Escuela, principal fuente de información sobre educación ambiental

.

Según el estudio Green at Fifteen? How 15-year-olds perform in environmental science and geoscience in PISA, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), 64.8% de los estudiantes mexicanos reciben información sobre educación ambiental en el salón de clases, siendo éste el principal medio por el cual los jóvenes se enteran del tema.

El estudio está basado en la evaluación de PISA 2006 (por sus siglas en inglés, Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes) realizada a estudiantes de 15 años y ofrece una base de datos rigurosa, que permite realizar comparaciones internacionales, del conocimiento de los estudiantes sobre el ambiente y cuestiones relacionadas.

Las otras fuentes de información que utilizan los jóvenes mexicanos provienen de los medios de comunicación tales como televisión, radio, periódicos o revistas, con un 39.86%. Otros estudiantes utilizan en menor medida otras fuentes informativas como los libros y el internet.

Los problemas ambientales que son más recurrente en la información proporcionada se encuentran: la escasez de agua, energía, desechos naturales, deforestación, extinción de la flora y fauna y contaminación ambiental.

Sin duda en esta época es muy importante el papel que la educación juega en la temática del medio ambiente. Destaca en este estudio, que las actividades humanas son las principales responsables de la producción de gases invernaderos, la acumulación de basura, la fragmentación o la destrucción de ecosistemas y que el agotamiento de recursos tiene un impacto sustancial sobre el ambiente.

Las amenazas al ambiente son abordadas, cada vez más, en los medios de comunicación y las personas en todo el mundo se enfrentan con la necesidad de entender estas cuestiones ambientales complejas.

La ciencia ambiental y la geociencia siguen generando conocimientos importantes y complejos. Por lo tanto, el desafío para la educación es producir más y mejor conocimiento sobre el medio ambiente, así como formar a jóvenes –y personas en general– informadas a este respecto.

México es el país que reporta más tiempo perdido en las aulas: OCDE

.

Los profesores mexicanos invierten el 30 % del tiempo que deberían ocupar en la enseñanza en poner orden en el aula y en realizar trámites burocráticos, de acuerdo con el Estudio Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje, TALIS (por sus siglas en inglés), de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El reporte está basado en la información proporcionada por más de 70 mil maestros y directores de educación secundaria en 23 países participantes.

El porcentaje de tiempo que los profesores reportan para la realización de otras actividades posicionó a México en el primer lugar en pérdida del tiempo para la enseñanza: 17% se pierde a causa de las tareas administrativas (por arriba del promedio nacional 9%), y el 13% lo ocupa poniendo orden en el salón debido a riñas, disputas o disturbios. En algunos casos este porcentaje se eleva hasta el 50 %.

Una vez que se inician las clases, el tiempo no es desperdiciado. Según los maestros en cuanto comienza la lección, los estudiantes se calman.

Estas cifras están relacionadas con otros datos proporcionados, en la misma encuesta, por los directores, quienes reportaron los disturbios en clase como un factor que dificulta la educación, con un 72%. Un porcentaje mayor –cerca del 80%– de maestros reportó llegadas tarde y absentismos de los estudiantes como un comportamiento importante que entorpece la calidad de su educación.

El mal comportamiento de los alumnos en clase, la falta de incentivos a los profesores y la poca formación, son las principales causas que limitan el desarrollo docente de los maestros.

A pesar de los problemas que enfrentan los profesores, por diversas circunstancias como la indisciplina, la falta de incentivos, poca formación profesional; una gran proporción de ellos está satisfecha con sus empleos y considera que su trabajo hace la diferencia para sus estudiantes. Los profesores que más valoran su desempeño son los de países como Noruega, Bélgica y Austria; mientras que en países en Hungría y la República de Corea los maestros cuestionan su propia eficacia.

TALIS muestra la estrecha relación que existe entre factores como ambiente positivo en el aula, las ideas de los profesores, la cooperación entre ellos, la satisfacción del profesor en su trabajo, el desarrollo profesional y la adopción de diferentes técnicas de enseñanza, y la mejora en la calidad de la enseñanza.

Resulta destacable que para estos factores, gran parte de las variaciones son diferencias entre los profesores individuales y no entre escuelas y países. Por lo que se concluye que cuando se interviene en las actitudes, ideas y prácticas de los profesores en su conjunto se mejora de la enseñanza y del aprendizaje, pero haciéndolo en cada maestro en particular seguramente esta mejora será mayor.

