de plazas docentes.

En la licitación de las plazas para los maestros menciona:

[…] Ya para este curso escolar, ya hemos concursado más de 25 mil nuevas plazas de maestros en el país, por primera vez en la historia moderna de México. (Discurso de Calderón. “Tres Años de Gobierno”, 29 de noviembre de 2009. http://www.presidencia.gob.mx/prensa/?contenido=50933)

Y en materia de infraestructura destaca que:

[…] ahora a noviembre, ya hemos, independientemente de que no es estrictamente una obligación del Gobierno Federal, ya hemos apoyado la rehabilitación de infraestructura de más de 20 mil escuelas de educación básica en las zonas más pobres del país. (Idem).

Parece que para Calderón el “concursos de plazas” y “la mejora en la infraestructura” están directamente relacionados con la calidad en la educación.

En el primer punto, el de las plazas, se ha cuestionado reiteradas veces este proceso. Se hará referencia solamente al reporte “Contra la Pared” de octubre pasado, de la Asociación Mexicanos Primero, quienes mencionan que para el primer Examen Nacional de la Asignación de Plazas Docentes sólo fueron sometidas a concurso 50% de las plazas estatales vacantes definitivas por jubilación o deceso y 30% de las plazas estatales de nueva creación.

Esa asociación destaca que aunque el gobierno federal y el sindicato han insistido en que las plazas sólo se otorgarán mediante este concurso, legalmente no hay posibilidad de obligarlos, no hay un instrumento jurídico que asegure su permanencia.

Según el estudio las cifras oficiales señalaron que sólo 33% de los concursantes acreditó el examen (24 mil 408), de los cuales 70% tuvo menos de 56 aciertos de un total de 80 preguntas. Lo que equivale a decir que de los 73 mil 992 aspirantes que presentaron el examen, sólo 10% tiene las competencia para dar clases.

Hay que mencionar también que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), envió una nota a México señalando que resulta perverso mantener en las aulas a profesores que reprueben constantemente las evaluaciones. A lo que el secretario de educación, Alonso Lujambio, respondió que el sistemas educativo y las condiciones laborales no permiten castigar a afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Con el segundo punto, también parece que Calderón relaciona calidad educativa con el mejoramiento físico de las escuelas. En este sentido sólo hay que mencionar que según datos del Instituto para la Evaluación Educativa (INEE), 90 % de las más de 224 mil escuelas del país no tienen la infraestructura suficiente para convertirse en Escuelas de Calidad, en tanto que el 10 % de los planteles no cuenta siquiera con abasto de agua potable.

Lo que Calderón no dijo en su discurso es que la calidad educativa es mala, que el concurso de plazas docentes hasta ahora es una simulación; que los recursos no se ejercen de manera transparente; que el promedio de escolaridad para los mexicanos es de 8.5 grados, es decir, casi el segundo grado de secundaria; que seguimos ocupando los últimos lugares en las evaluaciones de la OCDE.

Lo que los padres de familia deben saber antes de inscribir a sus hijos a la preparatoria

.

Ante los próximos procesos de admisión para el nivel medio superior, de instituciones públicas  y privas en el estado, algunos padres se preocupan por inscribir a sus hijos en una escuela segura, es decir, que ofrezca la mejor oferta educativa y que tengan el reconocimiento, de los organismos competentes, para su funcionamiento.

Según las estadísticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de inicio de curso 2007-2008, en Puebla se tienen registrados mil 102 bachilleratos generales, de los cuales 323 son privados y 58 bachilleratos tecnológicos, 21 de ellos privados.

Ante la presencia de tan grande cantidad de instituciones privadas de educación media superior ¿cómo estar seguros de que la preparatoria o bachillerato del interés de sus hijos cuente con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)?

Los RVOE son registros para garantizar que la educación impartida por particulares sea de calidad. Ellos son expedidos por el Gobierno Federal, a través de la SEP –esta última, con la facultad también de revocarlos.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un artículo titulado Brújula de compra, recomienda observar los siguientes pasos:

  • 1.Solicitar al plantel la clave de incorporación a la SEP.
  • 2.Verificar que el RVOE corresponde al bachillerato o carrera en la que se inscribió. Esto porque una institución puede tener un bachillerato o varias carreras y, por tanto se necesitan este reconocimiento por cada uno.
  • 3.Se pueden comprobar dichos datos en el Sistema de Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (http://www.rvoe.sems.gob.mx), el cual permite consultar todos los planteles privados, en el país, que ofrecen carreras con RVOE y el estatus con el que cuenta. Es decir, que si no se encuentra una institución en la lista es que no cuenta con dicho registro.

Además de este sistema, también se puede solicitar información en el teléfono número (01-55)-3601-1000 extensiones 18566 y 18526 y en rvoe@sems.gob.mx.

Los requisitos para que un particular obtenga un RVOE son:

1.-Cumplir con la normatividad nacional (artículo 3o. de la Constitución y la Ley General de Educación).

2.-Cumplir con los planes y programas de estudio que la SEP autorice.

3.-Proporcionar un mínimo de becas en los términos de los lineamientos generales.

4.-Contar con:

  • a.Personal que acredite la preparación adecuada para impartir educación y, en su caso, satisfagan los demás requisitos a que se refiere el artículo 21;
  • b.Instalaciones que satisfagan las condiciones higiénicas, de seguridad y pedagógicas que la autoridad otorgante determine. Para establecer un nuevo plantel se requerirá, según el caso, una nueva autorización o un nuevo reconocimiento, y
  • c.Planes y programas de estudio que la autoridad otorgante considere procedentes, en el caso de educación distinta de la preescolar, la primaria, la secundaria, la normal, y demás para la formación de maestros de educación básica.
  • d.Facilitar y colaborar en las actividades de evaluación, inspección y vigilancia que las autoridades realicen u ordenen.

Aunque la mayoría de instituciones educativas que se encuentran funcionando cumplen con los requerimientos, por tanto su situación es regular, existen otras que no cumplen con sus obligaciones y, por ello la SEP revocó 172 permisos a 93 escuelas de 11 estados de la República distribuidos de la siguiente manera:

Así que si se tiene el conocimiento de que el personal de la escuela de interés no cuenta con capacitación, las instalaciones no son las adecuadas, funcionan en casa-habitación; ya es motivo para dudar de su reconocimiento y es necesario consultar el catálogo.

Una mejor educación para los mexicanos, exigencia de la sociedad civil

.

Organizaciones empresariales y civiles demandaron, bajo la denominación de Consejo Ciudadano Autónomo por la Educación, en una carta pública, al Gobierno federal y a las autoridades estatales dar respuesta a siete puntos para que la educación en México sea de calidad para todos.

Organizaciones como el Consejo Coordinador Empresarial, la Fundación Empresarios por la Educación, Mexicanos Primero, la COPARMEX, la CONCAMIN, entre otras, así como investigadores, en su desplegado, publicado el pasado lunes 16 de febrero, exigen:

  • Constituir un padrón único y público que aclare cuántos maestros hay frente a grupo, cuántos de ellos no lo están, cuál es la responsabilidad que cada uno de ellos tiene en sus escuelas. Información necesaria para la toma de decisiones sobre salarios, prestaciones, asignaciones, capacitación y evaluación de maestros de una manera transparente y justa.
  • Garantizar la permanencia del Concurso de Oposición para la asignación de plazas.
  • Evidenciar que los maestros aprobados ya están dando clases y que no se asignarán las plazas ni habrá basificación para quienes no pasen por el concurso.
  • Crear un organismo independiente encargado de la evaluación y certificación de las competencias docentes.
  • Que la independencia y capacidad técnica sean elementos necesarios para asegurar que frente a cada grupo llegará un maestro con las habilidades y conocimientos necesarios para la instrucción a que tienen derecho nuestros hijos.
  • Crear un esquema completo de ingreso al servicio educativo, que incluya el concurso de oposición obligatorio para los directores, supervisores, jefes de sector y asesores técnicos.
  • Crear un sistema de estímulos orientado a la mejora continua y la modificación del Programa de Carrera Magisterial.
  • Establecer, de manera obligatoria, la formación continua de los docentes y su certificación universal y periódica que asegure la calidad de la enseñanza.

Estas exigencias son elementos necesarios para lograr la calidad de la educación a la que los mexicanos tienen derecho. Señalaron además que, “Para su cumplimiento cabal, se requiere que los sindicatos se sumen decididamente a estas prioridades, por lo que también exigimos que la Comisión Rectora se reúna a la brevedad y resuelva aquellas de nuestras demandas que están contempladas en la Alianza por la Calidad de la Educación y que siguen sin concretarse”.

Las exigencias se dan en el marco de las discusiones salariales que la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) sostienen actualmente.

En los comunicados de años anteriores, el Consejo Ciudadano propuso cambios estructurales y presentó sus exigencias como elementos necesarios para lograr la calidad educativa, auque muchas de estas peticiones no han sido atendidas por las autoridades.

En este año el acento se pone en el valor que tiene la docencia: los maestros son el factor crucial de la calidad educativa. La calidad de la educación, sostienen, no cambiará hasta que no cambie la formación y la selección de los docentes, la forma en que se les otorga plaza y se desarrollan como profesionales, se les capacita y evalúa constantemente, se les motiva y reconoce con incentivos ligados al aprendizaje de sus alumnos.

En el comunicado de este año se transita de demandas, como en años anteriores, a la exigencia de la calidad de la educación (el énfasis está en la básica). Además de que en esta carta, seguramente a propósito, ignoran al SNTE.

