Publicaciones etiquetadas ‘Educación básica’

Situación escolar y laboral de los jóvenes en México

.

Según el estudio realizado por el Instituto Nacional de Evaluación para la Educación (INEE) en sus indicadores 2008, las trayectorias escolares y laborales entre los jóvenes son diferenciales de acuerdo con el grupo de edad al que pertenecen. La mayoría de los jóvenes de 15 a 17 años (grupo de edad que concentra al 24.1% de la población joven) se encontraba asistiendo a la escuela 65.8%, 18% únicamente laboraba y 16% no estudiaba ni trabajaba.

Estos datos se derivaron de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2006.

La situación es diferente entre los jóvenes de 18 a 29 años: sólo 19.3% se encontraba estudiando, la mayoría exclusivamente laboraba (55.8%) y el porcentaje de aquellos que no estudiaban ni trabajaban fue mayor que entre los más jóvenes (24.9%).

 

En cuanto al sexo, la distribución es muy semejante en ambos grupos de edad: (53% hombres y 47% mujeres entre los jóvenes de 15 a 17 años; y 47% y 53%, respectivamente, para el grupo de edad 18-29 anos).

Sólo 65.3% y 35.2% de los jóvenes entre 15 y 17 anos y entre 18 y 29, respectivamente, habían completado su educación básica; mientras que alrededor de 1 474 777 jóvenes de 15 a 17 años y 5 685 912 de jóvenes entre 18 y 29 años no contaban con dicha educación.

El porcentaje de jóvenes que sólo estudia es mayor entre las mujeres que en los hombres en el grupo de edad 15 a 17 años (60.4% respecto a 52.7%) y se vuelve muy semejante cuando se trata de los de 18 a 29 años.

En contraste, el porcentaje de hombres que sólo se desempeña laboralmente es casi del doble en comparación con las mujeres, independientemente del grupo de edad al que se haga mención: 24.4% hombres y 11.3% mujeres entre 15 y 17 años, y 70.7% y 42.7% del grupo 18-29.

De manera semejante, el porcentaje de jóvenes que estudian y trabajan simultáneamente se eleva al tratarse de los hombres en ambos grupos de edad. Es decir, la participación laboral es mayor entre los hombres que en las mujeres, lo que hace que éstos se alejen paulatinamente de la escuela; razón por la cual 12.7% de los hombres entre 15 y 17 años y 23.2% de los de 18 a 29 que sólo trabajaban no habían completado la educación básica.

El porcentaje de mujeres que no estudiaban ni trabajaban fue mucho mayor. 21.1% respecto a 11.3% en el grupo 15-17 años, y 40% y 7.7% en el grupo 18-29 años.

ENIGH confirman que casi 90% de ellas declaró que se dedicaba a quehaceres del hogar. Mientras que los hombres que no se encontraban estudiando ni laborando, más de 50% estaba buscando trabajo y un pequeño porcentaje realizaba trabajo doméstico (14% en el caso de los jóvenes entre 15 y 17 años).

El mayor porcentaje de los jóvenes que no estudiaban ni trabajaban en 2006, no había concluido su educación básica. Se observa que, conforme se incrementa la escolaridad, el porcentaje de jóvenes en esta situación disminuye, dando un indicio de que a mayor nivel educativo alcanzado menor probabilidad de que un joven se encuentre en inactividad tanto económica como escolar (patrón observado en ambos grupos de edad, así como entre hombres y mujeres).

 

A nivel internacional, en 2006 la mayoría de los más jóvenes (15 a 19 años) se encontraban únicamente estudiando (80%, OCDE), mientras que en México sólo 54.9% se encontraba en esta condición. Destacan dos fenómenos ya conocidos: la asistencia escolar de los jóvenes disminuye conforme se incrementa la edad y, paralelamente, se incrementa la participación laboral como única actividad (en la mayoría de los casos acompañada del abandono escolar).

México entre los países de América Latina con más deserción en bachillerato

.

Sólo tres de cada diez jóvenes de entre 20 y 22 años cursan estudios superiores en Costa Rica, Ecuador, Bolivia, Panamá, México y Colombia; esto debido al abandono que los jóvenes hacen de la escuela en el nivel medio superior. Estas cifras colocan a México entre los países con problemas más graves de deserción en los niveles superiores; según lo dado a conocer por el Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL). Metas educativas 2021: desafíos y oportunidades. Informe 2010.

El estudio clasifica a los países con base en los diferentes logros que éstos alcanzan respecto de garantizar la graduación en el nivel primario, en la escuela secundaria, en el medio superior y superior

La lista la encabezan aquellos países y grupos sociales en los que el acceso y el egreso de la educación básica, junto con el pasaje de la escuela primaria a la escuela media, se encuentran garantizados con altos niveles de eficiencia interna. En estos casos, el problema fundamental se encuentra en la capacidad de retención del nivel secundario, especialmente durante el último tramo.

