Publicaciones etiquetadas ‘formación profesional’

Casi 9 de cada 10 profesores mexicanos quieren recibir más cursos y talleres, el promedio más alto de la OCDE

.

Casi 9 de cada 10 profesores mexicanos (85.3%) desean mayor desarrollo profesional, según los datos dados a conocer durante el presente mes de junio por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Este dato coloca a México como el país con el más alto porcentaje.

TALIS es la primera encuesta internacional sobre enseñanza y aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés), fue realizado –durante el 2007 y 2008– a 70 mil maestros y directores de secundarias de 23 países de la OCDE y siete naciones más. México y Brasil son los únicos países latinoamericanos que participaron.

Según esta encuesta la mayoría de los maestros mexicanos señaló que le gustaría haber recibido más formación profesional en los últimos meses y que con frecuencia no se sienten suficientemente preparados para enfrentar a las dificultades en su trabajo ante el grupo.

Como se observa, el promedio de la OCDE, la mitad de los profesores encuestados deseaba tener mayor desarrollo profesional. El rango va desde el más bajo, 31% en Bélgica, hasta los porcentajes más altos, arriba del 80%, en Malasia, Brasil y en México.

Otro dato destacable señala que el porcentaje de maestros mexicanos cuya escuela reporta una falta de maestros calificados (según los directores) como un factor que dificulta el aprendizaje es casi dos veces el promedio de los países (64% frente al 38% del promedio de TALIS). Una diferencia similar se muestra en los reportes de los directores para la falta de técnicos de laboratorio (65% de los maestros, contra el 33% de la media de la OCDE), y en menor medida con respecto al personal de apoyo educacional (65% frente al 48% para el promedio del TALIS) y otro personal de apoyo (69%).

En México, la asistencia a “Cursos y talleres” (94%) fue la principal forma para fomentar el desarrollo profesional de los maestros, a diferencia del resto de países que señalaron como primera opción el “Diálogo informal para mejorar la enseñanza”, con 93%.

El porcentaje de maestros mexicanos que reportan haber tomado un curso de desarrollo profesional durante los 18 meses anteriores al estudio es relativamente alto en México (92% en comparación con el promedio de la OCDE de 89%).

México también tiene más de dos veces el promedio de días que los maestros invierte en su desarrollo profesional (34 frente a 15 del promedio del TALIS). Aunque también destaca que son los maestros más preparados quienes reciben más cursos, por ejemplo, los maestros con maestría o algún grado académico recibieron casi el doble de cantidad de días de cursos que aquellos que no tienen licenciatura.

Los maestros que dan clases en los pueblos, en promedio tomaron 8 días menos que aquellos que viven en una pequeña comunidad o en una gran ciudad.

A partir de esta información se pretende proporcionar una oportunidad para que maestros y directores den su aportación en el análisis educativo y en el desarrollo de políticas en algunos de los principales ámbitos de la política. Pretende que las experiencias que tienen los profesores en diferentes partes del mundo, sirvan para enfrentar los retos similares y aprender de otros enfoques de política.

Tres de cada diez mexicanos con licenciatura se irían a otro país, si pudieran

.

Alrededor de 46 % de la población de México se iría a Estados Unidos si pudiera, buscando sobre todo empleo y mejores ingresos.

Según el estudio “Pew Hispanic Center”, el cual –con base en encuestas telefónicas- muestra la opinión de los mexicanos, publicó a finales de 2005 un sondeo en el cual casi cinco de cada 10 jóvenes entrevistados afirmaban estar dispuestos a irse del país (no sólo a los Estados Unidos sino a otros destinos).

Las estadísticas sobre las intenciones de emigrar por falta de trabajo o buenas condiciones de vida indican que de las personas que no tienen alguna formación profesional, 46% se iría, 52% no se iría y 2% no sabe.

Y de los que tienen algún tipo de preparación (12% con licenciatura), 33 % se iría a Estados Unidos, 62% no se iría y 3% no sabe.

