La movilización, contra la comida chatarra en las escuelas, ha iniciado

.

“El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, quiere ser Presidente. La aspiración abre una discreta posibilidad de que, para ampliar sus márgenes de acción y demostrar su compromiso con el interés general, encabece una ofensiva panista contra la comida chatarra.” Es la entrada de la nota de Sergio Aguayo, publicada este 20 de enero, en el periódico Reforma.

La nota es interesante y hace referencia a la comida chatarra en las escuelas, tema que también ha acaparado gran parte de las notas principales en la prensa.

En estos primeros días del año el periódico Reforma ha hecho una serie de señalamientos del incumplimiento de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de su compromiso de erradicar la comida chatarra de las escuelas públicas de país.

Aguayo le recuerda a Lujambio que ignorar el problema también le generará costos. Completa la idea escribiendo que un asunto en el que convergen diversas corrientes ideológicas es, o debería ser, la salud de niños y jóvenes mexicanos, pero también anuncia “la movilización ha iniciado”.

Efectivamente organizaciones de la sociedad civil, con orígenes de lo más diverso: El Poder del Consumidor, Canal Once –Primer Plano– Barzón y Alconsumidor, entre otros; han iniciado una campaña para exigir a las autoridades de Educación Pública y de Salud la prohibición, en las escuelas, de la comida chatarra.

El Poder del Consumidor, el viernes 15 de enero, entregó en las oficinas de la SEP una carta al secretario Lujambio para demandar el establecimiento de criterios precisos que garanticen alimentos y bebidas saludables al interior de las escuelas.

Paralelamente cientos de cartas de ciudadanos que respaldan esta solicitud, han llegado a la SEP y a la Presidencia de la República. Esta organización hace una invitación extensiva que bien vale la pena considerar, de adherirse a esta solicitud, se pueden enviar las cartas y obtener mayor información en la dirección electrónica: http://www.elpoderdelconsumidor.org/pide-sacar-la-comida-chatarra-de-escuelas.html

Como parte de la estrategia de concientización a la población sobre este tema, han traducido un artículo que alerta por la invasión de anuncios de comida chatarra en los sitios web preferidos por los niños: Un equipo de investigadores estadounidenses revisó 28 de esos sitios web y encontraron lo siguiente:

Los sitios web para niños están saturados con cereales azucarados, caramelos, bebidas gaseosas o comida rápida, es decir productos no saludables. Lo más preocupante, señala la organización, es que en internet la publicidad se ha vuelto más envolvente que en la televisión y cuenta con mecanismos de enganche emocional más eficaces.

Aguayo termina su nota señalando claramente la situación en la que estamos: “Al gobierno de Vicente y Marta le siguió el de Felipe y Elba Esther. Si esa unión impide a Lujambio impulsar una educación de calidad, el combate a la comida chatarra le da una oportunidad para que reverdezca su imagen de figura pública comprometida con el interés general que se forjó cuando, como consejero del Instituto Federal Electoral, impulsó las investigaciones sobre el Pemexgate y los Amigos de Fox.
Si ya tenemos una educación «chafa», demos oportunidad a nuestros niños y adolescentes de que se liberen de la adicción a la comida chatarra. ¿Es mucho pedir?”(Reforma, 20 de enero de 2010).

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (4)

Deja un comentario