La utopía es así…

Alejandro Bonilla G.

 Lenta camina. Se aleja mientras nos acercamos.

 

La utopía es así y, sin embargo, nos aproximamos y avanzamos.

 

Soñar despierto debería ser una obligación y un deber constitucional. Soñar, exigir y luchar para que los 43 normalistas aparezcan con vida y regresen a sus casas, con los suyos y a sembrar, nuevamente, la semilla de que hay otro mundo posible en los que serán sus estudiantes.

 

El grito debe ser ese: #JusticiaAyotzinapa.

croni05

 

El Estado nos debe garantizar, realmente, la seguridad y ante su falta de resultados, salgamos a la calle, prendamos veladoras, marchemos en silencio, pero indignados; caminemos codo a codo para que aparezcan los estudiantes, pero también para que haya una sanción ejemplar a sus captores, a los que ejecutaron y a los que dieron la orden.

 

Estamos cansados de discursos llenos de demagogia, dónde se nos dice que hacen todo los necesario por encontrarlos, donde caerá todo el peso de la Ley y mientras tanto, miles de personas en nuestro país continúan con el miedo y la desesperanza de saber si regresarán a sus casas por la noche.

 

Ser joven no debe ser un mal que se quita con los años.

croni06

 

Los jóvenes deben/debemos de demostrar que estamos unidos, sin importar colores de partido, credo, raza, preferencia sexual o ideología. Debemos salir hoy a las calles, a las redes sociales, con nuestros amigos y familias y exigir la presentación con vida de 43 estudiantes que tuvieron la mala suerte de estar en el lugar y momento incorrecto.

 

No, México no tiene los gobernantes que nos merecemos. Merecemos gente honesta, comprometida y que vele, en todo momento y como reza la Constitución, por el bien de la nación, la misma patria que está vejada por actos de infinita tristeza como los acontecidos en el Estado de Guerrero.

croni08

 

¡Me gustan los estudiantes! Me gustan los que salen a las calles y exigen la presentación con vida de sus compañeros que no conocen, del respeto a la vida de gente tan lejana, pero cercana. Me gusta pensar que todas las universidades del país, privadas o públicas, dejarán a un lado sus aparentes diferencias y marcharán entrelazadas para que aparezcan 43 estudiantes de Ayotzinapa, las miles de “víctimas colaterales” de la lucha contra el narcotráfico, mujeres desaparecidas en muchos Estados de la República, activistas sociales como el doctor Mireles, y cientos de casos que continúan lacerando las venas abiertas –como dice Eduardo Galeano – de nuestro amado país.

 

Salgamos pues a las calles y exijamos lo imposible.

 

#JusticiaAyotzinapa

Síganme en Twittet: @AlexBonillaG

croni07

Trackback from your site.

Leave a comment