Los motivos para la migración son en su mayoría para buscar trabajo y mejoras económicas. La gente no encuentra empleo en el país y tiene la percepción que los que se van consiguen oportunidades en el extranjero y pueden mandar dinero al resto de su familia.

Aunque los datos muestran que entre más estudios se tengan, la intención de dejar el país disminuye, sin embargo el porcentaje sigue siendo alto: 3 de cada 10.

De acuerdo con estadísticas oficiales del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, aproximadamente 836 poblanos con licenciatura (pasantes o titulados) están registrados como residentes de los Estados Unidos (según la matrícula de 2006) tras haber emigrado por razones económicas o sociales.

La sola intención de dejar el país es indicador de lo que están pasando los jóvenes de este país, aun contando con formación profesional.

Puebla, sexto lugar nacional en contratación de profesionistas

.

Un millón 995 mil 514 personas están ocupadas en el estado de Puebla, pero de ellas sólo 205 mil 538 han cursado algún grado de estudios universitarios, lo que equivale al 10.3%, del total de ocupados.

Aunque según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, con datos actualizados al segundo trimestre de 2007), Puebla ocupa el sexto lugar en el país con mayor número de profesionistas ocupados —para efectos de esta encuesta se considera profesionistas ocupados a aquellas personas que han cursado como mínimo cuatro años de universidad—, está por debajo del promedio nacional en este rubro (13.3% del total de personas empleadas), pues el Distrito Federal y Nuevo León tienen porcentajes muy altos (27.5 y 21, respectivamente). En cambio, Hidalgo, con 9.9%, es la entidad federativa con el porcentaje más bajo de profesionistas ocupados.

Promedio de crecimiento de profesionistas ocupados

Según un estudio de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) que analiza el ritmo del cambio en el trabajo (Panorama Anual del Observatorio Laboral Mexicano, 2006), durante los últimos cuatro años Puebla registró un crecimiento promedio, de los profesionistas ocupados, de 0.5%; es decir, de cada 100 plazas que se generan en Puebla, media es ocupada por un profesionista

El estado con mayores pérdidas de plazas fue San Luis Potosí, que presentó una variación porcentual en el crecimiento de los ocupados en los últimos cuatro años de -2.8%, lo que equivale a decir que lejos de crearse nuevas plazas, se cerraron. En contraste, el estado con el mayor incremento promedio de profesionistas ocupados fue Coahuila (6.2%); es decir, de 100 plazas que se generaron en ese estado, seis fueron ocupadas por profesionistas, mientras que la media de crecimiento se ubicó en 2.68 %, en el país.

 

 Relación entre ocupación y estudios realizados

A nivel nacional, según la ENOE, el número total de profesionistas ocupados es de 5.4 millones de personas, lo que representa el 13.9% del total de ocupados.

Las carreras con mayor número de profesionistas ocupados son: Administración (643 mil 100 ocupados; 12 de cada 100 profesionistas), Contaduría y Finanzas (638 mil 800 ocupados; 11 de cada 100) y Derecho (492 mil 700 ocupados; 9 de cada 100).

Las carreras con menos profesionistas ocupados son: Ciencias del Mar (mil 800; 0.03 de cada 100), Forestales (2 mil 100; 0.04 de cada 100) e Ingeniería Pesquera (2 mil 400; 0.05 de cada 100).

En Puebla se observan tendencias muy similares, al ser las carreras de Derecho (21 mil 400 ocupados), Contaduría (19 mil 100) y Administración (17 mil 300), las que tienen el mayor número de profesionistas empleados.

La ENOE muestra que, a nivel nacional, las carreras con el mayor porcentaje de profesionistas que realizan trabajos diferentes a los de su formación profesional son: Ingeniería de Transportes, Aeronáutica, Naval, Pilotos Aviadores y Navales (6 de cada 10), Turismo (6 de cada 10) y Archivonomía y Biblioteconomía (5 de cada 10), Económico Administrativas (4 de cada 10), Ciencias Biológicas (4 de cada 10) y en las Ingenierías (3 de cada 10).