El segundo grupo está conformado por aquellos en el cual el acceso y la graduación en el nivel primario están ampliamente extendidos pero a expensas de un mayor nivel de reprobación que sobrecarga a la escuela primaria. En estos casos, el acceso a la educación media es más tardío que en el grupo anterior, más extendido, pero con niveles de terminalidad más bajos. Esto significa que ingresan más jóvenes al nivel medio pero también que la deserción del sistema se produce justamente en ese nivel.

El tercer grupo está conformado por países donde la repitencia es una situación muy frecuente y extendida, y donde la capacidad de retención del sistema primario es tan pronunciada que llega a garantizar el acceso y la graduación en la escuela primaria, aunque lo hace al costo de que los estudiantes egresen, en alta proporción, al finalizar su adolescencia. En estos casos, el acceso a la educación media es más limitado y también lo es la posibilidad de completar los estudios. El acceso a la escuela media en estos países es una oportunidad reservada para unos pocos, quienes una vez que ingresan en el sistema, generalmente logran transitarlo con éxito.

Esta clasificación permite ilustrar situaciones muy diferentes dentro de la región y, al mismo tiempo, rescatar ciertas similitudes entre aquellos países que presentan algunos rasgos comunes.

Al interior de cada grupo el panorama también es diverso. Es decir que, aun compartiendo aspectos relevantes para su diagnóstico, las trayectorias educativas de los niños y adolescentes de cada uno de los países, en su interior adquieren particularidades (y hasta subnacionales, ya sea por variables socioeconómicas o por áreas geográficas).

En el segundo grupo, en el que se encuentra México, el rasgo común es el alto grado de egreso en el nivel primario y una graduación no tan extendida en el nivel secundario. La incorporación masiva de niños y niñas en la escuela se da a partir de los 7 años, dato que acerca a este grupo de países al anterior y lleva a pensar que el ingreso tardío no representa un problema relevante. No obstante, el acceso al nivel inicial es considerablemente más bajo que en el caso del primer grupo y debe destacarse que estos países presentan una situación extremadamente variable respecto de este indicador. En México y Ecuador, nueve de cada diez niños de 5 años asisten a la escuela.

En el acceso a este nivel, las desigualdades más pronunciadas entre estratos se observan en México y en Panamá; y entre áreas geográficas urbanas y rurales, en Colombia. Ya en la graduación, las desigualdades por estrato socioeconómico -excepto para los casos de Colombia y de Bolivia- son más importantes que las diferencias originadas en razones geográficas.

En todos los países -con excepción de Bolivia- las características de las trayectorias educativas de las mujeres en relación con el acceso, la terminalidad y el rezago escolar, las ubican en mejor situación que los varones. En Bolivia los varones presentan niveles de acceso y de graduación, tanto en la escuela primaria como en la secundaria, mayores que las mujeres.

La pérdida de alumnos en el nivel superior es de alrededor del 10% de la matrícula, lo que se refleja, para este grupo de países, en un nivel de graduación del orden del 20% de la población de entre 30 y 33 años, con excepción de Brasil, donde esta variable es más reducida.

Población infantil que vive en condiciones de marginación en Puebla

.

Por una parte Puebla concentraba, en 2008, a la mitad de la población en edad de cursar preescolar, primaria y secundaria; mientras que por otra parte, esa población infantil vive en localidades de muy alta marginación, según información del Panorama Educativo de México, Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2009 elaborado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

La publicación distingue entre los ámbitos rural (aquéllas localidades con una población menor a 2,500 habitantes, sin incluir a las cabeceras municipales) y urbano (aquéllas con una población mayor o igual a 2,500 habitantes y las cabeceras municipales, sin importar el tamaño de estas últimas), así como las diferencias que se encuentran al interior.

En el contexto rural, en todo el país existen 4 328 mil 262 niños de 3 a 14 años que viven en localidades rurales con alta y muy alta marginación, lo cual representa 66.1% de la población en esas edades.

La información se basa en el índice de marginación a nivel de localidad y el índice de marginación urbana calculados recientemente por el Consejo Nacional de Población (Conapo) 2006 y 2009 con base en la información del Conteo de población y vivienda 2005.

Estos indicadores miden la intensidad de las carencias en las que viven los pobladores de una localidad: proporción de habitantes en condiciones de exclusión social, dada su escasa disponibilidad de bienes; no acceso a la educación obligatoria y a los servicios de la salud; y, residencia en viviendas inadecuadas.

Para los tres grupos en edad de cursar la educación básica: 3 a 5 (preescolar), 6 a 11 (primaria) y 12 a 14 años (secundaria), se presenta el mismo porcentaje de 66.1% de niños en los grados de marginación alto y muy alto.

Chiapas (95.3%), Guerrero (93.1%), Oaxaca (91.7%), Puebla (86.9%), Yucatán (86.5%), Quintana Roo (82.6%), Veracruz (81.7%), San Luis Potosí (78%) y Campeche (77.8%) son las entidades que presentan las mayores proporciones de población rural en edad escolar normativa básica (3 a 14 años) en los grados de marginación más altos, por arriba del promedio nacional (66.1%).

En cifras absolutas, Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Puebla y estado de México, en orden de mayor a menor, son los estados que cuentan con más personas de 3 a 14 años en grado de marginación alto y muy alto, concentrando al 64.9% de la población rural del país en esas edades y en dichas condiciones de marginación.

De esta manera Chiapas, Guerrero y Oaxaca concentran a más de 90% de su población en edad escolar viviendo en áreas con la más alta marginación, mientras Aguascalientes, Coahuila y Colima sólo registran alrededor de 10% en esta misma situación.

 

 

En lo que se refiere al contexto urbano a nivel nacional, existen 6 45 mil 481 personas de 3 a 14 años que viven en condiciones de marginación alta y muy alta, lo cual representa 32.4% de la población de esas mismas edades. Los porcentajes nacionales de población más marginada por grupos de edad escolar son muy similares: preescolar (32.5%), primaria (32.2%) y secundaria (32.7%).

A nivel estatal, Oaxaca (76.1%), Chiapas (73.6%), Guerrero (70.51%), Puebla (64.7%), Tlaxcala (61.0%), Veracruz (54.8%), Yucatán (53.2%), Michoacán (52.3%) y Campeche (51.1%) presentan a más de la mitad de su población infantil en mención en los grados de marginación más altos.

En cifras absolutas, el estado de México, Puebla, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, son las entidades que, en orden ascendente, cuentan con más niños (3 a 14 años) en los grados de marginación alto y muy alto, aglutinan al 60.9% de esa población en condiciones más extremas de marginación.

Como se observa, tanto en contextos rurales como urbanos, Puebla concentra a una proporción muy alta de niños de 3 a 14 años en condiciones difíciles dada su residencia en localidades de marginación alta y muy alta.

El Estado mexicano está obligado a ofrecer una educación que derivara en oportunidades educativas equiparables a toda la población.

Según lo señalado en la Ley General de Educación (Cap. III, Arts. 32 y 33), para lograr la equidad de las oportunidades, se deben emprender acciones en las áreas particularmente rezagadas, a fin de que las condiciones de exclusión, dadas por el índice de marginación, no representen un impedimento para alcanzar logros educativos igualitarios.

De esta manera, se esperaría que desaparezcan las diferencias en los resultados educativos que están muy claras en aquellas entidades en las que se concentra a los más altos porcentajes de población viviendo en condiciones de alta y muy alta marginación.

Riesgos del uso indiscriminado de las tecnologías de la información

.

Segunda parte

El fenómeno del uso indiscriminado de las tecnologías de la información es complejo en sí mismo y se agudiza debido a la brecha generacional entre padres e hijos, maestros y alumnos, y la falta de información de padres, tutores y docentes.

Por esta razón, se propuso (durante la reunión que organizó el Instituto Federal de Acceso a la Información PúblicaIFAI– organizaron en diciembre pasado para dar a conocer el Memorándum de Montevideo) que se capacite a profesores, padres y jóvenes sobre el tema, además de que el Estado asuma la responsabilidad de vigilar a las empresas que manejan estas redes.

En México, según dio a conocer el secretario de Educación, Alonso Lujambio, la Secretaría de Educación Pública (SEP) reconoce la vulnerabilidad de los niños y en la necesidad de enseñarles sobre los riesgos. El secretario señaló que más allá de normar internet, acción compleja, se requiere un proceso de educación.

Resulta imperativo informar a los niños sobre los riesgos del uso del internet. Advertirles sobre pornografía infantil, acoso sexual, discriminación, promoción del odio racial, difamación, violencia, entre otros.

Actualmente la SEP se encuentra produciendo material didáctico para dar a conocer estos temas a los niños; además de capacitar a los docentes en el tema, promover la información a padres de familia y tutores sobre los eventuales riesgos a que se enfrentan niños y adolescentes.

Lujambio aseguró que, ha aprovechando el resurgimiento de los libros de texto y de asignatura de información cívica y ética, se ha introducido materiales sobre el tema:

Educación básica
Primaria

Primer grado, contiene un apartado relativo a la prevención de riesgos, entre cuyas recomendaciones se encuentra no otorgar datos personales a desconocidos ya sea por teléfono, internet o a la puerta de sus casas. Contiene un apartado que explica qué son los datos personales: “tu nombre, tu domicilio, el nombre de tus padres o tutores, el nombre de la escuela a la que asistes”.

Segundo y tercer grados definen el término “justicia” aplicándolo a la escuela, en la convivencia, en el respeto y que todos tengan la seguridad de que nada debe afectar sus metas, logros, pertenencias, familia, cuerpo, dignidad. Son conceptos generales que se vinculan a la protección de datos personales.

Se menciona:

Hablar con mis padres para conocer las reglas del uso de internet que incluyan los sitios a los que puedo ir, lo que puedo hacer, cuándo me puedo conectar y cuánto tiempo puedo estar en línea.

Nunca dar información personal, como mi dirección particular, número de teléfono, dirección o número de teléfono del trabajo de mis padres, número de tarjeta de crédito o el nombre y la ubicación de mi escuela sin el permiso de mis padres”. Que aquí está especialmente relevante.

Nunca acordar citas en persona con nadie que haya conocido en línea sin el permiso de mis padres. Nunca enviar fotografías mías ni de otros familiares a otras personas a través de internet o el correo ordinario sin el permiso de mis padres. Nunca dar mis contraseñas de internet salvo a mis padres, ni siquiera a mis mejores amigos.

Tener buen comportamiento en línea y no hacer nada que pueda molestar o hacer enfadar a otras personas o que sea ilegal.

Quinto y sexto, contienen un apartado relativo a la importancia de cuidar la integridad física y emocional de los menores. Hacen referencia al maltrato físico y psicológico, así como al abuso sexual, para identificar y denunciar cualquiera de estos actos.

Contienen un apartado que hace referencia a los peligros que conlleva el uso de internet, puntualmente; por lo que se instruye a mantenerse alerta respecto de los cyber-acosadores o depredadores o predadores en línea. Además se les recomienda no enviar fotografías ni aceptar encuentros con personas que han conocido mediante internet.

También se integra un apartado relacionado con la explotación sexual comercial infantil. Por ejemplo, de explotación sexual comercial infantil pregunta el texto: ¿Navegas por la internet? Hazlo protegido, además de enumerar las nociones básicas de seguridad.

Secundaria

En segundo grado de secundaria se plantea la formulación de estrategias viables de autoprotección, así como el cuestionamiento y rechazo de comportamientos basados en la exclusión o degradación de la dignidad de los demás.

Educación Media superior

La iniciativa “Navega Protegido en Internet”, y el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica, el CONALEP, firmaron un convenio de colaboración para fomentar el uso responsable de la tecnología en la comunidad estudiantil en el bachillerato.

Microsoft está dando consultoría al área académica para el fortalecimiento de diversos programas de estudio de CONALEP, con el propósito de que los alumnos obtengan información sobre la seguridad informática.

La mayoría de las acciones llevadas a cabo por la SEP se concentran en la educación básica, especialmente en primaria (cuarto, quinto y sexto), por tratarse de la edad en que los alumnos son más vulnerables.

Riesgos del uso indiscriminado de las tecnologías de la información

.

Los riesgos en el uso de las redes sociales y la vulnerabilidad de los niños con relación al uso indebido de sus datos personales, fueron algunos de los temas que se analizaron durante la presentación del Memorándum de Montevideo, que el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) y agrupaciones de la sociedad civil de México y otros países de América Latina organizaron en diciembre pasado.

Según datos proporcionados por el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, hay 1,700 millones de usuarios de internet en el mundo, de los cuales 27 millones se encuentran en México y el grupo de 12 a 17 años concentra el 28.6 % de los usuarios de tecnologías de la información en los hogares.

Estos datos reflejan que niños y jóvenes se encuentran ante una gran cantidad de información provenientes del uso de tecnologías; sin embargo no todo es bueno de tener acceso a estos medios; estos niños y jóvenes también se enfrentan a riesgos en el uso de internet.

Algunos de estos riesgos van desde la extorsión, el chantaje, la violencia (en sus diferentes tipos), el robo de identidad (montajes con fines sexuales), cyberbullying (intimidación por medio de la computadora), la prostitución, hasta el secuestro. Todo esto, entre otras causas, por el uso no regulado de sus datos personales e imágenes en las redes sociales que se difunden en internet.

Google, Hi5, Facebook y otras redes sociales ofrecen medios de interacción basados en perfiles personales que generan sus propios usuarios, pidiendo datos personales. Con esta información se propicia la divulgación de información personal: fotografías, números telefónicos, domicilios particulares, datos patrimoniales, entre otros.

Según un estudio realizado en Argentina “Chicos.net” se observan algunos datos interesantes:

Los jóvenes de entre 13 y 18 años llegan a tener más de 800 amigos virtuales en su país y en otros.

Las mujeres tienen más amigos que los hombres y difunden más fotografías personales.

En casi todos los casos, difunden fotos de sus casas, lo cual no sería un factor de riesgo por sí mismo sino en relación potencial con el resto de los datos publicados.

El celular resulta ser un distractor académico y otro medio de exposición de datos e imágenes personales.

En el estudio sobre los significados e implicaciones del protagonismo sexual en internet, realizado en varias provincias de Colombia, se encontró que en la circulación de datos, el protagonismo sexual está presente en los jóvenes, como medida para mantener el estatus entre los amigos; por ello resulta común presenciar escenas de peticiones de quitarse la blusa y dejar ver. De esta manera algunas personas son víctimas de la circulación de materiales íntimos en las redes, aunque también hay quienes están conscientes de que usan internet para la promoción sexual.
.
Memorándum de Montevideo

Durante la presentación del “Memorándum sobre la Protección de Datos Personales y la Vida Privada en las Redes Sociales de Internet, en particular de Niños, Niñas y Adolescentes”, mejor conocido como el Memorándum de Montevideo, documento dirigido a todos los países, se hicieron recomendaciones genéricas ante los riesgos del uso indiscriminado de la tecnología.

Para dimensionar la problemática en México se ofrecieron algunos datos: la explotación sexual ocupa el tercer lugar en la lista de delitos cibernéticos. La pornografía infantil tenía en 2004 72 mil sitios en tanto que para 2006 existían ya 100 mil. Señaló Lujambio que estas cifras nos colocan entre los países que está enfrentando de manera más grave este problema.

El Memorándum hace algunas recomendaciones en materia de educación, entre los cuales se encuentran: educar sobre el uso responsable y seguro de internet y las redes sociales digitales a través de la promoción de aspectos positivos, el uso responsable de seudónimos como medio de protección, para resguardar su identidad, y el énfasis del respeto a la vida privada, la intimidad y el buen nombre de terceras personas.

Lujambio vs. Relator especial de la ONU

.

El conflicto

Al parecer, se avecina un pleito diplomático entre el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio y el relator especial sobre el derecho a la educación de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Vernor Muñoz Villalobos. Lujambio se encuentra molesto con Muñoz, no por el contenido de su informe crítico sobre la situación educativa mexicana, sino por no haberle informado previamente de lo que iba a anunciar en su informe, según lo dado a conocer por la prensa en esta semana.

Lujambio, calificó como sesgado y desbalanceado el informe que el relator de la ONU, hizo público el jueves 18 de febrero, en el que criticó el sistema educativo mexicano. Señala claramente que la responsabilidad del fracaso de la educación en México es compartida entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Según el secretario de educación, el Gobierno federal evalúa enviar una nota diplomática al relator de la ONU, pues en sus conclusiones no incluyó la versión de las autoridades mexicanas en materia educativa.

«Eso está por ser ponderado (el envío de la nota diplomática), lo que él tiene muy claro es que a nuestro juicio el haber hecho públicas sus conclusiones sin haber previamente tenido una conversación con su servidor, pues sin duda vino a sesgar de algún modo sus puntos de vista porque no pudieron incorporarse finalmente las ponderaciones, los juicios de la propia Secretaría de Educación Pública a través de un servidor.
«Creo que no están suficientemente balanceadas, porque un Relator debe escuchar en todo momento todas las voces antes de llegar a cualquier conclusión» (Reforma, 23 de febrero, 2010).

.
Visiones de los personajes

Relator (según información incluida en su informe)

El relator estuvo 10 días en México para entrevistarse con diversos funcionarios, profesores y padres de familia. En su informe anunció algunas conclusiones:

El sistema educativo nacional es excluyente, particularmente para los indígenas, los jornaleros agrícolas y los discapacitados.

Pese a que Ley General de Educación señala que se invertirá el 8 % del Producto Interno Bruto (PIB), esto no se ha cumplido hasta el momento.

Se cobran de cuotas en las escuelas públicas.

La Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), que contiene temas cruciales para la educación pública y que incluye obligaciones centrales del Estado, resulta ser un acuerdo político entre la SEP y el SNTE y carece de un consenso nacional y social.

Las pruebas como Enlace, Pisa y Excale han tenido un efecto problemático, ya que proyectan, injustamente, una mala imagen de los maestros, culpándolos únicamente a ellos del fracaso escolar y no al sistema educativo al que define como moroso en la ejecución de políticas.

Pese a que existen iniciativas importantes por parte de la SEP, para lograr una educación de calidad, como el Programa Comunidades de Aprendizaje, Programa Escuelas de Calidad, Escuelas de tiempo completo y Escuelas siempre abiertas; además de ofrecer bonos salariales al personal docente y premios a sus esfuerzos (de diversas maneras); éstas no han logrado ser efectivas.

Encuentra que el sistema educativo mexicano es muy complejo, caracterizado por la combinación de obligaciones y derechos federales y estatales, refiriéndose al proceso de federalización (que lo mismo es utilizado para señalar la descentralización y la concentración); además de la simbiosis atípica del SNTE con la SEP.

La relación entre la SEP y el SNTE, en donde ambas instancias mantienen una relación de subordinación, no es deseable ni recomendable.


Lujambio

Por su parte, en el comunicado 024 de la SEP, dado a conocer después de la reunión entre Lujambio y Muñoz (por ende también posterior a la presentación del informe de éste último), no se menciona sobre las diferencias que tiene Lujambio con el relator, ahí sólo se incluyen los puntos centrales del discurso que el secretario pronunció en la reunión entre ambos personajes:

Para la administración del Presidente Felipe Calderón la educación es una de las prioridades fundamentales de su gobierno.

Presentó un panorama sobre la evolución de la inversión en educación, así como el incremento notable en años recientes, y destacó que se prevé que el gasto nacional en educación represente, este año, el 6.5 % del PIB.

En Educación Superior, expuso que en este sexenio se han construido 75 nuevas instalaciones y 33 ampliaciones.

La ACE contiene aspectos novedosos para el sistema educativo nacional, como el Concurso Nacional de Plazas Docentes: en 2008 se concursaron 6 mil 275 plazas y 23 mil 712 horas-semana-mes, mientras que en 2009 fueron 16 mil 387 plazas y 105 mil horas-semana-mes.