Un mensaje muy claro de sus exigencias está en su título: “La sociedad toma la palabra”.

Quedarán fuera del nivel preescolar más de 82 mil niños en Puebla

.

A dos semanas del inicio del ciclo escolar 2008-2009, para el cual serán obligatorios los tres grados de educación preescolar a nivel nacional, 1 millón 700 mil niños en el país de tres a cinco años (aproximadamente la tercera parte de los menores de esa edad) no serán atendidos por el sistema escolar mexicano.

En Puebla, se quedarán sin ir a la escuela 82 mil 755 niños que representan el 21.6% de la población infantil.

El Congreso estableció, en 2002, la obligatoriedad de la educación preescolar que entraría en vigor en el ciclo 2004-2005 con el tercer grado, para el siguiente ciclo el segundo y para el 2008-2009 el primero.

La medida tomada por el gobierno federal de exigir la educación preescolar provoca más desigualdad, debido a que el 100% de la niñez no puede ser atendida: los que se quedan sin educación se encuentra en las zonas más desprotegidas del país. Así se inicia el rezago educativo temprano, es decir, que algunos niños no podrán ingresar oportunamente a las escuelas de educación básica, al constituirse el primer año en un prerrequisito para cursar el segundo año.

Fuente: INEE, estimaciones a partir del Sistema de Estadísticas Continuas de la DGPP/SEP, inicio del ciclo escolar 2006-2007 y de las Proyecciones de la Población de México, 2005-2050, Conapo.

Históricamente Puebla se ubica entre los estados con menos cobertura. Para el ciclo escolar 2001-2002 apenas atendió al 61.6% de los niños, según datos de la SEP.

Fuente: Observatorio Ciudadano de la Educación.

Fuente: Observatorio Ciudadano de la Educación.

Puebla, a pesar de que todo parece indicar que no va a cumplir con la disposición nacional de la obligatoriedad para el primer año, es actualmente de los estados con mayor cobertura (ocupa la posición número 10) al atender al 78.4% de los niños en el ciclo escolar 2006-2007, según los datos del Panorama Educativo 2007 elaborado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Oaxaca, en el mismo periodo, ocupaba el lugar 16 en cobertura en este nivel, al atender al 75% de población escolar.

Mientras que Tlaxcala ocupaba el lugar 18 al tener una tasa de cobertura del 72.5%.

La tendencia nacional apunta a que tampoco se cumplirá con la obligatoriedad para el próximo ciclo escolar. El pasado 20 de mayo, el subsecretario de Educación Básica del país, Fernando González Sánchez, declaró al periódico Reforma que se requerían 17 mil millones de pesos adicionales para atender el nivel de preescolar; señaló además que para evitar el rezago no será obligatorio el primer año.

México y Perú tienen al preescolar como obligatorio; sin embargo el segundo país anota, en el 2004, que el requisito de la obligatoriedad se establecerá en el momento en que el Estado garantice la cobertura del 100%.

Se sabía, desde el momento de la propuesta, en 2002, que no existían las condiciones para garantizar el 100% de la cobertura, sin embargo se aprobó la medida por presiones del SNTE para obtener beneficios con la creación de nuevas plazas y, por tanto, la ampliación de la membresía sindical y la consecuente construcción de alianzas políticas.

De acuerdo con datos del INEE, en el ciclo 2002 sobrepasaba a los 3 millones de escolares, que implicaban la contratación de por lo menos 120 mil profesores.

Gasto corriente absorbe 99% de presupuesto educativo

.

A pesar de que el gobierno federal destina 25% de su gasto total a la educación (519 mil millones de pesos en 2007), la mayor parte de estos recursos (el 99.6%) se utiliza para sueldos y prestaciones del magisterio y la burocracia, por lo que los gastos de operación e inversión, las innovaciones pedagógicas y de investigación se quedan prácticamente sin presupuesto.

Esto explicaría que, a pesar del monto destinado a educación por el gobierno federal (que supera incluso a los de Canadá y España), el rendimiento de los alumnos mexicanos resulte insatisfactorio, como lo mostraron los últimos resultados de la prueba PISA o los obtenidos por las evaluaciones del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y la propia Secretaría de Educación Pública (SEP).

A esto se agregaría la falta de criterios objetivos del propio gobierno federal para asignar las partidas presupuestales a los estados, pues no existe correspondencia entre los fondos destinados a cada entidad federativa y su población escolar, lo que implica una distribución discrecional de los recursos.

A pesar de que el gobierno federal destina 25% de su gasto total a la educación (519 mil millones de pesos en 2007), la mayor parte de estos recursos (el 99.6%) se utiliza para sueldos, prestaciones del magisterio y la burocracia, por lo que los gastos de operación e inversión, las innovaciones pedagógicas y de investigación se quedan prácticamente sin presupuesto.

