Mayor presupuesto federal por alumno de educación básica

.

A partir del 2008, las entidades más favorecidas, al aumentar sus recursos reales asignados por la federación, fueron el estado de México, Nuevo León, Guanajuato y Puebla, entre 4.1 y 5.6%, lo cual elevó su participación en la estructura de reparto entre 0.06 y 0.26 puntos porcentuales, según datos incluidos en el Panorama Educativo de México, Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2009 elaborado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Las transferencias federales al gasto educativo de los estados se radican a través del ramo 33 Aportaciones federales para entidades federativas y municipios, del presupuesto de egresos de la federación, mientras que al Distrito Federal se hace mediante el ramo 25 Previsiones y aportaciones para los sistemas de educación básica, normal, tecnológica y de adultos.

El componente educativo del ramo 33 se integra por tres fondos: el más importante (9.6% del gasto público total) es el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (Faeb); los otros dos son el Fondo de Aportaciones para la Educación Tecnológica y de Adultos (FAETA) y la parte del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM) destinada a infraestructura de educación básica y superior.

La mayor parte de los recursos del Faeb y del FAETA (99.6 y 100%, respectivamente) son destinados a gasto corriente: servicios personales, particularmente sueldos y salarios, creación de plazas, transferencia de horas y plazas docentes a las entidades federativas, estímulos y apoyos de reconocimiento docente, y mejoras en prestaciones como ISSSTE, Fovissste y SAR.

Durante muchos años se estuvo cuestionando la proporción del Faeb en los estados, debido a que se desconocían los criterios de distribución, solamente se mencionaba que se tomaría en cuenta el registro común de escuelas, la plantilla de personal federal y el monto de los recursos asignados en el presupuesto de egresos del ejercicio inmediato anterior.

A partir de 2008 se aplica la nueva forma de repartición. La fórmula aprobada asegura que cada estado recibirá al menos las transferencias nominales del Faeb del ciclo anterior, y distribuye el incremento anual premiando el aumento de la matrícula. Esta forma promueve la competencia entre los estados por aumentar la cobertura y el gasto; aunque ello no garantiza la equidad en la educación.

Al tener la meta de igualar a los estados en el gasto educativo federal por alumno, no se tiene en cuenta que son mayores los costos para atender a la población indígena, rural y a la vulnerable. Así que con el tiempo esta forma de distribución puede agravar la desigualdad.

En esta nueva fórmula, se observa que las entidades menos desarrolladas son las que muestran más pérdidas, en favor de entidades desarrolladas que tienen un gasto educativo estatal significativo.

 

En 2008 la Federación transfirió a las entidades el equivalente a 199 mil 912 millones de pesos del 2003, de los cuales 191 mil 472.2 (95.8%) correspondieron al Faeb, 3 mil 260.4 (1.6%) al FAETA y 5 mil 179.5 al FAM (2.6%).

Las siete entidades con los mayores financiamientos reales fueron el Distrito Federal (17 mil 917.9 millones), estado de México (17 mil 842.9 millones), Veracruz (13 mil 421.4 millones) Oaxaca (9 mil 562.4 millones), Jalisco (9 mil 468.1 millones), Chiapas (9 mil 193.1 millones) y Guerrero (8 mil 967.3 millones). Las matrículas en educación pública básica de estas entidades, con excepción de Oaxaca y Chiapas, fueron las más elevadas al iniciar el ciclo escolar 2008-2009.

Mientras que las siete entidades con las menores transferencias federales, fueron Baja California Sur (mil 681.6 millones), Colima (mil 702.8 millones), Campeche (2 mil 374.2 millones), Tlaxcala (2 mil 387 millones), Aguascalientes (2 mil 541 millones), Quintana Roo (2 mil 559.3 millones) y Nayarit (2 mil 736.4 millones).

Como se mencionó al inicio, las entidades que aumentaron sus recursos reales fueron el estado de México, Nuevo León, Guanajuato y Puebla quienes además de recibir los mayores incrementos reales, entre 4.1 y 5.6% (lo cual elevó su participación en la estructura de reparto entre 0.06 y 0.26 puntos porcentuales), también incrementaron su Faeb por alumno de escuela pública entre 2.9 y 5.1%.

El resultado favorable del reparto presupuestal para estas entidades contrastó con las reducciones sufridas por entidades que se encuentran entre las de mayor rezago social y con las mayores poblaciones indígenas.

Así, Chiapas, Oaxaca y Guerrero, al haber recibido incrementos reales muy por debajo del promedio nacional, fueron las entidades con las mayores disminuciones en su participación dentro de la estructura de reparto del Faeb, entre 0.06 y 0.1 puntos porcentuales de pérdida, a la vez que formaron quienes menos incrementos reales del Faeb recibieron, por debajo de la media nacional.

Con estos datos se ejemplifica lo que ya se preveía con la nueva fórmula de cálculo, que las entidades más desfavorecidas, quienes atienden a una mayor cantidad de población indígena y en condiciones de mayor vulnerabilidad, son las que menos reciben.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

Deja un comentario