Publicaciones etiquetadas ‘Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Esco’

Educación y lenguas indígenas

.

En el mundo desaparece una lengua o idioma cada dos semanas, por lo que más de la mitad de las 6 mil 700 lenguas que existen en el planeta están en riesgo de desaparecer, señaló Koichiro Matsuura, titular de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con motivo de la celebración del Día Internacional de la Lengua Materna (21 de febrero).

El Día Internacional de la Lengua Materna fue proclamado por la Conferencia General de la UNESCO en noviembre de 1999. El 16 de mayo de 2007 la Asamblea General exhortó a los Estados Miembros y a la Secretaría a «promover la preservación y protección de todos los idiomas que emplean los pueblos del mundo». En la misma resolución proclamó el 2008 como Año Internacional de los Idiomas, con el fin de promover la unidad en la diversidad y la comprensión internacional, a través del multilingüismo y el multiculturalismo.

La UNESCO clasifica a las lenguas en riesgos en: Vulnerable, definitivamente en peligro, en peligro severo, en estado crítico y en extinción.

En el Atlas de las lenguas en peligro, se puede observar que en México se encuentran en estado crítico:

 

El Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) señala que son 19 las lenguas en peligro de extinción y que busca preservarlas en diccionarios o memorias habladas.

En este país, a partir del año 2003 se establece que las lenguas oficiales, además del español, son las lenguas indígenas que se hablan en el territorio nacional, que se contabilizan al menos 68 lenguas indígenas, de las cuales 364 son variantes. Con el cambio de estatus de las lenguas indígenas en la Constitución política de México, uno de los compromisos adquiridos por el gobierno federal es brindar atención a la población hablante de estas lenguas.

En México hay 23 mil escuelas indígenas, en ellas, un millón 300 mil niños estudian la educación básica.

 

Sin embargo y a pesar de que exista la educación indígena institucionalizada, la realidad es que un alto porcentaje de profesores no son hablantes de las lenguas indígenas de los alumnos y la educación se da en español.

A pesar de que en todos los indicadores educativos esta población es la más desfavorecida, y funciona con muchas limitaciones, los niños indígenas han podido superar algunas adversidades, por ejemplo en la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), que evalúa en y el español, en matemáticas han tenido avances significativos.

En el comparativo de alumnos que alcanzaron el nivel de excelencia entre 2006-2009, se observa una mejora del 800% en sí mismo (comparativamente los datos obtenidos siguen siendo los más bajos).

En español, en el nivel de excelente logra un avance del 700% en el nivel de excelente, respecto a lo que tenía en 2006.

A pesar de ser formados en lenguas que no son las maternas (en muchos casos), con un español deficiente, en las condiciones de vulnerabilidad, los niños indígenas se están moviendo al bueno y al excelente en ENLACE, además de manera consistente.

Mejores resultados en grupos pequeños

.

México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que tiene la mayor proporción de estudiantes por profesor, aun por arriba de Turquía.

En una nota publicada por el diario Reforma (3 de septiembre de 2010), personal directivo y docentes que obtuvieron los mejores resultados, en el Estado de México, en la prueba de Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), sostienen que la clave para los buenos resultados son los grupos pequeños, de alrededor de 25 niños.

Uno de los argumentos que se manejan es la atención personalizada que se da a cada alumno: «La fórmula son grupos pequeños y trabajando con las necesidades de cada uno de nuestros alumnos» (Idem).

Sin que este sea el único ni el factos más importante, según los datos de la OCDE, México registró la mayor concentración de estudiantes por profesor, con porcentajes muy superiores a los del promedio de la organización.

 

Los datos de México resultan desfavorables aún comparados con países latinoamericanos como Chile y Brasil. Habrá que tener en consideración estos datos y, sin pretender que esto explique en su totalidad los malos resultados, hay que tener en consideración estos factores.

Sin embargo también hay que tomar en consideración que en lo que a educación universitaria se refiere, México tuvo menos población estudiantil por profesor: 14.5, en tanto que el promedio de la organización fue 15.3 y aún así ese nivel educativo no se ha destacado.

