Archiv para agosto, 2012

Absorción educativa en Puebla

.

Mientras que en educación secundaria (92%) y bachillerato (94.5%), Puebla está por debajo del promedio nacional en absorción (95.7 y 96.4%, respectivamente), en educación superior se cuenta entre las entidades federativas que más capta en el nivel superior a los alumnos egresados de bachillerato con 91.4, en tanto que el promedio nacional es de 88%; según los de las estadísticas 911 de la Secretaría de Educación Pública (SEP) correspondientes al periodo 2010-2011.

La absorción es el número de alumnos de nuevo ingreso al primer grado de un determinado nivel educativo por cada cien alumnos egresados del nivel y ciclo inmediatos anteriores.

El indicador toma valores entre cero y cien; un valor cercano a cien señala que casi la totalidad de los que egresan se inscriben al siguiente nivel, siempre y cuando los alumnos de nuevo ingreso a secundaria o media superior provengan de los recién egresados del nivel educativo anterior. Sin embargo, cuando existe la presencia de alumnos provenientes de otras cohortes, el indicador puede ser superior a 100%.

Este indicador permite alertar sobre la capacidad del sistema para atraer alumnos en secundaria, en bachillerato y en la universidad.

Fuente: SEP

La tasa de absorción en secundaria muestra que la de los hombres fue ligeramente superior (96.4%) que la estimada para las mujeres (95%). Asimismo, en el caso de educación media superior, la tasa de absorción de hombres (99.8%) fue mayor que la de las mujeres (93.2%).

Para secundaria, la entidad federativa que muestra mayor capacidad de absorción es el Distrito Federal (104.8%), seguido de Quintana Roo (99.5%) y Morelos (99.2%); en tanto que Puebla tuvo 92.1%. Por el contrario, Chiapas (87.8%), Guerrero (89.9%) y Michoacán (91.6%) son los tres estados que registran la menor capacidad de absorción en educación secundaria.

En el caso de la educación media superior, sobresale que 12 entidades obtuvieron niveles de absorción superiores a 100%, En contraste, se muestra que los estados que cuentan con menor capacidad de absorción son Oaxaca (81.1%), Guerrero (84.4%) y México (85.2%), cuestión que puede estar relacionada con la capacidad de ofrecer los servicios de educación media superior y con problemas de eficacia en educación básica, entre otros.

Fuente: elaboración propia con datos SEP

La absorción es mayor en educación media superior, muy ligeramente con una diferencia de menos de un punto porcentual al ser de 0.70. Las razones de esta diferencia a favor pueden deberse a la migración interestatal y a los rezagos comienzan a ser significativos. En tanto que el nivel superior es el que registra la menor absorción, con una diferencia de 8.4% con respecto de media superior.

Fuente: elaboración propia con datos SEP

Puebla tiene la misma tendencia nacional de la absorción mayor en educación media superior aunque esta diferencia es más clara del 2.4%. En tanto que la diferencia con respecto de la educación superior es mucho menor que la nacional con tan sólo3.1%.

Uno de cada 5 poblanos con computadoras para uso educativo

.

En Puebla 1 de cada 5 alumnos que se encuentran cursando el bachillerato cuentan con una computadora para uso educativo en las escuelas, lo que coloca a estudiantes poblanos entre los más favorecidos por contar con esta importante herramienta; como lo muestra el Panorama Educativo de México Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2010 Educación Básica y Media Superior, del Instituto Nacional de Evaluación para la Educación (INEE).

Hay que recordar que la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) señala al desarrollo de habilidades digitales como elemento esencial del perfil de egreso de los estudiantes de bachillerato. Inclusive, en el plan de estudio vigente se incorpora el uso de la computadora e internet como auxiliares didácticos en todas sus asignaturas, como herramienta necesaria para el manejo de la información.

En la actualidad, el uso de las computadoras no sólo sirve para el desarrollo académico sino que es requisito indispensable para aumentar sus probabilidades de lograr una inserción adecuada al mercado laboral.

La información de que se dispone no permite conocer detalles sobre el uso educativo que le dan los estudiantes a la computadora, pero sirve para estimar su disponibilidad para fines educativos.

La cantidad de alumnos por computadoras disponibles para uso educativo en la escuela, tiene que ver con la falta de normatividad en cuanto a la asignación y distribución de estos recursos en los planteles de educación media superior; aunque se puede leer en el Programa Sectorial de Educación 2007-2012, que se establece como una meta a 2012, conseguir un promedio de diez alumnos por computadora con acceso a internet, pero sólo para planteles federales (SEP, 2007).

