Archiv para 24 julio, 2012

Directoras dialogan y directores suspenden

.

Acoso escolar: Directoras dialogan y directores suspenden

El acoso escolar o bullying aumenta de manera constante en México, según el Informe Nacional sobre la Violencia de Género en la Educación Básica en México, publicado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) 2009.

El estudio resalta que en el manejo del acoso escolar se observan importantes diferencias de acuerdo al sexo. Las directoras dicen optar por soluciones relacionadas con el diálogo, por ejemplo la firma de una carta compromiso por parte de los agresores (62.9%) o mediante la conversación con las madres de familia (37.1%).

En cambio, solamente 8.8% de los directores han optado por el diálogo con los alumnos hasta llegar a que se comprometan y no hablan con los padres. Las alternativas utilizadas con más frecuencia por los directores han sido amenazar con la suspensión (36.6%) o asumir que este es un problema que se da fuera de la escuela (27.8%).

Las respuestas ponen en evidencia una percepción diferencial por sexo, así como la tendencia de manejar los casos de bullying al interior de las escuelas.

Entre docentes, las medidas instrumentadas ante estos casos corresponden principalmente a darles a los alumnos pláticas de orientación; esto se aplica más por parte de las maestras que por los maestros.

Las maestras recurren más que los maestros a levantar reportes y a hablar con los padres de familia o a enviar a los alumnos a trabajo social o prefectura, mientras que los maestros toman medidas como sancionar conforme al reglamento o expulsar en mayor medida que las maestras.

Solamente los maestros han llegado a solicitar supervisión policiaca, pues frecuentemente el personal docente y directivo considera este problema como algo que debe resolverse fuera del ámbito escolar.

Se hace evidente la necesidad de concientizar al personal respecto de la importancia de formar al alumnado en la no violencia, con el fin de evitar la naturalización de la misma y que se le considere como una forma de interacción aceptable o divertida.

Cabe señalar que la prevención y control del acoso escolar requiere, en primer lugar, asumirlo como un fenómeno presente en el ámbito de las escuelas, para luego desarrollar estrategias que permitan la detección, así como el desarrollo del respeto entre todas las personas que integran la comunidad escolar.