Publicaciones etiquetadas ‘ciencias sociales’

Ciencias sociales, las favoritas de estudiantes mexicanos

.

En México los promedios de graduación es claramente dominado por las carreras pertenecientes al área de «Ciencias sociales, negocios, leyes y servicios» al registrar el 45.1%, mientras que tan sólo el 4.8% se graduaron en carreras relacionadas con la «Agricultura y ciencias físicas».

De acuerdo con las estadísticas 911, de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para el periodo 2009-2010, México cuenta con 2813 instituciones de educación superior, 4906 escuelas, 323,110 docentes y 2’847,376 de alumnos en el sistema escolarizado, mientras que en el no escolarizado suman 3’107,713. De los cuales la mayoría se encuentran inscritos en las áreas de ciencias sociales.

En cuanto al estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y en el que se calcula la tasa de graduación universitario por campo de estudio, se observó que la orientación vocacional en su mayoría, se dirigió al área de ciencias sociales, negocios, leyes y servicios que concentró en promedio 37.1% de los egresados, seguida de las áreas de humanidades, artes y educación con 24.9% y salud y bienestar con 13-3%. En dichas áreas se concentra el 75.3% de los graduados.

Por orden de preferencias, las áreas que registraron los mayores porcentajes por países son:

Salud y bienestar: Dinamarca con 27.7%

Agricultura y ciencias físicas: Irlanda con 14.8%

Matemáticas y ciencias de la computación: Austria con 9.1%

Humanidades, artes y educación: Islandia con 35.3%

Ciencias sociales, negocias, leyes y servicios: Hungría con 48.5%

Ingeniería, manufacturas y construcción: Corea con 26.0%

En el campo de estudio de matemáticas y ciencias de comunicación destacan México (8.2%), Australia (8.2%) y Austria (9.1); quienes se encuentran aún por arriba del promedio de todos los países de la OCDE (5.2%).

Los contrastes del SNI en Puebla. Tercera y última parte

.

Mientras que en el país la mayoría de investigadores pertenecientes al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), se dedican al área de biología y química (17%), en Puebla los investigadores pertenecientes a este sistema están en la investigación de las humanidades y la ciencia de la conducta (33%), según datos incluidos en el padrón del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Áreas de conocimiento

Los científicos del sistema nacional se distribuyen en las siete áreas del conocimiento reconocidas por este organismo:

I: Físico-Matemáticas y Ciencias de la Tierra.

II: Biología y Química.

III: Medicina y Ciencias de la Salud.

IV: Humanidades y Ciencias de la Conducta.

V: Ciencias Sociales.

VI: Biotecnología y Ciencias Agropecuarias.

VII: Ingenierías.

La distribución es la siguiente: 2 mil 708 en las físico matemáticas y ciencias de la Tierra; 2 mil 904 en biología y química; mil 592 en medicina y ciencias de la salud; en humanidades y ciencias de la conducta se ubican 2 mil 466 investigadores, en ciencias sociales suman 2 mil 616; mil 864 en biotecnología y ciencias agropecuarias, y 2 mil 448 en ingenierías

Fuente: Elaboración propia con datos del SNI 2010

En Puebla, la principal institución que concentra a los investigadores es la BUAP. A diferencia de la tendencia nacional, aquí el área de conocimiento más socorrida es la IV (Humanidades y Ciencias de la Conducta); mientras que la que tiene menos investigadores es la Medicina y Ciencias de la Salud (5%).

Desigualdad de género

Otra disparidad en el sistema es el número de plazas para mujeres dentro de la investigación mexicana, pues sólo 31.38 %, es decir, 4 mil 707, de los miembros del SNI lo son, contra una gran mayoría masculina (9 mil 852).

Fuente: Elaboración propia con datos del SNI 2010

No hay jóvenes

La edad del investigador mexicano promedio es de 40 a 49 años, donde se concentra casi 35 por ciento total (5 mil 116 integrantes), mientras la presencia de científicos jóvenes es prácticamente inexistente: sólo 18 hombres y 14 mujeres menores de 30 años tienen un grado en el SNI, esto es, 0.21 por ciento. Además, hay 3 mil 357 investigadores de 30 a 39 años, 4 mil 130 de entre 50 y 59 años, mil 451 de 60 a 69 años y 473 mayores de 70 años.

Futuro laboral: carreras híbridas

.

El argumento de elegir una carrera del área de las ciencias sociales porque no le gusta las matemáticas, está cada vez más lejos de la realidad. A diferencia de lo que se creía hasta hace un tiempo, el futuro profesional no está en la especialización sino en las “carreras híbridas”.