Aportaciones federales y estatales vs. calidad en el desempeño

En 2007, el 5.44 % del Producto Interno Bruto (PIB) se destinó a la educación con 519,023 millones de pesos, del cual 63.1% corresponde a educación básica, 19.2 % a la educación superior y 10.2% al nivel medio superior, el porcentaje restante (7.5) se destina a otros servicios educativos (según información del INEE. En las cifras estimadas a partir del 1er informe de gobierno de Felipe Calderón el porcentaje es de 6.9).

Si se compara el gasto de inversión que hace México con otros países, para el año 2004 (última información disponible en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, Indicadores 2006-2007) es equiparable al de Chile, superior al de Canadá y España e inferior al de Corea y Estados Unidos (todos estos países con resultados de aprovechamiento escolar superiores a los obtenidos por México).

El gasto público educativo de cada entidad federativa se compone por recursos federales, a través del FAEB, así como estatales y municipales. En el periodo 2000-2006, el grueso de recursos de origen federal fue de 77.9%, mientras que la participación promedio de las entidades fue de 22.1% (fuente: a-regional).

Tanto la asignación de recursos federales como la participación son diferenciadas. Las cinco entidades que mayores recursos recibieron de la Federación, en el ciclo escolar 2006-2007, fueron:


 

Las entidades con la mayor aportación al gasto educativo fueron el estado de México, Baja California, Chihuahua, Nuevo León, Jalisco, Sonora, Tabasco, Sinaloa, Guanajuato, Yucatán, Durango, Puebla y Michoacán (superior a 35%). Oaxaca no participó y Baja California Sur aportó menos del 2 por ciento.

Pese a las inversiones en educación, no se ha logrado elevar la calidad. Los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes (PISA) 2006 que realizó la OCDE muestran que el Distrito Federal, Querétaro, Aguascalientes, Nuevo León, Coahuila, Colima, Chihuahua, Sonora y estado de México son las entidades del país mejor evaluadas al ocupar las primeras posiciones. Los estados con peores desempeños fueron Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Guerrero, los cuales permanecen en ese orden en los últimos lugares de la prueba PISA 2006 en lo que se refiere a ciencias.

De los datos anteriores es posible clasificar a las entidades en cuatro grupos:

1.- Con promedios altos de asignación y resultados deficientes en las pruebas PISA, como es el caso de Veracruz, quien ocupa el tercer lugar en asignación federal y ocupa el lugar 29 en las pruebas PISA. En este grupo, Puebla se encuentra en el noveno puesto de asignación federal, con una participación estatal por arriba del promedio, pero ocupa el lugar 21 en el desempeño en PISA.

2.- Entidades en donde hay correspondencia entre recursos y buenos desempeños. Es el caso del Distrito Federal, con la puntuación más alta en PISA, además de tener la asignación más alta de recursos federales, aunque sus aportaciones estatales son bajas. El estado de México, que tiene una de las aportaciones federales más altas y cuya participación estatal está por arriba del promedio, obtuvo resultados superiores al promedio nacional.

3.- Las entidades en donde la participación estatal es baja y los resultados también. En este grupo sobresale Oaxaca, en donde no hay participación estatal y los resultados también son bajos. Baja California Sur posee aportación estatal baja y resultados que están por abajo del promedio nacional.

4.- Las entidades que tienen bajo recursos y buenos resultados: Aguascalientes, Colima, Nuevo León y Quintana Roo. Estos estados han tenido innovaciones pedagógicas e inversiones que van más allá del gasto corriente, factores que pueden explicar sus mejores resultados.

Matrícula vs. recursos

Sin fórmulas ni criterios objetivos para la asignación de los recursos, existen algunas incongruencias, como en el caso del estado de México que tiene la mayor matrícula del país con 2,557,116 alumnos y recibió un presupuesto de 17,290,483,689 pesos, es decir, que por cada alumno recibió 6,761.71 pesos, mientras que el Distrito Federal con una matrícula de 1,784,037 alumnos recibió 17,902,800 000 pesos, es decir 10,034.99 por alumno. En el caso de Puebla, recibió por alumno 5,876.83 pesos.

A partir de este análisis, se deduce que la mayor asignación de recursos no es condición suficiente para mejorar la calidad educativa. Primero se tienen que resolver los problemas del sistema a fondo y a continuación destinar los recursos.

Por otra parte, a mayor inversión debiera corresponder una mayor exigencia en cuanto a calidad, evaluación, rendición de cuentas y transparencia. Para mejorar la educación, el gobierno federal tendrá que optar por una fórmula transparente y criterios objetivos que no continúen con las inercias de temas financieros, además de soslayar una serie de trabas jurídicas que impiden hacer un gasto eficiente.