Bajo amenaza, juventud veracruzana

.

 

Bajo el sexenio de Javier Duarte, Veracruz se convirtió en un estado letal para sus habitantes. Y la juventud no escapa a esta (terrible, dramática, cruel) realidad.

Este fin de semana, un tiroteo en el bar ‘Shine’, en Orizaba, dejó seis jóvenes heridos:

1.- José Eduardo Domínguez Amador, de 22 años de edad, recibió impacto de bala en cuello, torax anterior y posterior, uno en abdomen y un impacto más en pierna.

2.- Rafael Magallón Mendoza, de 22 años de edad, presenta dos impactos de bala en pierna izquierda.

3.- Amed Miguel Jara Hernández, de 24 años de edad, tiene un impacto en brazo y muslo.

4.- Mónica Itzel López Martínez, de 23 años de edad, sufrió un impactó de bala en pierna izquierda.

5.- Paula Magallón Ramírez, de 22 años de edad, presenta impacto en tórax anterior y posterior, dos impactos de bala uno en brazo derecho y uno en izquierdo y uno en rodilla.

6.- Éder Gutiérrez Hernández, de 22 años de edad, jugador de Segunda División con los Albinegros de Orizaba, fue lesionado de gravedad. Un disparo en la cabeza lo ha dejado con muerte cerebral.

Antes, el 22 de mayo pasado -en la capital del estado, la sede de los tres poderes de gobierno- un ataque al bar Madame cobró la vida de siete personas (la mayoría de las víctimas, jóvenes, también).

Del ataque a Madame, la Fiscalía General del Estado dijo que se trató de una disputa entre grupos delincuenciales por la venta de droga. Del tiroteo en Shine, Duarte de Ochoa dijo que fue un pleito entre jóvenes (¿De cuándo acá los pleitos juveniles acaban a balazos?).

Y entorno a estas dos masacres, un mar de historias de meseros, jóvenes, jovencitas que fueron sustraídos, raptados, secuestrados o “levantados” a la salida del antro al que acudieron a divertirse.

¿Qué tiene que hacer un padre de familia en Veracruz, cuándo un joven avisa o pide permiso para ir al bar, al antro, al centro nocturno? ¿Se encuentra a salvo, un joven que después del trabajo acude a esos lugares a divertirse? ¿Qué hay del Estado (que tiene el monopolio de la fuerza pública) para garantiza la integridad de los ciudadanos?

En corto:

Daniel Ruiz Morales, que hasta el año pasado era presidente del Tribunal Electoral de Veracruz (TEV) anda muy apuntado para suceder a Alberto Sosa Hernández, en la presidencia del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz.

Lo cierto es que entre los nueve encargados de elegir al nuevo presidente no se le ve con buenos ojos porque en 2017, Ruiz Morales tendrá muchas cosas que explicar ante el Orfis.

Daniel Ruíz Morales salto a la fama porque a los reporteros les dijo una vez en plena evaluación del proceso electoral local que validó a Duarte como gobernador “hay que ser cochino pero no trompudo”

Célebre también porque a mitad del sexenio y en plena austeridad del gobierno dijo “yo no podría rebajarme el sueldo de magistrado (125 mil pesos) porque muero de inanición”.

Fue un soldado del PRI en este sexenio, junto con el magistrado José Lorenzo Álvarez Montero , este último célebre togado porque la señorita Laura lo exhibió como un “desgraciado” porque no pagaba la pensión alimenticia de una ex alumna de derecho

Cincómetro:

“Existe documentación que acredita que el recurso se bajó adecuadamente, es un problema de interpretación jurídica y de papeles”, Antonio Gómez Pelegrín, secretario de Finanzas y Planeación, sobre acusaciones de la ASF por simulación en devoluciones.

En la red: 

Héctor Yunes Landa @HectorYunes:

Tan cercanos como siempre juntos por un Veracruz mejor.

CsUYAwWUMAA6DRm


"Trackback" Enlace desde tu web.

Eirinet Gómez López

3lc1rc0

Deja un comentario