Archiv para 21 julio, 2012

Acoso escolar, mayor en telesecundarias

.

El acoso escolar, conocido también como bullying es definido en el Informe Nacional sobre la Violencia de Género en la Educación Básica en México, como “un fenómeno de violencia interpersonal injustificada que ejerce una persona o grupo contra sus semejantes y que tiene efectos de victimización en la persona que lo recibe. Se trata, estructuralmente, de un abuso de poder entre pares. Y puede expresarse en diferentes tipos de maltrato físico y/o psicológico, pero de manera deliberada y continua, y con el objetivo de someter o asustar a una persona.”

En este informe publicado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) 2009, también se define al acoso como el comportamiento agresivo e intencional que implique un desequilibrio de poder o de fuerzas entre estudiantes. Las prácticas incluyen golpear, empujar, burlar, insultar, excluir, hacer gestos que denoten intención de hacer daño, acoso sexual y -más recientemente- el envío de mensajes insultantes por correo electrónico o teléfonos celulares.

Los malos tratos, bromas pesadas o peleas entre niños en edad escolar se realizan desde hace mucho tiempo y cuando son incidentes aislados no necesariamente constituyen acoso; sin embargo la línea que separa a estas dos situaciones es difusa y por tanto difícil de distinguir cuando se trata o no de acoso escolar.

El conocimiento sobre este fenómeno y sus manifestaciones permite desarrollar estrategias de detección oportuna y prevención. Algunas de las características específicas, según el estudio, son:

• Las conductas de acoso se producen repetidamente en el tiempo, y siempre dirigidas a las mismas personas.

• Las personas que ejercen esta violencia física y/o verbal lo hacen con la intención clara de molestar y humillar, y generalmente sin que haya provocación previa por parte de la víctima.

La premisa que guía a las personas agresoras es considerarse más fuertes, más listas, en resumen: mejores que sus compañeros agredidos.

Algunos de los resultados relevantes, referentes a las diferentes percepciones que se tienen a partir de la modalidad educativa de que se trata, así como cuando se trata de hombres o mujeres

Los directivos de los centros escolares manifiestan haber detectado en menor medida que los docentes casos de acoso: 15.9%.

El 43.2% del personal docente menciona que se han detectado casos de acoso en su escuela. Las maestras manifestaron haber detectado más casos que los maestros; mientras que las diferencias por modalidades fueron claramente detectadas:

Desagregando por modalidad de estudio se encuentra que en la secundaria general el porcentaje de docentes que habla de grupos intimidadores al interior del aula, alcanza casi una tercera parte, así como una quinta parte para secundaria técnica y una sexta para telesecundaria.

La telesecundaria es donde los maestros declaran haber detectado más episodios de acoso.

Los docentes de secundaria plantearon en mayor proporción que los de primaria que existen grupos que intimidan en sus salones.

También se encuentran diferencias entre el medio rural y el urbano, en este último es más elevado el porcentaje de intimidación en grupo en el salón de clases. El profesorado de escuelas ubicadas en zonas con bajo grado de marginación muestra un porcentaje más elevado con respecto del grado medio.