Día de la lengua materna

.

El Día Internacional de la Lengua Materna, fue proclamado por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en noviembre de 1999.

El 21 de febrero se conmemora cada año, desde el 2000 para promover la diversidad lingüística y cultural y el multilingüismo. Ese día fue elegido debido a que en 1952, estudiantes se manifestaron por el reconocimiento de su lengua: Bangla, como uno de los dos idiomas nacionales de la entonces Pakistán; fueron muertos a tiros por la policía de Dhaka (capital de lo que hoy es Bangladesh).

El 16 de mayo de 2007, la Asamblea General de la UNESCO exhortó a los Estados Miembros y a la Secretaría a «promover la preservación y protección de todos los idiomas que emplean los pueblos del mundo». En la misma resolución, la Asamblea General proclamó 2008 Año Internacional de los Idiomas, para promover la unidad en la diversidad y la comprensión internacional, a través del multilingüismo y el multiculturalismo.

Para este 2012 la UNESCO nombró Día Internacional de la Lengua Materna 2012: “enseñanza en la lengua materna y una educación inclusiva”.

En México una de las principales fuentes de la diversidad lingüística y cultural son los pueblos indígenas; los cuales han sido atendidos desde hace mucho tiempo, claro con una visión sobre todo de “integración”, “incorporación” a la población nacional. Sólo como ejemplo hago cita de dos personajes ilustres, el primero fue el fundador de la Secretaría de Educación Pública, en tanto que Caso, fue dirigente del Instituto Nacional Indigenista (INI), institución encargada durante largo tiempo de los pueblos indígenas:

[…] aquí dejamos de ser indios desde que nos bautizan. El bautismo dio a nuestros ancestros categoría de gentes de razón, y basta. Sin la venia, pues, de la Smithsonian, organizamos nosotros nuestra campaña de educación indígena a la española, con la incorporación del indio, todavía aislado, a su familia mayor, que es la de los mexicanos. (Vasconcelos 1938)

[…] esperamos que el problema indígena como tal desaparezca en los próximos 20 años. Pero eso no implica naturalmente que los valores culturales indígenas habrán muerto entonces; por el contrario, seguirán incorporándose, como ha sucedido hasta hoy, en la vida mexicana […] (Caso, 1956)

En 1978 se crea la Dirección General de Educación Indígena (DGEI) como parte de la estructura de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a quien se le transfiere las facultades para la educación preescolar, primaria y la formación de maestros (promotores bilingües, quienes desde 1963 eran contratados con sólo demostrar que habían terminado la educación secundaria o incluso la primaria, sólo hasta 1993 se exigió el bachillerato como requerimiento mínimo para acceder a la docencia indígena).

La SEP cambió paulatinamente su política educativa hacia los pueblos indios, que hasta ese momento había sido la castellanización directa a los niños y adultos indígenas. Es importante destacar este momento porque es a partir de aquí donde se empieza a hablar de una educación bilingüe, pues a partir del tercer grado se pasaba a la enseñanza del español como segunda lengua y a la enseñanza de los demás contenidos de la educación elemental.

FUENTE: inicio ciclo escolar 2010-2011, formato 911, DGPP, UPEPE, SEP.

La educación indígena, a cargo de la DGEI, en la década de los noventa es cuando realiza una campaña activa para la utilización de las lenguas, elaboraron 32 textos correspondientes al primer y segundo ciclo de educación primaria. Más de un millón de libros (impresos) en 52 variantes dialectales de 33 leguas, según datos de la misma SEP (2000)

La educación indígena debe ser un tema prioritario en un país donde 15.7 millones de personas se consideran indígenas –de 3 años y más– de los cuales 6.6 millones son hablantes de alguna lengua indígena, 9.1 millones no hablan lenguas indígenas y 400 mil hablantes de alguna lengua indígena no se consideran como tales (INEGI. Censo 2010).

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario