Archiv para junio, 2013

Inversión por estudiante en México

.

El gasto anual promedio por estudiante desde la primaria hasta la educación superior es de 20% del PIB (Producto Interno Bruto) per cápita; inferior a la media de la OCDE del 28% del PIB per cápita, según datos del Panorama de la Educación 2013: Indicadores de la OCDE, dado a conocer este mes de junio.

En este estudio se destaca que tomando en consideración el tamaño de la población joven de México, aumentar el gasto en la educación no se traduce necesariamente en un mayor gasto por estudiante.

130628-aulav-01

El gasto anual por estudiante de primaria es del 15% del PIB per cápita, el gasto por estudiante de secundaria y educación media superior es de 17% del PIB per cápita, y por estudiante en educación superior, el gasto anual se dispara hasta un 52% de PIB per cápita, como se muestra en la siguiente tabla.

Gasto acumulativo por estudiante por instituciones educativas sobre la duración media de estudios terciarios (2010)

Gasto anual por estudiante por instituciones educativas multiplicadas por la duración media de estudios, en dólares americanos

130628-aulav-02

Nota: Cada segmento de la barra representa el gasto anual por instituciones educativas por estudiante. El número de segmentos representa el número medio de años que un estudiante permanece en la educación terciaria.

1. Solamente instituciones públicas.

2. Terciario Tipo A y sólo la investigación avanzada programa.

Los países son alineados en la orden descendente del gasto total por estudiante por instituciones educativas sobre la duración media de estudios terciarios.

Fuente: www.oecd.org/edu/eag.htm.

 

El gasto por estudiante es bajo aun considerando que entre 2005 y 2010, el gasto por estudiante e institución educativa a nivel primaria, secundaria y educación media superior aumentó en 4%. Este ritmo de aumento sin embargo es muy inferior a la media de la OCDE de 17%, el gasto en instituciones educativas en estos niveles representó el 4% del PIB en 2010; mayor que la media de la OCDE de 3.9% del PIB, y superior al gasto en Canadá (3.9%), Chile (3.4%), España (3.3%) y equivalente al de Estados Unidos.

Durante el mismo periodo, el gasto por estudiante e institución de educación superior aumentó un 5%, también inferior al aumento promedio de la OCDE de 8%, pero mayor que el incremento observado en Australia (1%), Dinamarca (2%), los Países Bajos (2%), la República Eslovaca (3%) y Eslovenia (4%).

130628-aulav-00

El gasto en instituciones educativas a nivel superior de educación en México representó el 1.4% del PIB en 2010, inferior a la media de la OCDE de 1.6%, pero mayor que el porcentaje del PIB invertido en Brasil (0.9%), España (1.3%) y Suiza (1.3%), y equivalente al observado en el Reino Unido.

Feminización y masculinización de las carreras

.

130626-aulav-01

En México se ha observado un aumento importante de la matrícula femenina en la educación superior, una recomposición de la matrícula por género. Tan sólo en los últimos 35 años la presencia femenina se ha incrementado en magnitud que actualmente es prácticamente igual (en licenciatura) y superior en posgrados; sin embargo la presencia femenina sigue siendo diferente por área de conocimiento, por carrera; según lo muestra el estudio Mujeres y hombres en México 2012, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Los datos muestran que en las diez carreras más cursadas por la población mexicana de 18 años y más, se tiene que de cada 100 personas con al menos un grado aprobado en Ingeniería mecánica, 94 son hombres y 6 mujeres; en Ingeniería industrial la relación es 75 hombres y 25 mujeres; en Arquitectura son 70 y 30, respectivamente y en Ingeniería en computación e informática hay 67 hombres y 33 mujeres.

130626-aulav-00

En contraste, se tiene la carrera de Psicología con más de tres cuartas partes de mujeres y el resto de hombres; le sigue Ciencias de la educación en primaria con casi dos terceras partes de ellas y una tercera parte de ellos.

 

Distribución porcentual de la población de 18 años y más con educación superior por las 10 carreras más cursadas según sexo2011

130626-aulav-02

Fuente: INEGI-STPS. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2011. Segundo trimestre

 

De las diez licenciaturas más cursadas hay una presencia porcentual relativamente equilibrada entre hombres y mujeres en Derecho, Medicina, Administración y Contabilidad.

La información anterior muestra que la incorporación de las mujeres según áreas de estudio resalta espacios que son predominantemente femeninos y masculinos.

130626-aulav-04

Desigualdades entre mujeres y hombres en el sistema educativo

.

