Archiv para mayo, 2014

Acceso a la educación

.

En México el acceso a la educación ha mejorado significativamente, de la mayor parte de la población de 5 a 12 años está prácticamente cubierta en su totalidad, aunque sigue existiendo un número importante de niños de 3 años y de 13 a 17 que están excluidos del sistema escolar, según lo muestra el informe 2014, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), El derecho a una educación de calidad.

Los niveles educativos obligatorios en México incluyen la educación básica —preescolar, primaria y secundaria— y la educación media superior. La normatividad señala edades mínimas para iniciar la educación preescolar (tres años) y la primaria (seis años) y establece el límite de 15 años para terminar la educación básica. En lo que se refiere a la educación media superior el acceso debe ser a la edad típica (según el artículo 3º constitucional) aunque no se especifica cuál es esa edad.

140527-aulav-02

El informe en mención se basa en datos del ciclo escolar 2012-2013 y muestran que el acceso inicial a las escuelas está cubierto para la población de 5 a 12 años, pero existe un número importante de niños de 3 años y de 13 a 17 que están excluidos del sistema escolar. Cabe destacar que aunque la tasa de matriculación da cuenta de la inscripción a la escuela, independientemente del grado educativo al que se asista, los datos corroboran que la mayor parte de los niños se matricula en los niveles educativos obligatorios de acuerdo con las edades típicas en que éstos se cursan.

140527-aulav-03

Los datos muestran que el 60% de los niños de 3 años (1.3 millones) no fueron inscritos al preescolar y tampoco lo hizo el 12% de la población de 4 años (lo que se traduce en poco más de un cuarto de millón). La no matriculación a las escuelas se agudiza de forma creciente con la edad: a los 13 años es de 7%, pero aumenta hasta 46.7% para quienes tienen 17 años. En números absolutos, poco menos de 4.8 millones de niños de entre 3 y 4 años y entre 13 a 17 años no se inscribieron a la escuela; de ellos casi la mitad tenía 3 ó 17 años de edad.

 

Porcentaje de población matriculada y no matriculada por nivel educativo según edad (inicio de ciclo escolar 2012-2013)

140527-aulav-00

Nota: En las edades de 5 a 12 años se ajustaron las tasas al 100%.

Fuentes: INEE, cálculos con base en las Estadísticas continuas del formato 911 (inicio del ciclo escolar 2012-2013), SEP-DGPEE y en las Proyecciones de la población de México 2010-2050, Conapo.

 

El acceso a la educación ha mejorado, en 2010, la población de 3 a 5 años fue de 6 740 mil niños y el número de no matriculados ascendió a poco más de un millón quinientos mil. Dos ciclos escolares después, la población de estas edades disminuyó en 17 109 niños y la matrícula se elevó en 166 598. Puede notarse que, en relación con el número de niños no matriculados de 2010, el déficit disminuyó más debido a la reducción del tamaño poblacional. Un fenómeno similar se presenta para los niños de mayor edad.

 

Rezago educativo en Puebla

.

Según datos publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el 84% de la población adulta mundial es analfabeta, lo que se traduce en casi 774 millones de personas que no saben leer ni escribir. Cifra que se ha incrementado ocho puntos porcentuales desde 1990.

140513-aulav-07

De la población arriba mencionada, dos tercios son mujeres que en su mayoría vive en el sur y oeste de Asia y en el África subsahariana. Si continúa con esta tendencia, para 2015 en el mundo habrá 743 millones de adultos y 98 millones de jóvenes analfabetos.

 

En México, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), estima que el número de mexicanos que no ha concluido su educación básica es de aproximadamente 32 millones, compuesto de 5.4 que no saben leer ni escribir; 10 que no ha terminado su instrucción primaria y más de 16 que no han concluido el nivel de secundaria.

140513-aulav-06

Tendencia de rezago

140513-aulav-04

Fuente: Abandono Escolar, proyección de la Secretaría de Educación Pública. Rezago Educativo: INEA con base a las proyecciones de abandono de la SEP y Proyecciones de población de CONAPO.