Casi 9 de cada 10 profesores mexicanos quieren recibir más cursos y talleres, el promedio más alto de la OCDE

.

Casi 9 de cada 10 profesores mexicanos (85.3%) desean mayor desarrollo profesional, según los datos dados a conocer durante el presente mes de junio por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Este dato coloca a México como el país con el más alto porcentaje.

TALIS es la primera encuesta internacional sobre enseñanza y aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés), fue realizado –durante el 2007 y 2008– a 70 mil maestros y directores de secundarias de 23 países de la OCDE y siete naciones más. México y Brasil son los únicos países latinoamericanos que participaron.

Según esta encuesta la mayoría de los maestros mexicanos señaló que le gustaría haber recibido más formación profesional en los últimos meses y que con frecuencia no se sienten suficientemente preparados para enfrentar a las dificultades en su trabajo ante el grupo.

Como se observa, el promedio de la OCDE, la mitad de los profesores encuestados deseaba tener mayor desarrollo profesional. El rango va desde el más bajo, 31% en Bélgica, hasta los porcentajes más altos, arriba del 80%, en Malasia, Brasil y en México.

Otro dato destacable señala que el porcentaje de maestros mexicanos cuya escuela reporta una falta de maestros calificados (según los directores) como un factor que dificulta el aprendizaje es casi dos veces el promedio de los países (64% frente al 38% del promedio de TALIS). Una diferencia similar se muestra en los reportes de los directores para la falta de técnicos de laboratorio (65% de los maestros, contra el 33% de la media de la OCDE), y en menor medida con respecto al personal de apoyo educacional (65% frente al 48% para el promedio del TALIS) y otro personal de apoyo (69%).

En México, la asistencia a “Cursos y talleres” (94%) fue la principal forma para fomentar el desarrollo profesional de los maestros, a diferencia del resto de países que señalaron como primera opción el “Diálogo informal para mejorar la enseñanza”, con 93%.

El porcentaje de maestros mexicanos que reportan haber tomado un curso de desarrollo profesional durante los 18 meses anteriores al estudio es relativamente alto en México (92% en comparación con el promedio de la OCDE de 89%).

México también tiene más de dos veces el promedio de días que los maestros invierte en su desarrollo profesional (34 frente a 15 del promedio del TALIS). Aunque también destaca que son los maestros más preparados quienes reciben más cursos, por ejemplo, los maestros con maestría o algún grado académico recibieron casi el doble de cantidad de días de cursos que aquellos que no tienen licenciatura.

Los maestros que dan clases en los pueblos, en promedio tomaron 8 días menos que aquellos que viven en una pequeña comunidad o en una gran ciudad.

A partir de esta información se pretende proporcionar una oportunidad para que maestros y directores den su aportación en el análisis educativo y en el desarrollo de políticas en algunos de los principales ámbitos de la política. Pretende que las experiencias que tienen los profesores en diferentes partes del mundo, sirvan para enfrentar los retos similares y aprender de otros enfoques de política.

Bachillerato, nivel con mayor abandono escolar en Puebla

.

La deserción en el bachillerato es un problema en Puebla, 10 de cada 100 alumnos que se inscriben en este nivel abandonan la escuela.

El abandono escolar es uno de los problemas más graves que enfrenta la educación media superior en el país, no sólo en Puebla, llega a alcanzar hasta 40 % de los estudiantes.

Las causas de deserción son diversas: entre las principales destaca que más de una tercera parte de alumnos reprueba en el en el bachillerato, lo que motiva el abandono de las clases.

Otra causa de deserción que ha sido identificada en diversos estudios es la necesidad de dejar los estudios por tener que cuidar a algún familiar, así como la falta de ingresos de la familia y en consecuencia la incorporación al mercado laboral.

Asimismo, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha aceptado que el abandono de los estudios, por parte de los alumnos del bachillerato, se debe a que no se sienten satisfechos con lo que están aprendiendo en las aulas.

El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely Pardo, señaló que 40 % de los jóvenes que cursan bachillerato desertan en el primer y segundo año no por causas económicas sino porque los programas de estudio no responden a sus intereses y necesidades. Además agregó que el bachillerato es el nivel de estudios de mayor deserción entre los estudiantes en el país (El Financiero, 9 de junio de 2009).

