Publicaciones etiquetadas ‘Elba Esther Gordillo’

Daños colaterales

.

Primera parte

¿Qué tiene que pasar para que se ejecute al director de una primaria, delante de los niños (Escuela Vicente Guerrero, Durango), o para rociar de balas a oponentes en la reja de la escuela (Escuela Chihuahua 2000, en esa ciudad)..? señaló David Calderón Director de Mexicanos Primero (El Financiero, 2 de junio 2010).

Para algunos son sucesos aislados, «daños colaterales», resultante de la lucha contra el narco. Se trata de violencia que se encuentra dentro y fuera de la escuela.

De los países que reportan a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), México es el 4º país más peligroso:

 

En el estudio «Educación bajo ataque 2010» (Notimex, 12/02/2010), Brendan O’Malley, subrayó que en México, los ataques están perpetrados por grupos ligados al narcotráfico.

En México se libran guerras contra los traficantes de drogas, con frecuencia las fuerzas de seguridad invaden las escuelas controladas por pandillas de narcotraficantes y se desarrollan allí su batalla. El caso es alarmante, tanto que en algunos países ir a la escuela es una actividad en la que la vida corre peligro.

Se han incrementado los casos de estudiantes, profesores y trabajadores universitarios que han sido víctimas de asesinatos, secuestros y extorsiones perpetrados por el crimen organizado.

Entre los casos más sonados en el país está la muerte de dos estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey que el 19 de marzo cayeron a las puertas de sus instalaciones en un fuego cruzado entre militares y sicarios.

En Reynosa, Tamaulipas, el 27 de mayo, desde un helicóptero, dispararon contra las instalaciones de la escuela secundaria federal número 4, Ingeniero Marte R. Gómez, e hirieron en la pierna derecha a una alumna de primer grado (La Jornada, 28 de mayo de 2010).

Los constantes enfrentamientos que sostienen los grupos relacionados con el tráfico de drogas, armas e indocumentados, mantienen en constante zozobra e incertidumbre a los habitantes no sólo de la frontera norte sino de todo el país.

Este 18 de junio el gobernador de Nayarit, Ney González Sánchez, confirmó que este viernes concluye anticipadamente el ciclo escolar en los niveles de educación básica (preescolar, primaria y secundaria) en toda la entidad.

El gobernador reiteró la determinación tomada el pasado lunes respecto de anticipar tres semanas el cierre de cursos, como parte de las medidas de prevención que se aplican tras los hechos de violencia ocurridos en últimos meses (El Universal, 18 de junio de 2010).

Ante estas medidas, la lideresa del magisterio, Elba Esther Gordillo, expresó su preocupación y desacuerdo porque el gremio no fue convocado para revisar la seguridad en los planteles: «Nos preocupa al sindicato que con tres semanas de anticipación se suspendan las clases, y que quede claro que el sindicato no fue convocado para revisar cómo estaba la seguridad de las escuelas.» (Reforma, 18 junio de 2010)

Aciertos y desaciertos de Lujambio

.

Segunda parte

2010

El 7 de enero anuncia la suspensión de clases en el D.F. debido a las bajas temperaturas (después de que algunos estados ya lo habían hecho).

Sorpresivamente (ya que no lo hizo a su arribo a la dependencia), el 14 de enero anuncia los primeros movimientos en la institución. Sustituye a Miguel Székely Pardo, Subsecretario de Educación de Media Superior, por Miguel Ángel Martínez Espinosa (quien fungía como Secretario de Educación de Jalisco) y a Jorge Santibáñez, titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, por el panista Juan Alfonso Mejía López (coordinador de vinculación institucional del CEN del PAN). Esta medida solamente evidenció el carácter político de sus decisiones. La reacción pública fue considerar estos movimientos como otra concesión al SNTE, particularmente porque era sabido que Santibáñez se oponía y contenía las demandas del sindicato.

Los principales comentarios surgidos de estas acciones y de otras, como la presentación de sus libros de sus libros sobre el Partido Acción Nacional; fueron vistas como parte de su estrategia originada por sus aspiraciones a la Presidencia de la República. Y aunque en reiteradas ocasiones lo ha negado, sigue en el aire la sensación de que la idea no está del todo abandonada.