En contraste, en las áreas de Educación, Ciencias de la Salud, Artes, Ciencias Físico-Matemáticas, Arquitectura, Urbanismo y Diseño y Humanidades la proporción de quienes sí trabajan en su área es de 7 de cada 10.

Las carreras que mostraron una mayor relación entre los estudios realizados y la ocupación desempeñada son: Música y Danza, Formación Docente en Educación Preescolar y Primaria y Medicina, Terapia y Optometría, con una proporción de 9 por cada 10 profesionistas.

En Puebla, las carreras con el mayor porcentaje de profesionistas que realizan trabajos diferentes a los de su formación profesional son: Contaduría (5 de cada 10), Derecho (5 de cada 10) e Ingenierías (4 de cada 10). En contraste, Medicina y Educación tienen una proporción de 8 por cada 10.

Educación superior en Puebla

.

¿Existen opciones reales de empleo para los egresados de una formación profesional en Puebla?

Mientras que Puebla ocupa el quinto lugar en el país en cuanto a su matrícula en educación superior, el número de ocupados en la entidad con estudios profesionales es de apenas el 10.3 %, lo que representa 3.6 % por debajo del promedio nacional (13.9).

Relación entre ocupación y estudios realizados

A nivel nacional, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, con datos anualizados al segundo trimestre de 2007), el número total de profesionistas ocupados es de 5.4 millones de personas.

Las carreras con mayor número de profesionistas ocupados son: Administración (643 mil 100 ocupados), Contaduría y Finanzas (638 mil 800 ocupados) y Derecho (492 mil 700 ocupados), mientras que las áreas que muestran el menor crecimiento en los últimos diez años en el número de ocupados son Humanidades, Artes, y Ciencias Físico-Matemáticas. Las carreras con menos profesionistas ocupados son: Ciencias del Mar (mil 800 ocupados), Forestales (2 mil 100 ocupados) e Ingeniería Pesquera (2 mil 400 ocupados).


Fuente: Observatorio Laboral 2007

La ENOE muestra que casi el 40% de los profesionistas ocupados en las áreas Económico Administrativas, Ciencias Biológicas y en las Ingenierías, trabajan en ocupaciones que no son acordes con su formación profesional.

Las carreras con el mayor porcentaje de profesionistas ocupados en actividades no acordes con sus estudios son: Ingeniería de Transportes, Aeronáutica, Naval, Pilotos Aviadores y Navales (63%), Turismo (63%) y Archivonomía y Biblioteconomía (56%). En contraste, en las áreas de Educación, Ciencias de la Salud, Artes, Ciencias Físico-Matemáticas, Arquitectura, Urbanismo y Diseño y Humanidades la proporción de quienes si trabajan en ocupaciones acordes con sus estudios es superior al 70%.

Las carreras que mostraron una mayor relación entre los estudios realizados y la ocupación desempeñada son: Música y Danza, Formación Docente en Educación Preescolar y Primaria y Medicina, Terapia y Optometría, en donde 9 de cada 10 profesionistas están ocupados en actividades acordes con sus estudios.

 
Fuente: Observatorio Laboral 2007

Panorama laboral en Puebla

Si hacemos consideraciones estatales, cabe señalar que Puebla ocupa el sexto lugar en el país con mayor número de personas ocupadas remuneradas: un millón novecientos quince mil trescientas personas, aunque sólo el 10.3% han cursado algún grado de estudios universitarios (la media nacional se ubica en 13.9 %).

 Fuente: ENOE 2007

El estado de Puebla, registró un crecimiento promedio, de los profesionistas ocupados, en los últimos 4 años de 0.5 %, es decir, de 1,000 plazas que se generan en Puebla, una es ocupada por profesionistas. En contraste, el estado que presentó el mayor incremento promedio de profesionistas ocupados fue Coahuila con 6.2 %, es decir, de 100 plazas que se generan en Coahuila seis son ocupadas por profesionistas (la media de crecimiento se ubica en 2.68 %).

