Publicaciones etiquetadas ‘Coahuila’

México tiene un promedio de baja escolaridad

.

México tiene un promedio de escolaridad de 8.4 años de educación formal, según datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP); cifra inferior a varios países latinoamericanos como Argentina, Chile, Panamá, Perú, Uruguay, Bolivia, Brasil Cuba.
Según datos de la Fundación para la Implementación, Diseño, Evaluación y Análisis de Políticas Públicas (IDEA), quienes identificaron el promedio de escolaridad, en el 2006, era:

 

 

Los datos presentados por la SEP son todavía más desalentadores al aceptar que el número promedio de grados escolares –que resulta de la división del número de años aprobados por la población de 15 años y más– es de apenas de 8.4 años

La desigualdad no solamente está en comparación con otros países, también se hace patente al interior al comparar la escolaridad promedio de cada entidad federativa:

Según estos datos, con excepción del Distrito Federal y el estado de México, las entidades que han logrado alcanzar los promedios más altos de escolarización se encuentran en la parte norte del país. Estas entidades, que ocupan las primeras 10 posiciones y que están por arriba del promedio nacional, son: Nuevo León, Coahuila, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Aguascalientes, Tamaulipas y Sinaloa.

Las entidades con promedios más bajos son Chiapas, Oaxaca y Guerrero, con 6.2, 6.7 y 6.9 años de promedio de escolaridad respectivamente.

Padrón de maestros, un asunto ampliamente discutido

.

En estos últimos días el tema educativo se ha visto envuelto por la discusión en torno al padrón de maestros que la Secretaría de Educación Pública (SEP) entregó a la Cámara de Diputados el 30 de junio.

La discusión se ha polarizado entre las instituciones oficiales, quienes magnifican la importancia de la información entregada, y aquellos que hacen énfasis en la insuficiencia y la incongruencia de los datos entregados.

El padrón que la SEP integró con información de las entidades federativas apenas es un primer paso, que no es suficiente y sí que sienta las bases para llegar a conocer los datos de los maestros de educación básica, un aspecto tan elemental que ni siquiera tendría que estar a discusión. Ese documento es el resultado de la presión de organizaciones sociales, de académicos, de periodistas e incluso de algunos maestros; que tiene una clara intención de mermar la opacidad del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En el artículo 9, fracción IV, del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2010, se estableció que la SEP y los estados dieran a conocer el número y el tipo de las plazas (docentes, administrativas y directivas), así como el número de trabajadores comisionados por centro de trabajo, señalando el objetivo de tal comisión, su duración y el pago que reciben por concepto de servicios personales; una auditoría al Fondo de Aportaciones a la Educación Básica (FAEB).

En este sentido, debe señalarse que la SEP cumplió con el encargo, aunque lo hizo como para entregar la tarea, que además efectivamente se pueden encontrar varias inconsistencias como las señaladas por la asociación Mexicanos Primero, que este 14 de julio dió a conocer en un documento llamado «Registro de maestros: hallazgos principales», los aspectos más relevantes que encontraron en el padrón de maestros:

Todas las entidades federativas sin excepción resultan con más plazas pagadas que las autorizadas, es decir, se gasta lo mismo pero se fragmentan las plazas.

En Coahuila hay más de 44 mil trabajadores con RFCs erróneos; es decir, es obligación de las autoridades no dar un pago si el RFC no es preciso; sin embargo, se dieron estos pagos.

En el Distrito Federal a más de 33 mil trabajadores se dieron estos pagos, a pesar de que su registro debiera mantenerse impecable, pues nunca salió de la esfera de la responsabilidad directa de la SEP.

Existe un gran desorden en Tamaulipas sobre centros de trabajo inexistentes y en Veracruz en cuanto a centros de trabajo clausurados. Existen plazas inexistentes en Coahuila y Tabasco.

Hay maestros teletransportados que están en dos entidades simultáneamente que son incompatibles geográficamente para ser atendidas, de los cuales una tercera parte tienen un pie en el Distrito Federal.

Hay 10 mil comisionados, unos con comisiones sindicales, otros con comisiones educativas, directivas, administrativas; el subregistro de comisionados es notable.

En Jalisco hay 487 comisionados en una única plaza.

Durango presentó información diciendo que no tiene un solo comisionado cuando hay forma de comprobar que sí los hay.

Son alrededor de 880 mil, entre el millón 100 maestros, pagados por el FAEB

Además, esa misma organización, señaló que le faltan los siguientes datos:

  • Sobre identidad

    • CURP (ya que sólo Guanajuato y Oaxaca lo incluyeron),
    • sexo,
    • fecha y lugar de nacimiento,
    • nacionalidad,
    • domicilio,
  • Sobre desempeño
    • desempeño en el concurso de oposición ENAMS,
    • asistencia,
    • resultados educativos de sus alumnos,
    • premios y estímulos recibidos,
    • infracciones registradas,
  • Sobre formación
    • grado académico alcanzado,
    • capacitaciones
    • cursos de actualización realizados
    • especialidades
    • idiomas que manejan
  • Sobre situación laboral
    • tipo de nombramiento
    • antigüedad
    • formas de ingreso

Pese a todo esto, no se debe perder de vista que es la primera aproximación que se tiene sobre cuántos maestros hay, donde están y cuánto ganan.

No se trata de conformarse con tal información, aunque hay que recordar que, debido a la «federalización» los estados no están obligados a entregar a la SEP las nóminas de sus sistemas educativos, particularmente de aquellos que dependen de fondos estatales. En esos casos, la presión que se ejerza debe venir del ámbito local.

La maestra y el manejo del presupuesto

.

En los tres primeros años de gobierno de Felipe Calderón (2007-2009), el grupo de la maestra Elba Esther Gordillo ha manejado recursos públicos por un mínimo de 345 mil 785 millones de pesos y un máximo de un billón 611 mil 771 millones. Cada año, miembros de su grupo han tomado decisiones sobre al menos 115 mil millones de pesos, más que los gobiernos del Distrito Federal o el estado de México. Estas son algunas de las cifras dadas a conocer en la investigación que apareció en el suplemento dominical Enfoque de Reforma, el día 13 de diciembre de 2009.

Se trata de un análisis de Sergio Aguayo y Alberto Serdán Rosales, sobre los presupuestos que maneja el grupo que dirige Elba Esther Gordillo.

En 1989 Elba Esther Gordillo llegó a la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la organización sindical más numerosa de América Latina, base política y social de la cual se ha derivado el poder que ahora tiene. Es tan esencial el control del SNTE que Elba Esther se hizo nombrar presidenta nacional vitalicia.

Los cálculos realizados por los autores están estimados a través de las recursos manejados por las múltiples instituciones que en este sexenio se han ofrecido a la maestra, además del SNTE:

  • El ISSSTE,
  • La Lotería Nacional,
  • El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP, al menos durante dos años),
  • El Partido Nueva Alianza (Panal) Y
  • La Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP)

Si se analizan las cifras que arroja esta investigación, se observa que tiene un control (en 3 años) de 10 puntos del PIB. Es decir, se trata de más o menos la mitad del presupuesto federal que se ejerce en un año en todo el país.

Evidentemente la entrega de las instituciones es una factura que Calderón paga a su aliada por la ayuda que le brindó durante las elecciones de 2006. La maestra tuvo la capacidad de inclinar la balanza electoral a favor de Calderón.

Estos datos de los recursos que su grupo maneja prueban que la maestra Elba Esther Gordillo, a pesar de todos los golpes que ha recibido en el ámbito público, sigue siendo muy poderosa.

En lo que se refiere específicamente al dominio que la maestra tiene dentro de la SEP, se puede leer en el artículo un resumen de lo ocurrido en los últimos 3 años:

El 1o. de diciembre del 2006 Felipe Calderón asume la presidencia del país. Dos semanas después se anunció que la Subsecretaría de Educación Básica, la dependencia más importante de la SEP, tendría como titular a José Fernando González Sánchez cuyo mérito principal es su calidad de yerno de la maestra.