En The New York Times, desde hace algún tiempo, han aparecido artículos relacionados con el creciente aumento de profesiones que combinan dos o más especialidades y las grandes posibilidades laborales que de tal formación se obtienen.

Aun cuando todavía no es popularizado este concepto, la expresión “trabajos híbridos” (hybrid jobs) se utiliza desde hace muchos años para designar aquellos que exigen de quienes los desempeñen que sean expertos en dos especialidades diferentes.

Además hay otras expresiones relacionadas con este concepto, como cross training, referida a la capacitación de trabajadores para habilitarlos en el desempeño de puestos distintos; y “trabajos combinados” (blended jobs).

De esta manera las instituciones están incursionando en carreras que satisfagas a ese mercado laboral, se trata de las “carreras del futuro” que tienen que ver con este concepto de híbrido: nanomedicina, ingeniería molecular, bioquímica-diagnóstica, desarrollo comunitario, agronegocios, energías renovables, planeación territorial, administración de pequeñas y medianas empresas.

El estudio The Future at Work, realizado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, se señala que tres tendencias dan forma al futuro del trabajo:1) los cambios en los patrones demográficos, 2) el cambio tecnológico y 3) la globalización económica.

Ahora tenemos es una nueva tendencia de especialidades transversales que aluden a la polifuncionalidad de la formación.

Se requiere una nueva oferta educativa, con mejor interconectividad en las ciencias, para poder operar de manera conjunta. La multidisciplinariedad es lo que lleva a esos híbridos que serán cada vez más frecuentes.

De esta manera, los abogados requieren saber, cada vez más, de anatomía o de genética para determinar la aplicación de ley, alguna sentencia o conocer un dictamen pericial a través del estudio de los genes.

Secretaría de Educación Pública (SEP), los últimos tres años, ha respaldado la creación de 75 universidades o institutos tecnológicos en todo el país, lo cual se traduce en la creación de 317 mil lugares en poco más de mil licenciaturas en esas instituciones y en las existentes.

En las Universidades Tecnológicas, Universidades Politécnicas e Institutos Tecnológicos se han abierto licenciaturas en bioinformática, biotecnología, energía sustentable, nanotecnologías, desarrollo urbano, logística y telemática, aeronáutica y robótica, de acuerdo con cada uno de esos subsistemas.

¿En dónde se pueden encontrar algunas carreras híbridas?

Según información que aparece en El Universal, 28 de marzo de 2010, las instituciones que actualmente están ofreciendo estas carreras son:

Universidad Nacional Autónoma de México
Licenciatura en Ciencias de la Tierra
En 2008 impulsó cinco nuevas licenciaturas multidisciplinarias y de innovación tecnológica en: Farmacia, Bioquímica-Diagnóstica, Ingenierías Eléctrica-Electrónica, Industrial y Mecánica.

Instituto Politécnico Nacional
Ingeniería Ambiental, en Sistemas Computacionales, Alimentos y Mecatrónica, en su sede en Zacatecas; y de Diseño de la Comunicación Gráfica y Planeación Territorial en su unidad Tecamachalco.

Universidad Autónoma Metropolitana
Estudios Socioterritoriales, en su unidad Cuajimalpa, Estudios Humanísticos, y Tecnología y Sistemas de Información (utiliza herramientas como Facebook para mantener contacto entre estudiantes, profesores y autoridades).

Universidad Autónoma de Guadalajara
Licenciatura de Fisioterapia y la de Seguridad Ciudadana.

Universidad Autónoma de Nuevo León
Licenciatura en Multimedia y Animación Digital e Ingeniero en Tecnología de Software.

Universidad de Colima
Las licenciaturas en Aduanas y la de Ciencias Ambiental y Gestión de Riesgos, que promueve las acciones de protección civil.

Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
Inteligencia de mercados, Gestión Tecnológica, Gerontología, Agronegocios; próximamente tendrá la Ingeniería Agrónoma para la Producción Sustentable.

Universidad Veracruzana
Biología Marina y Agronegocios internacionales, como licenciaturas, y producción lechera en nivel técnico superior universitario (TSU).

 

Puebla tercera entidad en becarios de posgrados

.

El estado de Puebla tiene mil 324 becarios en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), lo que coloca a la entidad en la 3ª posición en cuanto al otorgamiento de becas de posgrados, según datos de la Secretaría de Educación Pública en el estado.

El Conacyt, en el 2008, tenía registradas mil 171 becas nacionales de posgrado para estudiantes poblanos, las cuales se han distribuido en los niveles de:

En cuanto a los apoyos para realizar estudios en el extranjero, 153 poblanos han sido beneficiados por el programa de becas, lo que garantiza su manutención, la matrícula y el seguro médico.

Lo anterior ha significado una inversión de 118 millones de pesos.

