Publicaciones etiquetadas ‘bachillerato’

Inicia aplicación de la prueba ENLACE en bachillerato

.

La Secretaría de Educación Pública (SEP), por tercer año consecutivo, aplicará a partir de este martes la prueba a Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) a los alumnos de tercer grado de Educación Media Superior del país, tanto de instituciones públicas como privadas.

El objetivo de esta evaluación es determinar en qué medida los jóvenes son capaces de aplicar conocimientos y habilidades básicas –adquiridas a lo largo de la trayectoria escolar– a situaciones cotidianas.

Las habilidades a evaluar son la Lectora y Matemática, aunque cada año se evalúa un área adicional. En esta aplicación se incluirán Ciencias Exactas y Ciencias Sociales y Humanidades.

Como se trata de una evaluación censal (a toda la población, en este caso inscrita en 3º de bachillerato), se trata de una prueba que:

• Se mantiene la estructura año con año
• Los reactivos se elaboran con base en las mismas especificaciones
• Se mantienen reactivos comunes
• Es una prueba objetiva y estandarizada.
• Proporciona un diagnóstico del estudiante a nivel individual.
• No está alineada al currículum de ningún subsistema de Educación Media Superior, ni evalúa contenidos de los planes de estudio.
• No permite derivar conclusiones sobre el sistema de Educación Media Superior, los subsistemas, las escuelas, los docentes ni sobre el desempeño de las entidades federativas.
• Sus resultados no tienen consecuencias académicas para los estudiantes ni para sus escuelas.
• No es una prueba de selección para el ingreso a instituciones de Educación Superior.
• La prueba consta de un cuadernillo de preguntas y de una hoja de respuestas.
• Está conformada por preguntas de opción múltiple.

Los resultados que se obtienen se ordenan en 4 niveles de aprovechamiento: insuficiente, elemental, bueno y excelente.

Para esta edición 2010, se tiene programada la aplicación de ENLACE a 980 mil 260 alumnos inscritos en 12 mil 144 escuelas en todo el país, según datos de la SEP. Lo anterior representa un aumento de 428 escuelas con respecto a 2009.

En su elaboración participan la Subsecretaría de Educación Media Superior, la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, por parte de SEP, y el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior A. C. (CENEVAL), quienes integran el Consejo Técnico.

Al igual que en las primeras dos aplicaciones, la prueba para este año tendrá 50 reactivos de habilidades lectoras y 90 de matemáticas:

Los resultados nacionales de las primeras dos aplicaciones hicieron notar que hubo un aumento de alumnos que se colocaron en el nivel excelente, aunque la proporción sigue siendo muy pequeña, al pasar de 6.7 de los estudiantes de bachillerato a7.2, es decir el aumento es de 0.5 puntos porcentuales en habilidad lectora y es en donde se encuentra la minoría de estudiantes, en tanto que la mayoría se ubican en el nivel bueno (42.6%).

En tanto que los resultados de matemáticas han sido más desalentadores, los estudiantes de este país se colocaron en su minoría en el nivel excelente, 4.8% (1.4 de aumento con respecto al año anterior) y en su mayoría están en el nivel insuficiente, 46.1%.

En Puebla los estudiantes de bachillerato que se ubicaron en el nivel de excelente en lectura fueron 7.4, es decir que estuvieron apenas por arriba del promedio nacional (7.2) aunque no se registró un aumento con respecto al año anterior; mientras que la mayoría (44.9) se ubicó en nivel bueno. En general se puede apreciar un desempeño ligeramente superior al promedio nacional.

En matemáticas también se registraron ligeros avances: en 2008 3.3% de alumnos poblanos se ubicaron en el nivel excelente, mientras que para 2009 lo hicieron 4.1%, eso significó una diferencia de 0.8 puntos porcentuales, aunque este promedio está por debajo del promedio nacional (4.8%). La mayoría de los alumnos se encuentran en un nivel insuficiente: 46%

Una de las diferencias que presenta esta edición con respecto a las anteriores, es que el cuestionario de contexto de Directores será contestado vía internet y lo harán todos aquellos de las escuelas participantes. Los resultados de la prueba se darán a conocer en septiembre de 2010

Las posiciones que las instituciones más importantes de este país asumen con respecto a esta prueba han sido diferentes: por un lado el Dr. José Ramón Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha señalado que esa institución no se aplicará la prueba debido a la dificultad que representa utilizar un instrumento estandarizado. Por su parte la Dra. Yoloxochitl Bustamente Diez, Directora del Instituto Politécnico Nacional (IPN) ratificó la participación de esa institución en la aplicación de este año.