En noviembre del 2005, Reforma reveló conversaciones de Calderón con Gordillo y Yunes en las que se mencionaba al yerno como contacto del grupo de la maestra con el entonces precandidato panista.

Paralelamente, el grupo de Gordillo ha incrementando su poder en la educación de los estados (que con la descentralización, manejan cantidades enormes de dinero). Las secretarías donde despacha gente de Elba Esther son las de Campeche, Coahuila, Colima, Nayarit, Quintana Roo y Tabasco.

La evidencia que respalda esta versión es la siguiente: el responsable de la educación en Campeche, José del Carmen Soberanis González, fue secretario particular de la maestra (Reforma, 9 de septiembre del 2002); en Coahuila, el secretario Carlos Ariel Moreira Valdés, hermano del gobernador Humberto Moreira, es el secretario general de la Sección 38 del SNTE, y en Nayarit, la secretaria Olga Margarita Uriarte Rico tiene un historial como dirigente del SNTE y de militancia en el Panal (Reforma, 6 de noviembre de 2009).

El titular de la administración federal de Servicios Educativos en el Distrito Federal, Luis Ignacio Sánchez Gómez, es muy cercano a la maestra.

El caso de Reyes Tamez Guerra ilustra la forma en que se van conformando los grupos. Tamez fue secretario de Educación de 2000-2006 (durante el gobierno de Fox) y de ahí pasó a la secretaría de Educación de Nuevo León. En 2009 fue candidato del Panal a diputado federal y actualmente coordina la bancada de ese partido en la Cámara, donde también preside la Comisión de Ciencia y Tecnología. No se sabe con precisión el momento en que este personaje empezó a ser «gente de» la maestra.

Para establecer los montos estipulados los autores revisaron la cantidad de dinero público que han manejado las dependencias controladas por el grupo (tomando como referencia el sexenio de Calderón).

En el mínimo se manejaron las cantidades sobre las cuales hay certeza y en el máximo todo lo que podrían manejar. Por tanto el monto podría ser mayor, pero son estos los datos que gozan de plena certeza y confiabilidad.

La SEP, pese a los múltiples señalamientos, no informa cuánto dinero canaliza por cuotas sindicales al SNTE en todo el país, desglosado por estado (los autores sólo incluyen los datos públicos dados a conocer por el Instituto Federal de Acceso a la Información). Falta también establecer los fondos que recibe el Panal en los estados.

Para finalizar estas notas, hay que señalar que si se hace caso a la frase: “Dime cuánto presupuesto controlas y te diré que poder tienes”, la maestra es infinitamente poderosa en este país.

Lamentablemente todo el poder de la profesora no ha servido de nada para mejorar la educación.

Evaluaciones peligrosas Parte II

.

En “El Primer Estudio Internacional Comparativo en Lenguaje, Matemáticas y Factores Asociados, en Tercer y Cuarto Grado de Educación Básica”, que fue aplicado a alumnos de 3º y 4º grados en México, analizó algunos factores que se deben considerar a la hora de leer los resultados.

Se observó que los alumnos de 4º grado aprendieron más que los de 3º, particularmente en lenguaje.

Se encontraron indicios de que el “incremento” del aprendizaje por el pasaje de 3º y 4º grado es superior entre los alumnos del área urbana comparados con los de la rural, y que tal comportamiento es más pronunciado en lengua que en matemáticas.

El nivel sociocultural de la familia incide claramente sobre el logro escolar. Para matemáticas, además, cuanto mayor es el capital cultural familiar (mejor nivel educativo de los padres, mayor número de libros disponibles en casa, más recursos invertidos en educación), mayor es el incremento en el nivel de logro debido a ese factor.

Otros factores condicionan el nivel de logro de los alumnos, es decir, tienen un efecto positivo sobre el nivel de rendimiento, aunque a veces sea sólo en algunas materias.

La disposición de material didáctico es un factor positivo para elevar el nivel de logro en ambas materias evaluados.

El género del alumno pareció ser determinante para la asignatura de lengua, en donde las mujeres mostraron un nivel de aprendizaje lingüístico notablemente superior al de los hombres. En cambio no está asociado al mejor logro en matemáticas.

El que los alumnos hayan asistido al preescolar permite predecir que estos alumnos serán mejores en lengua, pero no así en matemáticas.

Más allá del origen social y del género del alumno, ciertas actitudes, competencias y comportamientos de los alumnos inciden sobres sus logros. Ello se constató a través de las percepciones familiares. Se observó que cuando los padres se referían a sus hijos como “le gusta estudiar y no tiene dificultades”, “usa libros”, “hace sus tareas”, éstos tenían resultados mucho mejores que el resto de los participantes.

La percepción del propio alumno también fue determinante en los resultados: “hago las tareas y me resultan interesantes”, “me gusta mucho matemáticas”.

Como se observa en otras evaluaciones, los alumnos de las escuelas urbanas superan a los de las rurales en el nivel de logro, tanto en matemática como en lengua. Aunque estadísticamente significativas, las distancias encontradas no indican una segmentación geográfica muy pronunciada del sistema educativo público. Esta interpretación es más evidente en matemática- donde la diferencia media esperada es de 15 puntos–que en lengua, con distancias esperadas superiores a 21 puntos.

Los datos presentados por el LLECE para México son el general, coincidentes con los resultados para América Latina. La distancia en matemática entre el área rural, por un lado, y el área urbana, por el otro, llega a 15 y 9 puntos, respectivamente, siendo este último estadísticamente significativo. Esas distancias ascienden a 10 y 14 puntos, respectivamente, cuando se trata del logro en lengua.

Además, si se comparan estos resultados con los aportados por los Exámenes para la Calidad y el Logro Educativo (Excale), elaborados y aplicados por el INEE, se pueden encontrar enormes coincidencias, por ejemplo:

En matemáticas, 4 de cada 10 alumnos se ubicaron por debajo del nivel básico y casi 1 en avanzado, lo que equivale a decir que estos últimos alumnos no pueden trasladar el razonamiento matemático a su vida cotidiana para la resolución de problemas. Aunque en todas las evaluaciones realizadas en México, los hombres obtienen mejores calificaciones que las mujeres en esta área, en esta ocasión las diferencias fueron mínimas.

En español fueron evaluadas las habilidades de lectura, reflexión sobre la lengua y expresión escrita. En conjunto, casi 3 de cada 10 estudiantes estuvieron por debajo del nivel básico, mientras que sólo .02 alumnos se ubican en el avanzado. Es decir, mientras que aquel segmento de alumnos puede interpretar el significado de una frase o palabra en un contexto determinado, sólo una minoría es capaz de interpretar frases metafóricas. En este caso, las mujeres obtuvieron mejores calificaciones que los hombres.

Por supuesto, las escuelas privadas obtienen los mejores resultados, mientras que las escuelas públicas urbanas le siguen en los resultados, dejando al final de la lista a las escuelas rurales y sobre todo a las indígenas.

En los resultados de excale, por entidad federativa, se analizó la importancia del contexto en el que se desarrollan los alumno, lo que se llama “capital cultural escolar (cce)” de los estudiantes, que no es otra cosa que el nivel de preparación de los padres, disponibilidad de computadora e internet, es decir, los elementos del contexto social que le permiten tener un mejor desempeño académico: a mayor capital cultural, mayor aprendizaje de los estudiantes.

Entre las entidades que están en franca ventaja en cuanto al cce se encuentran el Distrito Federal, Nuevo León, Aguascalientes, Chihuahua, Baja California, Baja California Sur, Jalisco, Coahuila, Sonora, México. Estados que además tienen los resultados más altos en el examen.

Por el contrario, las entidades más deterioradas son Chiapas, Guerrero, Veracruz e Hidalgo. Oaxaca no fue evaluada debido a los problemas que se presentan, pero seguramente estaría en este grupo. Puebla se colocó en el nivel medio bajo de cce, lo que explica sus resultados.

