México en penúltimo lugar en inversión para Investigación y Desarrollo

.

A pesar de que la inversión en Investigación y Desarrollo (I-D) aumentó a nivel mundial, México únicamente le destina el 0.5% de su Producto Interno Bruto, según datos dados a conocer en junio por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el FactBook 2008, esto lo ubica al país en el penúltimo lugar de los países miembros de la organización.

Los gastos de investigación y desarrollo ilustran los esfuerzos desplegados por los gobiernos y por el sector privado para obtener una ventaja competitiva en los campos científicos y tecnológicos. En 2005, que es el último dato que se maneja en este reporte el I-D, representaba el 2.3 % del PIB del conjunto de los países de la OCDE, en tanto que México tenía 1.8% menos, ubicándose solamente por arriba de Grecia y República Eslovaca.

El índice I-D comprende tres actividades: la investigación básica, la investigación aplicada y el desarrollo experimental. La primera consiste en trabajos experimentales o teóricos orientados a adquirir nuevos conocimientos. La investigación aplicada también consiste en trabajos originales emprendidos con vistas a adquirir conocimientos nuevos, con objetivos prácticos determinados. El desarrollo experimental consiste en trabajos sistemáticos basados en conocimientos existentes obtenidos por la investigación y\o la experiencia práctica, con vistas a lanzar la fabricación de nuevos materiales, productos o dispositivos, de establecer nuevos procedimientos, sistemas y servicios o de mejorar considerablemente a los que ya existen.

Durante el período considerado en este estudio (1981-2006 para los países de la OCDE y del 1993-2005 para México, debido a que eran los datos que el país tenía disponibles), varios países mejoraron sus actividades de I-D en el sector de servicios, entre los que se encuentran Estados Unidos, Japón, Noruega y Países Bajos; mientras que mejoraron en la enseñanza superior países como España, los Estados Unidos, Finlandia, Grecia, Japón, y Países Bajos.

Las tendencias mundiales desde el 2000, el gasto de I-D aumentó en Japón y ligeramente disminuyó en los Estados Unidos. En 2004 y en 2005, Suecia, Finlandia y Japón eran los únicos tres países de la OCDE que sobrepasaban el 3 %, colocándolos por arriba del promedio de la OCDE (2.3 %). Desde el medio de los años 90, los gastos de R-D (en términos reales) aumentan más rápidamente en Islandia y en Turquía, los dos con índices medios de crecimiento anual superiores al 10 %.

China aumentó los gastos de I-D de 0.9 % en 2000 al 1.4 % en 2006, por lo que se colocó como el país con el crecimiento más rápido de intensidad de I-D.

México, por su parte, pasó de una inversión de 0.2% del PIB a 0.5%, de 1993 al 2005, lo que representa un crecimiento tan sólo del 0.3 puntos porcentuales en un periodo de 12 años, lo que no sólo lo coloca al final de la lista, sino que también lo hace aparecer como uno de los países de más lento crecimiento en este rubro, alejándose cada vez más del 1% que, como mínimo, han recomendado la UNESCO, y otros organismos internacionales.

El coeficiente de inventiva del mexicano, que se expresa en el número de patentes por cada 10 mil habitantes, fue en 2005, de 0.05, por debajo de Brasil con 1.8 y muy lejos del 30.69 de Japón. Consecuentemente, México es uno de los países con mayores índices de dependencia tecnológica, con 29.5 puntos, mientras que Brasil tiene 14.3 y Japón 0.25.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (9)

Deja un comentario