De acuerdo con datos del Conacyt, la mayor demanda de becas se ubica en las áreas de ingeniería y ciencias sociales y humanidades.

En este rubro de becas, el Conacyt ha anunciado que disminuirá, durante el 2009, más del 60 % de las becas de posgrados al extranjero, al otorgar sólo 500 (de mil 500 que se asignaron el año anterior).

A nivel nacional, mientras que en 2008 se asignaron 3 mil 400 millones de pesos a becas, para 2009 se destinaron 3 mil 600 millones, lo que significa un escaso incremento para nuevos apoyos.

Los escasos recursos destinados este año a becas afectan principalmente a los apoyos al extranjero, se reducirá una tercera parte, debido a los costos de la divisa y el bajo presupuesto.

La disminución de becas al extranjero impedirá la formación de especialistas en otros países, con el fin de que se fortalezcan la ciencia y la tecnología nacionales.

Puebla, 5º lugar en el país por su número de investigadores reconocidos

.

De casi 15 mil miembros registrados en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), en el estado de Puebla se encuentran 559 investigadores, lo que coloca a la entidad en la quinta posición a nivel nacional, según el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Los datos se del padrón del SNI perteneciente al CONACYT se ordenan en las categorías: a) Candidato a Investigador Nacional, y b) Investigador Nacional. Esta última, a su vez, está dividida en tres niveles: I, II y III, dependiendo del impacto de sus investigaciones.

El padrón fue creado en 1984, para reconocer la labor de las personas dedicadas a producir conocimiento científico y tecnología. El reconocimiento se otorga a través de la evaluación y consiste en otorgar el nombramiento de investigador nacional y se otorgan incentivos económicos –becas- cuyo monto varía con el nivel asignado.

El 78 % de los investigadores se encuentran en 10 entidades federativas: el Distrito Federal, cuenta con 6 mil 208 investigadores, sigue el Estado de México con 876; Morelos, 792; Jalisco, 771; Puebla, 559; Nuevo León, 511; Guanajuato, 471; Baja California, 468; Michoacán, 422 y Veracruz, 343 investigadores.

El SNI reconoce investigadores de educación pública y privada, en este último sector, se ha incrementado la participación. En 2008, 66 instituciones privadas firmaron convenio de colaboración con el SNI. En el primer semestre de 2008 se renovó un convenio y se firmaron 12 nuevos.

El crecimiento del SNI es acelerado, tan sólo del año 2000 al 2008 se duplicó el número de registros de investigadores, pasando de 7,466 a 14,681.

En el caso de Puebla, el 93% de investigadores con registro del SNI se encuentra en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), la Universidad de las Américas-Puebla (UDLAP), la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) y el Colegio de Posgraduados (COLPOS).

Los investigadores miembros del SNI, por el trabajo de que realizan, se clasifican en siete áreas del conocimiento: 1. Ciencias físico-matemáticas y ciencias de la tierra; 2. Biología y química; 3. Medicina y ciencias de la salud; 4. Humanidades y ciencias de la conducta; 5. Ciencias sociales; 6. Biotecnología y ciencias agropecuarias, y 7. Ingeniería.

En Puebla el área de conocimiento dominante es Físico-matemáticas que sobrepasa el 32%, seguida por Ingeniería con el 21%.

En contraste, el área en donde menos se tienen investigadores afiliados al SNI es Medicina que apenas alcanza el 3% del total de investigadores, seguida de Biotecnología con el 4%.

Mexicanos sin habilidades matemáticas

.

Hoy, que miles de estudiantes egresados del nivel medio superior se enfrentan a la interrogante ¿qué voy a estudiar?, es probable que encuentren un abanico restringido de posibilidades en educación superior.

Las tendencias internacionales muestran que las carreras como ingeniería, física, matemáticas, etc. (ciencias duras), se han convertido en herramienta esencial para mejorar los niveles de vida de la población, y, por tanto, en las carreras con mayor demanda mundial. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), estas profesiones captan ocho de cada diez plazas laborales.

El desarrollo tecnológico y científico, en áreas como la investigación aeroespacial, la ingeniería, las telecomunicaciones, la robótica y la inteligencia artificial, proveerán oportunidades para mejorar la calidad de vida de las personas en áreas como el medio ambiente, la vivienda y la educación; y definirán el modo en que las empresas y los gobiernos satisfagan otras necesidades de consumo de la población como el esparcimiento, la comunicación, el transporte y la cultura; trayendo además con ello la estabilidad y el desarrollo económico de los países.