Como se observa, las coincidencias en los resultados en ambos estudios son muchas, por lo que se hace extraño que hubiera necesidad de que pasaran tantos años para que ahora se tome con seriedad estos resultados.

El problema ahora en México es que las evaluaciones se han multiplicado, se tiene a PISA, ENLACE y EXCALE, a nivel nacional; mientras que en los estados se han evaluaciones de todo tipo, incluso en algunas entidades hay algo que ha sido llamado pre-pruebas, tanto para PISA como para ENLACE.

Los resultados de estas evaluaciones ahora son conocidos y se sabe con bastante precisión cuáles son los puntos débiles de la educación, pero estos estudios no han sido utilizados para generar políticas educativas, por ello las evaluaciones corren el riesgo de perder su razón de ser. Estas evaluaciones han dejando de lado la discusión sobre las causas del fracaso educativo, las diferencias e inequidades en el sistema, la importancia de la educación preescolar y la participación de los padres de familia, particularmente de las madres, que permita a los alumnos elevar su nivel educativo; y en su lugar, los maestros y las autoridades educativas parecen estar más preocupados por preparar exámenes y encontrar métodos que les permita a los alumnos contestar mejor.

Evaluaciones peligrosas Parte I

.

Durante muchos años no se evalúo a la educación en México y cuando en la década de los 90 se incursionó en ella se hizo en lo “oscurito”, ni siquiera los grandes expertos se enteraron de que por ejemplo en 1995 México participó en el famoso estudio llamado “Evaluaciones Internacionales en Matemáticas y Ciencias” (TIMSS por sus siglas en inglés) y cuando la Asociación Internacional de Evaluación (IEA por sus siglas en inglés) dio a conocer los reportes internacionales, la Secretaría de Educación Pública (SEP) decidió desaparecer los resultados de la prueba en nuestro país.

Esta decisión fue desconcertante para la IEA y para las pocas personas que se enteraron de los hechos. La organización tuvo que destruir los datos de México y hacer sólo cálculos para sus reportes estadísticos. A partir de entonces se cambiaron reglas de esas evaluaciones internacionales, de tal manera que ningún otro país pudiera repetir tal hazaña.

Otro ejemplo es “El Primer Estudio Internacional Comparativo en Lenguaje, Matemáticas y Factores Asociados, en Tercer y Cuarto Grado de Educación Básica” elaborado por El Laboratorio Latinoamericano de la Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), en 1997, y coordinador por la Oficina Regional de la UNESCO.

Si bien se dieron a conocer los resultados, este estudio solamente tuvo una integración del informe y su análisis correspondiente hasta el 2007, gracias a la participación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Sobre este último estudio señalaré los aspectos más relevantes que desde hace diez años se sabían sobre la educación y que sin embargo no han sido tomados en consideración para la creación de políticas educativas.

La prueba abarcó a estudiantes de 3º y 4º de primaria –debido a la paridad en los programas de los países participantes- a los que se aplicaron exámenes de matemáticas y lenguaje (español). En matemáticas se evaluaron: numeración; operatoria con números naturales; fracciones comunes; geometría y habilidades, entendidas estas últimas como lectura de gráficos, reconocimiento de patrones, nociones de probabilidades y relaciones entre datos, mientras que en lenguaje se midió si los alumnos saben identificar tipos de texto, distinguir entre emisor y destinatario de un texto; identificar el mensaje de un texto; reconocer la información específica de un texto e identificar vocabulario relacionado con el sentido de un texto.

En el caso de México incluyó una muestra representativa nacional y adicionalmente se extendió el estudio a una muestra de escuelas de 13 estados: Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz.

En 8 estados se realizó el estudio en el sector público y privado, en tanto en 5 sólo se aplicó la prueba en educación pública:

Entre los cinco estados de la República que figuran como los peores en educación de 3º y 4º de primaria, se encuentran Puebla, Chihuahua Guanajuato, San Luis Potosí y Michoacán.

