LA CORTE DE LOS MILAGROS

Parentela influyente

.

Marín: ni con melón ni con sandía

parentela1

Una familia influyente en el gobierno y la política es la familia López Aguirre, cuya injerencia se extiende más allá de Puebla.

Los enterados aseguran que el patriarca del clan es el poderoso abogado Ernesto Ramírez López, defensor y asesor jurídico de varios ex presidentes municipales que han tenido que recurrir a sus servicios para librar pliegos de observaciones y cargos de la Auditoría Superior del Estado (ASE).

En su larga lista de clientes figuran, entre otros, Carlos Peredo Grau, de Teziutlán, Enrique Doger Guerrero, Blanca Alcalá Ruiz y Eduardo Rivera Pérez, todos ellos de Puebla capital.

Es primo de Armando López Aguirre, consejero jurídico del gobierno del estado, quien a su vez es hermano de Lidia y Jorge Alberto de los mismos apellidos.

Otras primas suyas son Luz María Aguirre Barbosa, secretaria particular del gobernador José Antonio Gali Fayad y Margarita de Jesús Aguirre Barbosa, directora del Sistema Estatal DIF.

Primos suyos son también Lidia López Aguirre, candidata del PRI a diputada federal por el distrito 9 de Puebla y Jorge Alberto López Aguirre, quien se encarga de importantes asuntos jurídicos en Quintana Roo con tal influencia que incluso recomendó al fiscal Anticorrupción de aquella entidad, Benjamín Albores Manzo, para que metiera a la cárcel al ex gobernador Roberto Borge Angulo.

Benjamín Albores, quien trabajó en Puebla como titular de la Agencia especializada en delitos cometidos por servidores públicos, conoció a Jorge Alberto López Aguirre en la Procuraduría General de la República (PGR), donde ambos se hicieron amigos.

Un dato que en este contexto no puede pasar inadvertido es la gran cercanía que hay entre el candidato del Partido Nueva Alianza (Panal) a la gubernatura de Puebla, Alejandro Romero Carreto, con los hermanos López Aguirre.

Alejandro Romero es amigo, compadre y notario de López Aguirre, y es tan de confianza que si le piden declinar a favor de Martha Erika Alonso Hidalgo no dudará pero ni tantito en hacerlo.

***

Aunque muchos aseguran que el ex gobernador Mario Marín Torres está metido hasta el tuétano en las campañas del PRI con Enrique Doger Guerrero y de Morena con Alejandro Armenta Mier, la verdad es que ha tomado la decisión de mantenerse al margen del proceso electoral por varias razones.

De entrada ya decidió que no se dejará ver en actos públicos para evitar el golpeteo al PRI y a sus candidatos a diferentes puestos de elección popular.

También porque ante un previsible escenario adverso, no quiere que le achaquen ese descalabro electoral.

Mario Marín ha dicho a sus más cercanos colaboradores que la dirigencia nacional del PRI tampoco lo ha requerido, a través de sus delegados, pese a que en su momento expresó a sus más altos dirigentes su intención de participar, incluso hasta como candidato.

Y, lo más importante, porque no escapa a su entendimiento que hay arreglos nacionales que marcarán el futuro de los comicios en Puebla, acuerdos que involucran al presidente Enrique Peña Nieto, al candidato del PRI José Antonio Meade, al ex gobernador Rafael Moreno Valle y al gobernador en funciones, José Antonio Gali Fayad.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Popups Powered By : XYZScripts.com