Publicaciones etiquetadas ‘Estados Unidos’

Requerimientos para el éxito laboral

.

La educación y la juventud son los requerimientos fundamentales para tener éxito laboral, según el estudio Income Gap Starters de la organización WageIndicator (con sede en Amsterdam).

El estudio fue realizado en el 2010 e incluyó 14 países: Argentina, Bélgica, Brasil, Bielorrusia, Colombia, Francia, Alemania, Indonesia, Kazakstán, México, Países Bajos, España, el Reino Unido y los Estados Unidos.

Según los datos presentados, el salario está directamente relacionado con la experiencia de trabajo. Se compararon los salarios percibidos por los más jóvenes (18 a 25) en referencia a los de 32 a 40 y más de 50 años.

Los jóvenes, con frecuencia, comienzan trabajando en actividades diferentes a sus habilidades educativas y por ello sus salarios son muy bajos.

La situación cambia en los primeros años de carrera, en trabajos que demandan técnicas más desarrolladas; los salarios aumentan más rápido. En contraste, cuando la gente comienza a envejecer deja de tener aumentos salariales e incluso decrementos en muchas ocasiones.

Un dato relevante es el de que los salarios para los jóvenes y maduros doblan a los de edad más avanzada en Brasil, México e Indonesia. Los salarios tienden a aumentar en un paso lento (o aún disminuirse) entre la edad madura y el envejecimiento.

 

La primera gran conclusión se refiere a la comparación entre los países desarrollados y los emergentes, como era de esperarse, los jóvenes de países desarrollados de reciente incorporación al mercado laboral ganan dos o tres veces más que aquellos que viven en países emergentes.

Mientras el salario por hora (corregido por la paridad del poder adquisitivo, PPP por sus siglas en inglés) se extiende en los países emergentes de 1.85 dólares a 5.06 dólares, esto va de 8.78 dólares a 13.05 dólares en naciones desarrolladas.

De los catorce países, Bélgica paga los salarios más generosos: sobre promedio 13.05 dólares por hora, estrechamente seguida del Reino Unido. Por el contrario, Indonesia expone el sueldo medio por hora más bajo de la muestra: 1.85 dólares. Los jóvenes en los Estados Unidos ganan 11.88 dólares redondos por hora, dos a cuatro veces más que en América Latina, Kazakstán y Bielorrusia, y seis veces más que en Indonesia.

En México se observa que el salario con el que inician los jóvenes 4.62 dólares por hora es menor al promedio de los catorce países que es de 7.50 dólares. Sin embargo, el ritmo de crecimiento, conforme se va aumentando en edad y en experiencia es constante, llegando a representar el 154.76% de aumento de los jóvenes de 18 años a los de más de 50.

México, con menor desarrollo científico

.

Aunque México presentó un crecimiento del 70%en la década comprendida entre 1997-2007, se encuentra en el grupo de países con menos de 20 patentes registradas, junto a Grecia, Islandia, Polonia, Portugal, República Checa y República Eslovaca.

El indicador de patentes registradas es utilizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para medir el desarrollo científico de una economía; este indicador se basó en el registro y certificado de las patentes.

La OCDE presentó la información de las patentes triádicas (relacionadas con invenciones y son las consideradas de más alto valor). Éstas son concedidas con efectos conjuntos de las oficinas: the European Patent Office (EPO), the Japan Patent Office (JPO) and the United States Patent and Trademark Office (USPTO); considerados de los países más importantes en este ámbito.

En los resultados de los 30 países miembros y algunos invitados se observó que se registraron alrededor de 52 mil patentes triádicas en 2007.

Los países que registraron el mayor número de patentes en ese año fueron Estados Unidos, Japón y Alemania; aunque en el primer caso se ha visto una disminución en el registro de patentes. Estados Unidos pasó del 33.4 % registrado en 1997 al 31 %. Fenómeno similar sucede en Europa que ha tendido a disminuir sus registros, perdiendo más de 3 puntos porcentuales. En tanto que Japón, después del 2000 se ha estabilizado e incluso registra un aumento del 1%.

En cuanto a los países latinoamericanos, Brasil superó a México con 48 registros, en tanto que Chile sólo cuenta con 5 registros.