Estimación promedio del logro en Matemática y Español, por Entidad

En matemáticas el estado que ocupó los más altos resultados fue Nuevo León con un promedio de 268 puntos, en tanto que el último lugar fue ocupado por Michoacán con 221 puntos. Puebla ocupa el lugar 10 de los trece estados con 240 puntos, 3 puntos abajo del promedio general de los estados.

En lenguaje Nuevo León se ratificó como el mejor estado con 297 puntos, en tanto Michoacán hizo lo propio al alcanzar 238 puntos. Puebla subió su puntuación a 262 puntos, ubicándose en el lugar número 9.

El estudio muestra, además, que existen factores asociados al aprendizaje de matemáticas y lenguas que hacen que los promedios de los alumnos suban o se vean afectados.

Puebla, sexto lugar nacional en contratación de profesionistas

.

Un millón 995 mil 514 personas están ocupadas en el estado de Puebla, pero de ellas sólo 205 mil 538 han cursado algún grado de estudios universitarios, lo que equivale al 10.3%, del total de ocupados.

Aunque según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, con datos actualizados al segundo trimestre de 2007), Puebla ocupa el sexto lugar en el país con mayor número de profesionistas ocupados —para efectos de esta encuesta se considera profesionistas ocupados a aquellas personas que han cursado como mínimo cuatro años de universidad—, está por debajo del promedio nacional en este rubro (13.3% del total de personas empleadas), pues el Distrito Federal y Nuevo León tienen porcentajes muy altos (27.5 y 21, respectivamente). En cambio, Hidalgo, con 9.9%, es la entidad federativa con el porcentaje más bajo de profesionistas ocupados.

Promedio de crecimiento de profesionistas ocupados

Según un estudio de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) que analiza el ritmo del cambio en el trabajo (Panorama Anual del Observatorio Laboral Mexicano, 2006), durante los últimos cuatro años Puebla registró un crecimiento promedio, de los profesionistas ocupados, de 0.5%; es decir, de cada 100 plazas que se generan en Puebla, media es ocupada por un profesionista

El estado con mayores pérdidas de plazas fue San Luis Potosí, que presentó una variación porcentual en el crecimiento de los ocupados en los últimos cuatro años de -2.8%, lo que equivale a decir que lejos de crearse nuevas plazas, se cerraron. En contraste, el estado con el mayor incremento promedio de profesionistas ocupados fue Coahuila (6.2%); es decir, de 100 plazas que se generaron en ese estado, seis fueron ocupadas por profesionistas, mientras que la media de crecimiento se ubicó en 2.68 %, en el país.

 

 Relación entre ocupación y estudios realizados

A nivel nacional, según la ENOE, el número total de profesionistas ocupados es de 5.4 millones de personas, lo que representa el 13.9% del total de ocupados.

Las carreras con mayor número de profesionistas ocupados son: Administración (643 mil 100 ocupados; 12 de cada 100 profesionistas), Contaduría y Finanzas (638 mil 800 ocupados; 11 de cada 100) y Derecho (492 mil 700 ocupados; 9 de cada 100).

Las carreras con menos profesionistas ocupados son: Ciencias del Mar (mil 800; 0.03 de cada 100), Forestales (2 mil 100; 0.04 de cada 100) e Ingeniería Pesquera (2 mil 400; 0.05 de cada 100).

En Puebla se observan tendencias muy similares, al ser las carreras de Derecho (21 mil 400 ocupados), Contaduría (19 mil 100) y Administración (17 mil 300), las que tienen el mayor número de profesionistas empleados.

La ENOE muestra que, a nivel nacional, las carreras con el mayor porcentaje de profesionistas que realizan trabajos diferentes a los de su formación profesional son: Ingeniería de Transportes, Aeronáutica, Naval, Pilotos Aviadores y Navales (6 de cada 10), Turismo (6 de cada 10) y Archivonomía y Biblioteconomía (5 de cada 10), Económico Administrativas (4 de cada 10), Ciencias Biológicas (4 de cada 10) y en las Ingenierías (3 de cada 10).

En contraste, en las áreas de Educación, Ciencias de la Salud, Artes, Ciencias Físico-Matemáticas, Arquitectura, Urbanismo y Diseño y Humanidades la proporción de quienes sí trabajan en su área es de 7 de cada 10.

Las carreras que mostraron una mayor relación entre los estudios realizados y la ocupación desempeñada son: Música y Danza, Formación Docente en Educación Preescolar y Primaria y Medicina, Terapia y Optometría, con una proporción de 9 por cada 10 profesionistas.

En Puebla, las carreras con el mayor porcentaje de profesionistas que realizan trabajos diferentes a los de su formación profesional son: Contaduría (5 de cada 10), Derecho (5 de cada 10) e Ingenierías (4 de cada 10). En contraste, Medicina y Educación tienen una proporción de 8 por cada 10.

Educación superior en Puebla

.

¿Existen opciones reales de empleo para los egresados de una formación profesional en Puebla?

Mientras que Puebla ocupa el quinto lugar en el país en cuanto a su matrícula en educación superior, el número de ocupados en la entidad con estudios profesionales es de apenas el 10.3 %, lo que representa 3.6 % por debajo del promedio nacional (13.9).

Relación entre ocupación y estudios realizados

A nivel nacional, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, con datos anualizados al segundo trimestre de 2007), el número total de profesionistas ocupados es de 5.4 millones de personas.

Las carreras con mayor número de profesionistas ocupados son: Administración (643 mil 100 ocupados), Contaduría y Finanzas (638 mil 800 ocupados) y Derecho (492 mil 700 ocupados), mientras que las áreas que muestran el menor crecimiento en los últimos diez años en el número de ocupados son Humanidades, Artes, y Ciencias Físico-Matemáticas. Las carreras con menos profesionistas ocupados son: Ciencias del Mar (mil 800 ocupados), Forestales (2 mil 100 ocupados) e Ingeniería Pesquera (2 mil 400 ocupados).


Fuente: Observatorio Laboral 2007

La ENOE muestra que casi el 40% de los profesionistas ocupados en las áreas Económico Administrativas, Ciencias Biológicas y en las Ingenierías, trabajan en ocupaciones que no son acordes con su formación profesional.

Las carreras con el mayor porcentaje de profesionistas ocupados en actividades no acordes con sus estudios son: Ingeniería de Transportes, Aeronáutica, Naval, Pilotos Aviadores y Navales (63%), Turismo (63%) y Archivonomía y Biblioteconomía (56%). En contraste, en las áreas de Educación, Ciencias de la Salud, Artes, Ciencias Físico-Matemáticas, Arquitectura, Urbanismo y Diseño y Humanidades la proporción de quienes si trabajan en ocupaciones acordes con sus estudios es superior al 70%.

Las carreras que mostraron una mayor relación entre los estudios realizados y la ocupación desempeñada son: Música y Danza, Formación Docente en Educación Preescolar y Primaria y Medicina, Terapia y Optometría, en donde 9 de cada 10 profesionistas están ocupados en actividades acordes con sus estudios.

 
Fuente: Observatorio Laboral 2007

Panorama laboral en Puebla

Si hacemos consideraciones estatales, cabe señalar que Puebla ocupa el sexto lugar en el país con mayor número de personas ocupadas remuneradas: un millón novecientos quince mil trescientas personas, aunque sólo el 10.3% han cursado algún grado de estudios universitarios (la media nacional se ubica en 13.9 %).

 Fuente: ENOE 2007

El estado de Puebla, registró un crecimiento promedio, de los profesionistas ocupados, en los últimos 4 años de 0.5 %, es decir, de 1,000 plazas que se generan en Puebla, una es ocupada por profesionistas. En contraste, el estado que presentó el mayor incremento promedio de profesionistas ocupados fue Coahuila con 6.2 %, es decir, de 100 plazas que se generan en Coahuila seis son ocupadas por profesionistas (la media de crecimiento se ubica en 2.68 %).

