LA CORTE DE LOS MILAGROS

El tatiasca de los traidores del PRI

.

CORTE01

El sábado pasado tuvieron un desayuno los miembros del llamado Grupo Plural que encabeza el ex diputado federal Jaime Alcántara Silva, el cual tuvo propósito analizar la situación en que queda el PRI poblano después de los comicios del 1 de julio.

 

Al encuentro, que tuvo lugar en un restaurante de la 16 de septiembre y 41 Oriente, acudieron 18 de sus integrantes, quienes discutieron sobre la campaña de Enrique Doger Guerrero a la gubernatura, las deserciones y traiciones de algunos de sus militantes y dirigentes, y el rumbo que debe tomar el PRI si quiere subsistir.

 

En general, todos coincidieron que el PRI debe reestructurarse y cambiar de dirigentes, aguardando, por un lado, los ajustes que seguramente se darán en su dirigencia nacional y, por otro lado, la o las corrientes que intentarán tomar sus riendas para refundarlo.

 

Punto controversial en el encuentro fue la propuesta que hizo Armando Díaz Arteaga, en el sentido de que el Grupo Plural se pronunciara por la expulsión de priístas francamente traidores como el dirigente estatal de la CTM, Leobardo Soto Martínez, y el ex gobernador Melquiades Morales Flores.

 

Los que se fueron se fueron, pero los traidores que siguen adentro son los más peligrosos, dijo.

 

En defensa de Melquiades Morales salió Rosendo Muñoz Chetla, quien fuera secretario particular del ex gobernador y funcionario durante su sexenio.

 

Pero Díaz Arteaga, quien es coordinador regional del CDE del PRI en la región de Ciudad Serdán y Oriental, se engalló y calificó a Melquiades como el tatiasca de los traidores.

 

César Musalem Jop terció en la discusión, y le pidió a Muñoz Chetla “no vayas a ir de chismoso” con Melquiades.

 

Los integrantes del Grupo Plural convinieron en trabajar en dos estrategias: pugnar por la reestructuración del Comité Directivo Estatal del PRI, y porque Jaime Alcántara Silva pueda convertirse en el próximo dirigente del tricolor en Puebla.

***

Algo de lo poco que se ha informado respecto a los acontecimientos violentos del martes 3 de julio en el MM Grand Hotel es sobre los dos policías estatales que, vestidos de civil, custodiaban los accesos del salón principal del establecimiento.

 

Los policías municipales que los detuvieron, por encontrarse armados dentro en el hotel, los trasladaron a las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública de Rancho Colorado, y ahí mismo fueron liberados sin ser puestos a disposición de alguna autoridad ministerial.

 

Y eso que a uno de ellos se le encontró una pistola escuadra sin registro como arma de cargo de la Policía Estatal.

 

¿Qué hacían esos policías en activo custodiando el salón del hotel habilitado por el PAN como centro de recepción de actas de escrutinio? ¿Por qué no fueron remitidos a la PGR por portación ilegal de arma? ¿Por qué no fueron consignados ante alguna autoridad ministerial? ¿Quién ordenó su liberación? ¿Estamos ante un posible caso de colisión de servidores públicos?

Ah, por cierto. Los policías se llaman Pascual Galindo Pastrana (el de playera negra) alias “El Burro” y Francisco Poxtan Ocampo (el de playera gris) alias Marino.

WhatsApp Image 2018-07-11 at 8.31.37 PM(2)

WhatsApp Image 2018-07-11 at 8.31.37 PM(1)

WhatsApp Image 2018-07-11 at 8.31.37 PM

***

Con la novedad de que la delegada del CEN del PRI, María Esther Scherman Leaño, se comunicó este miércoles con el delegado de Liconsa, Antonio Hernández y Genis, para decirle que tenía que renunciar para que su cargo volviera a ocuparlo su antecesor Juan de Dios Bravo Jiménez.

Sobra decir que Hernández y Genis le dijo que no renunciaría y que tal petición se le hacía una falta de respeto a su trayectoria política y partidista, asunto que efectivamente lo es.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha
Popups Powered By : XYZScripts.com