Mitología del Estado de Derecho

Alejandro Bonilla G.

Hagamos de cuenta que vivimos en un verdadero Estado de Derecho.

 

En éste sitio, las desapariciones forzadas, envidiadas por muchos de los peores regímenes autoritarios latinoamericanos, serían acontecimientos verdaderamente aislados; los gobernantes no erigirían grandes y suntuosas estatuas en su honor, disfrazadas de puentes, edificios, museos o calles pavimentadas.

 

Imaginemos que nuestros representantes populares trabajan y velan por los ciudadanos, hayan o no votado por ellos. Hagamos de cuenta que los gobernantes son removidos cuando no cumplen, cuando mienten, cuando roban, cuando se hacen millonarios o vuelven millonarios a sus familiares.

croni002

 

En el país del Estado de Derecho, los normalistas desaparecidos estarían en clase y las mujeres víctima de feminicidos continuarían caminando por las calles.

 

En el país de Leyes, las puertas de las cárceles se abrirían para aquellas personas que están injustamente y se dejaría pasar a los cientos de funcionarios públicos que usan el poder para ensanchar sus carteras. Las paredes de los edificios públicos estarían llenas de retratos de los funcionarios públicos honestos, que siguen siendo la abrumadora mayoría.

 

En el Estado de Derecho, ser joven no es sinónimo de peligro nacional.

croni001

 

En este país donde las Leyes reinan, ningún gobernante gasta en una precampaña para brincar a otro puesto con dinero público. No se ofrece internet en sitios donde no hay luz.

 

No se usan los programas sociales para llenar los eventos de los gobernantes y llenarlos de aplausos y besos fingidos.

 

Los gobernantes se ensucian las manos, trabajando.

 

Los Senadores, Diputados, Presidentes Municipales, Gobernadores y el resto de los funcionarios de primer nivel, cobran lo mismo que un maestro rural. Nunca más será un negocio redondo ser electo.

 

En un país de Leyes, los partidos políticos no se reparten el botín, llamado México, en una mesa llena de comida.

 

En un país donde reina el Estado de Derecho.

 

Mitología…

 

Síganme en Twitter @AlexBonillaG

Trackback from your site.

Leave a comment