Archiv para septiembre, 2011

Inconvenientes del bachillerato obligatorio

.

El pasado 20 de septiembre, el Senado de la República avaló –con 94 votos a favor–, reformar los artículos 3 y 31 de la Constitución, a fin de establecer la obligatoriedad de la educación media superior en nuestro país.

Con esta decisión, el Estado deberá garantizar este nivel de educación, en sus diversas modalidades, y ofrecer un lugar para cursarla a las personas que hayan concluido la educación básica.

Dicho proceso se realizará de manera gradual y creciente a partir del ciclo escolar 2012-2013 hasta lograr su cobertura total en todo el país, a más tardar en el ciclo 2021-2022.

Para dar cumplimiento al principio de obligatoriedad, se deberán tomar en consideración varios factores, como incluir presupuestos federales, estatales y municipales, necesarios.

El presupuesto es tan sólo uno de los aspectos a considerar, pues cabe destacar que según datos dados a conocer por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) en su “Panorama Educativo de México 2009. Educación Media Superior”, más de 19 millones 275 mil jóvenes de entre 15 y 29 años de edad, están en condiciones de rezago educativo y una escolaridad por debajo del bachillerato, que impide tener mejores oportunidades para emplearse.

Porcentaje de población de entre 15 a 17 años por entidad federativa (2008-2020)

Fuente: INEE, estimaciones con base en Proyecciones de la población de México 2005-2050, Conapo. (2006c).

De los casi 28 millones de jóvenes en ese rango de edad en nuestro país, siete de cada 10 tienen una escolaridad menor al bachillerato.

7 millones 319 mil 600 jóvenes (de 15 a 29 años) viven en condiciones de rezago.

En ese grupo casi medio millón (497 mil 732) eran analfabetas, más de millón y medio tienen primaria incompleta; más de 3 millones obtuvieron sólo certificado de primaria y más de 2.2 millones no terminaron la secundaria.

Aunque dentro de eses grupo de jóvenes (de 15 a 29 años) hay quienes tienen la edad para ir al bachillerato (esto es de 15 a 17 años), no tienen los antecedentes académicos para acceder a escuelas de educación media superior. Son producto de deserción, abandono, reprobación de educación básica.

Otros 11 millones 956 mil jóvenes de ese rango de edad sí terminaron la secundaria pero no continuaron sus estudios de bachillerato. En conjunto suman más de 19.2 millones de jóvenes mexicanos con estudios por debajo del nivel bachillerato.

Según las proyecciones del INEE, para hacer obligatorio el bachillerato, México tendría que crear 1.1 millones de lugares extras. El mayor reto se encuentra en el estado de México en donde se requieren 158 mil nuevos lugares, Jalisco 87 mil y Guanajuato 72 mil.

La deserción es otro de los principales problemas a los que se enfrenta la población en edad de cursar el bachillerato, pues en una sola generación de alumnos se van de las escuela 48% de los jóvenes. Si se toma una generación, después de 3 años, un millón 872 mil jóvenes no continuaron con sus estudios en el tiempo establecido en promedio para realizar el bachillerato.

Si no se toman las medidas necesarias, la obligatoriedad de la educación media superior puede generar mayor desigualdad.

En Estados Unidos, la educación obligatoria dura 11 años; en Italia, Bélgica, Alemania, los Países Bajos y Perú 12, y en Chile 15, según un comparativo incluido en el dictamen aprobado en el Senado.

Mejora la educación indígena

.

La educación indígena se ha destacado en el país por obtener los resultados más bajos de aprendizaje, desarrollarse en las condiciones más adversas y de mayor vulnerabilidad que el resto de modalidades; y sin embargo, ahora se ha destacado por la mejoría en los resultados de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) 2011.

El aumento en los resultados se ven registrado en los niños indígenas de educación primaria de 2006 a la fecha.

Mejoras en español

Los niños de escuelas de Educación Indígena, en la calificación excelente y bueno de 2010 a 2011 mejoraron 3.7 por ciento, el mayor de todos los subsistemas; entre 2006 y 2011 el avance fue de 13.6 por ciento, en este mismo lapso, disminuyeron 18.7 por ciento en insuficiente y elemental.

Fuente: enlace SEP

Mejoras en matemáticas

Se registró un aumento en matemáticas en los niveles excelente y bueno del 2010 al 2011 de 6 puntos porcentuales, el mayor avance de todos los subsistemas; de 2006 a 2011 hubo un progreso acumulado de 16.9, mientras que en insuficiente y elemental se registró una disminución en el mismo periodo de 19.4.

Mientras en 2006, 4.1 por ciento de los estudiantes de primaria lograron ubicarse en nivel bueno, en 2009 pasó a 8.9 por ciento en español. Sin embargo, en 2009 la mayor parte de los alumnos (50 por ciento) está en nivel insuficiente, pero en 2006 era de 50.7 por ciento.

Fuente: enlace SEP

Contrario a lo que sucede en el resto del país, donde la mayoría de los estudiantes tienen peores resultados en matemáticas, los 340 mil estudiantes indígenas presentaron avance en este año.

En la primera edición de ENLACE, 48 por ciento logró el nivel insuficiente, 47.6 se ubicó en elemental, 4.3 en bueno y 0.2 en excelente.

En 2009, 1.8 por ciento alcanzó el nivel excelente, 10.8 bueno, 38.7 elemental y 48.7 por ciento en insuficiente.

la misma historia: resultados de Enlace

.

Más de 9 millones de estudiantes tienen nivel de “insuficiente” y “elemental” en aprendizaje en Matemáticas, y los resultados en lectura y escritura no son mucho mejores, según los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares 2011 (ENLACE), aplicada a 14 millones de jóvenes y que fueron dados a conocer este viernes 9 de septiembre.

Esta prueba, como es del dominio público, mide niveles de aprendizaje de los alumnos en algunos aspectos de las asignaturas de español y matemáticas; con el propósito de aporta datos sobre cada alumno, plantel, zona, estado y país.

Según la propia Secretaría de Educación Pública (SEP), ENLACE es una prueba del Sistema Educativo Nacional que se aplica a planteles públicos y privados del país. En Educación Básica, a niñas y niños de tercero a sexto de primaria y jóvenes de primero, segundo y tercero de secundaria, en función de los planes o programas de estudios oficiales en las asignaturas de Español y Matemáticas.

Cada año, además se evalúa una tercera asignatura: en 2008 Ciencias, en 2009 Formación cívica y ética, en 2010 Historia y Geografía en 2011.

En Educación Media Superior: a jóvenes que cursan el último grado de bachillerato para evaluar conocimientos y habilidades básicas adquiridas a lo largo de la trayectoria escolar para hacer un uso apropiado de la lengua –habilidad lectora- y las matemáticas –habilidad matemática-.

En Puebla, los resultados no son mejores. En esta entidad estamos en el rango del promedio nacional.

A lo largo de estos años, los datos que se han obtenido confirman lo que todos sabemos: que la calidad educativa en este país está por los suelos.

A pesar de sus limitaciones, que no son pocas, esperemos que estos resultados por fin sirvan para tratar de mejorar la educación básica.

Aunque estos datos confirmen lo que todos sabemos, pueden desagregarse –es decir, darnos información de cada alumno, grupo, plantel, sector, entidad, región y país, así como realizar distintas maneras de agruparlos por tipos de escuelas (públicas y privadas; urbanas y rurales; de organización completas y multigrado) y que supere la simple utilización mediática.