Archiv para enero, 2010

Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria en las escuelas*

.

Este lunes 25 de enero se dio a conocer el “Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria. Estrategia Contra el Sobrepeso y la Obesidad”, el cual promete frenar la venta de comida chatarra en las escuelas pero no están claras las obligaciones del gobierno ni de las empresas involucradas.

A la ceremonia de presentación fueron invitadas instancias como “El Poder del Consumidor”; sin embargo el asunto no era muy claro desde el principio. El director de ese organismo respondió a la invitación diciendo:

Le agradezco la información, pero por la inconformidad que tenemos frente a las políticas públicas en la materia, que no son exclusivas de esta administración, sino que ya son tradición en el país y causa del deterioro alimentario de los mexicanos, prefiero conocer el documento y no participar en su presentación previendo la posibilidad de que no esté de acuerdo en su enfoque, aunque espero que no sea así. Le agradecería mucho nos pudiera hacer llegar el documento en cuanto éste se de a conocer, aunque sea en su versión electrónica (Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor).

La Dirección General de Vinculación de la Secretaría de Salud respondió que se trataba únicamente de la presentación del Acuerdo y que en consecuencia se conocería el mismo día de la presentación y el documento sería entregado después. Ante tal posición El Poder del Consumidor decidió no asistir.

Aunque no asistió, esa organización ha mantenido su política de dar seguimiento a los acuerdos e informar sobre su posición, a través de comunicados.

En la información enviada por la organización, se señala que el acuerdo para la salud alimentaria fue elaborado por el gobierno federal y las empresas procesadoras de alimentos y bebidas. Y según lo dado a conocer, ni las autoridades tendrán que vigilar o exigir cosa alguna a las empresas, ni éstas deberán acatar ninguna disposición forzosa.

En la presentación los discursos de los participantes giraron en torno a que México vive una epidemia de obesidad de proporciones alarmantes, sin embargo también pareció que con buenas intenciones todo se podrá solucionar.

Para conocer detalladamente lo sucedido puede visitar las siguientes direcciones:

La Jornada:http://www.jornada.unam.mx/2010/01/27/index.php?section=sociedad&article=037n3soc

Excélsior: http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/primera/pulsonacional/leyes_desnutridas_contra_la_obesidad/844066

Entrevista con Carmen Aristegui en:http://www.elpoderdelconsumidor.org/por-qu-no-aceptamos-invitaci-n-a-los-pinos.html

Por si esto fuera poco, diputados del PAN han solicitado que no se prohíba la venta de comida chatarra en escuelas.

El comunicado que El Poder del Consumidor envió termina señalando, con justa razón, que por este tipo de acciones y simulaciones es que las escuelas se han convertido en fábricas de obesos e insiste en invitar a enviar una carta a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y a la Presidencia de la República, demandando la expulsión de la comida y las bebidas chatarra de las escuelas.

* Con información de El Poder del Consumidor

México con más alumnos por profesor

.

En educación primaria, la relación alumnos – profesor, equivalente en tiempo completo, es de 28 alumnos por profesor, cifra que coloca a México como el país de La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayor cantidad de alumnos.

Para que la educación sea efectiva deben establecerse las condiciones adecuadas para los procesos de enseñanza-aprendizaje. Aspectos que tienen que ver con el gasto promedio que se destina a los alumnos, el porcentaje del PIB en todos los niveles de educación, la infraestructura, el número de alumnos que un profesor debe atender por grupo, entre otros.

En educación primaria, esta relación alumnos – profesor varía entre los países de la organización. Los países con mayor cantidad de alumnos son México, Turquía Brasil (este último en su categoría de país asociado) y Corea; todos ellos con un promedio superior o igual a 25 alumnos por profesor; en tanto que en Hungría e Italia el promedio es inferior a 11 estudiantes. El promedio de la OCDE es de 16 alumnos por profesor.

Estos datos se pueden encontrar en el estudio de la OCDE, Panorama de la educación 2009, la relación alumno – profesor en la mayoría de los países de la OCDE, incluyendo México, disminuyen a medida que aumentan el nivel de educación.

Según la investigación, la tendencia general es muy parecida entre países, aunque no es posible establecer cuáles son las razones pedagógicas por las cuales sea preferible un promedio de alumnos – profesor más reducido mientras aumenta el nivel educativo.

La movilización, contra la comida chatarra en las escuelas, ha iniciado

.

“El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, quiere ser Presidente. La aspiración abre una discreta posibilidad de que, para ampliar sus márgenes de acción y demostrar su compromiso con el interés general, encabece una ofensiva panista contra la comida chatarra.” Es la entrada de la nota de Sergio Aguayo, publicada este 20 de enero, en el periódico Reforma.

La nota es interesante y hace referencia a la comida chatarra en las escuelas, tema que también ha acaparado gran parte de las notas principales en la prensa.

En estos primeros días del año el periódico Reforma ha hecho una serie de señalamientos del incumplimiento de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de su compromiso de erradicar la comida chatarra de las escuelas públicas de país.

Aguayo le recuerda a Lujambio que ignorar el problema también le generará costos. Completa la idea escribiendo que un asunto en el que convergen diversas corrientes ideológicas es, o debería ser, la salud de niños y jóvenes mexicanos, pero también anuncia “la movilización ha iniciado”.

Efectivamente organizaciones de la sociedad civil, con orígenes de lo más diverso: El Poder del Consumidor, Canal Once –Primer Plano– Barzón y Alconsumidor, entre otros; han iniciado una campaña para exigir a las autoridades de Educación Pública y de Salud la prohibición, en las escuelas, de la comida chatarra.

El Poder del Consumidor, el viernes 15 de enero, entregó en las oficinas de la SEP una carta al secretario Lujambio para demandar el establecimiento de criterios precisos que garanticen alimentos y bebidas saludables al interior de las escuelas.

Paralelamente cientos de cartas de ciudadanos que respaldan esta solicitud, han llegado a la SEP y a la Presidencia de la República. Esta organización hace una invitación extensiva que bien vale la pena considerar, de adherirse a esta solicitud, se pueden enviar las cartas y obtener mayor información en la dirección electrónica: http://www.elpoderdelconsumidor.org/pide-sacar-la-comida-chatarra-de-escuelas.html

Como parte de la estrategia de concientización a la población sobre este tema, han traducido un artículo que alerta por la invasión de anuncios de comida chatarra en los sitios web preferidos por los niños: Un equipo de investigadores estadounidenses revisó 28 de esos sitios web y encontraron lo siguiente:

Los sitios web para niños están saturados con cereales azucarados, caramelos, bebidas gaseosas o comida rápida, es decir productos no saludables. Lo más preocupante, señala la organización, es que en internet la publicidad se ha vuelto más envolvente que en la televisión y cuenta con mecanismos de enganche emocional más eficaces.

Aguayo termina su nota señalando claramente la situación en la que estamos: “Al gobierno de Vicente y Marta le siguió el de Felipe y Elba Esther. Si esa unión impide a Lujambio impulsar una educación de calidad, el combate a la comida chatarra le da una oportunidad para que reverdezca su imagen de figura pública comprometida con el interés general que se forjó cuando, como consejero del Instituto Federal Electoral, impulsó las investigaciones sobre el Pemexgate y los Amigos de Fox.
Si ya tenemos una educación “chafa”, demos oportunidad a nuestros niños y adolescentes de que se liberen de la adicción a la comida chatarra. ¿Es mucho pedir?”(Reforma, 20 de enero de 2010).

¿Y dónde queda la educación?

.

El relevo que el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, ha hecho en la Secretaría de Educación Pública (SEP) y los 700 mil niños que abandonaron la primaria y la secundaria durante el último año por la crisis económica, han sido de las notas principales en los diarios durante estos días.

En lo que se refieren a los cambios en la SEP, se decidió relevar a los titulares de la Subsecretaría de Educación Media Superior y de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, profesionistas con perfil académico y experiencia en políticas públicas, para poner a dos personajes cuya virtud es tener trayectorias ligadas al PAN.

La medida es claramente política. Los funcionarios salientes son doctores: Székely obtuvo su licenciatura en el ITAM y se doctoró en la Universidad de Oxford (Desarrollo Regional). Santibáñez se graduó en Matemáticas en la Universidad Nacional y se doctoró en Estrasburgo. En tanto que Martínez Espinosa (ahora subsecretario de Media Superior), es licenciado egresado del ITESO y Ciscomani (para Planeación) es también abogado, de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey. Se menciona esto del perfil porque según el Servicio Profesional de Carrera, los primeros calificarían sin problema para el puesto, en tanto los segundos tendrían que cumplir con mayores exigencias.