Bachillerato, nivel con mayor abandono escolar en Puebla

.

La deserción en el bachillerato es un problema en Puebla, 10 de cada 100 alumnos que se inscriben en este nivel abandonan la escuela.

El abandono escolar es uno de los problemas más graves que enfrenta la educación media superior en el país, no sólo en Puebla, llega a alcanzar hasta 40 % de los estudiantes.

Las causas de deserción son diversas: entre las principales destaca que más de una tercera parte de alumnos reprueba en el en el bachillerato, lo que motiva el abandono de las clases.

Otra causa de deserción que ha sido identificada en diversos estudios es la necesidad de dejar los estudios por tener que cuidar a algún familiar, así como la falta de ingresos de la familia y en consecuencia la incorporación al mercado laboral.

Asimismo, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha aceptado que el abandono de los estudios, por parte de los alumnos del bachillerato, se debe a que no se sienten satisfechos con lo que están aprendiendo en las aulas.

El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely Pardo, señaló que 40 % de los jóvenes que cursan bachillerato desertan en el primer y segundo año no por causas económicas sino porque los programas de estudio no responden a sus intereses y necesidades. Además agregó que el bachillerato es el nivel de estudios de mayor deserción entre los estudiantes en el país (El Financiero, 9 de junio de 2009).

En Puebla, a semejanza de lo que ocurre en el país, el problema del abandono de estudios en el bachillerato es mayor que el registrado en primaria y secundaria:

En primaria sólo 1 de cada 100 alumnos abandonan los estudios, en secundaria 5 de cada 100 y en bachillerato lo hacen 10 de cada 100 alumnos, es decir que el promedio de alumnos que abandonan la escuela se duplica de secundaria a bachillerato.

Al problema anterior hay que agregar que acceden a este nivel solamente 64 de cada 100 muchachos que están en edad de cursar el bachillerato. De esta manera se puede decir que se está dejando sin educación de este tipo a 46 de cada 100 (sumando falta de cobertura y deserción).

Como se observa, la situación de la cobertura se agrava cuando se avanza en los grados de estudio.

Juan Ramón de la Fuente, ex- rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hace algún tiempo señaló que para resolver el problema de la deserción (en nivel medio superior y superior) hay que explorar y fortalecer los sistemas de educación a distancia, como un camino para lograr la cobertura y deserción.

Lo que los padres de familia deben saber antes de inscribir a sus hijos a la preparatoria

.

Ante los próximos procesos de admisión para el nivel medio superior, de instituciones públicas  y privas en el estado, algunos padres se preocupan por inscribir a sus hijos en una escuela segura, es decir, que ofrezca la mejor oferta educativa y que tengan el reconocimiento, de los organismos competentes, para su funcionamiento.

Según las estadísticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de inicio de curso 2007-2008, en Puebla se tienen registrados mil 102 bachilleratos generales, de los cuales 323 son privados y 58 bachilleratos tecnológicos, 21 de ellos privados.

Ante la presencia de tan grande cantidad de instituciones privadas de educación media superior ¿cómo estar seguros de que la preparatoria o bachillerato del interés de sus hijos cuente con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)?

Los RVOE son registros para garantizar que la educación impartida por particulares sea de calidad. Ellos son expedidos por el Gobierno Federal, a través de la SEP –esta última, con la facultad también de revocarlos.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un artículo titulado Brújula de compra, recomienda observar los siguientes pasos:

  • 1.Solicitar al plantel la clave de incorporación a la SEP.
  • 2.Verificar que el RVOE corresponde al bachillerato o carrera en la que se inscribió. Esto porque una institución puede tener un bachillerato o varias carreras y, por tanto se necesitan este reconocimiento por cada uno.
  • 3.Se pueden comprobar dichos datos en el Sistema de Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (http://www.rvoe.sems.gob.mx), el cual permite consultar todos los planteles privados, en el país, que ofrecen carreras con RVOE y el estatus con el que cuenta. Es decir, que si no se encuentra una institución en la lista es que no cuenta con dicho registro.

Además de este sistema, también se puede solicitar información en el teléfono número (01-55)-3601-1000 extensiones 18566 y 18526 y en rvoe@sems.gob.mx.

Los requisitos para que un particular obtenga un RVOE son:

1.-Cumplir con la normatividad nacional (artículo 3o. de la Constitución y la Ley General de Educación).

2.-Cumplir con los planes y programas de estudio que la SEP autorice.

3.-Proporcionar un mínimo de becas en los términos de los lineamientos generales.

4.-Contar con:

  • a.Personal que acredite la preparación adecuada para impartir educación y, en su caso, satisfagan los demás requisitos a que se refiere el artículo 21;
  • b.Instalaciones que satisfagan las condiciones higiénicas, de seguridad y pedagógicas que la autoridad otorgante determine. Para establecer un nuevo plantel se requerirá, según el caso, una nueva autorización o un nuevo reconocimiento, y
  • c.Planes y programas de estudio que la autoridad otorgante considere procedentes, en el caso de educación distinta de la preescolar, la primaria, la secundaria, la normal, y demás para la formación de maestros de educación básica.
  • d.Facilitar y colaborar en las actividades de evaluación, inspección y vigilancia que las autoridades realicen u ordenen.

Aunque la mayoría de instituciones educativas que se encuentran funcionando cumplen con los requerimientos, por tanto su situación es regular, existen otras que no cumplen con sus obligaciones y, por ello la SEP revocó 172 permisos a 93 escuelas de 11 estados de la República distribuidos de la siguiente manera:

Así que si se tiene el conocimiento de que el personal de la escuela de interés no cuenta con capacitación, las instalaciones no son las adecuadas, funcionan en casa-habitación; ya es motivo para dudar de su reconocimiento y es necesario consultar el catálogo.

Educación en México muy mal, según la OCDE

.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en los últimos años, se ha convertido en referencia internacional obligada para discutir los logros y los desaciertos de la educación, cuyos informes y recomendaciones son noticias ampliamente difundidas en México (quien se adhirió a este organismo en 1994).
En esta organización destacan los informes correspondientes al Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), trianuales y los Panoramas Educativos (Education at a Glance) anuales.
Este último caso, el Panorama Educativo 2008 fue dado a conocer 9 de septiembre del presente año, en el cual se anexa la «Nota para México», la que a semejanza de los reportes de años pasados, reitera que nuestro país ocupa las últimas posiciones en los indicadores sobre el desempeño del sistema educativo:
Se señala que a pesar de que México tiene uno de los mayores promedios de gasto público destinado al sector educativo –de 1995 a 2005– en relación con el producto interno bruto (PIB), el gasto promedio por alumno (de primaria a bachillerato) apenas alcanza los 2 mil 405 dólares al año, mientras que el promedio de los miembros de la organización es de 7 mil 527, lo que coloca al país en la última posición (Estados Unidos destina 12 mil 788 dólares por alumno, que encabeza la lista). En primaria se destinan mil 964, mientras que el promedio de la OCDE es 6 mil 252 dólares. En secundaria, se destinan sólo mil 838 por estudiante, en contraste con los 7 mil 437 que en promedio invierte el resto de los estados miembros.

Click para ver la gráfica

Tabla B1.1. Gasto anual en las instituciones educativas por estudiante de educación primaria a educación terciaria (2005)
En equivalente a dólares americanos

Ocupa, también, el último sitio en cuanto a alumnos egresados de secundaria, ya que sólo 41 % de los inscritos en ese nivel educativo concluyen sus estudios, se ubica por debajo de Turquía, que tiene 51%. Se ubica en el segundo nivel más bajo en egresados de preparatoria al ser sólo el 39 %, de los mexicanos entre 25 y 34 años, quienes la han concluido. La educación de los jóvenes de 15 a 19 años, sigue siendo preocupante, menciona el informe, ya que tiene una de las tasas más bajas de cobertura educativa, pues 45.1 % no asisten a la escuela. De éstos, 62 % tiene empleo y el 38 % restante no estudia ni trabaja -¿Qué hacen con su tiempo libre tantos jóvenes? ¿Será por eso que los fenómenos de la migración y la delincuencia se están desarrollando tan rápidamente? Para tener una mayor agravante entre esta población, su tasa de inscripción sólo alcanza 48.8 %, mientras la media de los miembros del organismo es de 81.5%, lo que ubica al país en el penúltimo lugar de la lista de 30 países, sólo por arriba de Turquía (con 45.2 %).

