Publicaciones etiquetadas ‘aprovechamiento escolar’

¿Existen incentivos y/o sanciones para docentes con alumnos de bajo rendimiento? Parte I

.

6 de cada 10 docentes responsabilizan a la familia por el bajo rendimiento de los alumnos

Mientras organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) colocan a México en los sitios más bajos de aprovechamiento escolar y en habilidades de lectura y matemáticas —en el lugar número 38 de un total de 40 países—, el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), cada año, exige incentivos por puntualidad y asistencia, bono del día del maestro y mayor participación en las evaluaciones.

El programa de Carrera Magisterial fue creado para otorgar incentivos económicos a los docentes incorporados dentro de 5 niveles. Tiene seis criterios de evaluación: antigüedad, grado académico, preparación profesional, cursos de actualización, desempeño profesional y aprovechamiento escolar de los alumnos (los dos últimos criterios poco atendidos).

Aunque el aprovechamiento escolar representa el 20% de los puntos del programa, la mayor parte de los docentes apuestan a obtener mayores incentivos por antigüedad, grado académico, preparación profesional y cursos de actualización; de esta manera no se establecen mecanismos para que los docentes ayuden a sus alumnos a mejorar su nivel de aprovechamiento escolar

En el criterio de cursos de actualización, en los últimos dos años, más de 8 de cada 10 maestros de primaria tomó algún curso relacionado con el desarrollo de comprensión lectora de sus alumnos, según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). En contraste, las evaluaciones recientes indican que la comprensión lectora de los alumnos es limitada, según destaca el informe “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria” (INEE, 2007).

En el mismo reporte se destaca que 8 de cada 10 maestros de primaria dijo trabajar en una escuela que cuenta con un proyecto para mejorar la comprensión lectora de los alumnos; sin embargo los resultados ponen en evidencia que existen severos déficits en esta habilidad.

Entre las creencias que los docentes tienen sobre los factores que causan el bajo desempeño de que los alumnos comprendan lo que leen, se advierte que es un problema multicausal y la mayoría de ellos responsabiliza a los padres por los bajos rendimientos. Así lo demuestra la gran proporción de docentes que afirma que las familias no fomentan la lectura fuera de casa. En relación a las condiciones escolares, una proporción considerable descarta que la escuela no tenga los medios necesarios para hacer una correcta promoción de la lectura o que los superiores no los apoyen.

Creencias docentes sobre los factores que causan el bajo desempeño en comprensión lectora

 

Fuente: INEE. “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria” (2007)

Actividad más importante para desarrollar la comprensión lectora en sus alumnos, 1º grado

Fuente: INEE. “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria” (2007)

La alta participación en cursos de actualización y los proyectos escolares sobre comprensión lectora sugieren que a pesar de la preocupación por el tema, los resultados no son los esperados. Mientras que las creencias de los docentes sobre la participación de la familia, demuestran que las causas que provocan el bajo rendimiento, no son responsabilidad suya de manera directa.

Por sus logros los conoceréis: perfil de los docentes

Las últimas evaluaciones realizadas por INEE sobre logros académicos revelan que sólo 6 de cada 100 alumnos que egresan de la primaria pueden considerarse lectores avanzados, esto debido a las prácticas utilizadas por los docentes para desarrollar esas habilidades.

Por otra parte, la mayoría de los profesores tienen nivel de licenciatura, excepto en los Cursos Comunitarios que, como es sabido, contrata a muchachos de secundaria para dar clases, becándolos para que cursen su bachillerato:

Como se observa en la tabla, la mayor parte de los docentes son licenciados, destacando que el más alto porcentaje lo tienen los profesores indígenas, incluso por arriba de escuelas privadas, aunque esta modalidad ocupa los resultados más bajos en aprovechamiento escolar del sistema educativo nacional.

La mayoría de los maestros son jóvenes que tienen una experiencia docente-laboral no mayor a los cinco años, seguidos por aquellos que se encuentran en un rango de 6 a 20 años laborando:

Fuente: “Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora”, INEE 2007

En el sistema educativo se observa un relevo generacional, además los nuevos docentes tienen más grados académicos; sin embargo esto no ha significado mayor aprovechamiento escolar de los alumnos.

Cindy Vortex y Jimmy Neutrón van a la escuela (Parte II)

.

Se tiene una falsa creencia de que los niños CAS son aquellos que sacan buenas calificaciones, son obedientes o tienen el mayor aprovechamiento escolar. La realidad es que comúnmente los niños sobresalientes son clasificados como “problemáticos” debido a que su ritmo es más rápido de aprendizaje y por tanto se aburran en clases. Otros suelen pasar desapercibidos y por tanto no reciben el estímulo necesario para el desarrollo de sus capacidades.

Gardner, principal teórico en esta materia, señala que las capacidades son distintas y que pertenecen a grupos de inteligencias diferentes entre sí.

Para la identificación de los niños CAS se deben considerar algunas características constantes o recurrentes:

• Lenguaje fluido, espontáneo y elaborado, con bastante información sobre el tema de interés.

• Tenaz y perseverante en cualquiera que sea su talento y/o habilidad.

• Lingüística, cuando los niños tienen facilidad para escribir, leer, contar cuentos o hacer crucigramas.

• Lógica-matemática, se aprecia por su interés en patrones de medida, categorías y relaciones, se le facilita la resolución de problemas aritméticos, juegos de estrategia y experimentos.

• Corporal-kinestésica, cuando los niños procesan el conocimiento a través de las sensaciones corporales, tienden a ser deportistas, bailarines o artesanos.

• Visual y espacial, los niños tienen facilidad para armar rompecabezas, dedican bastante tiempo al dibujo, les gustan los juegos constructivos.

• Musical, los menores se manifiestan frecuentemente con canciones y sonidos, los cuales identifican con facilidad.

• Interpersonal, al lograr comunicarse bien con los demás, tienden a ser líderes en sus grupos.

• Intrapersonal, con frecuencia aparecen como introvertidos y tímidos, viven sus propios sentimientos y se automotivan intelectualmente.

• inteligencia naturalista, se manifiesta con la facilidad de comunicación con la naturaleza.

• Nivel elevado de indagación, curiosidad e interés por temas,

• Comportamiento creativo en la producción de ideas y creación de trabajos.

Las aptitudes lingüísticas y lógico-matemáticas son las más reconocidas y coinciden con las capacidades detectadas por los maestros, sin embargo la brillantez académica no lo es todo, hay gente de gran capacidad intelectual pero incapaz de, por ejemplo, jugar un partido de fútbol. Hay gente poco brillante en la escuela pero que triunfa en los negocios. Triunfar en los negocios o en los deportes, requiere ser inteligente, pero en cada campo se utiliza un tipo de inteligencia distinto. Lo que equivale a decir que Einstein no es más ni menos inteligente que Michael Jordan, simplemente sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.

Los seres humanos poseemos las ocho inteligencias en mayor o menor medida, no hay tipos puros, y si los hubiera les resultaría imposible funcionar. Un ingeniero necesita una inteligencia espacial bien desarrollada, pero también necesita la inteligencia lógico matemática para poder realizar cálculos de estructuras, de la inteligencia interpersonal para poder presentar sus proyectos, de la inteligencia corporal – kinestésica para poder conducir su coche hasta la obra, etc. Gardner enfatiza el hecho de que todas las inteligencias son igualmente importantes y el problema es que el sistema escolar vigente no las trata por igual sino que prioriza las dos primeras de la lista, (la inteligencia lógico – matemática y la inteligencia lingüística) hasta el punto de negar la existencia de las demás.

En México no hay muchas instituciones en donde se puedan recibir orientación, sin embargo puede solicitar información en las Unidades de Servicios  de Apoyo a la Educación Regular (USAER), Centros de Atención Múltiple (CAM), Unidad de Orientación al Público (UOP), Centro de Recursos e Información para la Integración Educativa (CRIE), en la dirección electrónica http://www.sep.puebla.gob.mx

Sin aptitudes 5 de cada 10 poblanos para acceder a educación superior

.