 

De acuerdo al último Censo de Población y Vivienda del 2010, 6 de cada 100 hombres y 8 de cada 100 mujeres de 15 años y más no saben leer ni escribir. Durante los últimos 15 años, el analfabetismo en las mujeres ha disminuido de 15 a 10% y de 9 a 7% en el caso de los varones, sin embargo siguen siendo las más afectadas por esta condición.

140513-aulav-08

 

En Puebla 385 mil 560 personas no saben leer ni escribir, lo cual representa 9.3 por ciento del total de las personas con más de 15 años de edad.

140513-aulav-02

Fuente: Censos de población y vivienda 1970, 1980, 1990, 2000 y 2010

 

En materia de rezago educativo en la entidad, hay que mencionar que 598 mil 318 poblanos no han culminado sus estudios en el nivel primaria. Esta condición coloca a la entidad entre las que tienen mayores dificultes para tener lograr la educación básica para todos.

Consideraciones para elegir una carrera

.

En promedio una persona que cuenta con educación superior gana 4 mil 855 más que una que cuenta únicamente con el bachillerato, según datos que ha dado a conocer El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), al presentar una herramienta de internet llamada Compara Carreras (comparacarreras.org).

140508-aulav-01

El organismo ofrece información muy diversa sobre carreras que conviene que se tomen en consideración por aquellos que están en el proceso de selección de una profesión. El organismo proporciona datos que van desde el posicionamiento en el mercado laboral hasta los salarios promedio de más de 60 áreas de estudio.

 

Si uno de los criterios de selección de la carrera es el salarial, resulta pertinente saber que tener educación superior mejora las perspectivas salariales, ya que una persona que completó el bachillerato tiene un salario promedio de 5 mil 126 pesos al mes, en tanto que un profesionista gana en promedio 9 mil 981 pesos mensuales.

140508-aulav-02

Como se trata de un promedio, hay carreras que no tienen el mismo potencial económico, por llamarlo de alguna manera. La lista de carreras con mayores ingresos la encabeza las profesiones relacionadas con el sector de Minería y extracción, que ganan cuatro veces más que lo que un profesionista promedio de las carreras peor remunerada que son las del ámbito de las Bellas artes. El asunto no termina ahí, hay que saber que si bien las profesiones relacionadas a la Minería y extracción son en las que se gana más, también encabezan la lista de los más desempleados.

140508-aulav-02

Fuente: IMCO

Otro dato interesante al respecto es que el costo de estudiar matemáticas y estudiar estadística es más o menos igual, aunque cuando se introduce la variable del mercado laboral de ambas profesiones el resultado es muy distinto: la de los matemáticos es una profesión que se queda en el ámbito educativo, dominada por los hombres, y donde la remuneración es más baja. La gente que estudió estadística, por el contrario, en su mayoría son mujeres y ganan más.

140508-aulav-03

Si otro de los criterios son los costos de inversión, hay que saber las diferencias que implica estudiar en una institución pública y en una privada. En una universidad pública el costo total para estudiar una carrera está aproximadamente en 30 mil pesos; en tanto que en una universidad privada, la inversión promedio aumenta a 460 mil pesos.

 

El organismo hace el cálculo de la tasa anual de retorno sobre la inversión para 62 carreras diferentes, lo que dio como resultado, como era de esperarse (por los bajos montos de inversión requeridos en instituciones públicas), que la tasa es de 11.4% al año para instituciones públicas y 4.4% para privadas.

 

Lo que queda claro, según los datos que se observan en IMCO, es que la educación superior es una buena inversión. Obtener provechos dependerá de las consideraciones que cada persona quiera seguir. Si el factor económico es determinante, sacar el mayor provecho estará orientada a apostarle a remuneraciones excepcionales, y no a las promedio, además de hacer cálculos de costos-beneficios.