 Fuente: ENOE 2007

Fuente: Observatorio Laboral 2006-2007

Baja calidad en la educación superior

En la región centro se encuentra la mayor parte de la oferta educativa del país, al estar en ella las principales Universidades, sin embargo, en el caso de Puebla la población ocupada que ha cursado algún grado de educación superior, como se mencionó, es 3.6 % inferior a la media nacional (13.9 %).

Este fenómeno, de baja contratación de profesionistas, está relacionada con múltiples factores de muy diverso orden, que van desde el predominio, en el estado, de las actividades económicas que no requieren formación profesional, hasta la mala calidad de la formación profesional. En este reporte abordaremos, sin embargo, el aspecto de la calidad educativa.

Puebla tiene registrados 141,648 alumnos inscritos en alguna institución de nivel superior (según los datos presentados en el primer semestres del presente año por la Secretaría de Educación Pública), que equivale al 6.84% del total nacional (2 070,311). De los cuales 42,077 están en una institución autónoma, 112,938 en alguna institución universitaria y tecnológica; y 65,783 (45% de matrícula) en instituciones particulares. La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) tiene un dato diferente en el porcentaje de atención que es atendida en Puebla en universidades privadas, al sostener que es el 50%. De cualquier manera, sea el 45 o el 50%, el promedio es significativo al representar la mitad de la matrícula.

De todas las instituciones que ofrecen educación superior en el país sólo 5% tienen programas de licenciatura, especialización, maestrías y doctorados considerados de alta calidad (es decir 936 de un total de 13,400), según el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL) en su reporte 2006, “La educación superior en el nuevo milenio. Una primera aproximación”.

Este “ranking” de las mejores universidades mexicanas se obtuvo de la conjunción de indicadores como antigüedad de las instituciones, tamaño, oferta educativa, así como su presencia e impacto en las diversas entidades del país, entre lo más destacado. De esta lista se observa que en Puebla sólo contamos con dos instituciones de alta calidad: la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la Universidad Iberoamericana (Ibero campus Puebla):

La BUAP aparece distinguida en los indicadores de las Universidades “que no tienen ‘fósiles’”, en el 4º lugar; “las que tienen más titulados”, en el lugar 11; en “posgrados de calidad”, en el lugar 7 y en “Investigación”, en el 6º lugar. Por su parte, la Ibero, se distingue en “producción científica” en la posición quinta; en “las que tienen más titulados”, en la posición 9 y en “posgrados de calidad”, en el lugar 6.

El reporte del CENEVAL establece que entre las 20 carreras más importantes, Medicina es la licenciatura que tiene el mejor desempeño, seguida de Ingeniería Eléctrica y Electrónica y de Ingeniería Civil. Cuatro áreas profesionales —Ingeniería Química, Contaduría, Ingeniería Mecánica y Eléctrica y Odontología— obtienen un nivel medio, mientras que las demás tienen un nivel bajo.

De las mil 188 instituciones de educación superior en México, en 265 se ofrece sólo un programa de educación ya sea de licenciatura o posgrado, pese a que se definen como “universidades”. Además, hay instituciones privadas que están autorizadas pero que no tienen estudiantes.

El sistema educativo está dominado por una mayoría de instituciones particulares pequeñas de reciente creación, que ofrecen uno o dos programas a lo sumo en un solo nivel escolar. De esta forma 687 planteles imparten entre 2 y 10 programas de tipo universitario, por lo que en total existen 952 escuelas que se ofrecen como “universidades” pero que no tienen alternativas de formación en todas las ramas del conocimiento. En 607 “universidades” se tiene matrículas de menos de 500 alumnos.

Del total de las instituciones de educación superior evaluadas, únicamente 44 registran alumnos en todos los niveles, es decir son “verdaderas” universidades, ya que imparten estudios de licenciatura, especialización, maestría y doctorado, y lo hacen en seis áreas del conocimiento: ciencias de la salud, naturales y exactas; educación y humanidades; ingeniería y tecnología; ciencias sociales y administrativas; así como ciencias agropecuarias. En contraposición en 506 planteles no se reportan estudiantes titulados en ningún nivel.