Menos del 1% de los estudiantes poblanos tienen aptitudes para realizar actividades de alta complejidad en las áreas científicas, mientras que las del 52% son insuficientes para tener acceso a estudios superiores.

Media de desempeño en la escala global de ciencias para los países participantes, PISA 2006Esto se desprende de los resultados obtenidos tanto por México como por Puebla en la prueba estandarizada del Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes (Programme for International Student Assessment PISA, 2006) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

En dicha prueba, México se colocó en los últimos lugares en aprovechamiento escolar, con una media nacional de 410 puntos, mientras que Finlandia, en primer lugar, tuvo 563; y el estado de Puebla se encuentra junto con las entidades de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Tabasco como las peores entidades del país en desempeño escolar (con un promedio de 387).

PISA es una evaluación trianual que mide el desempeño de jóvenes mexicanos de 15 años (en las 32 entidades federativas, ya sea que estén inscritos o no en alguna institución educativa), y que, en cada una de sus aplicaciones, pone énfasis en un dominio diferente. La primera emisión, realizada en el 2000, evaluó lectura; la segunda, en 2003, matemáticas. La de 2006 se centró en ciencias.

La evaluación de PISA 2006 organiza los resultados por niveles de competencia: los estudiantes ubicados entre los niveles 0 a 1 tienen dominios insuficientes (en especial el 0) para acceder a estudios superiores y desarrollar diversas actividades. En el nivel 2 se encuentran quienes poseen el mínimo adecuado para desempeñarse en la sociedad. Los que se ubican entre los niveles 3-4 están por arriba del mínimo necesario y, por ello, buenos, aunque no del nivel deseable. Los niveles 5-6 corresponden a los jóvenes con potencial para realizar actividades de alta complejidad cognitiva, científicas u otras.

De acuerdo con estos criterios, la mayoría de los jóvenes mexicanos se encuentran entre los niveles 1 y 2. Y los de Puebla, en especial, estarían entre los últimos lugares a nivel nacional

La mayoría de los jóvenes poblanos se encuentran en el nivel 1, pues sus conocimientos científicos son limitados y sólo pueden aplicarlos a pocas situaciones familiares: sus explicaciones “científicas” son obvias y obtenidas directamente de la evidencia dada.

Los cuestionarios de PISA están construidos, en términos generales, por preguntas de opción múltiple y preguntas abiertas en las que los jóvenes deben construir la respuesta. En algunos casos esto exige una argumentación larga, mientras que en otras es corta. Y las respuestas se califican como total o parcialmente correctas, es decir que para aquellas que requieren la construcción de la respuesta se considera que está parcialmente bien si cumple con una parte de los criterios, mientras que si alcanza a cubrir todos es considerada totalmente correcta.

Por ejemplo, en el examen de PISA se les presentó el siguiente texto que corresponde al contenido de la lluvia ácida y sus efectos corrosivos, con su correspondiente pregunta:

Responder adecuadamente a esta pregunta exige del estudiante la capacidad de asociar de diferentes conocimientos para derivar la respuesta correcta, como hacer uso de conocimientos previos relacionados con cambios químicos de la materia y el origen natural del nitrógeno y del azufre.

El hecho de que la mayoría de los alumnos mexicanos no respondieran bien a este reactivo implica que son incapaces de relacionar datos y, por ende, no sólo carecen de aptitudes de raciocinio y de argumentación, sino también de generar nuevos conocimientos. En esta situación se encuentra el 55.88% de los estudiantes mexicanos a los que se les hizo esta pregunta, al no lograr responder correctamente. Por otra parte, el 44.12% de los estudiantes mexicanos pudo responder correctamente, aunque sólo el 18.68% la contestó totalmente bien y el 25.44% la contestó parcialmente bien.

Los estudiantes mexicanos no demostraron tener los conocimientos científicos básicos necesarios para reconocer el origen de los óxidos de nitrógeno y azufre, ni siquiera fueron capaces de establecer relaciones simples de causa-efecto, por ejemplo entre la contaminación (en general) y la fuente de los óxidos.

Ni los estudiantes mexicanos ni los poblanos tienen potencial para realizar actividades de alta complejidad cognitiva, científicas u otras, pues sólo el 0.3 de estudiantes tanto en el país como en Puebla se colocó en los niveles 5-6.