Cuando estas patentes se observan con respecto a su correspondencia por cada millón de habitantes, es decir proporcional, los datos varían y México se coloca en la última posición, con 0.2%

 México es superado por India, Chile e incluso por Turquía. Mientras que los países más inventivos son Suiza, Japón, Suecia y Alemania en 2007. Los valores más altos son registrados en Suiza (118) y Japón (115). Las proporciones para Austria, Dinamarca, Finlandia, Israel, Corea y Países Bajos están también encima del promedio de OCDE (42).

Nuevo perfil de los mexicanos en EU

.

Profesionistas y pequeños empresarios son los nuevos migrantes mexicanos que se van para los Estados Unidos (EU) en busca de mejores salarios, según el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME).

En entrevista con Excélsior, el Embajador Carlos García de Alba Zepeda, director ejecutivo del IME, explicó que las nuevas generaciones de migrantes han salido de las grandes ciudades en lugar de pueblos marginados del interior de la República: “Hoy emigran profesionistas, hoy emigran pequeños empresarios, hoy emigran mujeres, hoy emigran niños, es un perfil completamente distinto al que migraba solamente el varón y básicamente migraba solo y además iba y venía continuamente, cruzaba la frontera varias veces al año».

Rodolfo Tuirán, Subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), dio a conocer algunas cifras de profesionistas mexicanos en los EU: de los 865 mil profesionistas que están en ese país, 53 % cuentan con licenciatura, 14 % con maestría o doctorado y 31 % son técnicos superior universitario, según información publicada en Reforma (3 de mayo, 2010).

Tuirán señaló que la estadística no permite identificar si estos profesionistas estudiaron en México y después emigraron o si se prepararon en Estados Unidos y se quedaron a trabajar ahí. Lo que sí se puede desprender de esta información es que aproximadamente uno de cada tres profesionistas son hijos de estadounidenses o están naturalizados, por lo que se deduce que son producto de una migración de muchos años; mientras que 2 de cada 3 son todavía mexicanos residentes en EU.

En el periodo 2006-2008, ingresaron alrededor de 15 mil mexicanos profesionistas por año.

Parece existir la idea de que en EU, realizando una tarea semejante, pueda obtener 6 y hasta 8 veces el ingreso que se puede obtener en México. Sin embargo, estos profesionistas no siempre realizan trabajos para los que están capacitados, sino otras actividades que les pueden representar ingresos mayores o también es muy común que estén desempleados.

EU es un país que atrae a estudiantes, ya que en él se encuentran 13 de las 20 mejores universidades, lo que crea condiciones para la atracción e incluso para la permanencia de profesionistas.

Según datos de la SEP, hay 12 mil 500 estudiantes en Europa y 13 mil 500 en EU, cursando estudios de licenciatura, maestría o doctorado.

 

Fuga de cerebros, en busca de la calidad

.

Segunda Parte

Más de 2 mil 100 becarios no regresaron a México desde que inició el programa de becas al extranjero, en 1971, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La falta de oferta de estudios especializados y de calidad en México obliga a los jóvenes a salir del país mediante una beca; sin embargo, muchos de ellos no regresan.

En los últimos cinco años la llamada “fuga de cerebros”, de estudiantes becados al extranjero que no regresan al terminar sus estudios, mantuvo su tasa del 6%, aunque durante este periodo se incrementó el número de becarios por lo que también aumentó el número de estudiantes que se quedaron en otros países.

Según el Programa Nacional de Posgrado de Calidad (PNPC) del Conacyt, de mil 62 programas de especialización, maestría y doctorado que son acreditados de calidad, sólo 73 son de competencia internacional, lo que equivale a decir que únicamente 7 de cada 100 programas tienen calidad internacional.

El panorama de las instituciones en este país que tienen programas de competencia internacional es el siguiente:

Como se observa, las entidades federativas en donde se concentran las instituciones que tienen programas de calidad internacional son el D. F y el Estado de México. En el resto del país, como en Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas, sólo se cuenta con un programa de este tipo.

Existen estados en los que ninguna institución imparte estudios con calidad internacional, según el padrón del Conacyt, como es el caso de la región Puebla-Tlaxcala-Oaxaca-Veracruz:

La falta de programas de calidad de competencia internacional es una de las razones que obliga a muchos estudiantes a buscar un programa de estudios de calidad en el extranjero.