En Puebla, a semejanza de lo que ocurre en el país, el problema del abandono de estudios en el bachillerato es mayor que el registrado en primaria y secundaria:

En primaria sólo 1 de cada 100 alumnos abandonan los estudios, en secundaria 5 de cada 100 y en bachillerato lo hacen 10 de cada 100 alumnos, es decir que el promedio de alumnos que abandonan la escuela se duplica de secundaria a bachillerato.

Al problema anterior hay que agregar que acceden a este nivel solamente 64 de cada 100 muchachos que están en edad de cursar el bachillerato. De esta manera se puede decir que se está dejando sin educación de este tipo a 46 de cada 100 (sumando falta de cobertura y deserción).

Como se observa, la situación de la cobertura se agrava cuando se avanza en los grados de estudio.

Juan Ramón de la Fuente, ex- rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hace algún tiempo señaló que para resolver el problema de la deserción (en nivel medio superior y superior) hay que explorar y fortalecer los sistemas de educación a distancia, como un camino para lograr la cobertura y deserción.

Puebla tercera entidad en becarios de posgrados

.

El estado de Puebla tiene mil 324 becarios en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), lo que coloca a la entidad en la 3ª posición en cuanto al otorgamiento de becas de posgrados, según datos de la Secretaría de Educación Pública en el estado.

El Conacyt, en el 2008, tenía registradas mil 171 becas nacionales de posgrado para estudiantes poblanos, las cuales se han distribuido en los niveles de:

En cuanto a los apoyos para realizar estudios en el extranjero, 153 poblanos han sido beneficiados por el programa de becas, lo que garantiza su manutención, la matrícula y el seguro médico.

Lo anterior ha significado una inversión de 118 millones de pesos.

De acuerdo con datos del Conacyt, la mayor demanda de becas se ubica en las áreas de ingeniería y ciencias sociales y humanidades.

En este rubro de becas, el Conacyt ha anunciado que disminuirá, durante el 2009, más del 60 % de las becas de posgrados al extranjero, al otorgar sólo 500 (de mil 500 que se asignaron el año anterior).

A nivel nacional, mientras que en 2008 se asignaron 3 mil 400 millones de pesos a becas, para 2009 se destinaron 3 mil 600 millones, lo que significa un escaso incremento para nuevos apoyos.

Los escasos recursos destinados este año a becas afectan principalmente a los apoyos al extranjero, se reducirá una tercera parte, debido a los costos de la divisa y el bajo presupuesto.

La disminución de becas al extranjero impedirá la formación de especialistas en otros países, con el fin de que se fortalezcan la ciencia y la tecnología nacionales.

Insuficiente cobertura en educación superior

.

Odiosas comparaciones: al menos 20 años de rezago en cobertura

México tiene un rezago superior a 20 años en la cobertura de educación superior, comparada con países de la región que tienen un desarrollo similar, según lo señaló la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través del subsecretario de ese nivel, Rodolfo Tuirán.

El funcionario resaltó que si en 2012 el país llega a la meta de 30 % de cobertura, en 2020 se alcanzará el nivel de Chile, que cubre al 45 % de su población en edad de estudiar la universidad y en 2030 el de Argentina que atiende al 60% de jóvenes. Lo anterior equivale a decir que hay un rezago de 22 a 23 años.

El total de la matrícula de educación superior, el 93% está en licenciatura, sin embargo los posgrados representan, cualitativamente, una parte muy significativa de ese nivel.

En Puebla, durante el ciclo escolar 2007-2008 en las 225 Instituciones de Educación Superior (IES) se atendieron a 159 mil 941 estudiantes, lo que equivale a tener una cobertura, en este nivel, del 30.10 %, cinco puntos porcentuales por arriba del promedio nacional.

Si bien la cobertura estal es mayor a la nacional, ésta sigue muy lejos de lo óptimo.

El rector de la UNAM, José Narro Robles, en un discurso pronunciado a principios de este mes de junio con motivo de la inauguración de las actividades del año 50 de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), subrayó que la pobreza, la injusticia y los enormes contrastes sociales entre la población mexicana sólo se resolverán mediante “una cirugía mayor”, la cual implica cambios profundos en los esquemas y más inversión en el sector educativo, en particular en el nivel superior y en la investigación.