En este sentido, las consecuencias van más allá del impacto mediático de aparecer en los últimos lugares de la prueba PISA: nuestro sistema educativo está formando una generación de estudiantes incapaces de lograr el mínimo desempeño profesional exigido por las actuales condiciones a nivel internacional, lo que sin duda repercutirá no sólo en sus vidas profesionales (de manera individual), sino también en las posibilidades de desarrollo para el país, al reducir su potencial para el desarrollo científico y tecnológico.

Ansiedad y autoestima en jóvenes mexicanos

.

En enero del presente año, la Fundación Implementación, Diseño, Evaluación y Análisis de Políticas Públicas (IDEA), publicó el estudio “La Educación Básica en México: clasificación estatal y recomendaciones“, en el que presenta el Índice de Calidad Educativa (ICE), que mide el desempeño de los sistemas educativos de las 32 entidades federativas de México:

Índice de Calidad Educativa- Primarias

De la gráfica destaca que Oaxaca es el estado con el peor ICE en nivel primaria, Puebla ocupa el decimoquinto lugar, y Tlaxcala el decimonoveno puesto, de los peores ICE.

Índice de Calidad Educativa - Secundarias

Tlaxcala se coloca como el estado con peor ICE, Oaxaca se coloca en el octavo puesto y Puebla se mantiene en el decimoquinto lugar, de los peores ICE en secundaria.

Los datos disponibles indican que el sistema educativo mexicano es de baja calidad pero que además, los estudiantes de la región Puebla-Tlaxcala-Oaxaca están rezagados en comparación con sus homólogos del país.

Uno de los elementos que más llama la atención es el comportamiento de Tlaxcala, que desciende del puesto decimonoveno, en primaria, al último en secundaria entre los estados de más bajo nivel de calidad en secundaria. Oaxaca se recupera al subir siete puestos, mientras que Puebla se mantiene en el decimoquinto lugar en ambos niveles.

Por otra parte, la aplicación reciente del examen estandarizado del Programme for International Student Assessment (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que México se encuentra en los últimos lugares internacionales en aprovechamiento escolar.

La gráfica muestra cómo, de una calificación máxima de 800 puntos, México promedia menos de 400 puntos en matemáticas y lectura, muy por debajo de otros países evaluados.

¿Qué factores están asociados con este fenómeno? Las explicaciones son múltiples y de diverso orden. Factores como la ansiedad, los profesores que se enojan y el nivel de escolaridad de los directivos son sólo algunos de los elementos que pueden explicar este fenómeno.

Por lo que hace a las actitudes de los adolescentes mexicanos, la hipótesis es que las actitudes son predisposiciones, aprendidas para pensar, sentir, percibir y comportarse hacia un objeto en referencia, este comportamiento puede ser favorable o desfavorable.

Con referencia a las matemáticas, jóvenes mexicanos de 15 años, a través de los cuestionarios aplicados en la evaluación de PISA, muestran un alto grado de confianza en sí mismos. México obtuvo una de las más altas calificaciones (0.175), solamente superado por Estados Unidos (0.253) y Canadá (0.187).

El programa es trianual, y evalúa a, con énfasis en un dominio diferente. El primer ciclo de aplicación fue en el año 2000 (que evalúa lectura), la segunda aplicación en 2003 evalúa matemáticas con una muestra de 29 mil 983 estudiantes, distribuidos en 31 entidades (en Michoacán no se aplicó). En 2006 se evaluó ciencias.

A partir de los resultados de 2003, se estableció que la interacción de actitudes, motivaciones y afectos interviene en el desempeño académico y en el aprendizaje permanente de los individuos, por lo que estos factores tuvieron un tratamiento especial.

Como los resultados que se muestran son opiniones de los estudiantes, es decir valoraciones subjetivas sobre procesos relacionados con la autorregulación, lo que los estudiantes dijeron puede ser o no congruente con el nivel de desempeño obtenido en la evaluación. Por ejemplo, los estudiantes mexicanos obtuvieron un alto índice en motivación, sin embargo el nivel de desempeño global de matemáticas fue uno de los más bajos.