Entre las razones por las que los jóvenes se quedan en países con mayor desarrollo que México, están los mejores salarios que les ofrecen, la posibilidad de trabajar en laboratorios equipados con tecnología de punta y en proyectos de investigación de vanguardia mundial.

Agregado a lo anterior hay que mencionar que aunque el Conacyt incluye una carta compromiso de regreso al país, no existe algún mecanismo legal que obligue a los estudiantes a retornar a México después de obtener un título de posgrado.

Las condiciones que se les exigen a los becarios es dedicar tiempo completo a los programas de estudios, mantener calificaciones con un promedio mínimo de ocho y no reprobar materia alguna.

Una vez concluidos los estudios, entra en vigor el Programa de Repatriación, del mismo organismo, el cual establece mecanismos para el regreso de los científicos al país, el problema es que sólo está dirigido a científicos consolidados. El programa ha tenido recortes presupuestales durante algunos años.

En los últimos cuatro años, la fuga de talentos se dio hacia países como Estados Unidos, España, Francia, Canadá, Alemania y Gran Bretaña.

En el año 2000 el Conacyt, con motivo de los 30 años del programa de becas, realizó un estudio que arrojó los siguientes datos: las dos terceras partes de la “fuga de cerebros” mexicanos residía en Estados Unidos; 26% en Europa y el resto en Canadá y otros países.

Fuga de cerebros, fuga de capitales

.

Primera Parte

Anualmente abandonan el país más de 20 mil mexicanos calificados, lo que le cuesta arriba de 100 mil millones de pesos a México, según datos dados a conocer durante el seminario “Fuga de cerebros, movilidad académica y redes científicas”, realizado durante el mes de marzo de este año en la ciudad de México.

En promedio, la mitad de los estudiantes que salen al extranjero a estudiar algún posgrado se queda en esos países, en busca de mejores ofertas laborales, salarios más elevados y mejores oportunidades de desarrollo profesional. A lo anterior hay que agregar que en el país priva un ambiente de falta de oportunidades, desempleo, carencia de infraestructura que acoja a esos mexicanos, escasez de plazas en las universidades públicas.

Los principales destinos de los emigrantes al extranjero, lo constituyen los Estados Unidos y Europa:

Por cada cinco personas con maestría y tres con doctorado que están en México, hay un mexicano en Estados Unidos y las tendencias indican que las cifras irán en aumento.

Según el subsecretario de Educación Superior, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, la fuga de profesionistas mexicanos -aproximadamente 575 mil- cuestan al país la cuarta parte del presupuesto que se destina a la Secretaría de Educación Pública (SEP – 438 millones de pesos) y es cuatro veces mayor al presupuesto asignado a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM- 24 mil 337 millones 73 mil 934 pesos).

Los costos se calculan bajo la premisa de que un estudiante en México cuesta anualmente 45 mil pesos en una institución pública de estudios superiores (y una carrera tiene una duración promedio de cuatro años), a esta cifra hay que agregar los gastos de la educación básica y media superior.

Eso significa que el costo, por más de medio millón de profesionistas en el extranjero, es de unos 103 mil millones de pesos.

Así que la “fuga de cerebros” representa la pérdida de la inversión (capital económico) hecha en la formación de esos estudiantes, pero además constituye una fuga de capital humano también importante para el desarrollo del país.

Recientemente, con el fin de conocer el tamaño de la fuerza científica del país, se han realizado algunos estudios que miden el número de científicos activos, de proyectos en marcha, de publicaciones, de estudiantes graduados, entre otros; los resultados sólo ratifican lo ya sabido: México no invierte lo suficiente en ciencia.

Mientras en México sólo hay una persona trabajando en ciencia y desarrollo por cada 10 mil habitantes, en Alemania hay 20, en Japón 36, en Israel 40 y en Estados Unidos 42. Lo anterior puede ser leído que un científico mexicano es 20 veces más importante que en Alemania ó 42 veces más importante que en Estados Unidos.

Por lo anterior, podría suponerse que los científicos deben ser una prioridad y por tanto el problema de la “fuga de cerebros” ser atendido por las instancias gubernamentales a las que les compete, además de esperarse que los académicos llamaran la atención de las autoridades de México a resolver este urgente problema; pero la realidad es que esto no es así.

