¿Existen incentivos y/o sanciones para docentes con alumnos de bajo rendimiento? Parte III

.

Derechos y ¿obligaciones?

En los últimos cinco años no ha habido ninguna iniciativa para sancionar a los docentes cuyos alumnos tengan bajo nivel escolar.

 

En la Ley General de Educación aprobada en 1993 (con la última actualización del 15 de julio de 2008), de un total de 50 correcciones o adiciones, ninguna se refiere a sancionar a los docentes.

Regresando al tema de Carrera Magisterial (abordado en la parte I), como se mencionó, constituye un sistema de estímulos, ¿pero qué ocurre con las sanciones? ¿Existe algún programa que sancione laboralmente a los maestros cuyos alumnos obtengan malos resultados?

Las sanciones a la labor de los maestros de educación básica del país no figuran en la agenda de los legisladores federales.

De las 112 iniciativas de ley que se han presentado en ese lapso, en materia de educación, solamente 6 se han aceptado y publicado. Se refieren a establecer la obligatoriedad de niveles educativos, a incluir nuevas asignaturas en los programas de estudio, establecer políticas educativas o crear instancias burocráticas. Así, algunas de las propuestas planteadas se refieren a fomentar la protección civil, las actitudes solidarias, la conciencia nacional, la responsabilidad social, la educación física, el respeto al medio ambiente, la democracia y las disciplinas olímpicas, etc.; sin embargo ninguna menciona a la evaluación de los docentes.

 

Las explicaciones para este fenómeno son múltiples, el desconocimiento del sistema educativo por parte de los legisladores y tratar de evitar en la mayor medida los conflictos con el SNTE. En este sentido, tratan de que las propuestas de reformas otorguen algún beneficio político a los legisladores, sin importar si son o no pertinentes.

A lo anterior hay que agregar que en la mayoría de las propuestas no se toca a la figura del docente como individuo. Más bien, otorga responsabilidades a entidades tan abstractas como el sistema educativo y/o a las escuelas, pasando por alto que ellas, por sus propias condiciones, no pueden cumplir ni siquiera las que ya tienen. De esta manera, las reformas encargan a la escuela aspectos tan disímiles como el combate a la violencia (con programas como Escuela Segura), hasta velar porque todos los niños y niñas puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria (para cumplir con “Los Objetivos de Desarrollo del Milenio”).

Otra muestra de incongruencia en el sistema educativo es la Ley General de Educación, capítulo VIII, sección 1, referente a las infracciones y las sanciones, en donde establece, en sus artículos 75 y 76, las accione que ameritan sanciones:

Artículo 75.- Son infracciones de quienes prestan servicios educativos:
I.- Incumplir cualesquiera de las obligaciones previstas en el artículo 57;
II.- Suspender el servicio educativo sin que medie motivo justificado […];
III.- Suspender clases en días y horas no autorizados […];
IV.- No utilizar los libros de texto que la Secretaría autorice […];
V.- Incumplir los lineamientos generales para el uso de material educativo […];
VI.- Dar a conocer antes de su aplicación, los exámenes o cualesquiera otros instrumentos de admisión, acreditación o evaluación, a quienes habrán de presentarlos;
VII.- Expedir certificados, constancias, diplomas o títulos a quienes no cumplan los requisitos aplicables;
VIII.- Realizar o permitir se realice publicidad dentro del plantel escolar que fomente el consumo, […], distintos de alimentos;
IX.- Efectuar actividades que pongan en riesgo la salud o la seguridad de los alumnos;
X.- Ocultar a los padres o tutores las conductas de los alumnos que notoriamente deban ser de su conocimiento;
XI.- Oponerse a las actividades de evaluación, inspección y vigilancia, así como no proporcionar información veraz y oportuna, e
XII.- Incumplir cualesquiera de los demás preceptos de esta Ley, […].
Las disposiciones de este artículo no son aplicables a los trabajadores de la educación, en virtud de que, las infracciones en que incurran serán sancionadas conforme a las disposiciones específicas para ellos. (las cursivas son nuestras)

Artículo 76.- Las infracciones enumeradas en el artículo anterior se sancionarán con:
I.- Multa hasta por el equivalente a cinco mil veces el salario mínimo general diario […], o
II.- Revocación de la autorización o retiro del reconocimiento de validez oficial de estudios correspondiente.
La imposición de la sanción establecida en la fracción II no excluye la posibilidad de que sea impuesta alguna multa.
Fuente: Ley General de Educación. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Última Reforma DOF 15-07-2008

Cabe destacar que, según estos artículos, las sanciones no son aplicables a los trabajadores de la educación. Es decir, si se suspende las actividades sin justificación, la sanción será para la escuela, de tal manera que ni el director, ni los docentes ameritan amonestaciones.

Por si lo anterior fuera poco, el SNTE cada año entrega a la Secretaría de Educación Pública su pliego petitorio en el que se exige:

 Mayor representación en el INEE
 Participación en el diseño y operación en el Sistema Nacional de Formación, Actualización, Capacitación y Superación Profesional del Magisterio
 Creación de nuevas escuelas Normales
 Estímulo económico por puntualidad y asistencia
 Bono por el día del maestro
 Crear el concepto salarial compensatorio (rezonificación para homologar a todos los profesores a zona económica III)
 Tiempos en radio y televisión
 Evaluación del Programa Oportunidades
 Programa especial para jubilados
 Puesta en operación del programa de estudios en el extranjero

De esta manera, ahora no sólo no hay sanciones para los docentes que incumplan, sino que se pide que se les recompense. En México, los derechos de los docentes están por encima de los derechos de los niños.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (33)

Deja un comentario