Inicia aplicación de la prueba ENLACE en bachillerato

.

La Secretaría de Educación Pública (SEP), por tercer año consecutivo, aplicará a partir de este martes la prueba a Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) a los alumnos de tercer grado de Educación Media Superior del país, tanto de instituciones públicas como privadas.

El objetivo de esta evaluación es determinar en qué medida los jóvenes son capaces de aplicar conocimientos y habilidades básicas –adquiridas a lo largo de la trayectoria escolar– a situaciones cotidianas.

Las habilidades a evaluar son la Lectora y Matemática, aunque cada año se evalúa un área adicional. En esta aplicación se incluirán Ciencias Exactas y Ciencias Sociales y Humanidades.

Como se trata de una evaluación censal (a toda la población, en este caso inscrita en 3º de bachillerato), se trata de una prueba que:

• Se mantiene la estructura año con año
• Los reactivos se elaboran con base en las mismas especificaciones
• Se mantienen reactivos comunes
• Es una prueba objetiva y estandarizada.
• Proporciona un diagnóstico del estudiante a nivel individual.
• No está alineada al currículum de ningún subsistema de Educación Media Superior, ni evalúa contenidos de los planes de estudio.
• No permite derivar conclusiones sobre el sistema de Educación Media Superior, los subsistemas, las escuelas, los docentes ni sobre el desempeño de las entidades federativas.
• Sus resultados no tienen consecuencias académicas para los estudiantes ni para sus escuelas.
• No es una prueba de selección para el ingreso a instituciones de Educación Superior.
• La prueba consta de un cuadernillo de preguntas y de una hoja de respuestas.
• Está conformada por preguntas de opción múltiple.

Los resultados que se obtienen se ordenan en 4 niveles de aprovechamiento: insuficiente, elemental, bueno y excelente.

Para esta edición 2010, se tiene programada la aplicación de ENLACE a 980 mil 260 alumnos inscritos en 12 mil 144 escuelas en todo el país, según datos de la SEP. Lo anterior representa un aumento de 428 escuelas con respecto a 2009.

En su elaboración participan la Subsecretaría de Educación Media Superior, la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, por parte de SEP, y el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior A. C. (CENEVAL), quienes integran el Consejo Técnico.

Al igual que en las primeras dos aplicaciones, la prueba para este año tendrá 50 reactivos de habilidades lectoras y 90 de matemáticas:

Los resultados nacionales de las primeras dos aplicaciones hicieron notar que hubo un aumento de alumnos que se colocaron en el nivel excelente, aunque la proporción sigue siendo muy pequeña, al pasar de 6.7 de los estudiantes de bachillerato a7.2, es decir el aumento es de 0.5 puntos porcentuales en habilidad lectora y es en donde se encuentra la minoría de estudiantes, en tanto que la mayoría se ubican en el nivel bueno (42.6%).

En tanto que los resultados de matemáticas han sido más desalentadores, los estudiantes de este país se colocaron en su minoría en el nivel excelente, 4.8% (1.4 de aumento con respecto al año anterior) y en su mayoría están en el nivel insuficiente, 46.1%.

En Puebla los estudiantes de bachillerato que se ubicaron en el nivel de excelente en lectura fueron 7.4, es decir que estuvieron apenas por arriba del promedio nacional (7.2) aunque no se registró un aumento con respecto al año anterior; mientras que la mayoría (44.9) se ubicó en nivel bueno. En general se puede apreciar un desempeño ligeramente superior al promedio nacional.

