Publicaciones etiquetadas ‘Francia’

Requerimientos para el éxito laboral

.

La educación y la juventud son los requerimientos fundamentales para tener éxito laboral, según el estudio Income Gap Starters de la organización WageIndicator (con sede en Amsterdam).

El estudio fue realizado en el 2010 e incluyó 14 países: Argentina, Bélgica, Brasil, Bielorrusia, Colombia, Francia, Alemania, Indonesia, Kazakstán, México, Países Bajos, España, el Reino Unido y los Estados Unidos.

Según los datos presentados, el salario está directamente relacionado con la experiencia de trabajo. Se compararon los salarios percibidos por los más jóvenes (18 a 25) en referencia a los de 32 a 40 y más de 50 años.

Los jóvenes, con frecuencia, comienzan trabajando en actividades diferentes a sus habilidades educativas y por ello sus salarios son muy bajos.

La situación cambia en los primeros años de carrera, en trabajos que demandan técnicas más desarrolladas; los salarios aumentan más rápido. En contraste, cuando la gente comienza a envejecer deja de tener aumentos salariales e incluso decrementos en muchas ocasiones.

Un dato relevante es el de que los salarios para los jóvenes y maduros doblan a los de edad más avanzada en Brasil, México e Indonesia. Los salarios tienden a aumentar en un paso lento (o aún disminuirse) entre la edad madura y el envejecimiento.

 

La primera gran conclusión se refiere a la comparación entre los países desarrollados y los emergentes, como era de esperarse, los jóvenes de países desarrollados de reciente incorporación al mercado laboral ganan dos o tres veces más que aquellos que viven en países emergentes.

Mientras el salario por hora (corregido por la paridad del poder adquisitivo, PPP por sus siglas en inglés) se extiende en los países emergentes de 1.85 dólares a 5.06 dólares, esto va de 8.78 dólares a 13.05 dólares en naciones desarrolladas.

De los catorce países, Bélgica paga los salarios más generosos: sobre promedio 13.05 dólares por hora, estrechamente seguida del Reino Unido. Por el contrario, Indonesia expone el sueldo medio por hora más bajo de la muestra: 1.85 dólares. Los jóvenes en los Estados Unidos ganan 11.88 dólares redondos por hora, dos a cuatro veces más que en América Latina, Kazakstán y Bielorrusia, y seis veces más que en Indonesia.

En México se observa que el salario con el que inician los jóvenes 4.62 dólares por hora es menor al promedio de los catorce países que es de 7.50 dólares. Sin embargo, el ritmo de crecimiento, conforme se va aumentando en edad y en experiencia es constante, llegando a representar el 154.76% de aumento de los jóvenes de 18 años a los de más de 50.

Alumnos mexicanos son de los que más tiempo pasan en las aulas

.

México forma parte de los 10 países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) cuyos alumnos pasan más horas en las escuelas, con alrededor de 7 mil 500 horas en el salón de clases.

Para hacer la medición de los ciclos escolares, la OCDE hace la siguiente clasificación: por semanas, días, y horas de enseñanza. A su vez, cada una de estas categorías se divide por grupos de edades que están comprendidas de 7 a 14 años y 14 y más.

En medición de semanas, los países que presentaron los valores máximos (en el 2008) fueron Dinamarca (con 42 semanas) y México (con 40 semanas -en educación primaria y secundaria con 42 respectivamente y 36 de educación post-secundaria). En tanto que el promedio de la organización fue de 38 (en primaria y secundaria) y 37 en post-secundaria.

El promedio de días de la OCDE fue 187, 185 y 183 en primaria, secundaria y posterior a la secundaria, respectivamente. Los países que registraron los mayores tiempos fuero Corea con 204 días en los tres niveles, Dinamarca con 200 días en primaria y secundaria y 172 en niveles posteriores.

Según los datos recopilados por esta organización, en la medición del tiempo de enseñanza en horas (en 2010), Israel, Italia, Países Bajos, Australia, Francia, Bélgica, México, Irlanda, Luxemburgo e Inglaterra encabezan la lista en esta categoría al promediar más tiempo de estancia de los alumnos en las aulas, en tanto que Polonia, Estonia y Finlandia son los que menos horas permanecen en ellas.

Los estudiantes de países pertenecientes a la OCDE (datos del 2010), por lo general pasan 6 mil 777 horas de instrucción en las edades de entre 7 y 14 años, de los cuales mil 554 la suman los niños de entre 7 y 8 años, 2 mil 467 de entre 9 y 11 años, y 2 mil 755 entre 12 y 14 años.