Señaló enfáticamente que sin un buen desarrollo en educación superior, sin un sistema sólido, fuerte y estable en ciencia y desarrollo tecnológico, no puede haber un verdadero desarrollo (La Jornada, 3 de junio).

En el mismo evento, Tuirán no sólo ratificó lo señalado por el rector, sino que además agregó los siguientes datos: 60 % de los jóvenes con un nivel económico alto estudia una carrera universitaria, mientras que sólo 5 % de los jóvenes de entre 19 y 23 años en situación de pobreza acceden a estudios universitarios. Lo que ejemplifica claramente la desigualdad existente en este país.

La cobertura es sólo una parte de la problemática de educación superior, además hay que agregar la calidad de ésta. Según el reporte global de competitividad 2008-2009 México se ubica –respecto a 134 naciones– en las siguientes posiciones: lugar 127 en matemáticas y ciencias, 105 en disponibilidad de científicos e ingenieros y 79 en la calidad de las instituciones de investigación.

Lo que los padres de familia deben saber antes de inscribir a sus hijos a la preparatoria

.

Ante los próximos procesos de admisión para el nivel medio superior, de instituciones públicas  y privas en el estado, algunos padres se preocupan por inscribir a sus hijos en una escuela segura, es decir, que ofrezca la mejor oferta educativa y que tengan el reconocimiento, de los organismos competentes, para su funcionamiento.

Según las estadísticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de inicio de curso 2007-2008, en Puebla se tienen registrados mil 102 bachilleratos generales, de los cuales 323 son privados y 58 bachilleratos tecnológicos, 21 de ellos privados.

Ante la presencia de tan grande cantidad de instituciones privadas de educación media superior ¿cómo estar seguros de que la preparatoria o bachillerato del interés de sus hijos cuente con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)?

Los RVOE son registros para garantizar que la educación impartida por particulares sea de calidad. Ellos son expedidos por el Gobierno Federal, a través de la SEP –esta última, con la facultad también de revocarlos.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un artículo titulado Brújula de compra, recomienda observar los siguientes pasos:

  • 1.Solicitar al plantel la clave de incorporación a la SEP.
  • 2.Verificar que el RVOE corresponde al bachillerato o carrera en la que se inscribió. Esto porque una institución puede tener un bachillerato o varias carreras y, por tanto se necesitan este reconocimiento por cada uno.
  • 3.Se pueden comprobar dichos datos en el Sistema de Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (http://www.rvoe.sems.gob.mx), el cual permite consultar todos los planteles privados, en el país, que ofrecen carreras con RVOE y el estatus con el que cuenta. Es decir, que si no se encuentra una institución en la lista es que no cuenta con dicho registro.

Además de este sistema, también se puede solicitar información en el teléfono número (01-55)-3601-1000 extensiones 18566 y 18526 y en rvoe@sems.gob.mx.

Los requisitos para que un particular obtenga un RVOE son:

1.-Cumplir con la normatividad nacional (artículo 3o. de la Constitución y la Ley General de Educación).

2.-Cumplir con los planes y programas de estudio que la SEP autorice.

3.-Proporcionar un mínimo de becas en los términos de los lineamientos generales.

4.-Contar con:

  • a.Personal que acredite la preparación adecuada para impartir educación y, en su caso, satisfagan los demás requisitos a que se refiere el artículo 21;
  • b.Instalaciones que satisfagan las condiciones higiénicas, de seguridad y pedagógicas que la autoridad otorgante determine. Para establecer un nuevo plantel se requerirá, según el caso, una nueva autorización o un nuevo reconocimiento, y
  • c.Planes y programas de estudio que la autoridad otorgante considere procedentes, en el caso de educación distinta de la preescolar, la primaria, la secundaria, la normal, y demás para la formación de maestros de educación básica.
  • d.Facilitar y colaborar en las actividades de evaluación, inspección y vigilancia que las autoridades realicen u ordenen.

Aunque la mayoría de instituciones educativas que se encuentran funcionando cumplen con los requerimientos, por tanto su situación es regular, existen otras que no cumplen con sus obligaciones y, por ello la SEP revocó 172 permisos a 93 escuelas de 11 estados de la República distribuidos de la siguiente manera:

Así que si se tiene el conocimiento de que el personal de la escuela de interés no cuenta con capacitación, las instalaciones no son las adecuadas, funcionan en casa-habitación; ya es motivo para dudar de su reconocimiento y es necesario consultar el catálogo.

¿Cuánto dinero destinan las familias mexicanas a la educación?

.

Las familias mexicanas sólo destinan el 9% de su ingreso anual a gastos relacionados con la educación, mientras que el 18% lo invierten en comida; 11% en vivienda y 11% adicional en el pago de deudas, según lo revela la Primera Encuesta sobre Cultura Financiera en México, que realizaron Banamex y la UNAM en el 2008.

El trabajo se llevó a cabo sobre una muestra de dos mil 49 hogares mexicanos (76.5% en zonas urbanas y 23.5 % en zonas rurales) y recopiló información sobre las características del hogar, la percepción del dinero y los gastos del hogar, el conocimiento de productos y el ahorro, el crédito y las fuentes de ingreso.

De acuerdo con la encuesta, en el país existe una prioridad en las necesidades inmediatas como alimento y vivienda, a la par de que las familias carecen de una visión de mediano a largo plazo y no saben planear financieramente.

Esta información es complementada con los datos de la encuesta de Seguros Monterrey New York Life y la firma Alduncín y Asociados, realizada en el mismo año. Según esta encuesta el 92.1% de los entrevistados piensa que los gastos de la educación profesional es responsabilidad de los padres. El 5.2% opina que este pago corresponde a los propios hijos, mientras que 2.7% piensa que es responsabilidad de otros miembros de la familia.

La educación es la mejor herencia que los padres pueden dejar a los hijos, según el 79.2% de los encuestados por Seguros Monterrey. En consideración, siguen las propiedades (11.5%) y el dinero (6.1%).

Las mujeres piensan más en la preparación académica que los hombres, ya que 8 de cada 10 lo considera una prioridad, contra el 7 de cada 10 de ellos.

Esta encuesta revela que el 49% considera que los padres de hoy ahorran para pagar la universidad de sus hijos cuando éstos sean grandes.

El 88% de los mexicanos considera que una carrera universitaria es un factor muy importante para el futuro, aunque sólo 6.3% tiene un seguro educativo.

El 77% de los mexicanos cree que un seguro educativo brinda el apoyo necesario para cubrir estos gastos; sin embargo no cuentan con él. Esta información es corroborada en la Encuesta realizada por Banamex-UNAM, en ella se muestra que a un considerable número de mexicanos (25% de los encuestados) piensa que, idealmente, es necesario tener un seguro en educación.

La inversión sigue siendo poca, ante los requerimientos de esta sociedad y en cuanto al aspecto del seguro de educación, es difícil en un país en donde hay que considerar primero en satisfacer las necesidades básicas inmediatas (alimentación y vivienda).

Libros vs televisión

.

El 48 % de su tiempo libre los mexicanos lo dedican a ver la televisión

En México se vive en una cultura que privilegia la televisión sobre la lectura. Por cada hora de lectura, las familias de este país ven 10 horas de televisión, como su entretenimiento favorito.

En promedio el 40% de tiempo libre, en los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo dedican a ver la TV o el escuchar la radio. México es el país que tiene el un máximo porcentaje, 48, de tiempo libre dedicado a la TV, mientras que el mínimo, del 25%, lo tiene Nueva Zelanda.

Estos datos que se pueden encontrar en el estudio “La sociedad en un vistazo” (Society at a Glance) y en la nota de México de la OCDE.


Fuente: OCDE

El tiempo libre se agrupa en cinco categorías: entretenimiento multimedia en casa (TV o radio), otros pasatiempos (uso recreacional de internet, conversaciones telefónicas, juegos de computadora, artes y manualidades, paseo de mascotas, y cosas así por el estilo), el visitar y/o salir con los amigos (tanto en lugares públicos como privados), participar y/o asistir a eventos (tales como conciertos, cine, museos, etc.), y los deportes (participación en actividades físicas regulares, individual o en equipo).

En un ambiente de este tipo ¿qué hace la diferencia entre lectores y no lectores?

La afición por la lectura empieza, casi siempre, desde el nacimiento o incluso antes, cuando se está expuesto a ambientes que propician esta actividad. Estudios al respecto señalan que las familias que tienen libros clásicos, literatura o poesía (es decir, más allá de los libros de texto o religiosos), desarrollan mejores ambientes de aprendizaje y, por tanto, mejores lectores (y por tanto educandos).

El número de libros en casa es un indicador que se ha señalado en los resultados de pruebas como PISA o EXCALE (exámenes estandarizados) como significativo para el aprendizaje. Desde luego que el número de libros en casa por sí mismo no produce a los lectores ni los aprendizajes. Más bien, se trata de identificar los ambientes en donde es más probable leer, en donde se refleja que los padres poseen un nivel educativo más elevado y en donde leen.

La lectura es una habilidad, que sólo se vuelve competencia cuando existe la interpretación de la lectura, la indagación y la asociación de lectura con escritura (fundamental para la producción de nuevos escritos). No se puede convertir la habilidad en competencia si no se le da valor a la lectura.

El placer de la lectura

.

Es común escuchar que la clave para que los niños lean es inculcar, promover o estimular el hábito de la lectura.

Según la definición del Diccionario de la Lengua Española (Vigésima segunda edición, consultada en línea), el hábito es el modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.

Nada más lejano al placer que un hábito. La lectura es un placer, una diversión, una distracción y no un hábito.

Cuando los padres o la gente que rodea a los niños, no asocian la lectura con la diversión, el placer y el entretenimiento, surge el verdadero problema. Para muchos adultos, la lectura es una obligación. En casa se refuerza la idea de que hay que leer, aunque sea aburrido.

El resultado de esta concepción sobre la lectura es evidente, según la Encuesta Nacional de Lectura (CONACULTA, 2006), 43.6% de los entrevistados reportan no leer libros. De éstos, menos de la tercera parte (30.4%) los ha leído en algún momento de su vida, mientras que el 12.7% dijo nunca haber leído libros.

A la pregunta de para qué sirve la lectura, tres cuartas partes asocian la lectura con el aprendizaje y uno de cada 10 para ser culto. Como se consideraron hasta 2 respuestas por cada entrevistado, al considerar a ambas, la opción de divertirse pasó del 5.4% al 21.4%, pero esta opción sigue siendo la tercera en importancia:

Afortunadamente, aun existen casos en donde se ha entendido que a los niños hay que dejarlos leer lo que les interesa, lo que les preocupa, lo que les gusta. “El pueblo en el que los chicos prefieren los libros a la computadora” es el título de un artículo publicado el 18 de mayo en La Voz.com.ar (http://www.lavoz.com.ar).

En Los Matorrales, un pueblo de apenas mil habitantes, ubicado a 100 kilómetros de Córdoba, Argentina, los niños prefieren pasar las tardes en la biblioteca para leer cuentos o revistas infantiles, que estar en la computadora.

En el artículo se puede leer “Para calmar a quienes creen que está llegando el fin del libro de papel o que los niños ya no leen fuera de la escuela, en este pueblo los tres cybers que abrieron debieron cerrar al poco tiempo y el encanto que a muchos chicos suele causarles un nuevo juego en la computadora parece ser reemplazado por el asombro de dar vuelta la página de un libro de cuentos”.

Una prueba que parece confirmar que los niños han encontrado la lectura como forma de recreación, es el hecho de que hace casi dos años no hay ni un cyber en la localidad. Aunque es cierto que muchas familias tienen conexión a internet en sus casas, las computadoras no le han quitado espacio a los libros.

La responsable de la biblioteca relata: “Los chicos vienen todos los días a leer a la biblioteca, incluso antes que abramos ya nos están esperando. Tenemos dos computadoras pero las utilizan muy poco y a nadie se le ocurre preguntar si pueden usarlas para jugar. Prefieren los libros; en serio”.

Una psicóloga que vive en Los Matorrales, explica la asistencia de los niños a la biblioteca: “Los chicos van a leer, pero también a pedir contención, ya que algunos de ellos tienen problemas de conducta. Por eso es muy importante que las personas que estén a cargo del lugar les presten mucha atención y les dediquen tiempo, de lo contrario no volverían. Además, les es grato llegar a un lugar donde hay mucho material dedicado exclusivamente a ellos, que sienten como propio. Sin embargo, y de todos modos, me sorprende la gran motivación que tienen por los libros”.

En México, es en la infancia y la adolescencia cuando se lee más, es por esta razón que es importante no obligar a los niños a leer, sino a fomentar el principio de que la lectura es ante todo un placer.