LA CORTE DE LOS MILAGROS

Relleno sanitario, problema en puerta para la alcaldesa

.

* Se agotó Chiltepeque, y no hay dónde tirar la basura
* Podría repetirse aquí la crisis de Cuernavaca en 2006

Un grave problema que está por enfrentar la gestión de Blanca Alcalá Ruiz es la saturación del relleno sanitario de Chiltepeque, que en septiembre o en octubre habrá agotado su vida útil, sin que hasta el momento exista un nuevo depósito que lo sustituya.

El problema no es menor, considerando que la capital del estado produce entre 1,200 y 1,600 toneladas de basura por día.

¿Dónde irán a parar esas miles de toneladas de desperdicios –orgánicos e inorgánicos– que genera diariamente la ciudad?

Hoy, de acuerdo con un diagnóstico del propio ayuntamiento de Puebla, alrededor de 400 toneladas de desechos son vertidas o tiradas en barrancas, zonas deshabitadas y lotes baldíos, así como en los ríos Atoyac y Alseseca.

¿Se imagina cómo estará la Angelópolis, ya de por sí sucia y con montoneras de basura por todos lados, hacia finales de año cuando en el relleno de Chiltepeque no quepa una tonelada más?

La visión, en verdad, es escatológica.

La situación, sin embargo, no parece preocupar mayormente a las autoridades municipales que todavía en febrero, al entrar en funciones, aseguraban que Chiltepeque tenía una vida útil de 40 meses, lo cual es absolutamente falso.

De hecho, en la pasada administración de Enrique Doger Guerrero se mandó a realizar un estudio de evaluación, y la empresa encargada de elaborarlo –Ingeniería para el Control de Residuos Municipales e Industriales (Incremi)– diagnosticó con base en levantamientos topográficos y estimaciones volumétricas que éste llegaría a su tope a mediados del mes de septiembre o mediados de octubre de 2008.

¿De dónde saca el ayuntamiento que la vida útil de Chiltepeque es de 40 meses?

Meterle al actual relleno sanitario más toneladas de que las que puede recibir resultaría riesgoso para quienes ahí laboran o van de visita, así como para el medio ambiente de la zona.

Ya en junio de 2007 –cuando se concluyó la evaluación de Incremi– se advertían algunos peligros por la forma deficiente con que se ha manejado el sitio, a cargo de la empresa Rellenos Sanitarios (RESA), que al no respetar los niveles originales de los taludes de residuos sólidos, ha provocado que éstos alcancen alturas cercanas a los 50 metros y hundimientos como el registrado a mediados de 2006 durante la época de lluvias.

El peligro de estos hundimientos, combinados con el espesor de los residuos sólidos y la humedad producida por las filtraciones de agua pluvial, es la generación incontrolada de biogás, es decir, de un combustible explosivo mezcla de metano y dióxido de carbono, resultado de la fermentación bacteriana de los residuos orgánicos.

Por la pasividad mostrada por las autoridades municipales, a finales de año Puebla podría vivir una crisis similar a la ocurrida en Cuernavaca en 2006, cuando se agotó el depósito donde se tiraba la basura, las obras del nuevo relleno sanitario se atrasaron y sus pobladores fueron limitados a no depositar más de tres bolsas en los contenedores, lo que originó que la capital morelense y sus alrededores se llenaran de montoneras de basura y de tiraderos al aire libre.

Ojalá y no.

EN CORTO

Este viernes estuvo de gira en la Sierra Norte de Puebla el secretario de Desarrollo Social del estado, Javier López Zavala, quien recorrió los municipios de Xicotepec de Juárez, Jalpan, Francisco Z. Mena y Venustiano Carranza. Lo interesante de ese recorrido fueron las constantes quejas de los presidentes municipales de la región en contra del diputado local Carlos Barragán Amador. López Zavala fue tan receptivo a los reclamos que un kilómetro antes del municipio de Francisco Z. Mena, en el tramo conocido como Los Naranjos, bajó de su camioneta al legislador priísta, para subir al vehículo al edil Marciano Hernández Hernández, quien hace ocho días estuvo a punto de liarse a golpes con el diputado Carlos Barragán. ***** Otro precandidato a la gubernatura que también se hizo presente en la región fue el senador panista Rafael Moreno Valle Rosas, quien ayer domingo comió en el restaurante conocido como La Curva con el presidente municipal de Xicotepec, el ex priísta Juan Carlos Valderrábano Vázquez y el ex diputado y hombre fuerte de la zona, José Esquitin Lastiri. ***** Y hasta la próxima.

Popups Powered By : XYZScripts.com