En matemáticas también se registraron ligeros avances: en 2008 3.3% de alumnos poblanos se ubicaron en el nivel excelente, mientras que para 2009 lo hicieron 4.1%, eso significó una diferencia de 0.8 puntos porcentuales, aunque este promedio está por debajo del promedio nacional (4.8%). La mayoría de los alumnos se encuentran en un nivel insuficiente: 46%

Una de las diferencias que presenta esta edición con respecto a las anteriores, es que el cuestionario de contexto de Directores será contestado vía internet y lo harán todos aquellos de las escuelas participantes. Los resultados de la prueba se darán a conocer en septiembre de 2010

Las posiciones que las instituciones más importantes de este país asumen con respecto a esta prueba han sido diferentes: por un lado el Dr. José Ramón Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha señalado que esa institución no se aplicará la prueba debido a la dificultad que representa utilizar un instrumento estandarizado. Por su parte la Dra. Yoloxochitl Bustamente Diez, Directora del Instituto Politécnico Nacional (IPN) ratificó la participación de esa institución en la aplicación de este año.

Mejores los alumnos de primaria que los de secundaria

.

Los estudiantes poblanos presentan retrocesos en sus habilidades en español y matemáticas conforme avanzan dentro del sistema educativo, como se observa en los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE). Si bien este fenómeno no es exclusivo de Puebla, se puede observar en el sistema nacional, aquí se toman los datos de la entidad como representativos del fenómeno.

Mientras que 29 de cada 100 alumnos de primaria alcanzan el nivel bueno en español, en secundaria lo logran solamente 14 de cada 100, prácticamente la mitad, según los datos de la edición 2009 (aunque este fenómeno se puede constatar desde el inicio de esta prueba, en 2006) de esta evaluación.

En matemáticas, el fenómeno se repite aunque de manera más dramática: 27 de cada 100 alumnos de primaria alcanzan un nivel bueno, mientras que en secundaria lo logran 9 de cada 100.

Aunque los alumnos de primaria tienen mejores resultados que los de secundaria, en ese nivel ya se observan grandes brechas que caracterizan al Sistema Educativo Nacional, y son las que existen entre las escuelas privadas y las públicas; y dentro de esta segunda categoría, entre quienes estudian en escuelas urbanas y los que lo hacen en rurales e indígenas.

Como se observa en estos resultados, las brechas entre los estudiantes empiezan desde la primaria. Las escuelas privadas obtuvieron resultados muy por encima de las públicas. En cambio los pobres empiezan rezagados, como se observa al comparar la educación privada con la de las escuelas rurales, cursos comunitarios o educación indígena.

Mientras en primaria privada (promediando solamente español y matemáticas), el 15.25% de los alumnos obtuvieron el nivel de excelencia, la educación general (escuelas públicas rurales y urbanas) colocaron a 5.1% de alumnos en ese nivel; mientras que en educación indígena apenas el 2.1% obtuvo resultados excelentes y cursos comunitarios apenas alcanzó a colocar a un 0.6% de sus estudiantes en ese nivel.

Los mejores resultados de aprendizaje se concentran en los grupos cuyas condiciones sociales y escolares son las mejores: en orden decreciente, las escuelas privadas, urbano-públicas, rural-públicas, indígenas y cursos comunitarios.

Estos resultados confirman lo ya sabido: las condiciones socioculturales en que se desarrollaron los estudiantes y en las que operan los centros educativos, inciden de manera directa en el rendimiento académico.

«No estamos bien ni en habilidad lectora ni en matemáticas…”

.

Rezago educativo en el bachillerato

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, los resultados de la prueba ENLACE muestran un rezago acumulado en el sistema de educación media superior en México.

Al dar a conocer los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) para el nivel medio superior, Lujambio señaló: «No estamos bien ni en habilidad lectora ni en matemáticas. Es cierto que respecto al año pasado mejoramos ligeramente en matemáticas y que empeoramos ligeramente en habilidad lectora».

Prueba ENLACE mide las habilidades matemáticas y de capacidad lectora de los alumnos del último grado de bachillerato. En el presente año fueron evaluados un total de 814 mil 665 alumnos en habilidad lectora y 804 mil 355 en matemáticas.

A nivel nacional, 17 % de los estudiantes de tercer año registran niveles de insuficiencia en su habilidad lectora, mientras que el 33% muestran un grado elemental.

En matemáticas los resultados son todavía más alarmantes al registrar al 46% de los estudiantes en el nivel de insuficiencia y 35% muestran un grado elemental.

