Deducibilidad de las colegiaturas

.

Este 14 de febrero el presidente Calderón anunció la deducibilidad del pago de colegiaturas que comprenden a los niveles de preescolar hasta medio superior. Lo que significará un costo para el erario de entre 11 y 13 mil millones de pesos, según los cálculos de la Secretaría de Hacienda.

Los deducibles son en el pago de colegiaturas que se hagan en escuelas particulares en los siguientes límites anuales:

 

Estos montos son por alumno e incluyen a los hijos del o los contribuyentes, el/la cónyuge y los padres. Los montos y las condiciones pueden ser consultados en el decreto para el otorgamiento de estímulo fiscal, publicado el 15 de febrero de 2011.

Los topes se fijaron según los cálculos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) respecto al costo que por alumno, en cada nivel y no se incluye al superior, bajo el argumento de que los estudiantes universitarios ya están más cerca a una vida laboral (para salvar el tema, el gobierno anunció que en breve se dará a conocer un sistema de créditos para universidad y posgrado).

Estos beneficios tampoco son aplicables a pagos de inscripción o reinscripción; ni cuando los alumnos reciban becas o cualquier otro apoyo económico público para pagar los servicios de enseñanza, hasta por el monto que cubran dichos apoyos.

Los pagos deberán realizarse mediante cheque nominativo del contribuyente, traspasos de cuentas en instituciones de crédito o casas de bolsa o mediante tarjeta de crédito, de débito o de servicios. En caso de ser una persona física asalariada, en cuyo caso el patrón retiene impuestos, tendrá que presentar una declaración adicional, especificando el monto del pago por colegiaturas para que proceda la deducibilidad.

Será necesario comprobar también, mediante documentación que reúna requisitos fiscales, que las cantidades correspondientes fueron efectivamente pagadas en el año de calendario de que se trate a instituciones educativas residentes en el país.

Esta medida aunque se publicó este día, tiene beneficio retroactivo a partir de los meses de enero y febrero de este año.

Aunque esta deducción de impuestos tiene varios puntos a su favor como el que se equipare a los gastos médicos, que reduce el costo educativo y por lo mismo puede impulsar la demanda, sirve también como medida para fiscalizar a las escuelas (tendrán que otorgar recibos en forma, y por lo tanto tendrán que declarar impuestos); no deja de tener puntos en contra, como el hecho de que se está apoyando a un sector de la sociedad que no tiene necesidades apremiantes (según Hacienda, se beneficiará sólo alrededor de 9 ó 10% de la cifra total de alumnos de primaria), que cuentan con los suficientes recursos para pagar la educación de sus hijos.

Hay quienes ven en esta medida, además de un gesto electorero, una aceptación de que los servicios educativos que otorga el gobierno son, necesariamente, menos buenos que los privados.

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario