Publicaciones etiquetadas ‘deserción escolar’

En Puebla persiste la baja asistencia escolar femenina

.

Pese a que en los últimos años se ha incrementado el nivel de inserción de las mujeres en la educación superior, en Puebla siguen teniendo mayor presencia los hombres que las mujeres, según los datos del estudio «La situación actual de los jóvenes en México» publicado por el Consejo Nacional de Población (Conapo).

Un aspecto importante el análisis de la situación educativa de la población joven es conocer si los individuos que están en edad de estudiar efectivamente asisten a la escuela.

La asistencia escolar muestra un panorama desfavorable en México. En 2009, cuatro de cada diez jóvenes asistían a la escuela, en proporciones prácticamente idénticas para hombres y mujeres (43.5 y 43.7%, respectivamente). Un porcentaje significativamente bajo, a pesar de haberse incrementado hasta en un 40% durante las últimas dos décadas. De 1990 al año 2000 el nivel de asistencia escolar aumentó tan sólo 1.5 puntos porcentuales, al pasar de 30.2 a 31.7%; en cambio de 2000 a 2009 tuvo un incremento más alto, de 13.1 puntos.

Aunque el nivel de asistencia escolar ha aumentado durante las últimas décadas (especialmente del año 2000 en adelante), persiste la baja proporción de jóvenes con participación activa en el sistema educativo.

Lo más significativo del escaso avance que se ha tenido en la asistencia escolar es el aumento de la participación de las mujeres. Durante la última década del siglo pasado, las mujeres tenían un porcentaje de asistencia hasta cuatro puntos porcentuales debajo de los hombres. En la actualidad esta tendencia tiende a igualarse, con una ligera predominancia femenina. Es decir, las mujeres asisten con mayor intensidad que los hombres a la escuela.

El periodo crítico para la deserción escolar se encuentre entre los 12 y 13 años, aunque de manera menos rápida que en años anteriores. A la edad de 15 años, 8 de cada 10 jóvenes continúan en el sistema educativo y 4 de cada 10 de 20 años.

La disminución de la deserción escolar entre las mujeres y los adultos jóvenes ha sido la más significativa. Actualmente las mujeres tienen un mayor nivel de asistencia en prácticamente todas las edades.

Los datos por entidad federativa reflejan que en el año 2009, el Distrito Federal era la de mayor nivel de asistencia escolar en el país, tanto para hombres como mujeres (54.1% y 53.5%, respectivamente). Le siguen Colima, Sonora, Tamaulipas y Chihuahua, con porcentajes cercanos o por arriba de 50%.

En contraparte, las entidades federativas con menor nivel de asistencia escolar entre los jóvenes son: Guanajuato, Michoacán, Zacatecas, Querétaro, Durango y Jalisco, con porcentajes entre 35 y 40%.

En el resto de los estados, el porcentaje de asistencia se encuentra entre 40 y 50%.

En San Luis Potosí, Querétaro, Estado de México, Chihuahua, Morelos y Aguascalientes, las mujeres reportan un nivel de asistencia más alto que los hombres.

En Hidalgo, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Colima, Quintana Roo, Tlaxcala, entre otros, los hombres siguen teniendo una mayor presencia. Es decir, en dónde existen precisamente mayores oportunidades educativas, las mujeres tienen un nivel de inserción escolar más alto que el de los hombres.

La educación en números: Tercer Informe de Gobierno de Felipe Calderón

.

Segunda parte

La deserción escolar en el nivel básico ha pasado de 5.5% en 2005, a 7.4% en 2008 y a 12% en 2009. En tanto que en el bachillerato sólo seis de cada diez alumnos que ingresan terminan sus estudios, siento este nivel el que registra la mayor deserción.

5.5 millones de mexicanos, mayores de 15 años no saben leer ni escribir, es decir el 8.4% considerando que esta población casi llega a los 68.8 millones, según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

De este grupo de edad, 9.8 millones (14.3%) no tienen educación primaria y 14.6 millones (21.2%) no tienen educación secundaria.

En 2005 el porcentaje de personas –de 15 años o más– que no habían concluido la educación básica fue del 44.7% (33 millones de la población). Este rezago es más intenso entre la población rural quienes están en esta situación tres cuartas partes, y un tercio de la población urbana, lo que se refleja en el promedio de escolaridad: 8.4 años en los hombres y 7.9 en las mujeres.

Después de revisar algunas de las principales cifras de la oferta educativa, es muy fácil reconocer que los principales problemas de la educación se vinculan con el financiamiento –específicamente su forma de distribución–, la cobertura y, aunque en estas líneas no se abordó de manera directa, de la calidad (relacionada con logros académicos).

Teniendo este panorama, resulta evidente la atención a problemas como: erradicar el analfabetismo, combatir la deserción escolar, alcanzar la cobertura universal, incrementar los niveles de escolaridad.

Como se observa claramente, no ha habido cambios profundos en la educación en México y no se ve cómo se logrará el punto 3 del decálogo del presidente: “alcanzar una educación de calidad y superar el marasmo de intereses a fin de que la educación sea la puerta grande para salir de la pobreza”.

Bachillerato, nivel con mayor abandono escolar en Puebla

.

La deserción en el bachillerato es un problema en Puebla, 10 de cada 100 alumnos que se inscriben en este nivel abandonan la escuela.

El abandono escolar es uno de los problemas más graves que enfrenta la educación media superior en el país, no sólo en Puebla, llega a alcanzar hasta 40 % de los estudiantes.

Las causas de deserción son diversas: entre las principales destaca que más de una tercera parte de alumnos reprueba en el en el bachillerato, lo que motiva el abandono de las clases.

Otra causa de deserción que ha sido identificada en diversos estudios es la necesidad de dejar los estudios por tener que cuidar a algún familiar, así como la falta de ingresos de la familia y en consecuencia la incorporación al mercado laboral.

Asimismo, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha aceptado que el abandono de los estudios, por parte de los alumnos del bachillerato, se debe a que no se sienten satisfechos con lo que están aprendiendo en las aulas.

El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely Pardo, señaló que 40 % de los jóvenes que cursan bachillerato desertan en el primer y segundo año no por causas económicas sino porque los programas de estudio no responden a sus intereses y necesidades. Además agregó que el bachillerato es el nivel de estudios de mayor deserción entre los estudiantes en el país (El Financiero, 9 de junio de 2009).

En Puebla, a semejanza de lo que ocurre en el país, el problema del abandono de estudios en el bachillerato es mayor que el registrado en primaria y secundaria:

En primaria sólo 1 de cada 100 alumnos abandonan los estudios, en secundaria 5 de cada 100 y en bachillerato lo hacen 10 de cada 100 alumnos, es decir que el promedio de alumnos que abandonan la escuela se duplica de secundaria a bachillerato.

Al problema anterior hay que agregar que acceden a este nivel solamente 64 de cada 100 muchachos que están en edad de cursar el bachillerato. De esta manera se puede decir que se está dejando sin educación de este tipo a 46 de cada 100 (sumando falta de cobertura y deserción).

Como se observa, la situación de la cobertura se agrava cuando se avanza en los grados de estudio.

Juan Ramón de la Fuente, ex- rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hace algún tiempo señaló que para resolver el problema de la deserción (en nivel medio superior y superior) hay que explorar y fortalecer los sistemas de educación a distancia, como un camino para lograr la cobertura y deserción.