La política de México ante el problema de la “fuga de cerebros” ha transitado de la falta total de reconocimiento de su existencia al desdén por él. Sin embargo, el problema no sólo existe desde hace muchos años, sino que amenaza con acrecentarse.

Magdalena Fresán, rectora de la UAM-Cuajimalpa, señaló en el seminario, que es necesaria una política de migración y de atracción, porque en una década habrá un relevo generacional en la planta académica en las instituciones educativas, debido a que en la actualidad el promedio de edad de sus investigadores es de 55 años.

Tres de cada diez mexicanos con licenciatura se irían a otro país, si pudieran

.

Alrededor de 46 % de la población de México se iría a Estados Unidos si pudiera, buscando sobre todo empleo y mejores ingresos.

Según el estudio “Pew Hispanic Center”, el cual –con base en encuestas telefónicas- muestra la opinión de los mexicanos, publicó a finales de 2005 un sondeo en el cual casi cinco de cada 10 jóvenes entrevistados afirmaban estar dispuestos a irse del país (no sólo a los Estados Unidos sino a otros destinos).

Las estadísticas sobre las intenciones de emigrar por falta de trabajo o buenas condiciones de vida indican que de las personas que no tienen alguna formación profesional, 46% se iría, 52% no se iría y 2% no sabe.

Y de los que tienen algún tipo de preparación (12% con licenciatura), 33 % se iría a Estados Unidos, 62% no se iría y 3% no sabe.

Los motivos para la migración son en su mayoría para buscar trabajo y mejoras económicas. La gente no encuentra empleo en el país y tiene la percepción que los que se van consiguen oportunidades en el extranjero y pueden mandar dinero al resto de su familia.

Aunque los datos muestran que entre más estudios se tengan, la intención de dejar el país disminuye, sin embargo el porcentaje sigue siendo alto: 3 de cada 10.

De acuerdo con estadísticas oficiales del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, aproximadamente 836 poblanos con licenciatura (pasantes o titulados) están registrados como residentes de los Estados Unidos (según la matrícula de 2006) tras haber emigrado por razones económicas o sociales.

La sola intención de dejar el país es indicador de lo que están pasando los jóvenes de este país, aun contando con formación profesional.

Ranking mundial de universidades

.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se posicionó en el lugar 150 del World University Ranking, elaborado por el Instituto de Educación Superior de la Universidad Jiao Tong, de Shanghai (UJTS), de acuerdo con su última actualización, publicada el 9 de octubre de 2008.

En esta emisión, la UJTS evaluó a más de seiscientas universidades en todo el mundo y, dentro de los resultados, ninguna universidad latinoamericana se encuentra entre las cien primeras posiciones. Sin embargo la UNAM se posicionó en el lugar 150, consolidándose así en la mejor de América Latina.

El ranking de la UJTS se elaboró tomando los siguientes criterios: las publicaciones en revistas científicas, los premios recibidos tanto por alumnos como por profesores, la difusión de sus investigaciones, además del funcionamiento académico con respecto al tamaño de cada institución. La máxima calificación  posible es de 100 puntos.

Se destaca que en su última edición (2008) se plantea un panorama diferente en América Latina con respecto a los resultados de 2007. El año pasado la mejor posicionada fue la Universidad de Sao Paulo, Brasil, seguida por la Universidad de Buenos Aires, Argentina. En aquella ocasión la UNAM apareció como la tercera mejor institución a nivel superior en América Latina, seguida por la Universidad Católica de Chile.

En 2008, la UNAM subió 42 posiciones, al pasar de la posición 192 al 150 y se posicionó en el primer lugar en América Latina, seguida por las universidades de Brasil y de Argentina.

Las 10 mejores universidades del mundo, según el listado de la UJTS, son:

El panorama no sólo es diferente para América Latina, ya que en la edición pasada, se señaló que la mayoría de las universidades mejor posicionadas se encontraban en Estados Unidos, país que concentra al 53.5% de las primeras cien del ranking y al 32.7% de la lista de 500. En 2008, el porcentaje de mejores universidades en ese país disminuyó a 38 % de las primeras cien.

El segundo país con el mayor número de universidades dentro de esta selección era el Reino Unido: 10.9% de las primeras cien instituciones se encontraban en este país. Este porcentaje aumentó este año hasta llegar al 17 %.

