Ni estudian ni trabajan: El problema de los Ni Nis

.

 La población nacional en edad escolar inicial (en el 2007) sumaba 5.9 millones de habitantes de entre cero y dos años (5.6 %) y el grueso de la población, es decir 30.2 millones de habitantes, se encontraban en el rango de edad de 15 a 29 años, que representaban la demanda de servicios educativos en los niveles de media superior y superior (28.7 %); finalmente la población no escolarizable, es decir aquella que después de los 30 años no han recibido ninguna educación o que abandonó los estudios antes de llegar al nivel medio superior, con 42.7 millones de habitantes, representa el restante 40.6 %.

El caso de Puebla

En el estado de Puebla, en el 2007, tenía al 27.9% de su población en edad escolar de estudiar la educación superior, es decir de 18 a 29 años, lo que colocaba a la entidad por arriba del promedio (27.4%), según estas cifras nacionales.

En el municipio de Puebla menos del 50 % de los jóvenes de entre 15 y 19 años de edad asiste a la escuela, lo que representa un factor fundamental para la permanencia del analfabetismo y deserción escolar en la ciudad, según datos del Consejo Estatal de Población (Coespo).
El 4 % de la población en el municipio continúa considerándose como analfabeta, luego de que más del 3.6 % de los jóvenes, principalmente entre 15 y 24 años de edad, no sabe leer ni escribir.

El 24.8 % de la población joven en Puebla alcanza el nivel de bachillerato; el 17.6 % termina la primaria completa; el 11.6 % termina su educación profesional, y el 0.01 % estudia una maestría o doctorado (estos últimos datos del municipio de Puebla fueron obtenidos de La Jornada de Oriente, 10 de diciembre, 2009).

Consideraciones finales

Ni en el país ni en el estado se han tomado previsiones demográficas para que el sistema educativo esté preparado para el crecimiento de la población. Además de que la burocracia educativa, el sindicato, la mala preparación de profesores y otros elementos han provocado que ahora no se pueda ofrecer la educación superior a toda la población que está en edad de estudiar, apenas se satisface el 10% de la demanda.

Tener a tantos sin estudiar ni trabajar tarde o temprano conduce a problemas sociales muy graves.

Se conoce muy poco de los “ni nis”. No hay estudios serios que permitan conocer lo que pasa con ellos y las maneras en que se enfrentan a este problema.

El sentido común dice que las alternativas más utilizadas por los jóvenes son: migración (sobre todo a los Estados Unidos); otros tratan de encontrar espacio educativo de muy baja calidad, estudian idiomas o computación en academias sin control de calidad; otros se incorporan a la economía informal y el trabajo precario. También están en alto riesgo de caer en la delincuencia organizada y el narcotráfico.

Según la información de El País, algunas ciudades, empiezan a presentarse nuevas formas de asociación juvenil, más estables que las pandillas, que crean “comunidades” o “familias” con sus propias reglas y códigos de conducta, ante la necesidad de los jóvenes de salir de casa.

Se trata de grupos urbanos marginados, con alguna preparación, que tienen familia muy pronto, y que están creando nuevos problemas.

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

Deja un comentario