El 21 de enero recibe el pliego petitorio del SNTE, asunto que hasta la fecha no ha resuelto. La molestia por parte del secretario general del SNTE, Rafael Ochoa, ha sido muy evidente, a tal grado que el 9 de abril éste acusó a Lujambio de ser un improvisado en asuntos de educación. Las negociaciones han sido cerradas, debido principalmente a las diferencias respecto de carrera magisterial: el SNTE insiste en invertir más dinero a ese esquema, mientras que la SEP plantea su reestructuración.

Ante las presiones, el 12 de febrero el secretario anunció que en Ciudad Juárez se van a construir planteles nuevos de bachillerato y edificar más instalaciones en tres universidades, además de la ampliación del programa de Escuela Segura y Escuela de Tiempo Completo. Estas acciones tendrán un costo aproximado de 280 millones de pesos.

El 18 de febrero, luego de las críticas que el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vernor Muñoz Villalobos hizo al desempeño de la SEP, entre lo que destacó la atípica relación que tiene la SEP con el SNTE, encabezado por Elba Esther Gordillo, en la que la SEP está subordinada al SNTE; Lujambio respondió indignado que “el SNTE es un interlocutor privilegiado”, quejándose de que el relator no siguiera el protocolo de entrevistarse con él antes que con la prensa; incluso llegó a señalar que «ponderaba» enviar una nota diplomática al organismo internacional.

De todo este asunto, lo que sí quedó muy claro es la posición privilegiada que mantiene el SNTE.

El 2 de marzo, el secretario se vió envuelto en otra polémica al asegurar que la democracia “es tonta” si no se aprueba la reforma política propuesta por Calderón.

A lo largo de su primer año de mandato, muchos temas no han sido resueltos como el caso de la exclusión de la comida chatarra de las escuelas, del conjunto de acciones que permitan detener la epidemia de la obesidad infantil; actualmente se está discutiendo el tema, sin embargo se ha señalado que Lujambio, lejos de ayudar a la solución, está entorpeciendo los acuerdos. Esto sin mencionar que la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) no termina de concretarse.

En entrevista con Excélsior (7 de abril de 2010), el secretario aseguró que el primer año a cargo de la política educativa ha sido el más intenso de su vida: “No hay una posición en el gobierno de México más apasionante que la Secretaría de Educación Pública y quizá una de las responsabilidades más complejas respecto a los millones de mexicanos de los que hay que estar muy atento, por todo lo que está en juego en el sistema educativo”.

Admitió, además, que no ha alcanzado las metas que se ha trazado aunque enlistó algunos puntos que cree lograr antes de que concluya su gestión: que los niños lean más, que el concurso nacional docente se institucionalice, que se cumplan las metas de cobertura en educación media superior y superior, que la preparación de formadores de maestros en matemáticas se vea reflejada en alumnos que entiendan esa materia y que haya menos violencia en las escuelas, así como niños menos obesos.

Carlos Ornelas (Excélsior 6 de abril de 2010), señala que la balanza del desempeño de Lujambio al frente de la SEP durante su primer año se ha inclinado hacia el lado de las pérdidas: “Para equilibrar el balance, el gobierno tendría que invertir grandes cantidades de capital, más político que económico. Pero no lo tiene. Para abonar a su causa, el secretario Lujambio tendría que levantar la voz y demostrar que hay mando. Y parece que no está dispuesto. ¡Qué desgracia!”

Desaciertos y aciertos de Lujambio

.

Este mes Alonso Lujambio Irazábal cumple un año al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), desde el inicio su administración, como en todo, está llena de desaciertos y algunos aciertos. Éstos fueron algunos momentos importantes desde su arribo a la dependencia:

2009

21 de abril, Elba Esther Gordillo, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), le dió la bienvenida.

Durante abril y mayo, al frente de la SEP, enfrentó la contingencia sanitaria por la influenza A H1N1, asunto que se puede calificar de acertada. Por instrucciones del secretario de Salud, con la aprobación del Presidente, se suspendieron las clases en las escuelas por nueve días. Con estas medias se protegió a la población.

Tras esta buena actuación, el asunto se le tornó difícil cuando Elba Esther Gordillo aseguró que apoyarían los filtros sanitarios, pero que el 15 de mayo era intocable. La maestra dijo que ese día es un derecho laboral que ni la misma influenza puede cancelar. Y no hubo clases.