Según el Sistema Nacional de Bachillerato (SNB) a cada plantel educativo (público o privado), se requiere para la incorporación a su modelo, contar con una relación de diez alumnos por computadora (10/1), aunque hay que destacar que el ingreso al SNB es voluntario. Los datos del ciclo 2009/2010 a nivel nacional señalan que los establecimientos de EMS no sólo cumplen con ese estándar, sino que lo superan con una razón de 8/1.

Fuente: INEE, cálculos con base en el Censo de recursos tecnológicos (ciclo escolar 2009/2010), ILCE, y en las Estadísticas continuas del formato 911 (inicio del ciclo escolar 2009/2010), DGPP-SEP.

Aunque a nivel nacional se supera el parámetro establecido, las diferencias entre las entidades federativas son importantes, especialmente en los planteles públicos. Mientras que 24 alumnos de bachillerato general en Tabasco disponen de una computadora, los de San Luis Potosí gozan de una relación 5/1.

Atendiendo a la modalidad, en el bachillerato tecnológico la diferencia más importante se aprecia entre Tlaxcala (18/1), mientras que en Chihuahua o Puebla se observa una relación de 5 alumnos por computadora.

En el profesional técnico, donde a nivel nacional el promedio es similar en escuelas públicas y privadas, de igual forma hay brechas amplias, por ejemplo, en Hidalgo el promedio de alumnos por computadora es de 15/1, mientras que en Querétaro es 4/1.

También existen brechas entre los tipos de sostenimiento y los modelos educativos; en donde la proporción de alumnos por computadora favorece a escuelas privadas, con una relación de 5/1.

Cabe señalar que si se analizan las entidades federativas, se observan casos donde hay planteles públicos del bachillerato técnico o del profesional técnico que cuentan con una relación alumno/computadora más favorable que la de las escuelas privadas.

Fuente: INEE, cálculos con base en el Censo de recursos tecnológicos (ciclo escolar 2009/2010), ILCE, y en las Estadísticas continuas del formato 911 (inicio del ciclo escolar 2009/2010), DGPP-SEP

En los planteles públicos la brecha mas notoria ocurre entre el profesional técnico (7/1) y el bachillerato general (13/1), pero es similar a la que tiene con los bachilleratos tecnológicos (8/1).

Cobertura en educación superior, esfuerzos requeridos. Segunda parte

.

Ampliar el acceso de los jóvenes a la educación superior para alcanzar el 48% en 2020, como lo propone la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (anuies), exige un aumento significativo de la matrícula de educación superior en todas las entidades del país.

A nivel nacional, en el último ciclo reportado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en sus estadísticas 911 (2011-2012), 14 de las 32 entidades están por arriba del promedio de la tasa de cobertura (32.2%), destacando el caso del Distrito Federal, que llega a registrar 68.8%. El resto de las entidades son: Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Chihuahua, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco y Tamaulipas (mismas que reportaban porcentajes por arriba de la media en el ciclo escolar anterior).

Las entidades con promedios menores al nacional son 18, destacando la situación de Quintana Roo (18.6), Chiapas y Oaxaca, que registran apenas la mitad del promedio nacional, con el 19.0 y 19.4 % respectivamente.

En el aumento de cobertura influye sin duda el punto de partida de la proyección, y aunque el número de entidades con una cobertura mayor al 25% cada vez es mayor, hace tan sólo 10 años, solamente 7 entidades alcanzaban o estaban por arriba de esta cobertura; en el ciclo escolar 2009-2010 el número aumentó significativamente y eran 24 entidades quienes superaban ese umbral.

Para los cuatro escenarios planteados por la ANUIES (ver la primera parte de la nota), los 10 estados donde el crecimiento de cobertura sería más elevado entre 2010 y 2030 serían:

Fuente: ANUIES

Los esfuerzos requeridos para lograr las metas trazadas para el país, con relación a estas 10 entidades son:

• Escenario A, sería necesario aumentar las coberturas entre 85 y 146% en esas diez entidades federativas;

• El escenario B implicaría incrementos de entre 115 y 199%;

• En el escenario C los aumentos irían de 136 a 227%;

• En el escenario D, que es el más exigente, los aumentos se ubicarían en el rango de entre 190 y 323%.

Cobertura en educación superior, un gran reto. Primera parte

.

En este mes de agosto, durante la ceremonia de inauguración del ciclo escolar 2012-2013 José Ángel Córdova, secretario de educación en el país, señaló que la educación superior en el país se ubica en 33% y llegará al final de sexenio al 35%; recalcando que en el último sexenio se elevó 10% este indicador, se crearon en el país 107 nuevas universidades y 96 nuevos campus de instituciones ya existentes; sin embargo lograr que más estudiantes logren estudiar en este nivel continua siendo muy baja y uno de los más grandes retos.