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2010 (INEGI, 2010), de cada 100 mujeres 8 no tienen escolaridad; mientras que de cada 100 hombres 5 no tienen grados aprobados. Este patrón se conserva en el estado de Puebla: 8 de cada 100 mujeres son analfabetas, en tanto que hombres casi 6 de cada 100 se encuentran en las mismas circunstancias.

130621-aulav-02

Según el mismo instituto (INEGI), con datos del conteo 2005, el porcentaje de población alfabeta ascendió a 93 en el caso de los hombres de 15 años y más y a 90 en el caso de las mujeres. Para la población indígena este indicador fue considerablemente más bajo: 76.7 para el caso masculino y 60.2 para el femenino.

El 46% de las mujeres de 15 años y más no ha logrado concluir la educación básica. El porcentaje de población de 15 años y más con educación básica incompleta es casi el mismo para mujeres (36.7%) y hombres (35.8%).

130621-aulav-00

Las tendencias no son desfavorables sólo para las mujeres, en el caso del indicador de deserción escolar son inferiores significativamente para las mujeres que para los hombres, excepto en el nivel primaria cuya diferencia no es significativa.

 

Porcentaje de deserción por nivel, según sexo

130621-aulav-03

Fuente: SEP, 2007

 

En el nivel profesional técnico más mujeres (4.8%) que hombres (2%) tienen al menos un grado aprobado, situación inversa en bachillerato, en donde 16.2% de la población masculina de 15 años y más cuenta con algún grado aprobado en el nivel, respecto del 13.5% de la población femenina.

Según los datos sobre acceso a la educación (2009), la integración de las mujeres ha sido bastante exitosa las últimas décadas. A nivel licenciatura el 51% de la matrícula estaba conformada por hombres y el 49% por mujeres.

130621-aulav-01

En el caso del posgrado las cifras se invierten ya que 2009 por primera vez en la historia de la educación superior mexicana la proporción de mujeres en el posgrado fue superior a la de los hombres (50.4%).

Sin embargo la carrera que eligen las mujeres en comparación de los hombres, parece ser el resultado de la educación tradicional de género, es decir, siguen prevaleciendo áreas de conocimiento donde todavía impera una evidente masculinización, como es el caso de las carreras de ingeniería (69%) o ciencias agropecuarias (65%). En contraste, son las licenciaturas de Educación y Humanidades que se han feminizado (68%, son mujeres) y Ciencias de la Salud (64% son mujeres).

Seguridad alimentaria y educación

.

Según datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2010, el 22% de los hogares en México presentó carencias por seguridad alimentaria. De los cuales más del 25% de jóvenes mexicanos viven en hogares con esta carencia, lo que los constituye como el grupo más afectado.

130611-aulav-00

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, conocida por sus siglas en inglés -FAO-, define a la salud alimentaria como:

La seguridad alimentaria existe cuando todas las personas tienen acceso en todo momento (ya sea físico, social, y económico) a alimentos suficientes, seguros y nutritivos para cubrir sus necesidades nutricionales y las preferencias culturales para una vida sana y activa.

Según los datos del Censo 2010, la población entre 12 y 29 años representaba aproximadamente el 32% (35.8 millones de personas) de la población total; de los cuales el 30% de jóvenes entre 12 y  17 años padecen inseguridad alimentaria. Entre los jóvenes de entre los 18 y 29 años este porcentaje oscila entre 21 y 24

130611-aulav-01

Fuente: Fundación IDEA, con datos de ENIGH 2010

Los programas que atienden este problema en educación están dirigidos a población menores de 15 años, es decir a estudiantes de educación básica, a través de Desayunos escolares: de naturaleza obligatoria, consiste en otorgar un desayuno diario, frío o caliente, a los niños en edad escolar sujetos de asistencia social.

El objetivo principal del Programa de Desayunos Escolares es contribuir, a través del mejoramiento nutricional de la población infantil preescolar y escolar con desnutrición o en riesgo, al aprovechamiento escolar y a la disminución del ausentismo, en niñas y niños con riesgo de desnutrición en zonas marginadas.

130611-aulav-03

Si bien la inseguridad alimentaria no es responsabilidad directa del ámbito educativo, sí puede ser un mecanismo de atención, aprovechando la instalación de comedores en zonas de alta marginación, procurando programas sujetos a reglas de operación que presente reportes de resultados de manera periódica; y sobre todo educando sobre una buena alimentación en cantidad y calidad.