La Prueba ENLACE 2009 demostró que sólo 3.1% de los alumnos mejoraron en su habilidad matemáticas en comparación al años pasado, mientras que 2.4% de ellos redujeron su habilidad lectora al pasar del nivel elemental al insuficiente.

En Puebla la situación no es mejor. En habilidad lectora se observa un retroceso al pasar de 8.2% de alumnos registrados el año pasado en el nivel insuficiente a 14.5% es decir que aumentó 6.3% de alumnos con insuficientes habilidades lectoras en tan solo un año.

En tanto que en habilidades matemáticas no se tuvo mejoría. Se pasó de 44.5% de alumnos con habilidades deficientes a 46%. El aumento de alumnos deficientes fue menos pronunciado pero aún así es una diferencia de 1.5%.

Los resultados de la Prueba ENLACE 2009, correspondientes a la Educación Media Superior, pueden ser consultados en: www.enlacemedia.sep.gob.mx

¿Regreso a clases?

.

Durante esta semana las notas de los titulares de los principales diarios se refieren al regreso a clases que se realizó, oficialmente, este 24 de agosto pero ¿cuántos de los que están edad de regresar a clases lo hicieron y en qué condiciones?

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la mitad de los jóvenes mexicanos de 16 a 18 años, no tienen acceso a la educación, es decir que no fue posible que se incorporaran a alguna institución.

A esta información hay que agregar que según La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), los jóvenes latinoamericanos de sectores vulnerables valoran cada vez menos a la escuela y el trabajo como mecanismos de movilidad social.

Gonzalo A. Saraví, Profesor e Investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) de México, en su artículo Juventud y sentidos de pertenencia en América Latina: causas y riesgos de la fragmentación social de la Revista CEPAL Nº 98, señala que un número creciente de jóvenes mexicanos percibe que la educación secundaria es incapaz de generar mejoras en sus condiciones de vida.

La enseñanza secundaria se ha masificado, pero la retención escolar es baja. Según la CEPAL, más de la mitad de los jóvenes de 20 a 24 años no completa los 12 años de estudio, el mínimo de escolaridad necesaria para evitar la pobreza.

De acuerdo con Saraví, la crisis del sentido de la escuela y el trabajo ha provocado mayor migración, actividades delictivas e ilícitas y conductas evasivas.

Numeralia

De la mitad de mexicanos que regresa a clases, uno de cada cuatro está en edad de cursar la educación básica (preescolar, primaria y secundaria).

El 73% de los alumnos de tercero de secundaria tienen más años de escolaridad que sus padres.

Más de la mitad de los jóvenes que estudian secundaria, se encuentran en los niveles más bajos de aprovechamiento según las pruebas de español y matemáticas de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE).

De acuerdo a la prueba internacional PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) más de la mitad de los estudiantes mexicanos de 15 años, no entienden lo que leen y no pueden resolver problemas simples de matemáticas.

Alumnos poblanos de primaria y secundaria presentarán la prueba Enlace

.

Cerca de un millón 200 mil alumnos poblanos de primaria y secundaria presentarán la prueba de Evaluación Nacional de Logro Académico (Enlace), del 23 al 29 de abril, según lo dio a conocer la Secretaría de Educación Pública (SEP) en Puebla en el boletín publicado este 19 de abril.

El documento señala “Cabe recordar que serán evaluados alumnos de todos los grados de nivel primaria y secundaria en 7 mil escuelas en el estado”, sin embargo a nivel nacional la SEP federal (en su portal de internet) anotó que como todos los años será aplicada de tercero a sexto de Primaria y Secundaria.

Enlace es una prueba censal, es decir que se aplica en todas las escuelas a nivel nacional (lo que la hace única en su tipo en México), y se aplica anualmente desde el 2006 a los alumnos de tercero a sexto de Primaria y tercero de Secundaria, en escuelas públicas y privadas. La novedad para este año es la ampliación de su cobertura a los tres grados de secundaria.