El panista Juan Alfonso Mejía López –ex coordinador de vinculación institucional del CEN del PAN–, será el responsable de operar las estrategias educativas en los estados, y entre sus primeras acciones ha solicitado la renovación de 8 de los 12 representantes de la SEP en los estados en donde este año habrá elecciones (Reforma, 18 de enero 2010).

En este momento Lujambio se encuentra sin un programa educativo que lo respalde y tratando de definir la estrategia político-electoral para sus pretensiones presidenciales, las cuales, según parece, se montará en la estructura de la SEP. En este marco, las nuevas autoridades parece que cumplirán con tareas políticas, más que educativas (La Jornada 18 de enero 2010).

Con estos cambios, el secretario de Educación ha logrado, por un lado quitarle los obstáculos al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), al mismo tiempo de conseguir que la estructura de la SEP le sirva como plataforma de su candidatura presidencial.

Estas decisiones de Lujambio han sido fuertemente criticadas por múltiples personalidades de la educación, entre ellas Etelvina Sandoval (profesora e investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional) y Manuel Gil Antón (profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana); quienes coincidieron en señalar que la educación de este país no está para ser utilizada como un espacio para construir una candidatura presidencial (Idem).

Por su parte Pedro Flores, integrante del Consejo Consultivo para la Educación Básica de la SEP e investigador de la Universidad Iberoamericana señaló que Lujambio tiene derecho de jugar sus cartas políticas como quiera, pero se está olvidando de lo más importante que son los niños del país, ya que en ese escenario sólo importa su ascenso, promoción y consecución de un puesto político, al tiempo que advirtió lo que las medidas tomadas por el secretario de Educación conceden mayor espacio al SNTE para sus actividades clientelistas y acciones de corrupción. (El Universal, 19 de enero 2010).

Carlos Ornelas, investigador de la UAM-Xochimilco, advirtió que se vislumbra que el SNTE puede aprovechar estas intenciones presidenciales para sus propias aspiraciones (Idem).

Todo esto tiene si se liga con la noticia de que en México, debido a la crisis económica, 700 mil niños abandonaron la primaria y la secundaria durante el 2009, se tiene un panorama desastroso para la educación.

Las críticas son del todo fundamentadas: mientras que en un sistema en el que hay registrados 25 millones de estudiantes en educación básica, 700 mil quedaron fuera, sólo el año pasado, lo que equivale a que 1 de cada 35 niños salieron de la escuela; el dirigente de la instancias encargada de la educación está más preocupado por sus pretensiones políticas.

Por ello uno se pregunta ¿Dónde queda la educación de miles de niños mexicanos?

El problema de que las autoridades educativas se dediquen a cuestiones políticas es que descuidan sus funciones, trabajar en el diseño de estrategias que incluyan a los 700 mil niños que salieron durante el año pasado, así como considerar a los que ya se encontraban fuera desde antes.

Más cambios en la SEP

.

El 14 de enero el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, formalmente hizo el cambio del subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely Pardo y del titular de la Unidad de Planeación, Jorge Santibáñez.

En la ceremonia destacaron las palabras de Székely, quien no se fue sin antes mencionar la situación por la que atraviesa el país. El ahora ex-Subsecretario dejó muy claro que México no ha avanzado en la cobertura de educación media superior en las últimas dos décadas. Ello implica que para compensar este déficit será necesario generar, en este año, 110 mil lugares mediante la creación del bachillerato del Bicentenario en la capital del país.

Por otra parte, Santibáñez no estuvo presente para ser relevado del cargo por Francisco Ciscomani.

En el salón Simón Bolívar, de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Lujambio destacó la carrera del sucesor de Székely, Miguel Ángel Martínez Espinosa, a quien se le identifica como parte del grupo de Francisco Ramírez Acuña (actualmente presidente de la Cámara de Diputados).

En el comunicado de prensa emitido por la SEP se puede leer que el nuevo Subsecretario, Miguel Ángel Martínez, es un abogado jalisciense con experiencia profesional en el ámbito público y privado que se venía desempeñando como Secretario de Educación de Jalisco desde 2005 y antes fue Coordinador General de la Secretaría de Educación, Regidor del Ayuntamiento de Guadalajara, Diputado Local y Director de Investigaciones Jurídicas del Congreso de ese estado, además de catedrático en distintas universidades.