En cuanto al nivel universitario, se señala que de 1995 a 2005 el gasto por alumno se incrementó 13 % en términos reales –uno de los más elevados de la OCDE–, una proporción importante de estudiantes de este nivel no concluye sus programas educativos satisfactoriamente, pues sólo 61 % de los que ingresan logra terminar sus estudios, cifra inferior al promedio del organismo, que alcanzan una media de 69%.

Ha aumentado en el país la participación de los particulares en la enseñanza superior, pero las colegiaturas son muy altas, en promedio 11 mil 359 dólares, cifras consideradas “muy altas”, comparadas con otros países de la OCDE. En bachillerato el gasto se incrementa a 2 mil 853 dólares, las naciones integrantes de la OCDE destinan 8 mil 366, y en el nivel universitario la erogación por estudiante en México es de 6 mil 402 dólares, cuando en el nivel promedio del organismo alcanza 11 mil 512 dólares.
México mantiene uno de los “más grandes déficit” entre el gasto por alumno de primaria y el nivel universitario, pues este último triplica la inversión destinada al gasto por estudiante de enseñanza básica. A pesar de que en la mayoría de las naciones de la OCDE se gasta más en el nivel universitario que en primaria, en el caso de México dicha relación está fuera de equilibrio.

Los resultados de PISA han revelado también que la relación en los países entre los recursos invertidos en educación y los resultados del aprendizaje, en el mejor de los casos, es moderada; eso indica que el dinero es un requisito previo necesario, pero que no basta para una buena calidad en los resultados del aprendizaje. Los países que están inmediatamente arriba de los resultados de México, tienen un nivel de bienestar económico, medido por el ingreso nacional bruto per cápita, inferior al de México. En algunos casos la diferencia es sustancial como en Indonesia que está muy cerca de México en los resultados de PISA (mil 226 de México contra mil 177 de Indonesia) pero muy lejos en ingreso (7 mil 890 de México contra mil 420 dólares de Indonesia, para el 2006).
En cuanto al salario docente, a pesar de que en el país las percepciones de los maestros son altas, si se comparan con el PIB nacional, se compensa con grupos más grandes y mayor carga de horas de instrucción.
Estos resultados no dicen algo nuevo, porque si se revisan estos reportes, desde hace varios años indican que en México la educación no anda nada bien. El año pasado dijeron lo mismo.
Hemos transitado de un extremo a otro: hace años la evaluación era desdeñada y ahora evaluamos todo –hasta parece una obsesión-; sin que los resultados sean valorados en su justa dimensión, no han ayudado a identificar tanto lo que se hace mal como lo que se hace bien, con el fin de encontrar medidas que permitan mejorar los resultados.
Es hora de que se haga algo con esos resultados, ¿de qué sirve saber que el sistema educativo en México está mal si no se cambia? Hacen falta propuestas razonables, estrategias y acciones concretas que permitan reducir las brechas que separan a México de otros países, cuya educación es buena.

¿Existen incentivos y/o sanciones para docentes con alumnos de bajo rendimiento? Parte I

.

6 de cada 10 docentes responsabilizan a la familia por el bajo rendimiento de los alumnos

Mientras organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) colocan a México en los sitios más bajos de aprovechamiento escolar y en habilidades de lectura y matemáticas —en el lugar número 38 de un total de 40 países—, el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), cada año, exige incentivos por puntualidad y asistencia, bono del día del maestro y mayor participación en las evaluaciones.

El programa de Carrera Magisterial fue creado para otorgar incentivos económicos a los docentes incorporados dentro de 5 niveles. Tiene seis criterios de evaluación: antigüedad, grado académico, preparación profesional, cursos de actualización, desempeño profesional y aprovechamiento escolar de los alumnos (los dos últimos criterios poco atendidos).

Aunque el aprovechamiento escolar representa el 20% de los puntos del programa, la mayor parte de los docentes apuestan a obtener mayores incentivos por antigüedad, grado académico, preparación profesional y cursos de actualización; de esta manera no se establecen mecanismos para que los docentes ayuden a sus alumnos a mejorar su nivel de aprovechamiento escolar

En el criterio de cursos de actualización, en los últimos dos años, más de 8 de cada 10 maestros de primaria tomó algún curso relacionado con el desarrollo de comprensión lectora de sus alumnos, según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). En contraste, las evaluaciones recientes indican que la comprensión lectora de los alumnos es limitada, según destaca el informe “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria” (INEE, 2007).

En el mismo reporte se destaca que 8 de cada 10 maestros de primaria dijo trabajar en una escuela que cuenta con un proyecto para mejorar la comprensión lectora de los alumnos; sin embargo los resultados ponen en evidencia que existen severos déficits en esta habilidad.

Entre las creencias que los docentes tienen sobre los factores que causan el bajo desempeño de que los alumnos comprendan lo que leen, se advierte que es un problema multicausal y la mayoría de ellos responsabiliza a los padres por los bajos rendimientos. Así lo demuestra la gran proporción de docentes que afirma que las familias no fomentan la lectura fuera de casa. En relación a las condiciones escolares, una proporción considerable descarta que la escuela no tenga los medios necesarios para hacer una correcta promoción de la lectura o que los superiores no los apoyen.

Creencias docentes sobre los factores que causan el bajo desempeño en comprensión lectora

 

Fuente: INEE. “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria” (2007)

Actividad más importante para desarrollar la comprensión lectora en sus alumnos, 1º grado

Fuente: INEE. “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria” (2007)

La alta participación en cursos de actualización y los proyectos escolares sobre comprensión lectora sugieren que a pesar de la preocupación por el tema, los resultados no son los esperados. Mientras que las creencias de los docentes sobre la participación de la familia, demuestran que las causas que provocan el bajo rendimiento, no son responsabilidad suya de manera directa.

Por sus logros los conoceréis: perfil de los docentes

Las últimas evaluaciones realizadas por INEE sobre logros académicos revelan que sólo 6 de cada 100 alumnos que egresan de la primaria pueden considerarse lectores avanzados, esto debido a las prácticas utilizadas por los docentes para desarrollar esas habilidades.

Por otra parte, la mayoría de los profesores tienen nivel de licenciatura, excepto en los Cursos Comunitarios que, como es sabido, contrata a muchachos de secundaria para dar clases, becándolos para que cursen su bachillerato:

Como se observa en la tabla, la mayor parte de los docentes son licenciados, destacando que el más alto porcentaje lo tienen los profesores indígenas, incluso por arriba de escuelas privadas, aunque esta modalidad ocupa los resultados más bajos en aprovechamiento escolar del sistema educativo nacional.

La mayoría de los maestros son jóvenes que tienen una experiencia docente-laboral no mayor a los cinco años, seguidos por aquellos que se encuentran en un rango de 6 a 20 años laborando:

Fuente: “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora”, INEE 2007

En el sistema educativo se observa un relevo generacional, además los nuevos docentes tienen más grados académicos; sin embargo esto no ha significado mayor aprovechamiento escolar de los alumnos.

Maestros de México: ganan más, pero enseñan peor, por culpa del SNTE

.

A pesar de que México ya destina al sector educativo el 7.07 % del Producto Interno Bruto (PIB), la educación en nuestro país sigue siendo inequitativa y de baja calidad. 

El promedio de 7.0 del PIB rebasa el 6 % recomendado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y, a pesar de ello, persisten problemas graves de deserción, bajo nivel de aprovechamiento, entre otros.

En educación primaria la cobertura es de casi 100% y en preescolar de 70% aproximadamente. Pero no ocurre lo mismo con los demás niveles.

Además, pese a tales niveles de cobertura, la deserción es severa. En primaria, abandonan 22 de cada 100 alumnos. En el paso de la primaria a la secundaria, el número aumenta a 32; pero, además, de los 68 que siguen estudiando sólo egresa la mitad. Al ingresar a bachillerato desertan otros 10 y, si lo hacen a la preparatoria, el promedio de abandono es de 16; de tal forma que de los 100 iniciales sólo 24 completan el nivel medio superior. De éstos, 21 alumnos llegan a la universidad, pero sólo 14 la terminan.

Por otra parte, existen grandes rezagos en el aprendizaje de español y matemáticas, ya documentados ampliamente tanto la Secretaría de Educación Pública (SEP) como por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), a partir de los resultados de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace) y de los Exámenes para la Calidad y el Logro Educativos (Excale) y los resultados de PISA (analizados por Consultoría Contracorriente en trabajos anteriores).

Los recursos destinados a la educación en México son incluso mayores que en España y Canadá (según los Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2006). Sin embargo, el problema principal radica en que casi la totalidad se destina al gasto corriente. 