El 23 de mayo anuncia oficialmente el fin de ciclo para el 14 de julio y el inicio del siguiente periodo escolar el 24 de agosto (ajustes derivados de la suspensión por la influenza). Disposición que no fue respetada por todas las entidades.

El 13 de julio el secretario destacó la instalación del órgano técnico para el proceso del concurso nacional de plazas docentes 2009-2010. Sin embargo no llevó a cabo el concurso para plazas de directores.

A mediados de julio, autoridades estatales (secretarios de Educación) le reclamaron el retraso en el lanzamiento de la convocatoria para el concurso nacional de plazas.

El 23 de agosto da a conocer los resultados del concurso por las plazas, reconociendo que sólo 25 % de los docentes aprobó el examen.

El 28 de agosto de 2009 anunció el recorte del 1% de los presupuestos aprobados a comienzos del año a los rectores de 128 universidades públicas.

Desde su inicio en la administración de la SEP, Lujambio ofreció transparentar las acciones de la dependencia y el 13 de octubre anunció que habría nuevos lineamientos para la regulación del uso de las cuotas escolares (de educación básica). Sin embargo, hasta la fecha no ha cumplido lo prometido.

El 15 de diciembre, en una reunión del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), insistió en la conformación de un padrón nacional del magisterio. Señalando que sería una herramienta útil para diseñar el sistema nacional de información educativa. Este punto no se ha cumplido, aunque el día 8 de abril pasado ofreció que para julio de este año quedará conformado.
 

La maestra y el manejo del presupuesto

.

En los tres primeros años de gobierno de Felipe Calderón (2007-2009), el grupo de la maestra Elba Esther Gordillo ha manejado recursos públicos por un mínimo de 345 mil 785 millones de pesos y un máximo de un billón 611 mil 771 millones. Cada año, miembros de su grupo han tomado decisiones sobre al menos 115 mil millones de pesos, más que los gobiernos del Distrito Federal o el estado de México. Estas son algunas de las cifras dadas a conocer en la investigación que apareció en el suplemento dominical Enfoque de Reforma, el día 13 de diciembre de 2009.

Se trata de un análisis de Sergio Aguayo y Alberto Serdán Rosales, sobre los presupuestos que maneja el grupo que dirige Elba Esther Gordillo.

En 1989 Elba Esther Gordillo llegó a la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la organización sindical más numerosa de América Latina, base política y social de la cual se ha derivado el poder que ahora tiene. Es tan esencial el control del SNTE que Elba Esther se hizo nombrar presidenta nacional vitalicia.

Los cálculos realizados por los autores están estimados a través de las recursos manejados por las múltiples instituciones que en este sexenio se han ofrecido a la maestra, además del SNTE:

  • El ISSSTE,
  • La Lotería Nacional,
  • El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP, al menos durante dos años),
  • El Partido Nueva Alianza (Panal) Y
  • La Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP)

Si se analizan las cifras que arroja esta investigación, se observa que tiene un control (en 3 años) de 10 puntos del PIB. Es decir, se trata de más o menos la mitad del presupuesto federal que se ejerce en un año en todo el país.

Evidentemente la entrega de las instituciones es una factura que Calderón paga a su aliada por la ayuda que le brindó durante las elecciones de 2006. La maestra tuvo la capacidad de inclinar la balanza electoral a favor de Calderón.

Estos datos de los recursos que su grupo maneja prueban que la maestra Elba Esther Gordillo, a pesar de todos los golpes que ha recibido en el ámbito público, sigue siendo muy poderosa.

En lo que se refiere específicamente al dominio que la maestra tiene dentro de la SEP, se puede leer en el artículo un resumen de lo ocurrido en los últimos 3 años:

El 1o. de diciembre del 2006 Felipe Calderón asume la presidencia del país. Dos semanas después se anunció que la Subsecretaría de Educación Básica, la dependencia más importante de la SEP, tendría como titular a José Fernando González Sánchez cuyo mérito principal es su calidad de yerno de la maestra.

En noviembre del 2005, Reforma reveló conversaciones de Calderón con Gordillo y Yunes en las que se mencionaba al yerno como contacto del grupo de la maestra con el entonces precandidato panista.