En el caso de México, la única universidad que figura dentro del ranking es la UNAM y su clasificación obedece a que obtuvo una puntuación de 60.9:

La escuela: medio para prevenir el suicidio infantil Parte I

.

Aunque los niños experimentan tristeza y soledad, sólo un reducido número de ellos sufren depresión crónica.

La depresión es un trastorno afectivo que se ve reflejado en el comportamiento.

Los síntomas más comunes–según la American Psychiatric Association– son:

* Incapacidad de concentrarse
* Sentimientos de desamparo
* Cambios en el peso
* Problemas de insomnio
* Inactividad o hiperactividad
* Pensamiento lento
* Falta de motivación
* Fatiga
* Incapacidad de divertirse
* Pensamientos relacionados con la muerte

Es difícil diagnosticar en los niños la depresión, incluso algunos expertos afirman que este trastorno no se presenta antes de la adolescencia. Sin embargo si se observan más de dos de las características anteriores por un periodo mayor a dos semanas, debe remitirse al menor con algún especialista.

La depresión tiene consecuencias serias, al igual que otros problemas de salud. Se asocia a un deficiente rendimiento escolar, abuso de sustancias tóxicas, violencia, ansiedad, trastornos alimenticios e ideas suicidas. Si los niños no son atendidos, es muy probable que el problema persista hasta la edad adulta.

La depresión puede llevar al suicidio. Según la Chidren’s Defense Fund, se estima que tan sólo en los Estados Unidos seis niños cometen suicidio diariamente.

Este fenómeno social en México, se ha convertido en problema de salud y va en aumento de manera notoria. En las zonas urbanas se registra el mayor número de suicidios e intentos de suicidio. Las estadísticas indican que siete de cada diez ocurren en estas áreas. En los últimos años el fenómeno social ha crecido en promedio 4 por ciento.

Según el INEGI, durante el 2003 ocurrieron 3 mil 327 suicidios, en promedio, 104 en cada estado de la República. Estos casos fueron los que se concretaron; por lo que toca a intentos se reportaron 222.

Jalisco es la entidad con mayor número de suicidios, al concentrar 9.3%; Veracruz 8.5; Distrito Federal 6.6; Chihuahua 5.4; Guanajuato, Nuevo León y Sonora 5; Yucatán 4.9, y Tabasco 4.5 por ciento.

No obstante, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) asegura que en algunas entidades federativas, las tasas de suicidio infantil se han triplicado durante los últimos años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y Organización Panamericana de la Salud (OPS) indican que en Latinoamérica y El Caribe hasta 3 de cada 10 personas presentan algún problema de salud mental. En una encuesta de adolescentes escolarizados de nueve países de El Caribe se evidenció que 12% de los encuestados había intentado suicidarse y 50% había tenido síntomas de depresión.

Se han hecho investigaciones profundas sobre las causas del suicidio. Hasta el momento no existen conclusiones definitivas.

Algunos expertos en la materia, como los adscritos a la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, como la catedrática Aída Valero Chávez, aseguran que en México han aumentado de manera preocupante los suicidios en niños y adolescentes. Las principales causas para atentar contra la vida son los problemas sentimentales, económicos; depresión, esquizofrenia y trastorno bipolar.

Las mujeres intentan más frecuentemente el suicidio pero son los hombres los que logran con mayor frecuencia su intento. Los homosexuales y las lesbianas presentan una tasa muy elevada de intentos de suicidio. Pueden atentar contra su vida desde la infancia, sin embargo, el riesgo aumenta desde que inician la adolescencia.

Gasto corriente absorbe 99% de presupuesto educativo

.

A pesar de que el gobierno federal destina 25% de su gasto total a la educación (519 mil millones de pesos en 2007), la mayor parte de estos recursos (el 99.6%) se utiliza para sueldos y prestaciones del magisterio y la burocracia, por lo que los gastos de operación e inversión, las innovaciones pedagógicas y de investigación se quedan prácticamente sin presupuesto.

Esto explicaría que, a pesar del monto destinado a educación por el gobierno federal (que supera incluso a los de Canadá y España), el rendimiento de los alumnos mexicanos resulte insatisfactorio, como lo mostraron los últimos resultados de la prueba PISA o los obtenidos por las evaluaciones del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y la propia Secretaría de Educación Pública (SEP).