 Fuente: ENOE 2007

Fuente: Observatorio Laboral 2006-2007

Baja calidad en la educación superior

En la región centro se encuentra la mayor parte de la oferta educativa del país, al estar en ella las principales Universidades, sin embargo, en el caso de Puebla la población ocupada que ha cursado algún grado de educación superior, como se mencionó, es 3.6 % inferior a la media nacional (13.9 %).

Este fenómeno, de baja contratación de profesionistas, está relacionada con múltiples factores de muy diverso orden, que van desde el predominio, en el estado, de las actividades económicas que no requieren formación profesional, hasta la mala calidad de la formación profesional. En este reporte abordaremos, sin embargo, el aspecto de la calidad educativa.

Puebla tiene registrados 141,648 alumnos inscritos en alguna institución de nivel superior (según los datos presentados en el primer semestres del presente año por la Secretaría de Educación Pública), que equivale al 6.84% del total nacional (2 070,311). De los cuales 42,077 están en una institución autónoma, 112,938 en alguna institución universitaria y tecnológica; y 65,783 (45% de matrícula) en instituciones particulares. La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) tiene un dato diferente en el porcentaje de atención que es atendida en Puebla en universidades privadas, al sostener que es el 50%. De cualquier manera, sea el 45 o el 50%, el promedio es significativo al representar la mitad de la matrícula.

De todas las instituciones que ofrecen educación superior en el país sólo 5% tienen programas de licenciatura, especialización, maestrías y doctorados considerados de alta calidad (es decir 936 de un total de 13,400), según el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL) en su reporte 2006, “La educación superior en el nuevo milenio. Una primera aproximación”.

Este “ranking” de las mejores universidades mexicanas se obtuvo de la conjunción de indicadores como antigüedad de las instituciones, tamaño, oferta educativa, así como su presencia e impacto en las diversas entidades del país, entre lo más destacado. De esta lista se observa que en Puebla sólo contamos con dos instituciones de alta calidad: la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la Universidad Iberoamericana (Ibero campus Puebla):

La BUAP aparece distinguida en los indicadores de las Universidades “que no tienen ‘fósiles’”, en el 4º lugar; “las que tienen más titulados”, en el lugar 11; en “posgrados de calidad”, en el lugar 7 y en “Investigación”, en el 6º lugar. Por su parte, la Ibero, se distingue en “producción científica” en la posición quinta; en “las que tienen más titulados”, en la posición 9 y en “posgrados de calidad”, en el lugar 6.

El reporte del CENEVAL establece que entre las 20 carreras más importantes, Medicina es la licenciatura que tiene el mejor desempeño, seguida de Ingeniería Eléctrica y Electrónica y de Ingeniería Civil. Cuatro áreas profesionales —Ingeniería Química, Contaduría, Ingeniería Mecánica y Eléctrica y Odontología— obtienen un nivel medio, mientras que las demás tienen un nivel bajo.

De las mil 188 instituciones de educación superior en México, en 265 se ofrece sólo un programa de educación ya sea de licenciatura o posgrado, pese a que se definen como “universidades”. Además, hay instituciones privadas que están autorizadas pero que no tienen estudiantes.

El sistema educativo está dominado por una mayoría de instituciones particulares pequeñas de reciente creación, que ofrecen uno o dos programas a lo sumo en un solo nivel escolar. De esta forma 687 planteles imparten entre 2 y 10 programas de tipo universitario, por lo que en total existen 952 escuelas que se ofrecen como “universidades” pero que no tienen alternativas de formación en todas las ramas del conocimiento. En 607 “universidades” se tiene matrículas de menos de 500 alumnos.

Del total de las instituciones de educación superior evaluadas, únicamente 44 registran alumnos en todos los niveles, es decir son “verdaderas” universidades, ya que imparten estudios de licenciatura, especialización, maestría y doctorado, y lo hacen en seis áreas del conocimiento: ciencias de la salud, naturales y exactas; educación y humanidades; ingeniería y tecnología; ciencias sociales y administrativas; así como ciencias agropecuarias. En contraposición en 506 planteles no se reportan estudiantes titulados en ningún nivel.