Por otra parte, ante la salida del doctor Jorge Santibáñez como titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas (UPEPE) de la SEP, designó al licenciado Francisco Ciscomani, uno de los más allegados a Lujambio.

Ciscomani, fungía como Jefe de la Unidad de Coordinación Ejecutiva de la SEP, a cargo de las relaciones institucionales con el Congreso de la Unión y las organizaciones de la sociedad civil. A decir del propio Lujambio, posee un perfil profesional con sólidas bases legales y tiene una amplia experiencia en el diseño institucional y en la implementación de políticas públicas.

En su lugar fue nombrado el doctor Juan Alfonso Mejía López, quien trabajaba como Coordinador General de las Oficinas de Servicios Federales de Apoyo a la Educación (OSFAE).

Aunque nada se mencionó sobre la militancia de estos personajes dentro del Partido Acción Nacional (PAN), para nadie esto es un secreto.

De la misma manera, hay que señalar que un elemento que comparten Székely y Santibáñez es su rijosa relación con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En el caso de Székely, las relaciones con el SNTE se vieron afectadas desde el establecimiento de exámenes para directores del bachillerato.

En tanto que Santibáñez manifestó sus diferencias en las negociaciones de la Alianza por la Calidad de la Educación y la definición de los exámenes de plazas para maestros e incluso se comenta que Elba Esther Gordillo Morales, cuando menos en tres ocasiones, pidió su destitución del cargo (El Universal, 15 de enero de 2010).

Cambios en la SEP: Martínez Espinosa por Székely

.

Alonso Lujambio, secretario de Educación Pública, anunció ayer (11 de enero de 2010) su primer movimiento en la dependencia, se trata de la destitución del Subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely Pardo (quien dejará el cargo el próximo jueves), por Miguel Ángel Martínez Espinosa, hasta ayer Secretario de Educación de Jalisco, según información que apareció este 12 de enero en el periódico Reforma.

Antes de llegar a la Secretaría de Educación Pública (SEP) Székely se desempeñó (2006) como Asesor en Política Social para el Banco Inter Americano de Desarrollo, Banco Mundial, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); además fue (2002-2006) Subsecretario de Planeación, Prospectiva y Evaluación en la Secretaría de Desarrollo Social y Jefe de la Unidad de Desarrollo Regional en la Presidencia de la República (2001-2002).

Székely sustituyó, a finales del 2005, en la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS) a Yoloxóchitl Bustamante (ahora directora del IPN), durante la administración de Reyes Tamez Guerra.

Principales acciones de Székely en la SEMS:

  • Impulsó la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS).
  • Estableció el perfil del docente, de los directores y de los egresados.
  • Impulsó los mecanismos para la certificación de los planteles de educación media superior.
  • Estableció los lineamientos para otorgar el Registro de Validez Oficial de Estudios (REVOE) de las modalidades en que se puede estudiar la educación media superior.
  • Impulsó la prueba Enlace en el nivel Medio Superior.

La RIEMS ha sido fuertemente criticada y tanto el Gobierno del Distrito Federal como la UNAM han rechazado formar parte de ella; sin embargo fue aceptada por los gobiernos de los estados y las Universidades estatales.

Székely está vinculado a los concursos de oposición para la selección de los directores de los planteles de bachillerato, a pesar de la oposición del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Por su parte Martínez Espinosa tenía poco más de cuatro años como titular de la Secretaría de Educación de Jalisco (SEJ). En el 2003 fungió como coordinador general de la misma SEJ que encabezaba Guillermo Martínez Mora.

La versión oficial dice que la invitación de Alonso Lujambio es un reconocimiento al desempeño de Martínez Espinosa en el conjunto de secretarios de educación de los estados; mientras que una interpretación política, destaca que Alonso Lujambio es una de las cartas del titular del Ejecutivo, Felipe Calderón Hinojosa, para la candidatura panista a la presidencia para 2012. En ese contexto, le conviene tener en su equipo de trabajo a militantes del partido blanquiazul como lo es Martínez Espinosa (Milenio online, 12 de enero 2010).

Un frío regreso a clases

.

La Secretaría de Educación Pública (SEP), con base en información del Servicio Meteorológico Nacional, y siguiendo las sugerencias de Protección Civil y del Sector Salud, ha informado que por lo pronto no habrá suspensión de clases en gran parte del país.

Por su parte, José Ángel Córdova Villalobos, titular de Salud federal, recomendó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) retrasar el horario de entrada a las escuelas, principalmente en los niveles de preescolar y primaria, para evitar que los niños se enfermen. De acuerdo con la región geográfica, dijo, los alumnos podrían ingresar entre una a dos horas más tarde a sus salones de clase (El Universal, 8 de enero 2010).

El funcionario consideró que no hay que llegar al extremo de suspender el ciclo escolar a causa de los frentes fríos, porque estamos a la mitad de la temporada invernal. Sin embargo también reconoció que se corre el riesgo de tener un repunte del virus de influenza A H1N1 entre enero y febrero (cuyo último reporte del 5 de enero reportaba registrados 68 mil 600 casos confirmados y 880 defunciones), debido a las bajas temperaturas.

Pidió a los padres de familia no llevar a sus hijos a la escuela si éstos están enfermos y a la población en general seguir las recomendaciones de lavado de manos y cubrirse al estornudar para evitar transmitir el virus, así como abrigarse bien, tomar suficientes líquidos y no exponerse a la intemperie.

Hasta el momento suman 7 estados que decidieron la suspensión de clases, ellos son Durango, Hidalgo, Michoacán, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, lo que significa que alrededor de cinco millones de alumnos de educación básica deberán quedarse en casa. Además de que Tamaulipas determinó que si a la hora de entrada el termómetro marca tres grados o menos se regrese a los alumnos. (Excelsior, 8 de enero de 2010)

En Puebla, el titular de la SEP, Darío Carmona, confirmó que el día 7 de enero se reiniciarían las clases en educación básica y media superior, a pesar del pronóstico de bajas temperaturas (incluso bajo cero) en la entidad. Esto ha significado que alrededor de 76 mil docentes y 10 mil trabajadores administrativos, de 13 mil 800 escuelas de educación básica reiniciaron las clases.

La SEP federal ha insistido que en cada entidad se toman las medidas correspondientes, de acuerdo con las circunstancias particulares.

La constante del regreso a clases ha sido un marcado ausentismo. En Nuevo León se reiniciaron las clases con 40% de ausencias. En el Estado de México, particularmente en las regiones cercanas a los volcanes Nevado de Toluca e Ixtaccíhualt y Popocatépetl o en municipios serranos de la entidad, el ausentismo fue la constante. En Chihuahua se reactivaron los filtros escolares para prevenir contagio de enfermedades respiratorias. En Querétaro el horario de entrada se pospuso a las 8:30 horas, mientras que en Aguascalientes y Guanajuato los alumnos de primaria podrán ingresar a las 9:00 horas y en secundaria a las 8:00 horas (Idem).

Ante este panorama, tanto las autoridades federales como locales han hecho el llamado a los padres de familia de no llevar a sus hijos a la escuela si tendrán una sobrexposición a las bajas temperaturas debido a que, por ejemplo, deban caminar distancias largas; enviar debidamente abrigados a sus hijos a las escuelas; y no llevar a los niños a la escuela si presentan signos de alguna enfermedad respiratoria.

La SEP se comprometió a apoyar a los alumnos que no puedan asistir a clases para que su aprovechamiento escolar no se vea afectado, aunque no dejó en claro cómo será este apoyo. Además dejó abierta la posibilidad de reconsiderar su postura si la evolución de las condiciones meteorológicas que se presenten en los próximos días se agudiza, para instrumentar las medidas necesarias para salvaguardar la salud de los estudiantes del nivel básico.

La maestra y el manejo del presupuesto

.

En los tres primeros años de gobierno de Felipe Calderón (2007-2009), el grupo de la maestra Elba Esther Gordillo ha manejado recursos públicos por un mínimo de 345 mil 785 millones de pesos y un máximo de un billón 611 mil 771 millones. Cada año, miembros de su grupo han tomado decisiones sobre al menos 115 mil millones de pesos, más que los gobiernos del Distrito Federal o el estado de México. Estas son algunas de las cifras dadas a conocer en la investigación que apareció en el suplemento dominical Enfoque de Reforma, el día 13 de diciembre de 2009.

Se trata de un análisis de Sergio Aguayo y Alberto Serdán Rosales, sobre los presupuestos que maneja el grupo que dirige Elba Esther Gordillo.