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras otros países destinan 8.2% de su presupuesto educativo a infraestructura (salones, baños, bancas, laboratorios, y otros apoyos), México sólo canaliza 2.8% (denominado gasto de inversión). Del total de gasto corriente, 90.8% se va a compensaciones del personal (que incluye tanto salarios base como compensaciones adicionales que se dan a los profesores), dejando para otros gastos, como materiales educativos, el 6.4 sólo en el caso de primaria.

Según la directora adjunta de la secretaría general de la OCDE, Gabriela Ramos, todo esto genera una debilidad estructural porque no hay un equilibrio en los gastos educativos; además, se carece de un sistema para detectar a los mejores maestros y premiarlos; finalmente, el incremento presupuestal no se refleja en mejores resultados.

De acuerdo con el anuario 2005 de la OCDE, los salarios de los profesores mexicanos, en términos nominales, son los más altos de los países registrados en la organización. Pero en relación con el poder adquisitivo de nuestro país, están entre los más bajos.

Por otra parte, no existen evaluaciones sobre el desempeño del profesorado en México, porque sólo se mide a los alumnos y los programas. Pero la evaluación del programa Enciclomedia —a la cual tuvo acceso Consultoría Contracorriente— reveló que 6 de cada 100 profesores de primaria no tuvo noción de lo que es una escala, sólo 16 de cada 100 pudo interpretar información contenida en una tabla y 29 de cada 100 supo el significado de una fracción.

Con motivo de la presentación de los resultados de la evaluación de Enciclomedia a 131 mil docentes, Gilberto Guevara Niebla, director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores señaló que nuestro país tiene maestros de “mediana calidad”. 

El profesor se encuentra en el centro del aprendizaje, pero en el caso de México no tiene los incentivos para apoyar a que los alumnos tengan mejores logros. Si bien se reconoce que los docentes han elevado, de manera importante su escolaridad, sólo 60% cuenta con licenciatura, cuando en casi todos los países pertenecientes a la OCDE la totalidad tiene este grado.

Los maestros no son los únicos responsables del consumo del presupuesto en educación y de su mala calidad, tenemos también al sindicato. El SNTE privilegia los criterios políticos por encima de los educativos.

Prueba de la gran fuerza política del SNTE es que de los 152 mil millones que se canalizan a la Secretaría de Educación Pública (SEP), 61 mil millones (40.13%) se utilizan para “servicios personales”, según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2007.

El SNTE es la organización sindical más grande de Latinoamérica con un millón 200 mil agremiados, comandados por la maestra Elba Esther Gordillo. Su importancia política ha quedado de manifiesto en diversos comicios como los de Baja California, así como en las últimas elecciones federales. De hecho han creado su propio partido político: Nueva Alianza.

Su influencia, incluso, llega a esferas de gobierno, influyó en la designación de José Fernando González Sánchez, yerno de la maestra Gordillo, como subsecretario de educación básica, así como de otros tres directores generales de la subsecretaría en mención, los cuales mantienen una relación directa con el sindicato.

El gremio es uno de los que manejan la mayor cantidad de cuotas sindicales, mismas que son descontadas por la SEP del sueldo de los trabajadores sindicalizados, sin que ellos puedan oponerse.

Si se toma en consideración que cada trabajador aporta 1% de su salario mensual (se calcula una aportación de al menos 40 pesos al mes), podemos estimar que las cuotas sindicales (si sólo se tomara al nivel de primaria en el estado de Puebla, cuyo registro es de 23 mil 986 docentes, pertenecientes a escuelas públicas), asciende a casi un millón de pesos mensuales y 11 millones 513 mil 280 pesos anuales. A nivel nacional los cálculos son, por lo menos, de 40 millones de pesos al mes, es decir, 480 millones anuales.
En 2005, la SEP destinó a este gremio, por el concepto de “acuerdos”, 900 millones de pesos correspondientes a compensaciones y estímulos a la labor.

Este sindicato, tiene como privilegio la “repartición” (que en realidad son “ventas”) de más del 50% de las plazas de nueva creación en escuelas de educación básica. Además controla la gestión de créditos financieros o de vivienda ante las autoridades del Instituto del Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o la SEP, cuyos montos no son cuantificables.

En suma, los profesores mexicanos de “mediana calidad” son responsables del consumo de la mayor parte de los recursos destinados a la educación, pero no son los únicos que consumen estos recursos económicos, pues una buena parte va al SNTE.