En la Educación Básica el reto más importante no es el de la cobertura, sino la calidad, por lo que se han impulsado nuevos mecanismos para alcanzar este propósito: realización del Concurso Nacional de Plazas Docentes, la capacitación de los maestros en servicio, entre otros.

Resaltó la experiencia de la aplicación de la Prueba Enlace y su transparencia, para conocer el funcionamiento del sistema educativo.

Para abatir la deserción, se ha incrementado el número de becas en los distintos niveles educativos.


.
Para finalizar, según Lujambio, no es crítico de las opiniones del relator: «Me parece que en su crítica no están incorporados elementos que yo no pude ofrecerle a tiempo precisamente porque se le pidió que expresara sus puntos de vista una vez concluida nuestra conversación y, pues, no accedió a esta petición» (Reforma, 23 de febrero, 2010).

Si bien el relator no accedió a entrevistarse con Lujambio antes de la presentación de su informe, sí se reunió con el Subsecretario de Educación Básica, Fernando González; con el director del Instituto Nacional de Educación para los Adultos, Juan de Dios Castro; con la titular del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, Margarita Zorrilla y con el director del Consejo Nacional de Fomento Educativo, Arturo Sáenz. Con autoridades del SNTE fue con quien no se pudo reunir, particularmente a la maestra Gordillo le pidió que le atendiera, pero no fue posible entrevistarse.

Programas para la atención infantil en América Latina

.

En México una gran proporción de familias, casi 3 de cada 10 (27%), con niños en edad preescolar dejan a sus hijos al cuidado de otros niños (hermanitos). 35% de esos niños reportaron problemas de comportamiento o desarrollo físico y cognitivo (contra 17% de los que iban a una guardería formal). Y más del 66% reportaron haber sufrido accidentes u otras situaciones de emergencia, contra 45% de los que iban a una guardería formal (datos tomados de la nota de Lucrecia Santibáñez, Reforma, 29 de noviembre 2009).

Durante la primera infancia (0 a 6 años) tiene lugar gran parte del desarrollo de los individuos. Una adecuada atención en esa edad puede darles a los niños la posibilidad de alcanzar su máximo potencial, mientras que una formación deficiente tendrá secuelas a lo largo de su vida.

En el informe “Primera infancia en América Latina: la situación actual y las respuestas desde el Estado. Informe sobre tendencias sociales y educativas en América Latina 2009”, del Sistema de Información y Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL); se abordan aspectos importantes de la atención a los niños menores de los seis años en esta región.

Dimensiones educativas en el diseño de los programas

El estudio hace un análisis de los programas que atienden a la infancia, identificando tres líneas de trabajo: mejoramiento de la infraestructura, la organización y la gestión y la formación docente.

Primera línea de trabajo: mejoramiento de la infraestructura. Cinco programas tienen esta orientación: el Programa de Apoyo a la Política de Mejoramiento de la Equidad Educativa (PROMEDU) de Argentina (2008); el Programa “Grado cero” de Colombia (1992); Desarrollo Infantil y Educación Inicial de Colombia (2006-2016); el Programa de Desarrollo de la Administración Escolar (PROESCOLAR) de Guatemala (2004); y el extendido y reconocido Programa para Abatir el Rezago Escolar en Educación Inicial y Básica (PAREIB) de México (1998).

Segunda línea de trabajo: la organización y la gestión. Tres programas se centran en estos componente: el Programa de Educación con Participación de la Comunidad (EDUCO) de El Salvador, “Escuelas bolivarianas” de Venezuela (1999) y el Programa para el Desarrollo de la Administración Escolar (PROESCOLAR) de Guatemala.

Tercera línea: la formación docente. Hay pocos programas con esta orientación (y algunos de éstos ya han sido mencionados): el Programa de formación inicial para profesores en ejercicio de educación Infantil (“Proinfantil”) de Brasil; el Programa Familia Brasileña Fortalecida por la Educación Infantil; el Plan Decenal de Educación, mediante su Proyecto de Fortalecimiento para el nivel inicial, de la República Dominicana; y el Programa de Renovación Curricular y Pedagógica de la Educación Preescolar (PRONAE) de México.

Propósitos de los programas

De acuerdo con el propósito central de cada programa, se puede diferenciar los que plantean acciones de desarrollo específico de la primera infancia de aquellos que plantean el rol propedéutico de la formación, es decir que consideran a esta educación como anterior a la “formal”.

En el primer caso están aproximadamente la mitad de los programas, entre ellos se encuentran: el Programa de formación inicial para profesores en ejercicio de educación infantil (“Proinfantil”) de Brasil, el programa “Educa a tu hijo” de Cuba, el Programa de Mejoramiento de la Infancia de Chile y el programa “Simoncito” de Venezuela.

En el segundo grupo se encuentran programas como las iniciativas Programa para Abatir el Rezago en Educación Inicial y Básica (PAREIB) de México, el programa diseñado por Nicaragua en el marco de la iniciativa Educación Para Todos de la Unesco y las “Escuelas bolivarianas” de Venezuela.