Los alumnos mexicanos en las 7 mil 500 horas que pasan en el aula estudian principalmente materias relacionadas con las matemáticas, la lectura y la escritura, y la ciencia.

El problema en estas cifras es que no se corresponde el tiempo que los alumnos pasan en el aula con los resultados de aprendizaje. En México aunque pasen tanto tiempo en el aula, los resultados siguen siendo lamentables.

Cuatro de cada 10 estudiantes en educación superior no se gradúan

.

En México, Nueva Zelanda, Suecia y los Estados Unidos más del 40% de aquellos que ingresan a la educación superior no se gradúan, según datos de la Organización para la Cooperación el Desarrollo Económico (OCDE); mientras que el promedio de los países miembros de esa organización es del 31%.

Según el estudio realizado por la organización, las tasas de graduación varían mucho entre los países. Mientras que Estados Unidos y México se encuentran entre los países que tienen menos alumnos graduados; en contraparte en Bélgica (la comunidad flamenca), Dinamarca, Francia, Japón, Corea, España y la Federación Rusa la proporción es del 25%.

 

Además del estudio en mención, la OCDE realizó proyecciones para el año 2025 con tendencias a 30, 20 y 10 años; según las cuales Canadá pasará del 46% que tenía en 2005 a un máximo de 52% en sus tendencias a 30 y 20 años.

 

Las estimaciones para México indican que tendrá un crecimiento de 7% máximo; mientras que el promedio de la OCDE es del 10%, por lo que con los datos observados y las proyecciones se seguirá por debajo del promedio de la organización.

Fuga de cerebros, en busca de la calidad

.

Segunda Parte

Más de 2 mil 100 becarios no regresaron a México desde que inició el programa de becas al extranjero, en 1971, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La falta de oferta de estudios especializados y de calidad en México obliga a los jóvenes a salir del país mediante una beca; sin embargo, muchos de ellos no regresan.

En los últimos cinco años la llamada “fuga de cerebros”, de estudiantes becados al extranjero que no regresan al terminar sus estudios, mantuvo su tasa del 6%, aunque durante este periodo se incrementó el número de becarios por lo que también aumentó el número de estudiantes que se quedaron en otros países.

Según el Programa Nacional de Posgrado de Calidad (PNPC) del Conacyt, de mil 62 programas de especialización, maestría y doctorado que son acreditados de calidad, sólo 73 son de competencia internacional, lo que equivale a decir que únicamente 7 de cada 100 programas tienen calidad internacional.

El panorama de las instituciones en este país que tienen programas de competencia internacional es el siguiente:

Como se observa, las entidades federativas en donde se concentran las instituciones que tienen programas de calidad internacional son el D. F y el Estado de México. En el resto del país, como en Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas, sólo se cuenta con un programa de este tipo.

Existen estados en los que ninguna institución imparte estudios con calidad internacional, según el padrón del Conacyt, como es el caso de la región Puebla-Tlaxcala-Oaxaca-Veracruz:

La falta de programas de calidad de competencia internacional es una de las razones que obliga a muchos estudiantes a buscar un programa de estudios de calidad en el extranjero.

Entre las razones por las que los jóvenes se quedan en países con mayor desarrollo que México, están los mejores salarios que les ofrecen, la posibilidad de trabajar en laboratorios equipados con tecnología de punta y en proyectos de investigación de vanguardia mundial.

Agregado a lo anterior hay que mencionar que aunque el Conacyt incluye una carta compromiso de regreso al país, no existe algún mecanismo legal que obligue a los estudiantes a retornar a México después de obtener un título de posgrado.

Las condiciones que se les exigen a los becarios es dedicar tiempo completo a los programas de estudios, mantener calificaciones con un promedio mínimo de ocho y no reprobar materia alguna.

Una vez concluidos los estudios, entra en vigor el Programa de Repatriación, del mismo organismo, el cual establece mecanismos para el regreso de los científicos al país, el problema es que sólo está dirigido a científicos consolidados. El programa ha tenido recortes presupuestales durante algunos años.

En los últimos cuatro años, la fuga de talentos se dio hacia países como Estados Unidos, España, Francia, Canadá, Alemania y Gran Bretaña.

En el año 2000 el Conacyt, con motivo de los 30 años del programa de becas, realizó un estudio que arrojó los siguientes datos: las dos terceras partes de la “fuga de cerebros” mexicanos residía en Estados Unidos; 26% en Europa y el resto en Canadá y otros países.