A esto se agregaría la falta de criterios objetivos del propio gobierno federal para asignar las partidas presupuestales a los estados, pues no existe correspondencia entre los fondos destinados a cada entidad federativa y su población escolar, lo que implica una distribución discrecional de los recursos.

A pesar de que el gobierno federal destina 25% de su gasto total a la educación (519 mil millones de pesos en 2007), la mayor parte de estos recursos (el 99.6%) se utiliza para sueldos, prestaciones del magisterio y la burocracia, por lo que los gastos de operación e inversión, las innovaciones pedagógicas y de investigación se quedan prácticamente sin presupuesto.

Aportaciones federales y estatales vs. calidad en el desempeño

En 2007, el 5.44 % del Producto Interno Bruto (PIB) se destinó a la educación con 519,023 millones de pesos, del cual 63.1% corresponde a educación básica, 19.2 % a la educación superior y 10.2% al nivel medio superior, el porcentaje restante (7.5) se destina a otros servicios educativos (según información del INEE. En las cifras estimadas a partir del 1er informe de gobierno de Felipe Calderón el porcentaje es de 6.9).

Si se compara el gasto de inversión que hace México con otros países, para el año 2004 (última información disponible en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, Indicadores 2006-2007) es equiparable al de Chile, superior al de Canadá y España e inferior al de Corea y Estados Unidos (todos estos países con resultados de aprovechamiento escolar superiores a los obtenidos por México).

El gasto público educativo de cada entidad federativa se compone por recursos federales, a través del FAEB, así como estatales y municipales. En el periodo 2000-2006, el grueso de recursos de origen federal fue de 77.9%, mientras que la participación promedio de las entidades fue de 22.1% (fuente: a-regional).

Tanto la asignación de recursos federales como la participación son diferenciadas. Las cinco entidades que mayores recursos recibieron de la Federación, en el ciclo escolar 2006-2007, fueron:


 

Las entidades con la mayor aportación al gasto educativo fueron el estado de México, Baja California, Chihuahua, Nuevo León, Jalisco, Sonora, Tabasco, Sinaloa, Guanajuato, Yucatán, Durango, Puebla y Michoacán (superior a 35%). Oaxaca no participó y Baja California Sur aportó menos del 2 por ciento.

Pese a las inversiones en educación, no se ha logrado elevar la calidad. Los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes (PISA) 2006 que realizó la OCDE muestran que el Distrito Federal, Querétaro, Aguascalientes, Nuevo León, Coahuila, Colima, Chihuahua, Sonora y estado de México son las entidades del país mejor evaluadas al ocupar las primeras posiciones. Los estados con peores desempeños fueron Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Guerrero, los cuales permanecen en ese orden en los últimos lugares de la prueba PISA 2006 en lo que se refiere a ciencias.

De los datos anteriores es posible clasificar a las entidades en cuatro grupos:

1.- Con promedios altos de asignación y resultados deficientes en las pruebas PISA, como es el caso de Veracruz, quien ocupa el tercer lugar en asignación federal y ocupa el lugar 29 en las pruebas PISA. En este grupo, Puebla se encuentra en el noveno puesto de asignación federal, con una participación estatal por arriba del promedio, pero ocupa el lugar 21 en el desempeño en PISA.

2.- Entidades en donde hay correspondencia entre recursos y buenos desempeños. Es el caso del Distrito Federal, con la puntuación más alta en PISA, además de tener la asignación más alta de recursos federales, aunque sus aportaciones estatales son bajas. El estado de México, que tiene una de las aportaciones federales más altas y cuya participación estatal está por arriba del promedio, obtuvo resultados superiores al promedio nacional.

3.- Las entidades en donde la participación estatal es baja y los resultados también. En este grupo sobresale Oaxaca, en donde no hay participación estatal y los resultados también son bajos. Baja California Sur posee aportación estatal baja y resultados que están por abajo del promedio nacional.

4.- Las entidades que tienen bajo recursos y buenos resultados: Aguascalientes, Colima, Nuevo León y Quintana Roo. Estos estados han tenido innovaciones pedagógicas e inversiones que van más allá del gasto corriente, factores que pueden explicar sus mejores resultados.