Paralelamente, el grupo de Gordillo ha incrementando su poder en la educación de los estados (que con la descentralización, manejan cantidades enormes de dinero). Las secretarías donde despacha gente de Elba Esther son las de Campeche, Coahuila, Colima, Nayarit, Quintana Roo y Tabasco.

La evidencia que respalda esta versión es la siguiente: el responsable de la educación en Campeche, José del Carmen Soberanis González, fue secretario particular de la maestra (Reforma, 9 de septiembre del 2002); en Coahuila, el secretario Carlos Ariel Moreira Valdés, hermano del gobernador Humberto Moreira, es el secretario general de la Sección 38 del SNTE, y en Nayarit, la secretaria Olga Margarita Uriarte Rico tiene un historial como dirigente del SNTE y de militancia en el Panal (Reforma, 6 de noviembre de 2009).

El titular de la administración federal de Servicios Educativos en el Distrito Federal, Luis Ignacio Sánchez Gómez, es muy cercano a la maestra.

El caso de Reyes Tamez Guerra ilustra la forma en que se van conformando los grupos. Tamez fue secretario de Educación de 2000-2006 (durante el gobierno de Fox) y de ahí pasó a la secretaría de Educación de Nuevo León. En 2009 fue candidato del Panal a diputado federal y actualmente coordina la bancada de ese partido en la Cámara, donde también preside la Comisión de Ciencia y Tecnología. No se sabe con precisión el momento en que este personaje empezó a ser «gente de» la maestra.

Para establecer los montos estipulados los autores revisaron la cantidad de dinero público que han manejado las dependencias controladas por el grupo (tomando como referencia el sexenio de Calderón).

En el mínimo se manejaron las cantidades sobre las cuales hay certeza y en el máximo todo lo que podrían manejar. Por tanto el monto podría ser mayor, pero son estos los datos que gozan de plena certeza y confiabilidad.

La SEP, pese a los múltiples señalamientos, no informa cuánto dinero canaliza por cuotas sindicales al SNTE en todo el país, desglosado por estado (los autores sólo incluyen los datos públicos dados a conocer por el Instituto Federal de Acceso a la Información). Falta también establecer los fondos que recibe el Panal en los estados.

Para finalizar estas notas, hay que señalar que si se hace caso a la frase: “Dime cuánto presupuesto controlas y te diré que poder tienes”, la maestra es infinitamente poderosa en este país.

Lamentablemente todo el poder de la profesora no ha servido de nada para mejorar la educación.

Maestros de México: ganan más, pero enseñan peor, por culpa del SNTE

.

A pesar de que México ya destina al sector educativo el 7.07 % del Producto Interno Bruto (PIB), la educación en nuestro país sigue siendo inequitativa y de baja calidad. 

El promedio de 7.0 del PIB rebasa el 6 % recomendado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y, a pesar de ello, persisten problemas graves de deserción, bajo nivel de aprovechamiento, entre otros.

En educación primaria la cobertura es de casi 100% y en preescolar de 70% aproximadamente. Pero no ocurre lo mismo con los demás niveles.

Además, pese a tales niveles de cobertura, la deserción es severa. En primaria, abandonan 22 de cada 100 alumnos. En el paso de la primaria a la secundaria, el número aumenta a 32; pero, además, de los 68 que siguen estudiando sólo egresa la mitad. Al ingresar a bachillerato desertan otros 10 y, si lo hacen a la preparatoria, el promedio de abandono es de 16; de tal forma que de los 100 iniciales sólo 24 completan el nivel medio superior. De éstos, 21 alumnos llegan a la universidad, pero sólo 14 la terminan.

Por otra parte, existen grandes rezagos en el aprendizaje de español y matemáticas, ya documentados ampliamente tanto la Secretaría de Educación Pública (SEP) como por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), a partir de los resultados de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace) y de los Exámenes para la Calidad y el Logro Educativos (Excale) y los resultados de PISA (analizados por Consultoría Contracorriente en trabajos anteriores).

Los recursos destinados a la educación en México son incluso mayores que en España y Canadá (según los Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2006). Sin embargo, el problema principal radica en que casi la totalidad se destina al gasto corriente. 