Megastendencias Internacionales

Contrariamente a las tendencias internacionales, la mayoría de los estudiantes en México se inscriben en áreas sociales. El Observatorio Laboral señala que el crecimiento en la matrícula de educación superior se ha concentrado en las disciplinas económico-administrativas y en las ciencias sociales, con incrementos de 95% y 66% respectivamente. Por otra parte, las ingenierías y las ciencias físico-matemáticas, han tenido incrementos inferiores en su matrícula, con apenas 33% y 11% respectivamente.

La Nacional Science Foundation (2002) reporta que en México 31 de cada 100 estudiantes egresan de carreras relacionadas con ciencia y tecnología, mientras que en Japón 64 terminan una licenciatura en estas áreas; en China este porcentaje es de 57, en Corea de 47 y en Chile de 46. 

Egresados de ciencia y tecnología

La educación en ciencia y tecnología y la innovación son la clave para la movilidad social y el crecimiento económico. Al respecto, la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual nos da un coeficiente de inventiva de 0.05%, Canadá 2.2 %, EUA 6.7 y Japón 32.41 %.

Coeficiente inventiva 
 
¿Qué es lo que lleva a los estudiantes a interesarse por carreras profesionales en el área de las ciencias y la tecnología?

La respuesta es el gusto o el interés por las matemáticas. Los resultados de las pruebas del Programme for International Student Assessment (PISA), 2003, de la OCDE, muestran que un alto porcentaje de los jóvenes de 15 años en México, asegura que se siente motivado por el estudio de las matemáticas, al considerar que el aprendizaje de ella le redundaría en una mejor expectativa profesional y les daría una mejor ventaja laboral. Es decir, no aprenden matemáticas por gusto sino por las perspectivas laborales que les podría implicar en el futuro; las matemáticas son percibidas como un medio potencial para lograr un buen desarrollo profesional y laboral, y no como una asignatura que les agrade.

A pesar de esto, resulta que los estudiantes mexicanos –en los hechos– evitan el estudio de las matemáticas.

De acuerdo con las pruebas de PISA, 6 de cada 10 estudiantes del nivel básico, en México, no cuentan con las competencias suficientes en matemáticas, mientras que en Corea este porcentaje es de 9.6 por cada 10. En el otro extremo, sólo 0.4% de los estudiantes mexicanos tienen competencias elevadas en matemáticas, contra el 24.8% de Corea. Datos de la OCDE, México destina sólo el 2.8% del gasto educativo para inversión en capital, como la compra de material educativo; en cambio, en Corea este porcentaje es de 18.9%.

Porcentaje de estudiantes en los 4 niveles de logro académico de matemáticas, 2005

Megastendencias Internacionales

Como ya se refirió en un estudio anterior de Consultoría Contracorriente sobre la ansiedad y la autoestima de los estudiantes mexicanos, estos son los que reportan mayor nivel de ansiedad (0.471) en el estudio de las matemáticas, por lo que no muestran interés ni disfrutan con ellas. Por lo anterior, tienden a evitarlas al decidir qué estudiar.

Los resultados de los Exámenes para la calidad y el Logro Educativos (Excale), aplicados por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), muestran que en primaria, el 17.4 % de los estudiantes se encuentra por debajo del nivel básico de competencias; poco más de la mitad (52.3 %) se ubica en el nivel básico; casi una cuarta parte (23.5 %) en el nivel medio y sólo siete de cada cien estudiantes (6.9 %) en el avanzado.

Logro promedio en matemáticas de estudiantes de 6º de primaria y 3º de secundaria, 2000 y 2005
 

Las cifras entre paréntesis refieren a los errores estándar
Fuente: Base de Datos de Tablas Estadísticas. Sistema de Administración del Conocimiento del INEE

Si los resultados de primaria son poco alentadores, en secundaria el panorama es aún peor, como si hubiera un retroceso en los aprendizajes. A nivel nacional, poco más de la mitad de los estudiantes (51.1%) se encuentra por debajo del nivel básico; tres de cada diez (29.5 %) se ubican en el nivel básico; dos de cada diez (18 %) se encuentran en el nivel medio; y sólo poco más de uno de cada cien (1.4 %) se ubica en el nivel avanzado. Es preocupante que la mitad de los alumnos no logre adquirir las competencias mínimas establecidas en el currículum de un área tan importante.

Las pruebas de aprendizaje indican que los estudiantes de 6° año de primaria no estaban bien preparados en matemáticas. Puebla obtiene un promedio de aprendizaje de 383.5, ubicándolos en el lugar 17, junto con los estados de Tabasco y Nayarit; es decir, hay 16 estados por encima del nuestro con mejores promedios en el aprendizaje de matemáticas.

 Fuente: INEE, 2006

La información anterior es contundente: para mejorar los aprendizajes en matemáticas, hay que hacer que a los alumnos les gusten.