Matrícula vs. recursos

Sin fórmulas ni criterios objetivos para la asignación de los recursos, existen algunas incongruencias, como en el caso del estado de México que tiene la mayor matrícula del país con 2,557,116 alumnos y recibió un presupuesto de 17,290,483,689 pesos, es decir, que por cada alumno recibió 6,761.71 pesos, mientras que el Distrito Federal con una matrícula de 1,784,037 alumnos recibió 17,902,800 000 pesos, es decir 10,034.99 por alumno. En el caso de Puebla, recibió por alumno 5,876.83 pesos.

A partir de este análisis, se deduce que la mayor asignación de recursos no es condición suficiente para mejorar la calidad educativa. Primero se tienen que resolver los problemas del sistema a fondo y a continuación destinar los recursos.

Por otra parte, a mayor inversión debiera corresponder una mayor exigencia en cuanto a calidad, evaluación, rendición de cuentas y transparencia. Para mejorar la educación, el gobierno federal tendrá que optar por una fórmula transparente y criterios objetivos que no continúen con las inercias de temas financieros, además de soslayar una serie de trabas jurídicas que impiden hacer un gasto eficiente.

Ansiedad y autoestima en jóvenes mexicanos

.

En enero del presente año, la Fundación Implementación, Diseño, Evaluación y Análisis de Políticas Públicas (IDEA), publicó el estudio «La Educación Básica en México: clasificación estatal y recomendaciones«, en el que presenta el Índice de Calidad Educativa (ICE), que mide el desempeño de los sistemas educativos de las 32 entidades federativas de México:

Índice de Calidad Educativa- Primarias

De la gráfica destaca que Oaxaca es el estado con el peor ICE en nivel primaria, Puebla ocupa el decimoquinto lugar, y Tlaxcala el decimonoveno puesto, de los peores ICE.

Índice de Calidad Educativa - Secundarias

Tlaxcala se coloca como el estado con peor ICE, Oaxaca se coloca en el octavo puesto y Puebla se mantiene en el decimoquinto lugar, de los peores ICE en secundaria.

Los datos disponibles indican que el sistema educativo mexicano es de baja calidad pero que además, los estudiantes de la región Puebla-Tlaxcala-Oaxaca están rezagados en comparación con sus homólogos del país.

Uno de los elementos que más llama la atención es el comportamiento de Tlaxcala, que desciende del puesto decimonoveno, en primaria, al último en secundaria entre los estados de más bajo nivel de calidad en secundaria. Oaxaca se recupera al subir siete puestos, mientras que Puebla se mantiene en el decimoquinto lugar en ambos niveles.

Por otra parte, la aplicación reciente del examen estandarizado del Programme for International Student Assessment (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que México se encuentra en los últimos lugares internacionales en aprovechamiento escolar.

La gráfica muestra cómo, de una calificación máxima de 800 puntos, México promedia menos de 400 puntos en matemáticas y lectura, muy por debajo de otros países evaluados.

¿Qué factores están asociados con este fenómeno? Las explicaciones son múltiples y de diverso orden. Factores como la ansiedad, los profesores que se enojan y el nivel de escolaridad de los directivos son sólo algunos de los elementos que pueden explicar este fenómeno.

Por lo que hace a las actitudes de los adolescentes mexicanos, la hipótesis es que las actitudes son predisposiciones, aprendidas para pensar, sentir, percibir y comportarse hacia un objeto en referencia, este comportamiento puede ser favorable o desfavorable.

Con referencia a las matemáticas, jóvenes mexicanos de 15 años, a través de los cuestionarios aplicados en la evaluación de PISA, muestran un alto grado de confianza en sí mismos. México obtuvo una de las más altas calificaciones (0.175), solamente superado por Estados Unidos (0.253) y Canadá (0.187).

El programa es trianual, y evalúa a, con énfasis en un dominio diferente. El primer ciclo de aplicación fue en el año 2000 (que evalúa lectura), la segunda aplicación en 2003 evalúa matemáticas con una muestra de 29 mil 983 estudiantes, distribuidos en 31 entidades (en Michoacán no se aplicó). En 2006 se evaluó ciencias.

A partir de los resultados de 2003, se estableció que la interacción de actitudes, motivaciones y afectos interviene en el desempeño académico y en el aprendizaje permanente de los individuos, por lo que estos factores tuvieron un tratamiento especial.