La cobertura está definida por la Secretaría de Educación Pública (SEP) como el número de alumnos, con las edades correspondientes para cada nivel (en este caso superior), inscritas en un nivel educativo al inicio del ciclo escolar, por cada cien personas en el mismo grupo de edad.

Las dos formas de medir la cobertura son de manera bruta y neta. El indicador que ofrece las cifras más confiables es la tasa cobertura neta al considerar tanto a los alumnos matriculados como a la población con las edades normativas que corresponden a cada nivel educativo. Entre más cercano a cien se encuentre el indicador, significa que es mayor la cobertura

La educación superior incluye a los niveles de técnico superior universitario, licenciatura y posgrado. Es la licenciatura quien concentra a la mayor matrícula, un total de 89%, según los datos de la SEP, en sus estadísticas 911 correspondientes al ciclo escolar 2010-2011.

Fuente: elaboración propia con datos de SEP

Aunque se observa un aumento constante de la cobertura en educación superior,  también debe señalarse que sigue siendo el tipo educativo con la menor cobertura en el Sistema Educativo Nacional; muy lejos de alcanzar una cobertura universal.

La mayor parte de los alumnos ingresan a instituciones autónomas, aunque las segundas instituciones “preferidas” son las privadas. Entre ambas tipos de sostenimientos solamente se observa una diferencia de 6 puntos porcentuales.

Fuente: elaboración propia con datos de SEP

Se requiere, en consecuencia, ampliar el acceso de los jóvenes a la educación superior. Así lo reconoce la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (anuies), instancia que ha fijado la meta de elevar la cobertura a 48% en 2020.

Fuente: ANUIES

Para la valoración de lo que significa lograr esta cobertura, se exploran cuatro escenarios al 2020 y 2030:

• El escenario A se deriva de extrapolar a las próximas dos décadas el aumento promedio anual de la cobertura de educación superior logrado durante el primer trienio de la administración del Presidente Calderón;

• El segundo escenario (B) supone mantener constante hasta 2030 el aumento observado en la cobertura de educación superior durante el último ciclo escolar (de 1.47% por año), que es con mucho el más elevado en los últimos 13 años;

• El tercer escenario (C) se define a partir de las exigencias que supone alcanzar una meta de cobertura de 48% en el 2020;

• El cuarto y último escenario (D) supone lograr en ese año una cobertura de 60%.

Día Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo

.

Casi cinco de cada 10 (48.6%) indígenas en México presenta rezago educativo y aunque el porcentaje de la población nacional rezagada en este ámbito es alta, ella es casi 2 de cada 10 (18.9%). Esto es sólo un ejemplo de las inequidades en las que los indígenas viven en nuestro país.

Con la finalidad de resaltar la importancia de la diversidad de culturas de los pueblos indígenas, el 9 de agosto fue designado por la Asamblea General de la ONU como el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, desde 1995.

El 9 de agosto marca el aniversario de la primera Reunión del Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Prevención, de Discriminación y Protección a las Minorías de la Organización de las Naciones Unidas, que busca fortalecer la respuesta internacional a los problemas que enfrentan las poblaciones indígenas en áreas como los derechos humanos, la educación, la salud y el medio ambiente.

México se asume, de manera oficial, como culturalmente diverso desde 1992, con las modificaciones al artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ahora artículo 2º. Esta diversidad se basa en la coexistencia de múltiples pueblos indígenas.

Según la definición del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el Censo de Población y Vivienda 2010, se considera población indígena a la población de tres y más años hablante de lengua indígena.

La población indígena en nuestro país concentra los indicadores más agudos de pobreza y marginación y los índices más desfavorables de desarrollo humano. Cerca de 7 millones de personas son indígenas y de acuerdo con las estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) con base en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2010, 94% de la población indígena cuenta con al menos una carencia social, es decir, 6.5 millones de indígenas de los que 4.4 millones tienen al menos tres de las siguientes carencias sociales: rezago educativo, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y acceso a los espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación; y 2.7 millones se encuentran en pobreza multidimensional extrema, lo que representa 40.2% de la población indígena.

Fuente: Estimaciones del CONEVAL con base en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2010.

Como se observa, las diferencias entre la población nacional y la indígena también son altas en rezago educativo (29.7 puntos porcentuales). De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la desigualdad educativa se da desde el nivel básico (preescolar, primaria y secundaria), 25.4% de indígenas son analfabetos comparado con 10% de la población nacional; el problema continúa hasta la educación superior, sólo 4.9 y 3.7% de los hombres y mujeres indígenas, respectivamente, acceden a este nivel de educación, comparado con 10.1 y 9.2% de mujeres y hombres correspondientemente de la población general que tienen esta posibilidad.