Un tercer grupo de programas centra su accionar en las familias, en la formación de sus hijos durante los primeros años de vida. Entre ellos se encuentran: el Programa Familia Brasileña Fortalecida por la Educación Infantil; Familia educadora: “Educando en los primeros años” de Chile; el programa “Conozca a su hijo” de Chile; y “Ventanas en el mundo infantil” de Costa Rica.

En síntesis, el conjunto de programas destinados a la primera infancia plantea un panorama variado y diferenciado. En las últimas dos décadas ha habido un crecimiento significativo de los programas destinados a la atención educativa de la primera infancia, sin embargo, las lógicas de construcción son diferentes, así como sus logros.

En el caso específico de México, existen además del programa que menciona el informe, algunos otros como Estancias Infantiles y Oportunidades, además de educación inicial y preescolar incluidos en educación básica general e indígena (diferentes del PAREIB), educación básica para niñas y niños de familias jornaleras agrícola migrantes, programas de atención a familias y población vulnerable.

Para garantizar el adecuado desarrollo de la niñez mexicana se necesita, además de extender los programas públicos de atención a la niñez, que ellos sean de buena calidad.

Atención educativa en la primera infancia en América Latina

.

En los países del sur del continente el acceso a la educación para los niños de 5 años se encuentra cerca de ser universal, en tanto sólo abarca a la mitad de los niños en la región conformada por Guatemala, Nicaragua, Honduras y El Salvador. En países como México o Brasil, se observa una diferencia menor entre las áreas urbanas y rurales. Estos son algunos de los datos que se pueden encontrar en el informe sobre tendencias sociales y educativas en América Latina, publicación anual elaborada por el Sistema de Información y Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL).

En el informe titulado “Primera infancia en América Latina: la situación actual y las respuestas desde el estado. Informe sobre tendencias sociales y educativas en América Latina 2009”, dado a conocer en noviembre del presente año, se realiza un análisis de la información sobre la oferta educativa destinada a la primera infancia (niños de 0 a antes de los 6 años), observando sus características y tendencias.

El acceso de los niños a la escuela antes de los 6 años responde a un patrón social (ricos y pobres) y geográfico (rural y urbano) muy pronunciado: las probabilidades que tienen los niños y las niñas de 5 años de asistir a la escuela cuando nace en hogares mejor posicionados en la estructura social son mayores que las de los niños y las niñas pobres.

Mientras que la expansión de la escolarización entre los niños de 5 años en las áreas urbanas es muy superior al de las zonas rurales. A esta edad, ocho de cada diez niños se encuentran escolarizados; esta proporción supera al 85% en las áreas urbanas y no alcanza a siete de cada diez niños en las zonas rurales o entre aquellos que provienen de los sectores socialmente rezagados.

Otro de los hallazgos del informe es el referente al clima educativo del hogar, como mayor educación de los padres: según el origen de los niños, se observa que casi el 30% tiene mayores probabilidades de ser escolarizados cuando sus padres tienen un mayor nivel de instrucción. De esta manera, en los países centroamericanos, la asistencia a la escuela de los niños más pobres representa menos de la mitad que la de los niños provenientes de hogares con mayor capital educativo.

En cuanto a los datos relacionados con la asistencia a escuelas públicas o privadas se tiene que siete de cada diez niños asisten a una institución pública. Nuevamente se observan diferencias muy pronunciadas según el área geográfica y el hogar de origen.

En las áreas rurales, la prevalencia del sector público entre los niños escolarizados es mucho mayor que en las áreas urbanas. A la vez, la proporción de niños escolarizados provenientes de los hogares mejor posicionados en la estructura social en el sector privado es el doble que entre los niños más pobres.

México, Brasil, Costa Rica y Panamá son los países donde la escolarización en el sector privado es menor. Apenas dos de cada diez niños de 5 años escolarizados asisten a una institución privada, en contraste con los países centroamericanos, donde esta relación asciende a cinco de cada diez.

Cualquiera sea el país en que un niño nace, si forma parte de los sectores más acomodados de la sociedad obtendrá una oferta educativa adecuada. En cambio, si un niño es pobre, su situación educativa variará en función del país donde le tocó nacer o vivir su infancia, pues no todos los países pueden garantizarle una oferta educativa adecuada.

El papel que cumple la oferta pública o privada es distinto según el país del que se trate. En aquellos países donde el sector público logró una oferta adecuada que llega a cubrir al conjunto de la sociedad, la oferta privada no constituye más que una opción de aquellos que puedan pagarla.

Destacan los casos de México, Brasil y Costa Rica, quienes presentan elevadas tasas de escolarización en el nivel inicial, con un porcentaje muy alto de niños en el sector público, y con un sector privado al que sólo recurren los sectores medios y altos de la sociedad. Fenómeno que en México se explica debido a la obligatoriedad de la educación de los niños a partir de los 3 años.

Presupuesto para la educación

.

La educación en el presupuesto de egresos 2010, aprobado por la Cámara de Diputados a la 1:54 a.m. del martes 17 de noviembre, presenta un incremento del 2.5% con respecto al año anterior.

Felipe Enríquez Hernández (del PRI) afirmó que «… se aumentan los recursos para educación, infraestructura carretera, recurso hidráulicos, salud, seguridad pública, además de que garantiza el seguro popular».

Aunque se reconoce que el presupuesto autorizado a la educación es prioritario, también hay que señalar que en la distribución no todos los sectores salieron beneficiados: Para las escuelas normales la asignación no llega a 500 millones de pesos, en tanto que las universidades interculturales sólo recibirán 50 millones y para infraestructura educativa se destinó 2 mil 845 millones de pesos.

El problema no sólo está en la baja asignación de recursos para algunas instancias educativas, también se refleja en el destino que tienen estos recursos, por ejemplo una cantidad considerable de la reasignación de educación básica, 3 mil 954 millones de pesos, estará dirigido a becas del programa Oportunidades, que hasta el momento no ha demostrado su eficacia.

Otro de los organismos más afectados es la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), según expresó Romualdo López Zárate (La Jornada, 19 de noviembre) la reducción de recursos extraordinarios otorgados a esa institución afectará los diversos proyectos, se pasó de 600 millones a 67 millones de pesos.

Por su parte la Secretaría de Hacienda aseguró que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año tiene diversos mecanismos que transparentará la rendición de cuentas del ejercicio del gasto público.

Cabe destacar que el presupuesto había sido afectado desde que la comisión encargada de distribuir gastos no aprobó las asignaciones adicionales, por 21 mil 441 millones de pesos, solicitada por la Comisión de Educación y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados.

En esta petición se contemplaba que para el nivel básico se destinaría una ampliación de 3 mil 662 millones de pesos. La instancia más afectada es la Comisión Nacional de Libros de Textos Gratuitos (CONALITEG), así como algunos programas como Fortalecimiento a la Educación Temprana y el Desarrollo Infantil, entre otros (información de La Jornada, 15 de noviembre).

De esta manera, una de las áreas más descuidadas en la asignación de recursos es la educación básica, que sin duda tendrá consecuencias en todos los niveles educativos.

Sólo 3 de cada 100 primarias logran un buen desempeño en Enlace

.

En Puebla 746 escuelas primarias tienen a 0% de alumnos en niveles altos de aprovechamiento (bueno y excelente) y sólo 100 (de 3 mil 760) tuvieron más 60% de sus estudiantes en niveles altos, es decir que sólo casi 3 de cada 100 escuelas (2.66%) logran un buen desempeño, según los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) de la aplicación 2009.

En tanto que los resultados de las secundarias en la entidad son más alarmantes, pues 479 instituciones presentan el mismo fenómeno de 0% de sus alumnos en los más altos niveles de aprovechamiento y ninguna alcanza a colocar ni siquiera al 50% de sus alumnos en estos niveles.

ENLACE es una prueba estandarizada que se aplica anualmente a todas las escuelas, públicas y privadas, a estudiantes de 3º a 6º de primaria y este año a los 3 grados de secundaria. Esta evaluación fue realizada por primera vez en 2006 (en las áreas de español, matemáticas, en 2008 se agregó ciencias naturales y este año educación cívica y ética). Los resultados se clasifican en niveles de competencia alcanzados por los alumnos: «insuficiente», «elemental», «bueno» y «excelente».

La prueba fue aplicada a 5 mil 587 instituciones de educación básica en el estado. De este total, 3 mil 760 fueron primarias y mil 827 secundarias (que en esta ocasión incluyeron también a primero y segundo grados).

En educación primaria, las escuelas que tuvieron al 100% de sus alumnos en los niveles de bueno y excelente, en la evaluación en su conjunto, fueron:

Como se aprecia, la mayoría de estas instituciones están ubicadas en el municipio de Puebla, 5 son particulares y 2 públicas (una perteneciente al sistema general y una a CONAFE). Estos resultados fueron de la evaluación al turno matutino, excepto en la escuela general que fue el nocturno.

Del total de las 3 mil 760 primarias evaluadas, la gran mayoría (85.38%) cumplió con los requisitos establecidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) de representatividad, es decir aquellas escuelas con más de 30 estudiantes y que presentaron más de un 80% de asistencia en la prueba. Los datos aquí referidos fueron obtenidos después de considerar estos criterios.

En educación secundaria, no se registró alguna escuela que tuvieron al 100% de sus alumnos en los más altos niveles. La institución que registró al mayor porcentaje de alumnos en nivel de excelencia apenas alcanzó 47.42% de sus alumnos.

En este caso, 2 de las 5 escuelas con arriba del 40% de alumnos de alto nivel se ubican en el municipio de Puebla. Las particulares siguen teniendo más instituciones en este nivel, aunque la que obtuvo mejor promedio es una telesecundaria. A excepción de la escuela particular “Guadalupe”, todas fueron evaluadas en el turno matutino.