En su primera edición se evaluaron las asignaturas de Matemáticas y Español como básicas. En 2008, además de las básicas se incluyó Ciencias Naturales como adicional. En este año será Formación Cívica y Ética, en el 2010 Historia y en el 2011 Geografía. Se planea que para el 2012 se reinicie el ciclo con Ciencias Naturales.

La aplicación de Enlace del año pasado se extendió a la educación media superior, al evaluar a alumnos del tercer grado de Bachillerato (quienes en este año respondieron la prueba en los primeros días de abril).

La finalidad de esta prueba es valorar el resultado del trabajo escolar, es decir medir conocimientos y habilidades definidos en los planes y programas oficiales. Los resultados están clasificados en los niveles de «insuficiente», «elemental», «bueno» y «excelente».

Los maestros aplicarán la prueba Enlace a grupos de alumnos que no son los suyos, bajo la supervisión de los padres de familia, observadores ciudadanos y coordinadores de aplicación, quienes trasladan los materiales y levantar las actas del proceso.

Los resultados de la aplicación 2009 se darán a conocer en la última semana de agosto, en la página de internet de la SEP federal www.enlace.sep.gob.mx.

Para este año, la SEP tuvo que posponer la prueba en Aguascalientes (se aplicará en mayo) y Tabasco (se aplicará en junio). Para estas entidades se elaboró un examen diferente a los que se aplicarán esta semana, a fin de que no haya alguna filtración de datos.

En Michoacán, a pesar de tener los materiales listos para la realización de la evaluación, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación señalaron que no dejarán aplicar la prueba. En esa entidad nunca se ha realizado esta evaluación.

En el estado de Puebla, el representante de los maestros disidentes de la sección 23, Gilberto Maldonado, señaló que pese a las sanciones previstas por la SEP estatal, cerca de 20 mil maestros dejarán de aplicar la prueba, debido a que consideran que forma parte de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), a la que se oponen.

Desempeño de los alumnos poblanos:

Desde el inicio de la aplicación de esta prueba, Puebla avanzó cinco posiciones, al pasar del lugar 29 al 24. El gobierno del estado ha señalado que se pretende alcanzar el lugar 20 al 15 para el final del sexenio.

En cuanto a los niveles de aprovechamiento, en 2008, casi 50 de cada 100 de los 460 mil alumnos de primaria evaluados alcanzaron el nivel elemental en matemáticas; 23 de cada 100 estuvieron clasificados en el insuficiente, mientras que sólo 4 de cada 100 se consideró excelente.

En secundarias, en la misma evaluación, 53 de cada 100 de los 92 mil alumnos que presentaron el examen fueron clasificados en el nivel insuficiente en matemáticas; 37 de cada 100 en el elemental; mientras que casi uno (0.7) de cada 100 en el excelente.

Efectos inflacionarios de la evaluación

.

Del año 2006 al 2008, los alumnos de primaria del país, aumentaron 48.515 puntos en matemáticas y 48.388 puntos en español, según la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE). Pero ¿ha habido incremento en las competencias de los alumnos, se ha avanzado efectivamente en los resultados educativos o los alumnos han aprendido a contestar los exámenes?

ENLACE es una prueba que se aplica en todas las escuelas del país a estudiantes de 3º a 6º de primaria y 3º de secundaria. Esta evaluación fue realizada por primera vez en 2006 (en las áreas de español, matemáticas y, en 2008, se agregó ciencias naturales) y es anual. La Dirección General de Evaluación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) es la encargada de ella.

El aumento de puntos observado de 2006 a 2008 no necesariamente implica una mejora en las habilidades lectoras y matemáticas, puede ser que se presente un efecto inflacionario de los resultados. Una explicación es que la recurrencia de estas evaluaciones enseña a los alumnos a contestar los exámenes (cuando de manera repetitiva se les presentan un determinado tipo de prueba), además de que se incentiva a las escuelas para que sus estudiantes obtengan buenas calificaciones, independientemente de que esto vaya o no asociado con el aprendizaje real. Por tanto, los resultados obtenidos hacen parecer que ha habido un aumento de conocimientos sobre los ámbitos evaluados, cuando en realidad ha habido un incremento en la disposición y el aprendizaje para responder a las pruebas: se ven cambios en los números, pero no cambios en los aprendizajes reales.

Cada año en ENLACE se observa: a) los rankings de escuelas publicados en los medios de comunicación, b) se han asociado consecuencias monetarias para los docentes de acuerdo con las puntuaciones de sus estudiantes, y c) se premia, públicamente, a los estudiantes con las puntuaciones más altas. Todos estos elementos han provocado que las escuelas quieran aparecer como las mejores.

El Dr. Eduardo Backhoff, en el “Estudio comparativo del aprendizaje en sexto de primaria en México 2005-2007: Español y Matemáticas” del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), es de los primeros en México en señalar este efecto y cita a Kortez y Hamilton (2006):

  • Las evaluaciones de gran escala, cuando se utilizan de manera repetida producen una inflación en los resultados de aprendizaje.
  • El tamaño de la inflación de los resultados de logro educativo es muy difícil calcularlo, por lo que es complicado conocer el rendimiento real en un lapso de tiempo.
  • La familiaridad de los estudiantes con las demandas de las evaluaciones explican en gran parte dichas ganancias.
  • En algunas ocasiones, la familiaridad con las evaluaciones pueden incrementar la validez de las puntuaciones, pero a su vez decrementar la validez del beneficio.
  • En periodos cortos de tiempo (menos de cuatro años) no es creíble observar ganancias reales en los aprendizajes en un sistema educativo.
  • Es importante que el Estado no invierta recursos económicos en premiar a las escuelas o a los docentes por resultados espurios, ya que desperdicia el recurso y manda mensajes equivocados a la comunidad educativa y al país en general.
  • Es importante que se descuenten las ganancias observadas en los primeros años de evaluación y evitar que se utilicen como evidencia de logros educativos.

Las evaluaciones de gran escala, no solamente ENLACE, también los Exámenes de Calidad y Logro Educativo (EXCALE) del INEE, el Programa para la Evaluación para Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), el SERCE coordinado por el Laboratorio Latinoamericano para la Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE), entre otras; definitivamente tienen un efecto inflacionario, sin embargo es muy difícil determinar el efecto real del aprendizaje con respecto al inflacionario. No se puede afirmar categóricamente que no ha habido avances en los aprendizajes, aunque tampoco se puede saber con exactitud cuáles han sido.

Con lo que tienen que pasar los niños (con todas estas pruebas) no es extraño pensar que ha habido un aprendizaje en el sentido real de habilidades, sino en llenar bolitas.

Para poder determinar el valor inflacionario y el real es necesario hacer estudios transversales, de tendencias y, sobre todo, longitudinales, que den información más veraz.

Las evaluaciones educativas en México

.

Mientras que por mucho tiempo no se hicieron evaluaciones en México, en la actualidad enfrentamos un fenómeno inverso: se evalúa todo, aunque sin un plan bien definido. Los alumnos de educación básica deben contestar hasta cinco pruebas en un ciclo escolar.

A partir de la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), en 2002, se inició el proceso para la elaboración de los Exámenes de Calidad y Logro Educativo (EXCALE), las cuales se empezaron a aplicar (de manera muestral) a partir de 2005. Actualmente se aplican a preescolar, 3º y 6º de primaria, así como a 3º de secundaria.

La Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), es una prueba, censal, del Sistema Educativo Nacional que se aplica a estudiantes de 3º a 6º de primaria y 3º de secundaria, de todas las escuelas del país (incluyendo escuelas indígenas, cursos comunitarios y telesecundarias). Esta evaluación fue aplicada por primera vez en 2006 y es responsabilidad de la Dirección General de Evaluación de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Además de estas dos macro evaluaciones nacionales, se siguen aplicando otras pruebas como Instrumento de Diagnóstico para los Alumnos de Nuevo Ingreso a Secundaria (IDANIS), a todos los estudiantes que concluyen el sexto grado de educación primaria para su ingreso a secundaria.

La Prueba de Factor de Aprovechamiento Escolar de Carrera Magisterial evalúa, por medio de un examen aplicado a los alumnos de los maestros participantes en carrera magisterial, los aprendizajes que los alumnos han obtenido en su grado o asignatura.

En el plano internacional, dos son las evaluaciones que sobresalen: El Programa para la Evaluación para Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), aplicada a jóvenes de 15 años, independientemente del grado escolar que cursen, y el SERCE coordinado por el Laboratorio Latinoamericano para la Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE), que es un proyecto desarrollado por la Oficina Regional de la Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO. El laboratorio funciona como una red de sistemas de medición y evaluación de la calidad de la educación. Se aplica pruebas de lectura, escritura y matemáticas a estudiantes de 3° y 6° de primaria, e identifica los factores asociados al aprendizaje mediante cuestionarios dirigidos a estudiantes, docentes y directivos.

De manera local, hay muchas entidades que aplican sus propias pruebas estatales, se aplican pre-pruebas para PISA y para ENLACE, así como otras con diferentes características y finalidades.

Además de que ahora se tiene el problema de aplicar pruebas a todas horas y con todo tipo de finalidades, hay que agregar los costos. Se conoce con claridad lo que se invierte en ENLACE que tiene un costo de 200 millones de pesos, así como el gasto que se genera con PISA, en donde el gobierno mexicano debe pagar un millón de dólares por el derecho a participar en la prueba. (Milenio, 11 de diciembre de 2008).

México no necesita más exámenes, ni conocer que el sistema educativo está mal. Se requiere una política evaluativa que integre todas estas tendencias, de tal manera que no se gaste tanto en exámenes que arrojan resultados muy semejantes. Se requiere igualmente una política educativa que efectivamente integre los resultados de estas pruebas, para que además los profesores las consideren en su quehacer pedagógico. De lo contrario, sin control, tanta evaluación se convierte en un problema.
http://www.inee.edu.mx

Maestros de México: ganan más, pero enseñan peor, por culpa del SNTE

.

A pesar de que México ya destina al sector educativo el 7.07 % del Producto Interno Bruto (PIB), la educación en nuestro país sigue siendo inequitativa y de baja calidad. 

El promedio de 7.0 del PIB rebasa el 6 % recomendado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y, a pesar de ello, persisten problemas graves de deserción, bajo nivel de aprovechamiento, entre otros.

En educación primaria la cobertura es de casi 100% y en preescolar de 70% aproximadamente. Pero no ocurre lo mismo con los demás niveles.

Además, pese a tales niveles de cobertura, la deserción es severa. En primaria, abandonan 22 de cada 100 alumnos. En el paso de la primaria a la secundaria, el número aumenta a 32; pero, además, de los 68 que siguen estudiando sólo egresa la mitad. Al ingresar a bachillerato desertan otros 10 y, si lo hacen a la preparatoria, el promedio de abandono es de 16; de tal forma que de los 100 iniciales sólo 24 completan el nivel medio superior. De éstos, 21 alumnos llegan a la universidad, pero sólo 14 la terminan.

Por otra parte, existen grandes rezagos en el aprendizaje de español y matemáticas, ya documentados ampliamente tanto la Secretaría de Educación Pública (SEP) como por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), a partir de los resultados de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace) y de los Exámenes para la Calidad y el Logro Educativos (Excale) y los resultados de PISA (analizados por Consultoría Contracorriente en trabajos anteriores).

Los recursos destinados a la educación en México son incluso mayores que en España y Canadá (según los Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2006). Sin embargo, el problema principal radica en que casi la totalidad se destina al gasto corriente. 

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras otros países destinan 8.2% de su presupuesto educativo a infraestructura (salones, baños, bancas, laboratorios, y otros apoyos), México sólo canaliza 2.8% (denominado gasto de inversión). Del total de gasto corriente, 90.8% se va a compensaciones del personal (que incluye tanto salarios base como compensaciones adicionales que se dan a los profesores), dejando para otros gastos, como materiales educativos, el 6.4 sólo en el caso de primaria.

