Fuga de cerebros, en busca de la calidad

.

Segunda Parte

Más de 2 mil 100 becarios no regresaron a México desde que inició el programa de becas al extranjero, en 1971, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La falta de oferta de estudios especializados y de calidad en México obliga a los jóvenes a salir del país mediante una beca; sin embargo, muchos de ellos no regresan.

En los últimos cinco años la llamada “fuga de cerebros”, de estudiantes becados al extranjero que no regresan al terminar sus estudios, mantuvo su tasa del 6%, aunque durante este periodo se incrementó el número de becarios por lo que también aumentó el número de estudiantes que se quedaron en otros países.

Según el Programa Nacional de Posgrado de Calidad (PNPC) del Conacyt, de mil 62 programas de especialización, maestría y doctorado que son acreditados de calidad, sólo 73 son de competencia internacional, lo que equivale a decir que únicamente 7 de cada 100 programas tienen calidad internacional.

El panorama de las instituciones en este país que tienen programas de competencia internacional es el siguiente:

Como se observa, las entidades federativas en donde se concentran las instituciones que tienen programas de calidad internacional son el D. F y el Estado de México. En el resto del país, como en Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas, sólo se cuenta con un programa de este tipo.

Existen estados en los que ninguna institución imparte estudios con calidad internacional, según el padrón del Conacyt, como es el caso de la región Puebla-Tlaxcala-Oaxaca-Veracruz:

La falta de programas de calidad de competencia internacional es una de las razones que obliga a muchos estudiantes a buscar un programa de estudios de calidad en el extranjero.

Entre las razones por las que los jóvenes se quedan en países con mayor desarrollo que México, están los mejores salarios que les ofrecen, la posibilidad de trabajar en laboratorios equipados con tecnología de punta y en proyectos de investigación de vanguardia mundial.

Agregado a lo anterior hay que mencionar que aunque el Conacyt incluye una carta compromiso de regreso al país, no existe algún mecanismo legal que obligue a los estudiantes a retornar a México después de obtener un título de posgrado.

Las condiciones que se les exigen a los becarios es dedicar tiempo completo a los programas de estudios, mantener calificaciones con un promedio mínimo de ocho y no reprobar materia alguna.

Una vez concluidos los estudios, entra en vigor el Programa de Repatriación, del mismo organismo, el cual establece mecanismos para el regreso de los científicos al país, el problema es que sólo está dirigido a científicos consolidados. El programa ha tenido recortes presupuestales durante algunos años.

En los últimos cuatro años, la fuga de talentos se dio hacia países como Estados Unidos, España, Francia, Canadá, Alemania y Gran Bretaña.

En el año 2000 el Conacyt, con motivo de los 30 años del programa de becas, realizó un estudio que arrojó los siguientes datos: las dos terceras partes de la “fuga de cerebros” mexicanos residía en Estados Unidos; 26% en Europa y el resto en Canadá y otros países.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

Deja un comentario