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras otros países destinan 8.2% de su presupuesto educativo a infraestructura (salones, baños, bancas, laboratorios, y otros apoyos), México sólo canaliza 2.8% (denominado gasto de inversión). Del total de gasto corriente, 90.8% se va a compensaciones del personal (que incluye tanto salarios base como compensaciones adicionales que se dan a los profesores), dejando para otros gastos, como materiales educativos, el 6.4 sólo en el caso de primaria.

Según la directora adjunta de la secretaría general de la OCDE, Gabriela Ramos, todo esto genera una debilidad estructural porque no hay un equilibrio en los gastos educativos; además, se carece de un sistema para detectar a los mejores maestros y premiarlos; finalmente, el incremento presupuestal no se refleja en mejores resultados.

De acuerdo con el anuario 2005 de la OCDE, los salarios de los profesores mexicanos, en términos nominales, son los más altos de los países registrados en la organización. Pero en relación con el poder adquisitivo de nuestro país, están entre los más bajos.

Por otra parte, no existen evaluaciones sobre el desempeño del profesorado en México, porque sólo se mide a los alumnos y los programas. Pero la evaluación del programa Enciclomedia —a la cual tuvo acceso Consultoría Contracorriente— reveló que 6 de cada 100 profesores de primaria no tuvo noción de lo que es una escala, sólo 16 de cada 100 pudo interpretar información contenida en una tabla y 29 de cada 100 supo el significado de una fracción.

Con motivo de la presentación de los resultados de la evaluación de Enciclomedia a 131 mil docentes, Gilberto Guevara Niebla, director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores señaló que nuestro país tiene maestros de “mediana calidad”. 

El profesor se encuentra en el centro del aprendizaje, pero en el caso de México no tiene los incentivos para apoyar a que los alumnos tengan mejores logros. Si bien se reconoce que los docentes han elevado, de manera importante su escolaridad, sólo 60% cuenta con licenciatura, cuando en casi todos los países pertenecientes a la OCDE la totalidad tiene este grado.

Los maestros no son los únicos responsables del consumo del presupuesto en educación y de su mala calidad, tenemos también al sindicato. El SNTE privilegia los criterios políticos por encima de los educativos.

Prueba de la gran fuerza política del SNTE es que de los 152 mil millones que se canalizan a la Secretaría de Educación Pública (SEP), 61 mil millones (40.13%) se utilizan para “servicios personales”, según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2007.

El SNTE es la organización sindical más grande de Latinoamérica con un millón 200 mil agremiados, comandados por la maestra Elba Esther Gordillo. Su importancia política ha quedado de manifiesto en diversos comicios como los de Baja California, así como en las últimas elecciones federales. De hecho han creado su propio partido político: Nueva Alianza.

Su influencia, incluso, llega a esferas de gobierno, influyó en la designación de José Fernando González Sánchez, yerno de la maestra Gordillo, como subsecretario de educación básica, así como de otros tres directores generales de la subsecretaría en mención, los cuales mantienen una relación directa con el sindicato.

El gremio es uno de los que manejan la mayor cantidad de cuotas sindicales, mismas que son descontadas por la SEP del sueldo de los trabajadores sindicalizados, sin que ellos puedan oponerse.

Si se toma en consideración que cada trabajador aporta 1% de su salario mensual (se calcula una aportación de al menos 40 pesos al mes), podemos estimar que las cuotas sindicales (si sólo se tomara al nivel de primaria en el estado de Puebla, cuyo registro es de 23 mil 986 docentes, pertenecientes a escuelas públicas), asciende a casi un millón de pesos mensuales y 11 millones 513 mil 280 pesos anuales. A nivel nacional los cálculos son, por lo menos, de 40 millones de pesos al mes, es decir, 480 millones anuales.
En 2005, la SEP destinó a este gremio, por el concepto de “acuerdos”, 900 millones de pesos correspondientes a compensaciones y estímulos a la labor.

Este sindicato, tiene como privilegio la “repartición” (que en realidad son “ventas”) de más del 50% de las plazas de nueva creación en escuelas de educación básica. Además controla la gestión de créditos financieros o de vivienda ante las autoridades del Instituto del Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o la SEP, cuyos montos no son cuantificables.

En suma, los profesores mexicanos de “mediana calidad” son responsables del consumo de la mayor parte de los recursos destinados a la educación, pero no son los únicos que consumen estos recursos económicos, pues una buena parte va al SNTE.