En 1989 Elba Esther Gordillo llegó a la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la organización sindical más numerosa de América Latina, base política y social de la cual se ha derivado el poder que ahora tiene. Es tan esencial el control del SNTE que Elba Esther se hizo nombrar presidenta nacional vitalicia.

Los cálculos realizados por los autores están estimados a través de las recursos manejados por las múltiples instituciones que en este sexenio se han ofrecido a la maestra, además del SNTE:

  • El ISSSTE,
  • La Lotería Nacional,
  • El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP, al menos durante dos años),
  • El Partido Nueva Alianza (Panal) Y
  • La Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP)

Si se analizan las cifras que arroja esta investigación, se observa que tiene un control (en 3 años) de 10 puntos del PIB. Es decir, se trata de más o menos la mitad del presupuesto federal que se ejerce en un año en todo el país.

Evidentemente la entrega de las instituciones es una factura que Calderón paga a su aliada por la ayuda que le brindó durante las elecciones de 2006. La maestra tuvo la capacidad de inclinar la balanza electoral a favor de Calderón.

Estos datos de los recursos que su grupo maneja prueban que la maestra Elba Esther Gordillo, a pesar de todos los golpes que ha recibido en el ámbito público, sigue siendo muy poderosa.

En lo que se refiere específicamente al dominio que la maestra tiene dentro de la SEP, se puede leer en el artículo un resumen de lo ocurrido en los últimos 3 años:

El 1o. de diciembre del 2006 Felipe Calderón asume la presidencia del país. Dos semanas después se anunció que la Subsecretaría de Educación Básica, la dependencia más importante de la SEP, tendría como titular a José Fernando González Sánchez cuyo mérito principal es su calidad de yerno de la maestra.

En noviembre del 2005, Reforma reveló conversaciones de Calderón con Gordillo y Yunes en las que se mencionaba al yerno como contacto del grupo de la maestra con el entonces precandidato panista.

Paralelamente, el grupo de Gordillo ha incrementando su poder en la educación de los estados (que con la descentralización, manejan cantidades enormes de dinero). Las secretarías donde despacha gente de Elba Esther son las de Campeche, Coahuila, Colima, Nayarit, Quintana Roo y Tabasco.

La evidencia que respalda esta versión es la siguiente: el responsable de la educación en Campeche, José del Carmen Soberanis González, fue secretario particular de la maestra (Reforma, 9 de septiembre del 2002); en Coahuila, el secretario Carlos Ariel Moreira Valdés, hermano del gobernador Humberto Moreira, es el secretario general de la Sección 38 del SNTE, y en Nayarit, la secretaria Olga Margarita Uriarte Rico tiene un historial como dirigente del SNTE y de militancia en el Panal (Reforma, 6 de noviembre de 2009).

El titular de la administración federal de Servicios Educativos en el Distrito Federal, Luis Ignacio Sánchez Gómez, es muy cercano a la maestra.

El caso de Reyes Tamez Guerra ilustra la forma en que se van conformando los grupos. Tamez fue secretario de Educación de 2000-2006 (durante el gobierno de Fox) y de ahí pasó a la secretaría de Educación de Nuevo León. En 2009 fue candidato del Panal a diputado federal y actualmente coordina la bancada de ese partido en la Cámara, donde también preside la Comisión de Ciencia y Tecnología. No se sabe con precisión el momento en que este personaje empezó a ser “gente de” la maestra.

Para establecer los montos estipulados los autores revisaron la cantidad de dinero público que han manejado las dependencias controladas por el grupo (tomando como referencia el sexenio de Calderón).

En el mínimo se manejaron las cantidades sobre las cuales hay certeza y en el máximo todo lo que podrían manejar. Por tanto el monto podría ser mayor, pero son estos los datos que gozan de plena certeza y confiabilidad.

La SEP, pese a los múltiples señalamientos, no informa cuánto dinero canaliza por cuotas sindicales al SNTE en todo el país, desglosado por estado (los autores sólo incluyen los datos públicos dados a conocer por el Instituto Federal de Acceso a la Información). Falta también establecer los fondos que recibe el Panal en los estados.

Para finalizar estas notas, hay que señalar que si se hace caso a la frase: “Dime cuánto presupuesto controlas y te diré que poder tienes”, la maestra es infinitamente poderosa en este país.

Lamentablemente todo el poder de la profesora no ha servido de nada para mejorar la educación.