Como los resultados que se muestran son opiniones de los estudiantes, es decir valoraciones subjetivas sobre procesos relacionados con la autorregulación, lo que los estudiantes dijeron puede ser o no congruente con el nivel de desempeño obtenido en la evaluación. Por ejemplo, los estudiantes mexicanos obtuvieron un alto índice en motivación, sin embargo el nivel de desempeño global de matemáticas fue uno de los más bajos.

Las pruebas de PISA midieron el grado de ansiedad de los alumnos al enfrentarse a las matemáticas. La premisa del estudio fue: los estudiantes con un bajo nivel de ansiedad generalmente dedican mayor atención a la tarea, debido a la ausencia de distractores, a partir de lo cual rendirán más que los estudiantes con un alto nivel de ansiedad.

Si los estudiantes están confiados en sus habilidades y están muy motivados, los niveles de ansiedad deberían ser bajos; sin embargo, contrariamente a lo que se podría esperar, los estudiantes de Brasil (0.570) y México (0.471) son los que reportan mayor nivel de ansiedad, mientras que los estudiantes de Estados Unidos (-0.096) son los que reportan un menor nivel de ansiedad.

Los estudiantes que sienten ansiedad cuando estudian matemáticas tienden a no interesarse ni a disfrutar con ellas, por tanto, la ansiedad puede actuar como un impedimento para el aprendizaje eficaz de las matemáticas, por lo que los estudiantes pueden tender a evitarlas y no cursar carreras que impliquen el estudio de las mismas.

En la evaluación de PISA 2003 se les preguntó a los estudiantes hasta qué punto se sentían desesperanzados y bajo estrés emocional al trabajar las matemáticas. Los efectos de la ansiedad en esta materia se derivan de lo que los estudiantes pensaban de las afirmaciones que se presentan en el cuadro: 

Como puede observarse, los porcentajes de México son superiores a los de la OCDE en cuatro de las cinco afirmaciones, en las opiniones «completamente de acuerdo y de acuerdo». Estas cuatro proposiciones indican que los estudiantes en México se sienten más preocupados, tensos o nerviosos cuando aprenden matemáticas que el promedio de estudiantes de la OCDE.

También en un porcentaje alto (73.3 por ciento), los estudiantes en México se sienten capaces de resolver problemas de matemáticas, inclusive en un porcentaje mayor que el promedio de estudiantes de la OCDE (71.1 por ciento). Esta afirmación denota que al momento en que el estudiante enfrenta un problema de matemáticas siente ansiedad por la percepción que tiene sobre esta materia (las matemáticas son difíciles) y no por la falta de capacidad para resolver los problemas matemáticos.

Al examinar las diferencias del índice de ansiedad en matemáticas en cada entidad, respecto a la media nacional (0.471), se detectó que las entidades que presentan diferencias significativas, como de mayor ansiedad, son Tlaxcala (0.691), San Luis Potosí (0.620), Zacatecas (0.584) y Durango (0.558).

Según la fundación IDEA, uno de los factores más significativos en los resultados bajos, particularmente en secundaria, es el fenómeno de maestros que se enojan cuando sus alumnos les preguntan sobre contenidos de las lecciones. Los alumnos obtienen entre 16 y 21 puntos menos en las pruebas de español y matemáticas. En este sentido tenemos que Puebla tiene un promedio de profesores que se enojan al ser interrogados del 1.33, Oaxaca 1.34 y Tlaxcala 1.35, mientras que la media nacional es de 1.38 , es decir, que en esta región se enojan un poco menos que el promedio del país.

Además de los maestros enojones, otros de los factores considerados fue el nivel de estudio de los directores de los planteles. Oaxaca se colocó en último lugar en ese rubro, con un promedio de 4.3 años de estudios superiores, mientras que en Colima fue de 8.9 años.

Si relacionamos estos factores con otros indicadores podemos explicarnos por qué la calidad educativa es tan baja.

Si los elementos hasta aquí considerados se toman como síntomas y no como un hecho, es imprescindible que éstos sean considerados en consideración para desarrollar acciones que procuren mejorar el desempeño académico y el clima en el aula. Resulta imperante, por parte del sistema educativo nacional, realizar investigaciones para identificar los factores que impiden a los alumnos desempeñarse eficientemente, calcular la magnitud del efecto de tales factores y, con base en ello, establecer prioridades para la toma de decisiones que ayuden a mejorar la calidad de la enseñanza.