Las pruebas de PISA midieron el grado de ansiedad de los alumnos al enfrentarse a las matemáticas. La premisa del estudio fue: los estudiantes con un bajo nivel de ansiedad generalmente dedican mayor atención a la tarea, debido a la ausencia de distractores, a partir de lo cual rendirán más que los estudiantes con un alto nivel de ansiedad.

Si los estudiantes están confiados en sus habilidades y están muy motivados, los niveles de ansiedad deberían ser bajos; sin embargo, contrariamente a lo que se podría esperar, los estudiantes de Brasil (0.570) y México (0.471) son los que reportan mayor nivel de ansiedad, mientras que los estudiantes de Estados Unidos (-0.096) son los que reportan un menor nivel de ansiedad.

Los estudiantes que sienten ansiedad cuando estudian matemáticas tienden a no interesarse ni a disfrutar con ellas, por tanto, la ansiedad puede actuar como un impedimento para el aprendizaje eficaz de las matemáticas, por lo que los estudiantes pueden tender a evitarlas y no cursar carreras que impliquen el estudio de las mismas.

En la evaluación de PISA 2003 se les preguntó a los estudiantes hasta qué punto se sentían desesperanzados y bajo estrés emocional al trabajar las matemáticas. Los efectos de la ansiedad en esta materia se derivan de lo que los estudiantes pensaban de las afirmaciones que se presentan en el cuadro: 

Como puede observarse, los porcentajes de México son superiores a los de la OCDE en cuatro de las cinco afirmaciones, en las opiniones “completamente de acuerdo y de acuerdo”. Estas cuatro proposiciones indican que los estudiantes en México se sienten más preocupados, tensos o nerviosos cuando aprenden matemáticas que el promedio de estudiantes de la OCDE.

También en un porcentaje alto (73.3 por ciento), los estudiantes en México se sienten capaces de resolver problemas de matemáticas, inclusive en un porcentaje mayor que el promedio de estudiantes de la OCDE (71.1 por ciento). Esta afirmación denota que al momento en que el estudiante enfrenta un problema de matemáticas siente ansiedad por la percepción que tiene sobre esta materia (las matemáticas son difíciles) y no por la falta de capacidad para resolver los problemas matemáticos.

Al examinar las diferencias del índice de ansiedad en matemáticas en cada entidad, respecto a la media nacional (0.471), se detectó que las entidades que presentan diferencias significativas, como de mayor ansiedad, son Tlaxcala (0.691), San Luis Potosí (0.620), Zacatecas (0.584) y Durango (0.558).

Según la fundación IDEA, uno de los factores más significativos en los resultados bajos, particularmente en secundaria, es el fenómeno de maestros que se enojan cuando sus alumnos les preguntan sobre contenidos de las lecciones. Los alumnos obtienen entre 16 y 21 puntos menos en las pruebas de español y matemáticas. En este sentido tenemos que Puebla tiene un promedio de profesores que se enojan al ser interrogados del 1.33, Oaxaca 1.34 y Tlaxcala 1.35, mientras que la media nacional es de 1.38 , es decir, que en esta región se enojan un poco menos que el promedio del país.

Además de los maestros enojones, otros de los factores considerados fue el nivel de estudio de los directores de los planteles. Oaxaca se colocó en último lugar en ese rubro, con un promedio de 4.3 años de estudios superiores, mientras que en Colima fue de 8.9 años.

Si relacionamos estos factores con otros indicadores podemos explicarnos por qué la calidad educativa es tan baja.

Si los elementos hasta aquí considerados se toman como síntomas y no como un hecho, es imprescindible que éstos sean considerados en consideración para desarrollar acciones que procuren mejorar el desempeño académico y el clima en el aula. Resulta imperante, por parte del sistema educativo nacional, realizar investigaciones para identificar los factores que impiden a los alumnos desempeñarse eficientemente, calcular la magnitud del efecto de tales factores y, con base en ello, establecer prioridades para la toma de decisiones que ayuden a mejorar la calidad de la enseñanza.