Según la directora adjunta de la secretaría general de la OCDE, Gabriela Ramos, todo esto genera una debilidad estructural porque no hay un equilibrio en los gastos educativos; además, se carece de un sistema para detectar a los mejores maestros y premiarlos; finalmente, el incremento presupuestal no se refleja en mejores resultados.

De acuerdo con el anuario 2005 de la OCDE, los salarios de los profesores mexicanos, en términos nominales, son los más altos de los países registrados en la organización. Pero en relación con el poder adquisitivo de nuestro país, están entre los más bajos.

Por otra parte, no existen evaluaciones sobre el desempeño del profesorado en México, porque sólo se mide a los alumnos y los programas. Pero la evaluación del programa Enciclomedia —a la cual tuvo acceso Consultoría Contracorriente— reveló que 6 de cada 100 profesores de primaria no tuvo noción de lo que es una escala, sólo 16 de cada 100 pudo interpretar información contenida en una tabla y 29 de cada 100 supo el significado de una fracción.

Con motivo de la presentación de los resultados de la evaluación de Enciclomedia a 131 mil docentes, Gilberto Guevara Niebla, director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores señaló que nuestro país tiene maestros de “mediana calidad”. 

El profesor se encuentra en el centro del aprendizaje, pero en el caso de México no tiene los incentivos para apoyar a que los alumnos tengan mejores logros. Si bien se reconoce que los docentes han elevado, de manera importante su escolaridad, sólo 60% cuenta con licenciatura, cuando en casi todos los países pertenecientes a la OCDE la totalidad tiene este grado.

Los maestros no son los únicos responsables del consumo del presupuesto en educación y de su mala calidad, tenemos también al sindicato. El SNTE privilegia los criterios políticos por encima de los educativos.

Prueba de la gran fuerza política del SNTE es que de los 152 mil millones que se canalizan a la Secretaría de Educación Pública (SEP), 61 mil millones (40.13%) se utilizan para “servicios personales”, según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2007.

El SNTE es la organización sindical más grande de Latinoamérica con un millón 200 mil agremiados, comandados por la maestra Elba Esther Gordillo. Su importancia política ha quedado de manifiesto en diversos comicios como los de Baja California, así como en las últimas elecciones federales. De hecho han creado su propio partido político: Nueva Alianza.

Su influencia, incluso, llega a esferas de gobierno, influyó en la designación de José Fernando González Sánchez, yerno de la maestra Gordillo, como subsecretario de educación básica, así como de otros tres directores generales de la subsecretaría en mención, los cuales mantienen una relación directa con el sindicato.

El gremio es uno de los que manejan la mayor cantidad de cuotas sindicales, mismas que son descontadas por la SEP del sueldo de los trabajadores sindicalizados, sin que ellos puedan oponerse.

Si se toma en consideración que cada trabajador aporta 1% de su salario mensual (se calcula una aportación de al menos 40 pesos al mes), podemos estimar que las cuotas sindicales (si sólo se tomara al nivel de primaria en el estado de Puebla, cuyo registro es de 23 mil 986 docentes, pertenecientes a escuelas públicas), asciende a casi un millón de pesos mensuales y 11 millones 513 mil 280 pesos anuales. A nivel nacional los cálculos son, por lo menos, de 40 millones de pesos al mes, es decir, 480 millones anuales.
En 2005, la SEP destinó a este gremio, por el concepto de “acuerdos”, 900 millones de pesos correspondientes a compensaciones y estímulos a la labor.

Este sindicato, tiene como privilegio la “repartición” (que en realidad son “ventas”) de más del 50% de las plazas de nueva creación en escuelas de educación básica. Además controla la gestión de créditos financieros o de vivienda ante las autoridades del Instituto del Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o la SEP, cuyos montos no son cuantificables.

En suma, los profesores mexicanos de “mediana calidad” son responsables del consumo de la mayor parte de los recursos destinados a la educación, pero no son los únicos que consumen estos recursos económicos, pues una buena parte va al SNTE.